Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6 de diciembre de 2008

Melancolía (y VI)

Este es nuestro último artículo de la serie dedicada a dar a conocer el contenido del disco de Agnes Baltsa, Songs my country taught me.
Pese a nuestra búsqueda, no hemos podido encontrar  una grabación, de Βαρκαρόλλα de Vangelis Goufas. Sólo esto.
Sí que ofrecemos la letra y la traducción aproximada:

Στέγνωσε, αγέρι, τα πανιά

και πάρε τα όνειρα μου

πάρε και τη καρδιά μου

δεν την μπορώ την ερημιά

Γυαλό γυαλό

που θα με πας

που θα με ταξιδέψεις

και τι θα μου γυρέψεις

αφου το ξέρω μ’ αγαπάς

 

Seca, viento, mis velas

Y llévate mis sueños,

Llévate también mi corazón.

No puedo soportar la soledad.

¿Dónde me llevas?

¿Adónde me conducirás?

¿Y qué me preguntarás

Después que sé que me amas?

 

Así que vamos directamente con la décima canción del disco, letra de Goufas y música de Xarhakos, Τα τρένα που φύγαν
Τα τρένα που φύγαν
αγάπες μού πήρανε.
Αγάπες και κλαίνε,
ποια μοίρα τις μοίρανε;
Δώς μου χέρι να πιαστώ
να πιαστώ, να κρατηθώ,
ένα γέλιο, μια ματιά
κι ανασταίνετ’ η καρδιά.
Ποιο τρένο σε πήρε
πουλί, χελιδόνι μου.
Σε τύλιξ’ η νύχτα
κι ορφάνεψα μόνη μου.

Los trenes que partieron

se llevaron mis amores

Dame tu mano para que tenga fuerzas,

para que tenga fuerzas, para que pueda soportarlo.

Una sonrisa, una mirada

para que mi corazón resucite.

Qué tren te llevó, pajarillo, golondrina mía.

Te envolvió la noche

y quedé huérfana y solitaria

 

 La versión de Baltsa no la podemos insertar en el blog, porque recientemente se desactivó esta opción en You Tube. Para escucharla hay que ir aquí.

 

Y aquí otra versión:

 

 

La última canción es de Vasilis Tsitsanis

 

 Κουράστηκα για να σε αποκτήσω,

αρχόντισσά μου, μάγισσα τρελή,

σαν θαλασσοδαρμένος μες στο κύμα,

παρηγοριά ζητούσα ο δόλιος στη ζωή.

Πόσες καρδούλες έχουν μαραζώσει

και ξέχασαν για πάντα τη ζωή,

μπροστά στ’ αρχοντικά σου τα στολίδια,

σκλαβώθηκαν για σένα ξένοι και Ρωμιοί!

Αρχόντισσα, τα μαγικά σου μάτια

τα ζήλεψα, τα έκλαψα πολύ,

φαντάστηκα, σκεφτόμουνα παλάτια,

μα συ με γέμισες μαρτύριο στη ζωή!

 

 

 

He hecho un gran esfuerzo para vencerte,

Princesa mía, bruja loca,

Como un náufrago en una ola

Desgraciado en la vida buscando un consuelo.

¡Cuántos corazones han languidecido

Y han olvidado para siempre la vida,

Ante tus palacios decorados

Se hicieron esclavos por ti extranjeros y griegos!

Princesa, por tus ojos mágicos

He envidiado, he llorado mucho

He imaginado, he soñado palacios

Pero tú has llenado mi vida de sufrimiento.

 

Desde luego, suscribo casi todo lo que se dice en esta página sobre este disco.

1. El disco es un auténtico placer.

2. Lo peor del disco es que sólo tiene 11 canciones.

3. El claro fraseo de Agnes Baltsa permite conocer de qué tratan las canciones.

4. Siendo una cantante clásica se podría pensar que su voz no es adecuada para el estilo sencillo de la canción popular griega; nada más lejos de la realidad. Su voz cristalina hace que dé una elegancia a las canciones que haya que escucharlas para creerlo.

El autor de este comentario sigue diciendo que ha escuchado mucha música griega, pero nunca tan bien cantada y ha llegado a la conclusión de que este es el disco que se llevaría a una isla desierta (no es mala elección) y añade que nunca se cansa de escucharlo. Y es verdad: es un disco cuya audición repetida no cansa, al menos a mí.

Apunta además nuestro ignoto comentarista que no nos extrañemos, si al finalizar el disco lloramos (doy fe). Después dice que sus canciones favoritas son «Oniro pedion tis gitonias», «to treno fevgi stis okto», «O tahidromos» y «Arhontissa»., pero todas las piezas son auténticos tesoros envueltos en la voz aterciopelada de Baltsa (bella metáfora). Y aquí nuestro crítico usa una frase que me llena de satisfacción, pues dice: Ella (Agnes Baltsa) capta la belleza melancólica del alma griega de forma admirable. Esta página la he descubierto, cuando ya llevaba publicadas cuatro entregas, y había redactado la quinta,  de esta serie titulada Melancolía; coincido plenamente con él o ella. Luego añade que se extraña de que Baltsa no haya grabado más discos de este tipo.

Y termina nuestro amigo:

This disc is really a proof of Greek supremacy – the music, the lyrics and Agnes Baltsa’s singing – so simple and yet so powerful and breathtakingly beautiful. What more can I say?

Pues eso, ¿que puedo decir más?

Finalizo con un video grabado en el Festival de Patras en julio de este año, con Baltsa y Xarhakos. Canta «Oniro pedion tis gitonias» y » Stou Ótona ta hronia»

A la cantante se la intuye en la oscuridad, pero su voz llega clara y pletórica, 22 años después.

 

 

Read Full Post »