Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6 06+01:00 marzo 06+01:00 2009

Retomamos nuestro repaso a la presencia de Néstor en los textos clásicos, a propósito de una cita en El Quijote, recogida en El retablo de Maese Pedro de Manuel de Falla.

Vista la presencia de Néstor en Homero y Apolodoro, pasamos a otras fuentes.

pausanias

Que Néstor se crió entre los gerenios, lo confirma Pausanias en Descripción de Grecia III, 26, 8:

πλιν δ νομαζομνην ν τος πεσιν ᾿Ενπην τος Ομρου, Μεσσηνους ντας, ς δ τ συνδριον συντελοντας τ ᾿Ελευθερολακνων, καλοσιν φ’ μν Γερηναν. ν τατ τ πλει Νστορα ο μν τραφναι λγουσιν, ο δ ς τοτο λθεν φεγοντα τ χωρον, νκα Πλος λσκετο π Ηρακλους.

Una ciudad llamada en los versos de Homero Énope (Ilíada IX, 150 y 292), cuyos habitantes son mesenios, pero pertenecen a la confederación de los eleuterolácones, en nuestro tiempo la llaman Gerenia. En esta ciudad unos dicen que se crió Néstor, otros que llegó a este lugar fugitivo, cuando Pilo fue tomada por Heracles.

 

En IV, 3, 1-7 tenemos interesante información sobre Mesenia, Pilos y Néstor.

 

Otra fuente es Higino, Fábula 10

CHLORIS.

Chloris <Niobes et> Amphionis filia quae ex septem superauerat. Hanc habuit in coniugem Neleus Hippocoontis filius, ex qua procreauit liberos masculos duodecim. Hercules cum Pylum expugnaret, Neleum interfecit et filios eius decem, undecimus autem Periclymen<u>s beneficio Neptuni aui in aquilae effigiem conuersus mortem effugit. Nam duodecimus Nestor in Ilio erat, qui tria saecula uixisse dicitur beneficio Apollinis; nam quos annos Chlor<id>is [et] fratrum Apollo eripuerat, Nestori concessit. 

 

Cloris era la hija de Níobe y Anfión que había sobrevivido de las siete. A ésta la tuvo como esposa Neleo, hijo de Hipocoonte, y de ella engendró doce hijos varones. Cuando Hércules tomó Pilos, mató a Neleo y a diez de sus hijos; el undécimo, en cambio, Periclimeno, convertido en águila por don de su abuelo Neptuno escapó de la muerte. El duodécimo, Néstor, que se dice que vivió tres generaciones por don de Apolo, estaba en Troya; en efecto, Apolo concedió a Néstor los años que había arrebatado a los hermanos de Cloris.

 

juvenal

Un autor romano, Juvenal, en la Sátira X, 240-250, también nos recuerda a Néstor, a propósito de la longevidad

ut uigeant sensus animi, ducenda tamen sunt

funera natorum, rogus aspiciendus amatae

coniugis et fratris plenaeque sororibus urnae.

haec data poena diu uiuentibus, ut renouata 

semper clade domus multis in luctibus inque

perpetuo maerore et nigra ueste senescant.

rex Pylius, magno si quicquam credis Homero,

exemplum uitae fuit a cornice secundae.

felix nimirum, qui tot per saecula mortem

distulit atque suos iam dextra conputat annos,

quique nouum totiens mustum bibit.

Si sus sentidos se mantienen vigorosos habrá de presidir

los funerales de sus hijos, contemplar la pira de su amada

esposa y de su hermano, y las urnas llenas con las cenizas de sus hermanas.

Este es el castigo impuesto a los longevos: las muertes se les renuevan

de continuo, y entre muchos duelos y

perpetuo llanto envejecen vestidos de luto.

Néstor, el rey de Pilos -si algo le crees al gran Homero-

fue un ejemplo de vida tan larga que casi igualó a la corneja.

¡Afortunado de veras quien por tantos siglos difirió su muerte

hasta contar sus años con la mano derecha

y saborear tantas veces el vino nuevo!

 

La alusión a la mano derecha se explica porque, para contar unidades y decenas los antiguos se servían de los dedos de la mano izquierda, y a partir de las centenas contaban con los de la mano derecha (nota a pie de página de la traducción de Manuel Balasch en Gredos).

 

 

También en la Sátira XII, 126-130 encontramos una nueva alusión a Néstor:

 

 

ergo uides quam

grande operae pretium faciat iugulata Mycenis.

uiuat Pacuuius quaeso uel Nestora totum,

possideat quantum rapuit Nero, montibus aurum

exaequet, nec amet quemquam nec ametur ab ullo.

 

Te das cuenta, pues,

de que valió la pena degollar a la doncella de Micenas. (se refiere a Ifigenia)

Yo pido que Pacuvio viva tanto como vivió Néstor,

que posea tanto como robó Nerón, que tenga auténticas montañas de oro,

¡pero que no quiera a nadie y que todo el mundo le aborrezca!

 

 

En la Elegía a la muerte de Don Diego de Toledo de Joaquín de Entrambasaguas podemos leer:

 

Si el curso de Néstor me fuere dado

Read Full Post »