Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12 de marzo de 2009

fontdemora1

N. B. (que quiere decir NOTA (segunda persona del singular del imperativo del verbo notare, es decir, fíjate) y BENE (adverbio de modo, que significa bien y que nos queda en palabras como benefactor, beneplácito, Benedicto, beneficio, benéfico, benemérito, benévolo; esperemos que Don Alejandro, a quien va dirigido este artículo, por cierto nombre de origen griego ᾿Αλέξανδρος, compuesto de ἀλέξω “defender, proteger” y ἀνδρός “hombre”; significaría, pues, defensor, protector de los hombres. Otra etimología dice “que rechaza al enemigo”, porque ἀλέξω también quiere decir “apartar; Alejandro dicen que es inteligente, voluntarioso, generoso, fiel y de buen corazón. A veces, descuida los sentimientos y se aisla en su torre de marfil) sea benefactor, y no malhechor, benévolo, y no perverso, descubra el beneficio de las asignaturas que quiere eliminar o recortar, y con una decisión bienintencionada, se gane en nosotros el calificativo de benemérito.

En este post utilizaré muchos paréntesis (del latín parenthesis, y éste del griego παρένθεσις que significa “interposición”, formado, a su vez, por las preposiciones παρ, ἐν y la base léxica θέσις del verbo τίθημι que significa “colocar”), para explicar el significado de muchas palabras.

Un paréntesis es una oración o frase incidental, sin enlace necesario con los demás miembros del período, cuyo sentido interrumpe y no altera, y también el signo ortográfico ( ) en que suele encerrarse esta oración o frase.

Advierto también que los paréntesis pueden provocar en mi escrito algunos anacolutos. No dudo de que Don Alejandro conoce el significado exacto de esta palabra griega (¡que casualidad!). También lo son, por cierto, anáfora, anástrofe, antítesis, antonomasia, apóstrofe, asíndeton, cacofonía, catacresis, elipsis, enálage, epanadiplosis, epíteto, eufemismo, hendíadis, hipálage, hipérbaton, hipérbole, homeoteleuton, hysteronproteron, lítotes, metáfora, metátesis, metonimia, oxímoron, paradoja, paragoge, paronomasia, perífrasis, pleonasmo, poliptoton, polisíndeton, quiasmo, silepsis, simetría, o sinécdoque.

A lo mejor el señor Conseller o Consejero (del latín consiliarium, por vía vulgar, ya que por vía culta da “consiliario”; aquí aplicamos la regla fonética por la cual el grupo interior latino -li- seguido de vocal evoluciona al castellano en la fricativa velar sorda -j-, mientras que en catalán (o valenciano, para que no se enfade don Alejandro) suele palatalizar en -ll-: como en filiüm > hijo / fill; consiliüm > consejo / consell; alliüm > ajo / all; ciliam > ceja / cella; meliorem > mejor / millor; foliam > hoja / fulla; mulierem > mujer / muller) no considera oportuno que nuestros alumnos sepan qué significan estas figuras estilísticas y cuál es su origen.

A todo esto, no hemos dicho que “señor” proviene del latín seniorem, acusativo del adjetivo comparativo de senex “anciano” y es el título que se antepone al apellido de un varón o de una mujer casada o viuda. Señor González, Señora Pérez; o al cargo que desempeña. Señores diputados, Señora Presidenta, Señor Consejero; en España y otros países de lengua española, se antepone al don o doña que precede al nombre. Señor don Pedro, Señor don Pedro González, Señora doña Luisa, Señora doña Luisa Pérez; en gran parte de América, al nombre seguido de apellido. Señor Pedro González, Señora Luisa Pérez.

Por vía culta nos queda el adjetivo “senior” que es el nominativo singular del comparativo de superioridad del adjetivo senex, senis (viejo; en Roma, desde los 46 años en adelante). Hoy se dice del deportista maduro a partir de los 23 años y hasta que concluye su carrera deportiva. Otras divisiones deportivas son: alevín, benjamín, infantil, juvenil, iunior, cadete, veterano, etc. El término se opone a iunior y también se refiere al padre en el caso de que padre e hijo lleven el mismo nombre.

Por su parte don procede del lat. domĭnus, señor y es el tratamiento de respeto, hoy muy generalizado, que se antepone a los nombres masculinos de pila. Antiguamente estaba reservado a determinadas personas de elevado rango social.

Al hablar de Alejandro he utilizado un recurso de los antiguos oradores clásicos, llamado captatio benevolentiae.

Espero que Don Alejandro salga de su torre de marfil, no descuide sus sentimientos, o al menos los nuestros, y demostrando su inteligencia y su buen corazón, paralice el atropello que supondría para la tan defendida por él calidad de la enseñanza, la eliminación de la asignatura de Fundamentos Léxicos y el recorte aplicado a Referentes Clásicos.

Empiezo a escribir este artículo (derivado por vía culta del latín “articulum”, diminutivo de “artum” (nudo); la vía vulgar da “artejo” que es el nudillo de los dedos o también cada una de las piezas, articuladas entre sí, que forman los apéndices de los artrópodos) a las 22:34 p. m. (del latín post meridiem = después del mediodía). Es un escrito ad hoc, creado para demostrarle a nuestro ínclito (del latín inclitum = ilustre, esclarecido, afamado; formado, a su vez, por el prefijo in y el verbo “clueo” = “tener fama”, derivado del griego κλύω =”oír y también tener fama o reputación) Consejero de Educación la atrocidad que supondría eliminar de los planes de estudio de bachillerato (del latín baccalaureatum = laureado con bayas; en la Edad Media, cuando alguien finalizaba los estudios se le coronaba de laurel, pero con un laurel que tuviera sus frutos, para simbolizar que había cuajado el fruto del estudio y el afán de aprender. Por eso se le llamaba «laureado con baya» que en latín era «baccalaureatus») la asignatura de Fundamentos Léxicos.

Quiero creer que está en la agenda del Conseller revisar el borrador que suprime la asignatura de Fundamentos y recorta la presencia de Referentes.

A priori, parece lógico pensar que un médico forense debiera defender la presencia de una asignatura que, entre otras cosas, enseña a diferenciar una autopsia de una biopsia, no sea que, como le ocurrió a un paciente, le diga a su médico que cuál ha sido el resultado de su autopsia.

En su curriculum vitae figuran palabras como cum laude, complutense, patología, toxicología, anatómico, poesía y autonómico. Es contra naturam querer eliminar Fundamentos Léxicos con estos datos.

A un médico le gustaría que los alumnos supieran que un sinónimo de médico es galeno, y descubrieran por qué; o quien era Hipócrates y su juramento. También le gustaría que un estudiante no pensara que el estomatólogo es el médico del estómago.

hipocrates

No estaría mal saber de qué parte del cuerpo se ocupan o de qué enfermedad es especialista un neurólogo, un nefrólogo, un neumólogo, un proctólogo, un oftalmólogo, un endocrinólogo, un odontólogo, un otorrinolaringólogo, un psiquiatra, un psicólogo, un dermatólogo, un cardiólogo, un oncólogo, un radiólogo, un cirujano, un anestesista, un alergólogo, un higienista, un dietista, un tocólogo, un hematólogo, un obstetra, etc.

No estaría mal saber interpretar un prospecto farmacéutico y saber qué significa:

efervescente, comprimido, composición, ácido, acetilsalicílico, excipiente, bicarbonato, sódico, sacarina, acción, eficaz, antipirético, analgésico, vitamina, prevención, deficiencia, preparado, indicación, síntoma, posología, dosis, adulto, administración, supeditado, gástrico, gastroduodenal, alergia, hemofilia, problema, coagulación, terapia, insuficiencia, hepático, precaución, síndrome, adolescente, glucosa, embrión, farmacéutico, quirúrgico, hormonal, antidiabético, diarrea, cefalea, hemodiálisis, etc. Y relacionar esas palabras con otras que comparten prefijos, sufijos o raíces léxicas.

Tal vez quiera el conseller que los alumnos sepan qué significa etc.

Puede que incluso le guste que sepan de dónde son los egarenses, los bilbilitanos, los pacenses, los complutenses, los ilicitanos, los egabrenses, los ausetanos, los astigitanos, los emeritenses.

Que sepan por qué el equipo sevillano del Betis se llama así y lo puedan leer en este poema de Fernando de Herrera:

Alegre, fértil, vario, fresco prado,

tú, monte y bosque de árboles hermoso,

el uno y otro siempre venturoso,

que de las bellas plantas fue tocado;

Betis, con puras ondas ensalzado

y con ricas olivas abundoso,

¡cuánto eres más felice y glorioso

pues eres de mi Aglaya visitado!

Siempre tendréis perpetua primavera

y del Elisio campo tiernas flores

si os viere el resplandor de la luz mía.

Ni estéril hielo o soplo crudo os hiera,

antes Venus, las gracias, los amores

os miren y en vos reine la alegría

 

Si los alumnos tienen la suerte de cursar Referentes sabrán también quién era Aglaya, quién Venus o qué era el campo Elisio.

En este país parece que los políticos manejan la educación ad libitum y no cuentan con el parecer autorizado de los docentes.

Espero que en este asunto no tengamos que exclamar: alea iacta est, no sea que debamos referirnos al señor Font de Mora por el alias de fundamenticida.

Deberíamos entonces explicar a los alumnos la relación de este apelativo con otros como: suicida, genocida, bactericida, homicida, parricida, liberticida, herbicida, plaguicida, tiranicida, magnicida.

¡Cómo llegarían nuestros estudiantes al Alma Mater! ¿Adónde?

Deberíamos explicar que estos términos significan Madre nutricia, madre benefactora. En principio era el nombre que se daba a las diosas Ceres y Venus. Después para los antiguos esta madre que alimenta era la patria. Modernamente con estas palabras se designa a la Universidad como madre que alimenta en sabiduría, espíritu y ciencia a todos los que acuden a ella. Actualmente también se dice de una persona, que con su actuación y su trabajo, es el principal sostén de una empresa o proyecto.

¿Deberíamos explicar que la palabra “trabajo” procede de un instrumento de tortura llamado “tripalium”?

Si el conseller lee los numerosos blogs de profesores de clásicas, habrá comprobado que nos hemos tomado el borrador de optativas de bachillerato en cuestión como un casus belli (no causus bellis, como diría Hugo Chávez, que seguramente no cursó Fundamentos Léxicos en Venezuela).

No sé si un alumno que curse Fundamentos llegará citius, altius, fortius, pero sí estoy convencido de que estará mejor preparado, entre otras muchas cosas, para la comprensión de textos que otros.

Creo que este borrador está en la lista de corrigenda del señor Conseller, o me gustaría creerlo. Desde luego quien tramó esa norma allí presente no merece nuestro cum laude ni nuestro título de doctor honoris causa; debo entender que el borrador no es un documento elaborado ex professo para irritar a los docentes de clásicas.

No contar con esta asignatura supondrá un deficit educativo pala los alumnos valencianos.

Espero no tener que exclamar, cuando, Dios no lo quiera, se publique la Orden definitiva, aquello de dura lex, sed lex, sino que in extremis se produzca una rectificación.

hugochavez

Confío en que la decisión de paralizar tamaña locura no se dejará ad Kalendas Graecas, sino que se adoptará ipso facto y no tengamos que escribir un artículo in memoriam Fundamentos Léxicos.

Ya ha habido demasiado maremagnum en la administración educativa valenciana con órdenes y decisiones que, grosso modo, podemos resumir en:

          Educación para la ciudadanía en inglés

          ocurrencia del chino mandarín

          el trilingüismo

Tiene, permítame que le diga Don Alejandro, la conselleria hecha un totum revolutum.

Quizá algún día el señor Font de Mora haya de entonar el mea culpa por haber llevado a cabo, motu proprio, tal desaguisado. Funesto el memorandum que recoja esta idea descabellada.

No, no es peccata minuta la Orden de la que hablamos y puede que le acarree a don Alejandro el título de persona non grata entre los profesores de clásicas.

¿Deberemos escribir RIP en la lápida que contenga los cuerpos mortales de Fundamentos? ¿Celebraremos una misa de corpore insepulto por ellos?

Quizá debería someterse a referendum una decisión tan sui generis.

Lo cierto es que éste, don Alejandro, es un ultimatum.

Ya hemos proclamado Urbi et Orbi la enorme barbaridad que supone eliminar una asignatura como Fundamentos Léxicos del panorama educativo valenciano.

En estos casos sería precioso tener derecho de veto, para que, en este momento, no tuviéramos que pasar un auténtico via crucis, pese a estar en plena Cuaresma.

No, don Alejandro, con nosotros los irreductibles galos, no podrá afirmar el veni, vidi, vici que Julio César pronunció por su victoria en el Ponto ante Farnaces.

Más que en el sitio de Alesia le costará vencernos, ya que nuestra defensa será numantina.

En este asunto la mayoría de las personas sensatas opinan que se va a producir un verdadero desatino y, ya sabe, vox populi, vox Dei.

Para más INRI el contenido del borrador se suma a otras restricciones aplicadas sobre las lenguas clásicas.

No tengo nada más que añadir, aunque podría haberlo hecho in extenso.

Quod scripsi, scripsi.

pilato

Read Full Post »