Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14 14+01:00 abril 14+01:00 2009

handel-02

 

Fue un 14 de abril de 1759, en su Londres de adopción; es decir, tal día como hoy hace 250 años cuando murió Georg Friedrich Händel.

Il caro sassone (el querido sajón), nacido en la alemana Halle, de formación italiana, y afincado en Gran Bretaña es uno de los más grandes compositores de todos los tiempos. Nació el mismo año que Johann Sebastian Bach y Domenico Scarlatti (1685) en el seno de una familia sin tradición musical, contrariamente a las de sus colegas nacidos el mismo año.

Ofrecemos un resumen del capítulo dedicado a Händel en la enciclopedia Salvat de Los Grandes Compositores.

Comenzó a estudiar música con Friedrich Wilhelm Zachow y se trasladó, tras conocer a Telemann, a Hamburgo, atraído por el mundo de la ópera, género nacido en Italia en 1600, pero que en el centro de Europa aún no se había desarrollado por completo, debido a la guerra de los Treinta Años.

Conoció en Hamburgo a Johann Matheson con el que viajó a Lübeck a conseguir el puesto de organista en la Marienkirche, que Dietrich Buxtehude dejaba vacante. El puesto venía acompañado de la obligatoriedad de casarse con la hija del organista. La edad y las dotes de belleza de la mujer, que no ya muchacha, hizo rechazar el cargo a ambos.

 

En 1706 marchó a Italia, a Florencia, pero se sintió defraudado de la vida musical florentina y se trasladó a Roma, donde obtuvo el favor de los cardenales Colonna y Ottoboni,  bajo cuyo  patrocinio trabajan Domenico Scarlatti, Arcangelo Corelli o Antonio Caldara.

De Roma a Nápoles, acompañado de Scarlatti, y luego a Venecia.

Hasta ahora había compuesto las óperas Almira, Nero y Agrippina, la Pasión según San Juan, los salmos Dixit Dominus, Laudate Domino, Nisi Dominus, los oratorios La Resurrezione e Il trionfo del Tempo e del Disinganno y la cantata Aci, Galatea e Polifemo.

Esta etapa italiana fue de gran importancia para nuestro compositor. Abandonó Italia para ocupar la plaza de maestro de capilla en la corte de Hannover, en 1709. Solo un año después se trasladó a Londres, donde compuso y estrenó Rinaldo. Vuelto a Hannover no pudo estrenar allí su Rinaldo, por lo que decidió volver a Londres, donde se instaló definitivamente en 1712, año en el que estrenó las óperas Il pastor fido y Teseo.

Se ganó el favor de la reina Ana, para la que compuso una bella Oda de cumpleaños, y que le encargó el Te Deum y el Jubilate de Utrecht, para conmemorar la paz de Utrecht. La muerte de la reina Ana y la subida al trono de Jorge I, Georg-Ludwig de Hannover, a quien años antes había dejado plantado en la corte de la ciudad alemana.

La relación entre ambos tuvo unos comienzos complicados, pero pronto se arreglaron las diferencias, hasta el punto que acompañó al rey en un viaje a Hannover, durante el que compuso la Brockespassion. Era el año 1716.

 

Al año siguiente en Londres compone la Música Acuática. Obtuvo el favor del duque de Chandos para quien compuso los Chandos Anthems, la cantata Acis and Galatea y la primera versión del oratorio Esther.

En 1719 ocupó el cargo de director musical de la Royal Academy of Music. En 1720 compuso y estrenó Radamisto, inspirado en los Anales de Tácito. A la sociedad llegaron los compositores Bononcini y Amadei a cuyas obras el público se entregó con entusiasmo. Händel reaccionó con óperas como Ottone, Giulio Cesare, Tamerlano, Rodelinda, Scipione, Alessandro y Admeto.

Compuso más tarde los Coronations Anthems para la coronación de Jorge II en 1727. La Royal Academy of Music fue disuelta en 1728. Este revés se unió al éxito de The Beggar’s opera (La ópera del mendigo) de Johann Christoph Pepush y texto de John Gay. Es una sátira de la situación político-social del Londres del momento y una dura crítica a la ópera italiana.

 

Händel se retiró de la escena, reconsideró su situación y en 1730, junto con Jakob Heidegger, empresario del King’s Theatre, fundaron una sociedad musical con el mismo nombre, Royal Academy of Music. El compositor marchó a Italia a reclutar voces, donde fue recibido entre aclamaciones, y pasó por Halle a ver a su anciana madre ciega que estaba en sus últimas semanas de vida.

Los inicios de la nueva asociación musical se cuentan por fracasos. No obstante compuso Poro, rè dell’Indie, Ezio, Sosarme, rè di Media, Orlando y el oratorio Deborah. El socio de Händel, Heidegger, ofeció el King’s Theater a la recién creada Nobility Opera.

En 1733 crea una nueva sociedad para la que compone Ariodante, Alcina, Atalanta, Giustino y el oratorio Alexander’s Feast. Luego siguieron Faramondo, Serse y Deidamia. Compuso también los Doce Concerti Grossi del opus 6, la Oda para Santa Cecilia y los oratorios Saúl e Israel en Egipto.

Cada vez Händel estaba más inclinado al oratorio inglés y en 1741 se traslada a Dublín donde ofrece Acis and Galatea, la Oda para Santa Cecilia, Esther y estrena El Mesías.

A partir de ahora el compositor abandona la ópera y se centra en el oratorio inglés. A El Mesías siguieron Samson, Semele, Hércules, Belshazzar, Judas Maccabeus, Alexander Balus, Joshua y el Occasional Oratorio.

 

 

En 1749 estrenó Theodora y al siguiente The Choice of Hercules. En 1751 escribió la que sería su última partitura autógrafa, Jephta. Su ceguera había ido progresando lamentablemente a pesar de la constante atención de los mejores especialistas ingleses, hasta quedar definitivamente ciego

 

A primeros de abril de 1759 asistió a una audición de El Mesías en el Covent Garden. Había dicho que le gustaría morir el Viernes Santo, como Cristo, pero lo hizo el Sábado Santo, 14 de abril de 1759, a los 74 años.

Ya se ha podido apreciar por los títulos, pero hay que remarcar que Händel es un filón para las obras musicales de temática grecolatina y mitológica.

En cantatas destacamos:

Aci, Galatea e Polifemo (estrenada en 1708), Apollo e Dafne (1709), Venus and Adonis (1711), Acis and Galatea (1718), Il Parnasso in festa (1734), Hymen (1742), Semele (1744), Hercules (1745), The Choice of Hercules (1751).

 

En óperas:

Nero (1705), Agrippina (1709), Teseo (1713), Silla (1714), Muzio Scevola (1721), Ottone (1723), Flavio (1723), Giulio Cesare (1724), Scipione (1726), Admeto (1727), Arianna (1733), Atalanta (1736), Serse (1738), Jupiter in Argos (1739), Imeneo (1740) o Deidamia (1741).

 

 

 

 

 

 

 

Y aunque no sea mitológico, es un clásico:

 

 

 

Y este otro:

 

 

Era de justicia, pues, un artículo en nuestro blog sobre la figura del gran compositor anglogermano, por la calidad y cantidad de sus obras y por la gran presencia en ellas de la antigüedad clásica y la mitología; junto con la historia sagrada son casi el 100% de los argumentos de sus obras escénicas.

Read Full Post »