Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 13+01:00 abril 13+01:00 2009

polifemoredon

 

Este verso 51 de la Fábula de Polifemo y Galatea de Góngora nos sirve como título a una serie de artículos que vamos a dedicar a la presencia de Polifemo en la literatura y la música.

Quizá haya de ofrecer, para contextualizar el verso, la estrofa séptima del citado poema gongorino:

 

Un monte era de miembros eminente

Este que —de Neptuno hijo fiero—

De un ojo ilustra el orbe de su frente,

Émulo casi del mayor lucero;

Cíclope, a quien el pino más valiente,

Bastón, le obedecía, tan ligero,

Y al grave peso junco tan delgado,

Que un día era bastón y otro cayado.

 

Advertimos, ya de entrada, que no será un repaso exhaustivo, sino una aproximación a la figura del cíclope siciliano, polarizada en los episodios más conocidos relativos a su figura:

          su encuentro con Ulises y la consiguiente ceguera.

          su relación amorosa con la ninfa Galatea.

 

Empezamos.

El más famoso de los hijos de Poseidón es el Cíclope Polifemo, sobre todo por el episodio narrado en la Odisea en su enfrentamiento con Odiseo. Se lo representa como un horrible gigante, dedicado al pastoreo, que se alimenta de carne cruda en una caverna, que es su casa, y que desconoce los efectos del vino. En la Odisea leemos que Ulises y algunos de sus compañeros han sido atrapados por el Cíclope y encerrados en su caverna. Polifemo empieza a devorar a algunos de los compañeros de Odiseo, dejando a éste para el final en agradecimiento por haberle regalado el vino que llevaba. Con anterioridad, Odiseo ha dicho a Polifemo que su nombre es “Nadie” (Οὔτις) y Polifemo dice que dejará a Nadie para comérselo en último lugar.

De noche, mientras Polifemo duerme por los efectos del vino, Odiseo afila una enorme estaca, la endurece al fuego y la clava en el único y enorme ojo que el Cíclope tiene en su frente. El Cíclope llama a sus compañeros, los otros Cíclopes, diciendo que “Nadie” lo hiere y lo mata con engaño. Sus compañeros le dicen que si “Nadie” le hace daño, que los deje en paz. Por la mañana, al salir el rebaño a pastar, los griegos, agarrados al vientre de los carneros, salen de la caverna, evitando que Polifemo, que palpa a ciegas para ver si atrapa a los griegos, los sorprenda. Ya libres del monstruo, Odiseo y sus compañeros desde el barco se presentan y el Cíclope, enfurecido, lanza desde la costa una enorme roca que a punto está de hacer zozobrar la embarcación.

La narración completa la hallamos en Odisea, canto IX, versos 187 a 542.

  

 

 

De este episodio procede la cólera de Poseidón contra el astuto Odiseo, a quien atormenta con terribles tempestades impidiendo que llegue a su patria de Ítaca. Ya en el canto I de la propia Odisea lo hemos oído de labios de Zeus, cuando éste responde a su hija Atenea que le ha pedido que ponga fin a las desdichas del itacense:

 

τν δ’ παμειβμενος προσφη νεφεληγερτα Ζες·

«τκνον μν, ποῖόν σε πος φγεν ρκος δντων.

πς ν πειτ’ ᾿Οδυσος γ θεοιο λαθομην,

ς περ μν νον στ βροτν, περ δ’ ρ θεοσιν

θαντοισιν δωκε, το ορανν ερν χουσιν;

λλ Ποσειδάων γαιοχος σκελς αἰὲν

Κκλωπος κεχλωται, ν φθαλμο λωσεν,

ντθεον Πολφημον, ου κράτος στ μγιστον

πσιν Κυκλπεσσι· Θωσα δ μιν τκε νμφη,

Φρκυνος θυγτηρ, λς τρυγτοιο μδοντος,

ν σπεσι γλαφυροσι Ποσειδάωνι μιγεσα.

κ το δ ᾿Οδυσα Ποσειδάων νοσχθων

ο τι κατακτενει, πλζει δ’ π πατρδος αἴης.

λλ’ γεθ’ μες οδε περιφραζμεθα πντες

νστον, πως λθσι· Ποσειδάων δ μεθσει

ν χλον· ο μν γάρ τι δυνσεται ντα πάντων

θανάτων ἀέκητι θεν ριδαινμεν οος.»

 

Contestóle Zeus, que amontona las nubes:

—¡Hija mía! ¡Qué palabras se te escaparon del cerco de los dientes? ¿ Cómo quieres que ponga en olvido al divinal Odiseo, que por su inteligencia se señala sobre los demás mortales y siempre ofreció muchos sacrificios a los inmortales dioses que poseen el anchuroso cielo? Pero Poseidón, que ciñe la tierra, le guarda vivo y constante rencor porque cegó al ciclope, al deiforme Polifemo; que es el más fuerte de todos los cíclopes y nació de la ninfa Toosa, hija de Forcis, que impera en el mar estéril, después que esta se unió con Poseidón en honda cueva. Desde entonces Poseidón, que sacude la tierra, si bien no intenta matar a Odiseo, hace que vaya errante lejos de su patria. Mas ¡ea! tratemos todos nosotros de la vuelta del mismo y del modo como haya de llegar a su patria; y Poseidón depondrá la cólera, que no le fuera posible contender, solo y contra la voluntad de los dioses, con los inmortales todos.

 

La traducción es de Luis Segalá.

 

Apolodoro en su Epítome VII, 4-9 nos ofrece el mismo episodio de Polifemo y Ulises, en una versión más reducida, pero completa:

 

(4) καταλιπὼν δὲ τὰς λοιπὰς ναῦς ἐν τῇ πλησίον νήσῳ, μίαν ἔχων τῇ Κυκλώπων γῇ προσπελάζει, μετὰ δώδεκα ἑταίρων ἀποβὰς τῆς νεώς. ἔστι δὲ τῆς θαλάσσης πλησίον ἄντρον, εἰς ὃ ἔρχεται ἔχων ἀσκὸν οἴνου τὸν ὑπὸ Μάρωνος αὐτῷ δοθέντα. ἦν δὲ Πολυφήμου τὸ ἄντρον, ὃς ἦν Ποσειδῶνος καὶ Θοώσης νύμφης, ἀνὴρ ὑπερμεγέθης ἄγριος ἀνδροφάγος, ἔχων ἕνα ὀφθαλμὸν ἐπὶ τοῦ μετώπου.

(5) ἀνακαύσαντες δὲ πῦρ καὶ τῶν ἐρίφων θύσαντες εὐωχοῦντο. ἐλθὼν δὲ ὁ Κύκλωψ καὶ εἰσελάσας τὰ ποίμνια τῇ μὲν θύρᾳ προσέθηκε πέτρον ὑπερμεγέθη καὶ θεασάμενος αὐτοὺς ἐνίους κατήσθιεν.

(6) Ὀδυσσεὺς δὲ αὐτῷ δίδωσιν ἐκ τοῦ Μάρωνος οἴνου πιεῖν· ὁ δὲ πιὼν πάλιν ᾔτησε, καὶ πιὼν τὸ δεύτερον ἐπηρώτα τὸ ὄνομα. τοῦ δὲ εἰπόντος Οὔτις καλεῖται, Οὔτιν ἠπείλει ὕστερον ἀναλῶσαι, τοὺς δὲ ἄλλους ἔμπροσθεν, καὶ τοῦτο αὐτῷ ξένιον ἀποδώσειν ὑπέσχετο. κατασχεθεὶς δὲ ὑπὸ μέθης ἐκοιμήθη.

(7) Ὀδυσσεὺς δὲ εὑρὼν ῥόπαλον κείμενον σὺν τέσσαρσιν ἑταίροις ἀπώξυνε καὶ πυρώσας ἐξετύφλωσεν αὐτόν. ἐπιβοωμένου δὲ Πολυφήμου τοὺς πέριξ Κύκλωπας, παραγενόμενοι ἐπηρώτων τίς αὐτὸν ἀδικεῖ. τοῦ δὲ εἰπόντος “Οὔτις,” νομίσαντες αὐτὸν λέγειν “ὑπὸ μηδενός” ἀνεχώρησαν.

(8) ἐπιζητούντων δὲ τῶν ποιμνίων τὴν συνήθη νομήν, ἀνοίξας καὶ ἐπὶ τοῦ προθύρου στὰς τὰς χεῖρας ἐκπετάσας ἐψηλάφα τὰ ποίμνια. Ὀδυσσεὺς δὲ τρεῖς κριοὺς ὁμοῦ συνδέωνκαὶ αὐτὸς τῷ μείζονι ὑποδύς, ὑπὸ τὴν γαστέρα κρυβείς, σὺν τοῖς ποιμνίοις ἐξῆλθε, καὶ λύσας τοὺς ἑταίρους τῶν ποιμνίων, ἐπὶ τὰς ναῦς ἐλάσας ἀποπλέων ἀνεβόησε Κύκλωπι, ὡς Ὀδυσσεὺς εἴη καὶ ἐκπεφεύγοι τὰς ἐκείνου χεῖρας.

(9) ἦν δὲ λόγιον Κύκλωπι εἰρημένον ὑπὸ μάντεως τυφλωθῆναι ὑπὸ Ὀδυσσέως. καὶ μαθὼν τὸ ὄνομα πέτρας ἀποσπῶν ἠκόντιζεν εἰς τὴν θάλασσαν, μόλις δὲ ναῦς σῴζεται πρὸς τὰς πέτρας. ἐκ τούτου δὲ μηνίει Ποσειδῶν Ὀδυσσεῖ

 

Tras dejar el resto de las naves en una isla cercana, con una sola se acercó a la tierra de los Cíclopes, y desembarcó con doce compañeros. Odiseo, llevando el odre de vino que le había dado Marón, se dirigió a una cueva cercana al mar; era la cueva de Polifemo, hijo de Posidón y de la ninfa Toosa, un hombre descomunal, salvaje y antropófago, que tenía un único ojo en la frente. Después de hacer fuego y sacrificar unos cabritos, celebraron un banquete. Pero llegó el cíclope y, habiendo hecho entrar a los rebaños, puso una enorme piedra en la puerta, y al ver a los hombres devoró algunos. Odiseo le dio a beber del vino de Marón. Él bebió y pidió más, y cuando hubo bebido por segunda vez preguntó a Odiseo su nombre. Éste le contestó que se llamaba Nadie; entonces el cíclope amenazó con devorar a los otros primero y a Nadie después, tal fue la muestra de hospitalidad que a su vez le prometió; pero vencido por la embriaguez, se durmió. Odiseo encontró allí una estaca, la afiló ayudado por cuatro compañeros, y con ella encendida cegó a Polifemo. Éste gritó pidiendo ayuda a los cíclopes de los alrededores, y cuando ellos llegaron y le preguntaron quién lo había maltratado, él contestó: “Nadie”, y ellos, creyendo que quería decir que no había recibido daño de nadie, se alejaron. Como el ganado necesitase su pasto habitual, Polifemo abrió la cueva y, situado en la entrada, con las manos extendidas palpaba a los animales. Pero Odiseo ató tres carneros juntos… y él mismo se ocultó bajo el vientre del más grande y salió con el rebaño. Después de desatar a sus compañeros de las ovejas, condujo éstas a las naves y, al zarpar, gritó al cíclope que él era Odiseo y que había escapado de sus manos. Un adivino había vaticinado al cíclope que sería cegado por Odiseo, y por eso, al conocer su nombre, arrancó rocas y las arrojó al mar; a duras penas la nave pudo librarse de ellas. Desde entonces está Posidón encolerizado con Odiseo.

 

 polifemo2

 

Read Full Post »