Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/09/08

Desatinos (V)

 

La otra cuestión sobre la que quiero hablar es la referente a la Religión / Atención Educativa en 1º de Bachillerato.

Es un asunto que me duele especialmente por mi condición de cristiano, como se puede comprobar, si se lee entre líneas en este blog y sin tapujos en mi otro blog. Como con respecto a la EpC no hablo de la asignatura en sí, sino de la forma en que la administración hace las cosas.

Quienes me conocen saben que estoy convencido de la necesidad de que la fe se viva en la sociedad e impregne toda la vida. Es lo que se llama la dimensión sociopolítica de la fe. Islam y cristianismo deben marcar la vida de sus fieles, haciendo que la fe y la creencia se haga presente en la vida diaria y ésta tiene lugar en la sociedad y ha de influir en la faceta política de la persona.

Nunca he comprendido que quienes piden de la Iglesia un mayor compromiso con y por los pobres, por la solidaridad, por el medio ambiente, por una mejor política económica mundial (todo ello perfectamente comprensible y totalmente exigible a la comunidad fundada por Jesús de Nazaret), luego se rasguen las vestiduras cuando la Iglesia se pronuncia sobre asuntos que afectan al ser humano y piden a los fieles y al clero que se recluyan en las sacristías, los templos o los hogares.

Si Dios se encarnó en Jesús, todo lo relativo al ser humano (coincidiendo con la frase de Terencio: Homo sum: humani nil a me alienum puto) incumbe a la Iglesia y a quienes la formamos. Hay un gran componente de incongruencia en estas personas, como también de ignorancia y, a veces, de calumnia o medias verdades. No podemos pedir la presencia o la manifestación pública de la Iglesia en unas cuestiones y su silencio en otras.

Al menos yo lo tengo claro: mi fe debe encardinarse en mi vida, en mi faceta social y política, en el sentido aristotélico del término. De lo contrario, ¿de qué me sirve?, como proclamaba Santiago (1 22-27; 2 14-17).

Aquí se produce una confusión en muchas personas. La fe no es algo que deba quedar en el ámbito privado. En ese caso el cristianismo sería baldío. Quizá lo que quieren decir es que el culto debe quedar en el ámbito privado, aunque tampoco lo tengo claro. ¿por qué se puede realizar una manifestación de una asociación de vecinos o una concentración de motos y no una procesión?

¿Cómo va a quedar mi fe en el ámbito privado? ¿Cómo voy a conseguir la realización de esa bella utopía (o no) que es el Reino de Dios en la Tierra? En mi vida, en mi forma de ser, en mi relación con los otros, en mi forma de actuar se debe plasmar mi fe y se debe adivinar que intento ser un seguidor del mensaje de Jesús y de su persona.

Tampoco me parece descabellado que la religión no esté presente en la escuela; siempre, eso sí, como ahora lo es de forma opcional y en horarios que no interfieran a la organización de los centros o perjudiquen a quienes no la cursen. Y hablo de cualquier religión.

En Europa la religión está presente en la escuela en casi todos los países.

Hay mucho de mentira, de sesgo político, de rancio anticlericalismo en la oposición a la religión en la escuela. Estudien su presencia en países europeos y en otros continentes y se llevarán una sorpresa. Me parece interesante este escrito o este estudio.

Tampoco comprenderé que quienes están en contra de la religión en la escuela pública, admiten y defiendan a capa y espada los menús musulmanes en los mismos colegios. ¿Eso no es presencia de la religión en la escuela? ¿se imaginan qué ocurriría, si un padre pidiera menú de Cuaresma para su hijo? De retrógrado, oscurantista, inquisidor, seguro que lo calificaban. No lo comprendo.

Me parece claro el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que quizá se deba leer:

Artículo 18

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

 

 

Pero debo decir también que no me molesta excesivamente que la religión no esté presente en la escuela. Creo que son las familias y las parroquias donde se debe pasar la antorcha de la fe y allí es donde la Iglesia debe dar el do de pecho, usar la imaginación, practicar la caridad y buscar la verdad para extender el mensaje de Jesús.

Mi experiencia personal es que los profesores de religión inculcan a sus alumnos valores positivos de respeto, solidaridad, caridad, amor. Puede que haya de todo, como entre los profesores de, por ejemplo, griego.

No quiero seguir por aquí, porque me desvío del camino.

Hecho este excurso, a modo de prólogo, para que quienes me lean sepan “de qué pie cojeo”, pasemos al asunto.

Está claro que, en un estado de derecho, hay que aplicar la Ley. Examinemos qué dice la ley sobre esta cuestión.

Lo primero la LOE (Ley Orgánica 2/2006, de 03 de mayo, de Educación).

Disposición adicional segunda. Enseñanza de la religión.

1. La enseñanza de la religión católica se ajustará a lo establecido en el Acuerdo sobre Enseñanza y Asuntos Culturales suscrito entre la Santa Sede y el Estado español. A tal fin, y de conformidad con lo que disponga dicho acuerdo, se incluirá la religión católica como área o materia en los niveles educativos que corresponda, que será de oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para los alumnos.

2. La enseñanza de otras religiones se ajustará a lo dispuesto en los Acuerdos de Cooperación celebrados por el Estado español con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, la Federación de Comunidades Israelitas de España, la Comisión Islámica de España y, en su caso, a los que en el futuro puedan suscribirse con otras confesiones religiosas.

En segundo lugar, lo que dice el Real Decreto 1467/2007, de 2 de noviembre, por el que se establece la estructura del bachillerato y se fijan sus enseñanzas mínimas.

Disposición adicional tercera. Enseñanzas de religión.

1. Las enseñanzas de religión se incluirán en el bachillerato de acuerdo con lo establecido en la disposición adicional segunda de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.

2. Las administraciones educativas garantizarán que, al inicio del curso, los alumnos mayores de edad y los padres o tutores de los alumnos menores de edad puedan manifestar su voluntad de recibir o no recibir enseñanzas de religión.

3. La determinación del currículo de la enseñanza de religión católica y de las diferentes confesiones religiosas con las que el Estado español ha suscrito Acuerdos de Cooperación en materia educativa será competencia, respectivamente, de la jerarquía eclesiástica y de las correspondientes autoridades religiosas.

4. La evaluación de la enseñanza de la religión católica se realizará en los mismos términos y con los mismos efectos que la de las otras materias del bachillerato. La evaluación de la enseñanza de las otras confesiones religiosas se ajustará a lo establecido en los Acuerdos de Cooperación en materia educativa suscritos por el Estado español.

5. Con el fin de garantizar el principio de igualdad y la libre concurrencia, las calificaciones que se hubieran obtenido en la evaluación de las enseñanzas de religión no se computarán en la obtención de la nota media a efectos de acceso a la Universidad ni en las convocatorias para la obtención de becas y ayudas al estudio en que deban entrar en concurrencia los expedientes académicos.

 

Con estos precedentes legales, la Conselleria de Educación, en sus diferentes borradores y en el Currículum definitivo, dejaba muy claro que la Religión era opcional para los alumnos y de oferta obligada para los centros.

En un primer borrador al que se pudo acceder desde la página de algún sindicato el 7 de mayo se podía leer:

Tercera. Enseñanzas de la religión.

1. Las enseñanzas de la religión, que se impartirán en el primer curso, se ajustarán a lo dispuesto en la disposición adicional tercera del Real Decreto 1467/2007, de 2 de noviembre.

2. La Conselleria competente en materia de educación garantizará que, al inicio del curso en el que se imparta la religión, los alumnos y alumnas mayores de edad y los padres o tutores legales de los alumnos menores de edad puedan manifestar la voluntad de recibir o no enseñanzas de religión. Dicha decisión podrá ser modificada al principio de cada curso académico. Así mismo, garantizará que dichas enseñanzas se impartan en horario lectivo y en condiciones de no discriminación horaria.

En un nuevo borrador del 9 de junio se lee:

Séptima. Enseñanzas de Religión.

 1. Las enseñanzas de la religión, que se impartirán en el primer curso, se ajustarán a lo dispuesto en la disposición adicional tercera del Real Decreto 1467/2007, de 2 de noviembre, por el que se establece la estructura del bachillerato y se fijan sus enseñanzas mínimas, (BOE núm. 266 de 6 de noviembre de 2007).

2. Al inicio del curso en el que se imparta la religión, los alumnos y alumnas mayores de edad y los padres o tutores legales de los alumnos menores de edad puedan manifestar la voluntad de recibir o no enseñanzas de religión. Dicha decisión podrá ser modificada al principio de cada curso académico. Así mismo, garantizará que dichas enseñanzas se impartan en horario lectivo y en condiciones de no discriminación horaria.

 

Por ninguna parte aparece que quienes no cursen Religión tengan Atención Educativa.

Lo deja claro el Anexo II del BORRADOR de RESOLUCIÓN de 14 de julio de 2008 de la Dirección General de Ordenación y Centros Docentes de Conselleria de Educación, por la que se dictan instrucciones en materia de ordenación académica y organización de la actividad docente de los centros autorizados para implantar durante el curso 2008-2009, las enseñanzas del primer curso del Bachillerato establecido por la LEY ORGÁNICA 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.

 

Allí se lee claramente que la Religión es opcional y que las horas del currículo son 32, 34 con Religión.

Según eso, en nuestro centro no adjudicamos horas de Atención Educativa a ningún profesor. Tampoco podemos poner la Religión en el horario, si no es a última hora. No podemos permitir que, por ejemplo a las 10’00, 12 alumnos tengan Religión y 50 estén dando vueltas por el pasillo o en la cantina, o en el patio o en la biblioteca. Quienquiera (opcional) dar Religión que se quede a las 14’00 (es horario lectivo) y quien no la curse que se vaya a casa

No es discriminatorio. Otros tres días de la semana a esa hora tienen clase de otra asignatura.

 

 

Read Full Post »