Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5/04/09

schulmeister1

El maestro de escuela de Telemann muestra una clara tendencia, frente a toda antigualla, a las teorías musicales modernas: escala en vez de hexacordos, notación alemana en lugar de sílabas de solmización.

En la siguiente aria, el maestro intenta presentarse como un virtuoso del canto. Primero canta su propio elogio, de manera que el ritmo de diálogo choca de forma estrepitosa con el ritmo musical.

Las coloraturas consisten generalmente en acordes perfectos faltos de carácter y efectos de eco, considerados más en el propio efecto que en el contenido. No son aquí un medio de composición barroco, sino que sirven a la caracterización de la persona en cuestión. En el momento clave de su exhibición virtuosa debe detener en el punto culminante, porque evidentemente ha perdido el compás (so muß, so muß, so muß, so muuuß).

Luego echa la culpa a los alumnos (so lernt doch Achtung geben! = se debe prestar atención!), y, cuando falla en su intento por segunda vez, debe admitir la insuficiencia de su demostración. De repente inicia el da capo, donde sensatamente omite las partes arriesgadas de virtuosismo. Su falta de comprensión del arte es traducida de forma ingeniosa por Telemann mediante unas entradas humorísticas.

Arie

DER SCHULMEISTER

Wenn der Schulmeister singet,

so klingt es wunderschön,

Denn wenn ich meinen Baß

und Stimme will erheben,

so muß,- so lernt doch Achtung geben!

Denn wenn ich meinen Baß

und Stimme will erheben,

so muß,- wie klingt denn das?

Ganz schlecht! Ich muß es selbst gestehn…

Wenn der Schulmeister singet, usw.

Aria

EL MAESTRO

Cuando el maestro de escuela canta,

Suena maravilloso.

Pues cuando mi voz de bajo,

Quiero elevar, se debe prestar atención!

¿Qué suena entonces así?

¡Tan mal! Yo debo de confesar que

cuando un maestro canta, etc.

 

El siguiente recitativo muestra de nuevo al maestro seguro de sí mismo, que gracias al felizmente conseguido final de su anterior aria ha cobrado nuevas fuerzas. Como experimentado pedagogo sabe nombrar al culpable de su desgracia (das macht das böse Ding, der Takt, den könnt ihr Flegel nicht begreifen = eso lo hace la mala disposición, el compás, que vosotros, brutos, no sabéis seguir). Ahora es incluso tan atrevido como para creerse mejor que sus reputados colegas Telemann o Hasse. Aquí se refiere el compositor a una cantata a solo de Johann Adolph Hasse que ha puesto en música el mismo texto. Una comparación entre ambas obras muestra que Telemann era un compositor más imaginativo y más conocedor de la psicología.

 

hasse

 

Rezitativ und Knabenchor

DER SCHULMEISTER

Das war ein rechtes Meisterstücke,

dergleichen weder Telemann,

noch Hasse selbst zugebringen kann.

Doch hab ich weder Stern noch Glücke,

weil mir zum äußersten Verdruß

stets eine Sau das Spiel verderben muß;

dann klingt es freilich abgeschmackt,

das macht das böse Ding, der Takt,

den könnt ihr Flegel nicht begreifen,

ich mag euch singen oder pfeifen.

Um euch recht gründlich anzuführen,

so wollen wir was Künstliches probieren,

es hat es noch Herr Hammerschmidt gemacht:

es geht nach Fugenart, ihr Bengel, habet acht!

Recitativo y coro de muchachos

EL MAESTRO

Esto es una verdadera obra de arte,

que ni el mismo Telemann,

ni el propio Hasse, consiguieron nunca.

aunque yo no tengo estrella ni suerte,

porque  he tenido muchos disgustos,

al igual que un cochino sacrificado

por los estragos del hambre.

Vuestro tono es insufrible, y muy molesto.

eso lo hace la mala disposición, el compás,

que vosotros, brutos, no sabéis seguir

¿Os hago cantar o silbar?

Para dirigiros correctamente,

Quiero probar algo artificial

que compuso el señor Hammerschmidt:

una especie de fuga, venga diablos, poned atención!

 

cartellschulmeister

Read Full Post »