Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7 07+01:00 abril 07+01:00 2009

andreas_hammerschmidt

En el siguiente número el maestro de escuela de Telemann se atreve con una fuga, como si quisiera poner a sus alumnos ante una difícil prueba. Cuando dice “so wollen wir was Künstliches probieren”, se refiere a un  estilo de composición ya pasado de moda y sobre todo se refiere a Andreas Hammerschmidt (1611-1675). La inclinación de éste a repetir palabras irrelevantes y dotarlos de vacíos ornamentos la describe así Mattheson: “Produce risa que sea tan querido para alguien el bueno de Hammerschmidt y su recuerdo. La repetición de una palabra que no significa nada es estúpida; pero el melisma sobre tal palabra es aún más estúpida”.

De  nuevo la escala sirve de base musical. Aquí llega, por fin, lo que ha motivado esta miniserie de artículos. El maestro de Telemann utiliza una frase latina, en la que se citan tres grandes autores clásicos, para enseñar solfeo. Estos autores son Aristóteles, el filósofo de Estagira, Platón, autor de la teoría de las ideas, y el tragediógrafo Eurípides.

El texto Ceciderunt in profundum se remonta a un antiguo canon de origen belga, con el que los estudiantes expresaban su disgusto por la clase de latín llena de penalidades: PLATO, CICERO, SUMMUS ARISTOTELES CECIDERUNT IN PROFUNDUM LACUM.

summmus1

¿Quizá haya que ver una relación con el profundum lacum del Offertorium del Requiem:

Domine, Jesu Christe, Rex gloriæ, libera animas omnium fidelium defunctorum de poenis inferni et de profundo lacu?

Aquí podemos oír el tema en cuestión y aquí las partituras.

No obstante, el acreditado método del maestro de escuela basado en el canto previo por su parte y la imitación de los discípulos no sale esta vez bien. Algunos alumnos entran demasiado pronto, de manera que surgen las entonces consideradas erróneas quintas paralelas. Sin embargo, el celoso maestro lo advierte bastante tarde.

DER SCHULMEISTER, KNABENCHOR

Ceciderunt in profundum…

DER SCHULMEISTER

Nein, nein! Ihr Schlingel,

habt nicht recht gezählt.

Noch einmal fang ich an, gebt acht, daß ihr nicht fehlt!

EL MAESTRO, NIÑOS

Ceciderunt in profundum…

EL MAESTRO

¡No, no, mequetrefes,

no entráis a tiempo!

Comenzaré de nuevo,

atención: ¡no lo hagáis mal!

Sólo a la tercera entrada se consigue una perfecta triple frase contrapuntística (Telemann es considerado un maestro de esta técnica). Como mofa de la relación del maestro con los antiguos modelos permite Telemann al coro tartamudear en las palabras “Euripipides” y “Aristoteteles”, en tanto que él emplea para estas sílabas diferentes ligaduras en las voces.

Ceciderunt in profundum summus Aristoteles,

Plato et Euripides…

Nun, was ist das, wo bleibt ihr, seid ihr stumm?

Ceciderunt in profundum summus Aristoteles,

Plato et Euripides…

Pero… ¿Qué es esto? ¿Dónde creéis que estáis?…¿Sois mudos?

summus2

La falta de habilidad (quizá es también malicia) de sus pupilos llevan al maestro a un acceso de cólera. Telemann representa musicalmente el enfado mediante los tresillos en stacatto a modo de un febril tremolo. De forma quejumbrosa echa la culpa a los alumnos de que arruinan su clase.

Fürwahr! Ihr seid doch ochsenmäßig dumm!

Merkt auf! Acht Takte sing ich erst allein,

dann fällt die zweite Stimme ein!

Ceciderunt in profundum summus Aristoteles,

Plato et Euripides.

Ceciderunt usw.

ALLES

Ceciderunt usw.

DER SCHULMEISTER

(für sich)

Es war ganz gut.

¡Sois tontos como un rebaño de bueyes!

¡Atended! Fijaos en el compás. Cantaré primero yo solo,

y luego entrad con las segundas voces.

Ceciderunt in profundum summus Aristoteles,

Plato et Euripides.

Ceciderunt… etc.

TODOS

Ceciderunt… etc.

EL MAESTRO

(para sí)

Eso está mejor.

En el conservatorio J. J. Fux en Graz, en Austria, dentro de un concierto Comenius se interpretó una versión de la obra, cuya primera parte se ofrece ahora:

Read Full Post »