Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15/12/08

Inachis Io (II)

velazquezmercurioargos

En nuestro anterior post dijimos que otro nombre de la Inachis Io es “pavo real”, en inglés peacok. Pero, ¿qué tiene que ver un pavo real con el nombre de esta mariposa? La solución está en la mitología.

Según dijimos, Ío era una doncella de Argos, sacerdotisa de Hera argiva, amada por Zeus. Las tradiciones difieren sobre la figura de su padre, pero en todas ella es una princesa de la estirpe real de Argos y descendiente del hijo de Océano, Ínaco.

El amor de Zeus por la muchacha se debe, en unas versiones, a su belleza, y en otras a los hechizos de Iinge, hija de Eco. Para evitar los celos de su esposa, Hera, Zeus convirtió a la muchacha en una ternera de maravillosa blancura y juró que nunca había amado a este animal. Hera exigió que se la ofreciera como regalo, con lo cual Ío quedó consagrada a su rival y Hera confió la vigilancia de Ío a Argo de los Cien Ojos. Argo ató al animal a un olivo en un bosque de Micenas vigilándolo con sus múltiples ojos. Pero Zeus envió a Hermes a liberar a su amante Ío. Hermes, tocando la flauta de Pan, consiguió dormir a Argo y mientras dormía lo mató, liberando así a Ío. Hera, para inmortalizar al que le había servido, trasladó sus ojos al plumaje del ave que le estaba consagrada: el pavo real, como se describe en este cuadro de Rubens.

 

rubensjuno_und_argos

 

Este motivo de la muerte de Argo a manos de Hermes se puede ver en un cuadro de Velázquez, Mercurio y Argos, en el que el dios mensajero ante un Argos dormido se lleva a una vaca. Es el cuadro que encabeza este post.

Otro cuadro de Rubens es todavía más explícito.

mercurio_y_argos-_peter_paul_rubens

Otro pintor holandés Abraham Danielsz Hondius dedicó también un cuadro a este episodio:

 

mercurioargoshondius

 

Pero no acabaron aquí las desgracias de Ío, a quien Hera envió un tábano para atormentarla. El insecto (un díptero braquícero) se pegó a sus costados y la volvió furiosa. Entonces Ío se lanzó a una loca carrera por toda Grecia, contorneándola por el golfo que lleva su nombre, el Jónico; atravesó el mar por los estrechos que separan la ribera de Europa de la de Asia, dando origen al nombre del Bósforo (“Paso de la Vaca”).

En Asia anduvo errante largo tiempo, hasta que llegó a Egipto, donde fue bien acogida y dio a luz un hijo de Zeus, el pequeño Épafo, que debía dar origen a una numerosa raza a la que pertenecen las Danaides. Ío recuperó su primitiva figura y, tras una nueva tribulación para encontrar a su hijo Épafo, que había sido raptado por los Curetes por orden de Hera, volvió a Egipto para ocupar su trono, y allí se le tributaron honores divinos, siendo venerada bajo la denominación de Isis. Épafo, en cambio, se identificó con Apis.

Después de su vida terrestre, Ío fue transformada en constelación. Ío es también una luna de Júpiter.

 

isis

Read Full Post »