Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1 de marzo de 2009

arco-iris

 

En el texto del libro del Génesis (9, 8-15), que constituye la primera de las lecturas de este primer domingo de Cuaresma del año 2009, podemos leer que ese arco polícromo que podemos ver en el cielo, cuando el sol muestra sus rayos a través de las gotas de agua de lluvia presentes en la atmosfera es la señal de un pacto entre Dios y la humanidad, simbolizada aquí por Noé y sus hijos, los ocho únicos supervivientes del Diluvio Universal, a saber Noé y su esposa, los hijos de ambos Cam, Sem y Jafet, con sus respectivas esposas.

 

El texto en cuestión es el siguiente, en griego, latín y castellano:

 

κα επεν θες τ Νε κα τος υος ατο μετ ατο λγων· γ δο νστημι τν διαθκην μου μν κα τ σπρματι μν μεθ μς κα πσ ψυχ τ ζσ μεθ μν π ρνων κα π κτηνν κα πσι τος θηροις τς γς σα μεθ μν π πντων τν ξελθντων κ τς κιβωτο κα στσω τν διαθκην μου πρς μς κα οκ ποθανεται πσα σρξ τι π το δατος το κατακλυσμο κα οκ σται τι κατακλυσμς δατος το καταφθεραι πσαν τν γν κα επεν κριος θες πρς Νε· τοτο τ σημεον τς διαθκης γ δδωμι ν μσον μο κα μν κα ν μσον πσης ψυχς ζσης στιν μεθ μν ες γενες αωνους τ τξον μου τθημι ν τ νεφλ κα σται ες σημεον διαθκης ν μσον μο κα τς γς κα σται ν τ συννεφεν με νεφλας π τν γν φθσεται τ τξον μου ν τ νεφλ κα μνησθσομαι τς διαθκης μου στιν ν μσον μο κα μν κα ν μσον πσης ψυχς ζσης ν πσ σαρκ κα οκ σται τι τ δωρ ες κατακλυσμν στε ξαλεψαι πσαν σρκα.

 

Hæc quoque dixit Deus ad Noë, et ad filios ejus cum eo: Ecce ego statuam pactum meum vobiscum, et cum semine vestro post vos: et ad omnem animam viventem, quæ est vobiscum, tam in volucribus quam in jumentis et pecudibus terræ cunctis, quæ egressa sunt de arca, et universis bestiis terræ. Statuam pactum meum vobiscum, et nequaquam ultra interficietur omnis caro aquis diluvii, neque erit deinceps diluvium dissipans terram. Dixitque Deus: Hoc signum fœderis quod do inter me et vos, et ad omnem animam viventem, quæ est vobiscum in generationes sempiternas: arcum meum ponam in nubibus, et erit signum fœderis inter me et inter terram. Cumque obduxero nubibus cælum, apparebit arcus meus in nubibus: et recordabor fœderis mei vobiscum, et cum omni anima vivente quæ carnem vegetat: et non erunt ultra aquæ diluvii ad delendum universam carnem.

 

 

arcadenoe

 

Dijo Dios a Noé y a sus hijos con él: «He aquí que yo establezco mi alianza con vosotros, y con vuestra futura descendencia, y con toda alma viviente que os acompaña: las aves, los ganados y todas las alimañas que hay con vosotros, con todo lo que ha salido del arca, todos los animales de la tierra. Establezco mi alianza con vosotros, y no volverá nunca más a ser aniquilada toda carne por las aguas del diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra.» Dijo Dios: «Esta es la señal de la alianza que para las generaciones perpertuas pongo entre yo y vosotros y toda alma viviente que os acompaña: Pongo mi arco en las nubes, y servirá de señal de la alianza entre yo y la tierra. Cuando yo anuble de nubes la tierra, entonces se verá el arco en las nubes, y me acordaré de la alianza que media entre yo y vosotros y toda alma viviente, toda carne, y no habrá más aguas diluviales para exterminar toda carne.

 

Éste es el símbolo:

 

τ τξον μου τθημι ν τ νεφλ κα σται ες σημεον διαθκης ν μσον μο κα τς γς.

arcum meum ponam in nubibus, et erit signum fœderis inter me et inter terram.

Pongo mi arco en las nubes, y servirá de señal de la alianza entre yo y la tierra.

 

Asi pues, según el relato bíblico el Arco Iris es la señal de la alianza entre Dios y la humanidad y muestra de la voluntad divina de que, en virtud de su bondad y paciencia, no volverá a enviar a la tierra otro Diluvio Universal.

 

Pero si ésta es la explicación bíblica del fenómeno óptico, en el campo de la mitología la aparición del arco nos recuerda a Iris, nombre con el que lo identificamos. ¿Quién era Iris?

 

Era ésta la hija de Taumante y Electra; pertenece a la raza de Océano, tanto por la línea paterna como por la materna. Por consiguiente, es hermana de las Harpías. Simboliza el Arco iris y, en general, la unión entre la Tierra y el Cielo, entre los dioses y los hombres, unión que el arco iris hace sensible. Suele ser representada con alas y con un ligero velo que, al sol, se tiñe de todos los colores del espectro. A veces es representada como esposa de Céfiro y madre de Eros.

Iris, como Hermes, tiene a su cargo la transmisión de los mensajes, órdenes o consejos de los dioses. Se halla más particularmente al servicio de Zeus y, sobre todo, de Hera, de la cual parece casi la sirvienta. A veces, otras divinidades solicitan sus servicios.

 

Iris aparece citada 39 veces en la Ilíada. Tal vez el fragmento más impactante es el del canto XXIV, 77 y ss., en el que Iris es enviada por Zeus ante Tetis, que llora el destino de su hijo Aquiles:

 

    ῾Ως ἔφατ’, ὦρτο δὲ ῎Ιρις ἀελλόπος ἀγγελέουσα,

μεσσηγὺς δὲ Σάμου τε καὶ ῎Ιμβρου παιπαλοέσσης

 ἔνθορε μείλανι πόντῳ· ἐπεστονάχησε δὲ λίμνη.

ἣ δὲ μολυβδαίνῃ ἰκέλη ἐς βυσσὸν ὄρουσεν,

ἥ τε κατ’ ἀγραύλοιο βοὸς κέρας ἐμβεβαυῖα

ἔρχεται ὠμηστῇσιν ἐπ’ ἰχθύσι κῆρα φέρουσα.

εὗρε δ’ ἐνὶ σπῆó γλαφυρῷ Θέτιν, ἀμφὶ δ’ ἄρ’ ἄλλαι

εἵαθ’ ὁμηγερέες ἀλιαι θεαί· ἣ δ’ ἐνὶ μέσσῃς

κλαῖε μόρον οὗ παιδὸς ἀμύμονος, ὅς οἱ ἔμελλε

φθίσεσθ’ ἐν Τροίῃ ἐριβώλακι τηλόθι πάτρης.

ἀγχοῦ δ’ ἱσταμένη προσέφη πόδας ὠκέα ῎Ιρις

ὄρσο Θέτι· καλέει Ζεὺς ἄφθιτα μήδεα εἰδώς.

 

Ofrezco en la traducción de Luis Segalá:

 

Así habló. Levantóse Iris, de pies rápidos como el huracán, para llevar el mensaje;

saltó al negro ponto entre la costa de Samos y la escarpada de Imbros,

y resonó el estrecho. La diosa se lanzó a lo profundo, como desciende

el plomo asido al cuerno de un buey montaraz en que se pone el anzuelo y lleva la muerte a los voraces peces.

En la profunda gruta halló a Tetis y a otras muchas diosas marinas

que la rodeaban: la ninfa, sentada en medio de ellas,

lloraba por la suerte de su hijo, que había de perecer

en la fértil Troya, lejos de la patria.

Y acercándosele Iris, la de los pies ligeros. Así le dijo:

Ven, Tetis, pues te llama Zeus, el conocedor de los eternales decretos. 

 

 

iris2

 

 

En la Teogonía de Hesíodo, aparece Iris varias veces.

Leemos en el verso 266 y siguientes:

 

Θαμας δ’ ᾿Ωκεανοο βαθυρρεταο θγατρα

 γγετ’ ᾿Ηλκτρην δ’ κεαν τκεν Ιριν

 υκμους θ’ Αρπυας, ᾿Αελλ τ’ ᾿Ωκυπτην τε,

 α νμων πνοισι κα οωνος μ’ πονται

 κείῃς πτεργεσσι· μεταχρνιαι γρ αλλον.

 

Taumante se llevó a Electra, hija de Océano

De profundas corrientes. Ésta parió a la veloz Iris

Y a las Harpías de hermosos cabellos, Aelo y Ocípeta,

Que con sus rápidas alas compiten con las ráfagas

De los vientos y con las aves; pues ya se lanzaban por los aires.

 

Más adelante en los versos 780 y siguientes:

 

παῦρα δὲ Θαύμαντος θυγτηρ πόδας ὠκέα ῎Ιρις

ἀγγελίη πωλεῖται ἐπ’ εὐρέα νῶτα θαλσσης.

ὁππότ’ ἔρις καὶ νεῖκος ἐν ἀθαντοισιν ὄρηται,

καί ῥ’ ὅστις ψεύδηται ᾿Ολύμπια δώματ’ ἐχόντων,

Ζεὺς δέ τε ῎Ιριν ἔπεμψε θεῶν μέγαν ὅρκον ἐνεῖκαι

τηλόθεν ἐν χρυσέῃ προχόῳ πολυώνυμον ὕδωρ,

ψυχρόν, ὅ τ’ ἐκ πέτρης καταλείβεται ἠλιβτοιο

ὑψηλῆς· πολλὸν δὲ ὑπὸ χθονὸς εὐρυοδείης

ἐξ ἱεροῦ ποταμοῖο ῥέει δι νύκτα μέλαιναν

᾿Ωκεανοῖο κέρας, δεκτη δ’ ἐπὶ μοῖρα δέδασται

ἐννέα μὲν περὶ γῆν τε καὶ εὐρέα νῶτα θαλσσης

δίνῃς ἀργυρέῃς εἱλιγμένος εἰς λα πίπτει,

ἡ δὲ μί’ ἐκ πέτρης προρέει, μέγα πῆμα θεοῖσιν.

ὅς κεν τὴν ἐπίορκον ἀπολλείψας ἐπομόσσῃ

ἀθαντων ο῏ ἔχουσι κρη νιφόεντος ᾿Ολύμπου,

κεῖται νήυτμος τετελεσμένον εἰς ἐνιαυτόν

οὐδέ ποτ’ ἀμβροσίης καὶ νέκταρος ἔρχεται σσον

βρώσιος, ἀλλ τε κεῖται ἀνπνευστος καὶ ἄναυδος

στρωτοῖς ἐν λεχέεσσι, κακὸν δ’ ἐπὶ κῶμα καλύπτει.

αὐτρ ἐπὴν νοῦσον τελέσει μέγαν εἰς ἐνιαυτόν,

ἄλλος δ’ ἐξ ἄλλου δέχεται χαλεπώτερος ἆθλος

εἰνάετες δὲ θεῶν ἀπαμείρεται αἰὲν ἐόντων,

οὐδέ ποτ’ ἐς βουλὴν ἐπιμίσγεται οὐδ’ ἐπὶ δαῖτας

ἐννέα πάντ’ ἔτεα· δεκάτῳ δ’ ἐπιμίσγεται αὖτις

εἰρέας ἀθανάτων οἵ ᾿Ολύμπια δώματ’ ἔχουσι.

τοῖον ἄρ’ ὅρκον ἔθεντο θεοὶ Στυγὸς ἄφθιτον ὕδωρ,

ὠγύγιον· τὸ δ’ ἵησι καταστυφέλου διὰ χώρου.

Raramente, la hija de Taumante, Iris rápida de pies,

frecuenta este lugar volando por los anchos lomos del mar.

Cuando una disputa o querella se suscita entre los Inmortales,

por si alguno de los que habitan las mansiones olímpicas falta a la verdad,

Zeus encarga a Iris que traiga de lejos el gran juramento de los dioses

en un recipiente de oro, el agua helada de mucho renombre

que fluye de un alto y escarpado peñasco.

En abundancia bajo la anchurosa tierra mana del río sagrado

por la negra noche, brazo de Océano. Una décima parte al punto queda apartada;

nueve, haciéndolos girar en plateados remolinos por la tierra y los anchos lomos del mar,

las precipita en la salada superficie. Y ésta solamente brota de aquel peñasco,

azote terrible para los dioses. El que de los Inmortales que habitan

las nevadas cumbres del Olimpo jura en vano vertiéndola,

queda tendido sin respiración hasta que se cumple un año;

y no puede acercarse a la ambrosía, el néctar ni alimento alguno,

sino que yace, sin aliento y sin voz, en revestidos lechos

y le cubre un horrible sopor.

Luego, cuando termine esta terrible enfermedad al cabo de un año,

otra prueba aún más dura sucede a aquélla;

por nueve años está apartado de los dioses sempiternos

y nunca puede asistir al Consejo ni a los banquetes durante esos nueve años;

al décimo, otra vez participa en las asambleas de los Inmortales que habitan las mansiones olímpicas.

¡Tal juramento hicieron los dioses al agua imperecedera y antiquísima

 de la Estigia que atraviesa una región muy áspera!

 

Las traducciones de Hesíodo son de Aurelio Pérez Jiménez, en Gredos

 

En la tragedia Heracles de Eurípides encontramos a Iris en el cuarto episodio (versos 821 y siguientes). Ella y Lisa han llegado a traer la locura al héroe tebano.

 

En el Idilio XVII de Teócrito, versos 134 y siguientes, vemos a Iris preparar el lecho nupcial para Zeus y Hera, recién casados:

 

δε κα θαντων ερς γμος ξετελσθη

ος τκετο κρεουσα Ρα βασιλας ᾿Ολμπου·

ν δ λχος στρνυσιν αειν Ζην κα Ηρ

χερας φοιβσασα μροις τι παρθνος ῎Ιρις.

 

Así se realizaron las bodas sagradas de de los inmortales

A quienes dio a luz la poderosa Rea como reyes del Olimpo.

Y un lecho prepara para que duerman a Zeus y Hera

Tras haberse perfumado las manos la todavía virgen Iris.

 

En la Eneida de Virgilio (IV, 694 y siguientes) podemos leer algo sobre las alas polícromas de Iris en el episodio de la muerte de Dido:

 

Tum Iuno omnipotens longum miserata dolorem

difficilisque obitus Irim demisit Olympo

quae luctantem animam nexosque resolueret artus.

nam quia nec fato merita nec morte peribat,

sed misera ante diem subitoque accensa furore,

nondum illi flauum Proserpina uertice crinem

abstulerat Stygioque caput damnauerat Orco.

ergo Iris croceis per caelum roscida pennis

mille trahens uarios aduerso sole colores

deuolat et supra caput astitit. ‘hunc ego Diti

sacrum iussa fero teque isto corpore soluo’:

sic ait et dextra crinem secat, omnis et una

dilapsus calor atque in uentos uita recessit. 

 

 

irisymorfeo1

 

 

Entonces Juno todopoderosa, apiadada de un dolor tan largo

y de una muerte difícil a Iris envió desde el Olimpo

a quebrar un alma luchadora y sus atados miembros.

Que, como no reclamada por su sino ni par la muerte se marchaba

la desgraciada antes de hora y presa de repentina locura,

aún no le había cortado Prosérpina el rubio cabello

de su cabeza, ni la había encomendado al Orco Estigio.

Iris por eso con sus alas de azafrán cubiertas de rocío

vuela por los cielos arrastrando contra el sol mil colores

diversos y se detuvo sobre su cabeza. «Esta ofrenda a Dite

recojo como se me ordena y te libero de este cuerpo.»

Esto dice y corta un mechón con la diestra: al tiempo todo

calor desaparece, y en los vientos se perdió su vida.

 

Explicación mítica y explicación bíblica.

 

Y falta la explicación científica.

 

El arco iris es un fenómeno óptico y meteorológico que produce la aparición de un espectro de luz continuo en el cielo cuando los rayos del sol atraviesan pequeñas partículas de humedad contenidas en la atmósfera terrestre. La forma es la de un arco multicolor con el rojo hacia la parte exterior y el violeta hacia la interior. Menos frecuente es el arco iris doble, el cual incluye un segundo arco más tenue con los colores invertidos, es decir el rojo hacia el interior y el violeta hacia el exterior.

A pesar de que el arco iris muestra un espectro continuo de colores, comúnmente se suele aceptar como seis los colores que lo conforman, los cuales son el rojo, naranja, amarillo, verde, azul, y violeta producto de la descomposición de frecuencias de la luz, y es formado por los 3 colores primarios y los 3 secundarios, aunque tradicionalmente se habla de 7 colores, incluyendo el añil entre el azul y el violeta.

 

¿Con qué explicación nos quedamos? Que cada cual elija.

 

 

explicacionarcoris

Read Full Post »