Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27/05/09

ovidiometamorfosis

 

 

Otra fuente literaria grecolatina de suma importancia para el mito de Polifemo y Galatea es Ovidio, Metamorfosis, XIII, 750 ss.

 

‘te tamen, o virgo, genus haut inmite virorum

expetit, utque facis, potes his inpune negare;

at mihi, cui pater est Nereus, quam caerula Doris

enixa est, quae sum turba quoque tuta sororum,

non nisi per luctus licuit Cyclopis amorem

effugere.’ et lacrimae vocem inpediere loquentis.

quas ubi marmoreo detersit pollice virgo

et solata deam est, ‘refer, o carissima’ dixit

‘neve tui causam tege sic sum fida doloris!’

Nereis his contra resecuta Crataeide natam est:

‘Acis erat Fauno nymphaque Symaethide cretus

magna quidem patrisque sui matrisque voluptas,

nostra tamen maior; nam me sibi iunxerat uni.

pulcher et octonis iterum natalibus actis

signarat teneras dubia lanugine malas. 

hunc ego, me Cyclops nulla cum fine petebat.

nec, si quaesieris, odium Cyclopis amorne

Acidis in nobis fuerit praesentior, edam:

par utrumque fuit. pro! quanta potentia regni

est, Venus alma, tui! nempe ille inmitis et ipsis

horrendus silvis et visus ab hospite nullo

inpune et magni cum dis contemptor Olympi,

quid sit amor, sentit validaque cupidine captus

uritur oblitus pecorum antrorumque suorum.

iamque tibi formae, iamque est tibi cura placendi,

iam rigidos pectis rastris, Polypheme, capillos,

iam libet hirsutam tibi falce recidere barbam

et spectare feros in aqua et conponere vultus.

 

 

urbinogalatea

 

caedis amor feritasque sitisque inmensa cruoris

cessant, et tutae veniuntque abeuntque carinae.

Telemus interea Siculam delatus ad Aetnen,

Telemus Eurymides, quem nulla fefellerat ales,

terribilem Polyphemon adit “lumen” que, “quod unum

fronte geris media, rapiet tibi” dixit “Ulixes.”

risit et “o vatum stolidissime, falleris,” inquit,

“altera iam rapuit.” sic frustra vera monentem

spernit et aut gradiens ingenti litora passu

degravat, aut fessus sub opaca revertitur antra.

prominet in pontum cuneatus acumine longo

collis utrumque latus circumfluit aequoris unda:

huc ferus adscendit Cyclops mediusque resedit;

lanigerae pecudes nullo ducente secutae.

cui postquam pinus, baculi quae praebuit usum,

ante pedes posita est antemnis apta ferendis

sumptaque harundinibus conpacta est fistula centum,

senserunt toti pastoria sibila montes, 

senserunt undae; latitans ego rupe meique

Acidis in gremio residens procul auribus hausi

talia dicta meis auditaque mente notavi:

‘”Candidior folio nivei Galatea ligustri,

floridior pratis, longa procerior alno,

splendidior vitro, tenero lascivior haedo,

levior adsiduo detritis aequore conchis,

solibus hibernis, aestiva gratior umbra,

mobilior damma, platano conspectior alta,

lucidior glacie, matura dulcior uva,

mollior et cycni plumis et lacta coacto,

et, si non fugias, riguo formosior horto;

“Saevior indomitis eadem Galatea iuvencis,

durior annosa quercu, fallacior undis,

lentior et salicis virgis et vitibus albis,

his inmobilior scopulis, violentior amne,

laudato pavone superbior, acrior igni,

asperior tribulis, feta truculentior ursa,

surdior aequoribus, calcato inmitior hydro,

et, quod praecipue vellem tibi demere possem,

non tantum cervo claris latratibus acto,

verum etiam ventis volucrique fugacior aura,

at bene si noris, pigeat fugisse, morasque

ipsa tuas damnes et me retinere labores

sunt mihi, pars montis, vivo pendentia saxo

antra, quibus nec sol medio sentitur in aestu,

nec sentitur hiems; sunt poma gravantia ramos,

sunt et purpureae: tibi et has servamus et illas. 

 

  

acisygalatea

 

 

 

ipsa tuis manibus silvestri nata sub umbra

mollia fraga leges, ipsa autumnalia corna

prunaque non solum nigro liventia suco,

verum etiam generosa novasque imitantia ceras.

nec tibi castaneae me coniuge, nec tibi deerunt

arbutei fetus: omnis tibi serviet arbor.

“Hoc pecus omne meum est, multae quoque vallibus errant,

multas silva tegit, multae stabulantur in antris,

nec, si forte roges, possim tibi dicere, quot sint:

pauperis est numerare pecus; de laudibus harum

nil mihi credideris, praesens potes ipsa videre,

ut vix circumeant distentum cruribus uber.

sunt, fetura minor, tepidis in ovilibus agni.

sunt quoque, par aetas, aliis in ovilibus haedi.

lac mihi semper adest niveum: pars inde bibenda

servatur, partem liquefacta coagula durant.

“Nec tibi deliciae faciles vulgataque tantum

munera contingent, dammae leporesque caperque,

parve columbarum demptusve cacumine nidus:

inveni geminos, qui tecum ludere possint,

inter se similes, vix ut dignoscere possis,

villosae catulos in summis montibus ursae:

inveni et dixi ‘dominae servabimus istos.”

“Iam modo caeruleo nitidum caput exere ponto,

iam, Galatea, veni, nec munera despice nostra!

certe ego me novi liquidaeque in imagine vidi

nuper aquae, placuitque mihi mea forma videnti.

adspice, sim quantus: non est hoc corpore maior

Iuppiter in caelo, nam vos narrare soletis

nescio quem regnare Iovem; coma plurima torvos 

prominet in vultus, umerosque, ut lucus, obumbrat;

nec mea quod rigidis horrent densissima saetis

corpora, turpe puta: turpis sine frondibus arbor,

turpis equus, nisi colla iubae flaventia velent;

pluma tegit volucres, ovibus sua lana decori est:

barba viros hirtaeque decent in corpore saetae.

unum est in media lumen mihi fronte, sed instar

ingentis clipei. quid? non haec omnia magnus

Sol videt e caelo? Soli tamen unicus orbis.

 

 

polifemoacisgalatea1

 

“Adde, quod in vestro genitor meus aequore regnat:

hunc tibi do socerum; tantum miserere precesque

supplicis exaudi! tibi enim succumbimus uni,

quique Iovem et caelum sperno et penetrabile fulmen,

Nerei, te vereor, tua fulmine saevior ira est.

atque ego contemptus essem patientior huius,

si fugeres omnes; sed cur Cyclope repulso

Acin amas praefersque meis conplexibus Acin?

ille tamen placeatque sibi placeatque licebit,

quod nollem, Galatea, tibi; modo copia detur:

sentiet esse mihi tanto pro corpore vires!

viscera viva traham divulsaque membra per agros

perque tuas spargam sic se tibi misceat! undas.

uror enim, laesusque exaestuat acrius ignis,

cumque suis videor translatam viribus Aetnen

pectore ferre meo, nec tu, Galatea, moveris.”

‘Talia nequiquam questus nam cuncta videbam

surgit et ut taurus vacca furibundus adempta

stare nequit silvaque et notis saltibus errat, 

cum ferus ignaros nec quicquam tale timentes

me videt atque Acin “video” que exclamat “et ista

ultima sit, faciam, Veneris concordia vestrae.”

tantaque vox, quantam Cyclops iratus habere

debuit, illa fuit: clamore perhorruit Aetne.

ast ego vicino pavefacta sub aequore mergor;

terga fugae dederat conversa Symaethius heros

et “fer opem, Galatea, precor, mihi! ferte, parentes,”

dixerat “et vestris periturum admittite regnis!”

insequitur Cyclops partemque e monte revulsam

mittit, et extremus quamvis pervenit ad illum

angulus e saxo, totum tamen obruit Acin,

at nos, quod fieri solum per fata licebat,

fecimus, ut vires adsumeret Acis avitas.

puniceus de mole cruor manabat, et intra

temporis exiguum rubor evanescere coepit,

fitque color primo turbati fluminis imbre

purgaturque mora; tum moles iacta dehiscit,

vivaque per rimas proceraque surgit harundo,

osque cavum saxi sonat exsultantibus undis,

miraque res, subito media tenus exstitit alvo

incinctus iuvenis flexis nova cornua cannis,

qui, nisi quod maior, quod toto caerulus ore,

Acis erat, sed sic quoque erat tamen Acis, in amnem

versus, et antiquum tenuerunt flumina nomen.’

 

 

Galatea, Acis y Polifemo

«A ti, aun así, oh virgen, un género no despiadado de varones

te pretende y, como haces, puedes a ellos impunemente negarte.

Mas a mí, para quien padre es Nereo, a quien la azul Doris

a luz dio, quien estoy por la multitud también guardada de mis hermanas,

no, sino mediante lutos, lícito me fue del Cíclope al amor

escapar», y lágrimas la voz impidieron de la que hablaba.

Las cuales, cuando enjugó con su pulgar de mármol la virgen,

y consolado a la diosa hubo: «Cuenta, oh carísima», dijo,

«y la causa no oculta -así soy fiel- de tu dolor».

La Nereide, de ello en contra, prosiguió diciendo del Crateida a la nacida:

«Acis había sido de Fauno y de la ninfa Simétide creado,

gran placer ciertamente del padre suyo y madre,

nuestro aun así mayor, pues a mí consigo solo me había unido.

Bello, y sus octavos cumpleaños por segunda vez hechos,

había señalado sus tiernas mejillas con un dudoso bozo.

A él yo, a mí el Cíclope sin ningún final me pretendía,

y no, si preguntares, si el odio del Cíclope o el amor

de Acis en nos fuera más presente, te revelaré:

par uno y otro era. ¡Oh, cuánta la potencia del reino,

es, Venus nutricia, tuyo! Como que aquel despiadado y para las mismas

espesuras horrendo y visto por huésped ninguno

impunemente y del gran Olimpo con sus dioses despreciador,

qué sea el amor siente, y de un vigoroso deseo cautivo

se abrasa olvidado de los ganados y de los antros suyos.

Y ya para ti el de tu hermosura, y ya para ti es el cuidado el de gustar,

ya rígidos peinas con rastrillos, Polifemo, tus cabellos,

ya te gusta, hirsuta, a ti, con la hoz recortar tu barba,

y contemplar fieros en el agua, y componerlos, tus semblantes.

De la matanza el amor y la fiereza y la sed inmensa de crúor

cesan y seguras vienen y van las quillas.

Télemo entre tanto, habiendo bajado hasta el siciliano Etna,

Télemo, el Eurímida, a quien ningún ave había engañado,

al terrible Polifemo se acerca y: «Esa luz, que única

en la mitad de tu frente llevas, te la arrebatará a ti», dijo, «Ulises».

Se rió y: «Oh de los videntes el más estúpido, te engañas», dice.

«Otra ya me lo ha arrebatado». Así, al que en vano la verdad le advertía,

desprecia, y o bien pisando con su ingente paso las playas

socava, o, agotado, bajo sus opacos antros regresa.

 

 

acisgalatea3

 

Sobresale hacia el ponto, acuñado en punta larga,

un collado. A ambos costados circunfluye de la superficie la onda.

Aquí fiero asciende el Cíclope, y central se asienta,

mientras sus lanados rebaños, sin que nadie les guiase, le seguían.

Y él, después que un pino, que de bastón prestaba el uso,

ante sus pies dejado hubo, para llevar entenas apto,

y tomado que hubo, de cañas cien compactada, una siringa,

sintieron todos los montes sus pastoriles silbos,

los sintieron las ondas. Agazapada yo en un risco, y de mi

Acis en el regazo sentada, de lejos con los oídos recogí

tales razones míos, y oídas en mi mente las anoté:

«Más cándida que la hoja de la nívea, Galatea, alheña,

más florida que los prados, más esbelta que el largo aliso,

más espléndida que el vidrio, que el tierno cabrito más retozona,

más lisa que por la asidua superficie trizadas las conchas,

que los soles invernales, que la veraniega sombra más grata,

más noble que las manzanas, que el plátano alto más visible,

más lúcida que el hielo, que la uva madura más dulce,

más blanda que del cisne las plumas y la leche cuajada,

y si no huyeras, más hermosa que un bien regado huerto.

 

 

polifemoygalatea2

 

Más salvaje que las indómitas, la misma Galatea, novillas,

más dura que la añosa encina, más falaz que las ondas,

más lenta que las varas del sauce y las vides blancas,

que estas peñas más inconmovible, más violenta que el caudal,

que un alabado pavón más soberbia, más acre que el fuego,

más áspera que los abrojos, más brava que preñada la osa,

más sorda que las superficies, más despiadada que pisada una hidra,

y lo que principalmente querría que a ti arrancarte yo pudiera,

no sólo que el ciervo por los claros ladridos movido,

sino incluso que los vientos y voladora el aura más fugaz.

Mas si bien supieras, te pesaría el haber huido, y las demoras

tuyas tú misma condenarías y por retenerme te esforzarías.

Hay para mí, parte de un monte, suspendidos de la viva roca,

unos antros, los cuales, ni el sol en medio del calor sienten,

y no sienten el mal tiempo; hay frutos que hunden sus ramas,

hay, al oro semejantes, largas en sus vides, uvas,

las hay también purpúreas: para ti éstas reservamos, y aquéllas.

Tú misma con tus manos, bajo la silvestre sombra nacidas,

blandas fresas cogerás, tú misma otoñales cornejos,

y ciruelas, no sólo las cárdenas de negro jugo,

sino también las nobles, que imitan nuevas a las ceras,

ni a ti castañas, yo tu esposo, ni a ti te faltarán

del madroño las crías: todo árbol a ti te servirá.

Este ganado todo mío es, y muchas también por los valles erran,

muchas la espesura oculta, muchas se apriscan en mis antros,

y no, si acaso preguntas, podría a ti decirte cuántas son:

de pobre es contar su ganado. De las alabanzas suyas

nada a mí creyeras: presente puedes tú misma verlo,

cómo apenas rodean, restallante, con sus patas su ubre.

Hay, crianza menor, en sus tibios rediles corderos,

hay también, pareja la edad, en otros rediles cabritos.

Leche para mí siempre hay, nívea: parte de ahí para beber

se reserva, otra parte licuados coágulos la cuajan.

Y no delicias fáciles y vulgares presentes

sólo te alcanzarán, gamos, liebres y cabrío,

o un par de palomas o cogido de su copa un nido:

he encontrado, gemelos, que contigo jugar puedan,

entre sí semejantes como apenas distinguirlos puedas,

de una velluda osa cachorros en lo alto de unos montes.

Los encontré y dije: «Para mi dueña los reservaremos».

Ya, ora, tu nítida cabeza saca del ponto de azul,

ya, Galatea, ven, y no desprecia los regalos nuestros.

Ciertamente yo me he conocido y de la líquida agua en la imagen

me he visto hace poco, y me complació a mí al verme mi figura.

Contempla cuán grande soy. No es que este cuerpo mayor

Júpiter en el cielo, pues vosotros narrar soléis

que no sé que Júpiter reina. Mi melena mucha emerge

sobre mi torvo rostro y mis hombros, como una floresta, sombrea.

Y que de rígidas cerdas se eriza densísimo

mi cuerpo no indecente considera: indecente sin sus frondas el árbol,

indecente el caballo si sus cuellos dorados crines no velan,

pluma cubre a las aves, para las ovejas su lana decor es:

la barba a los varones, y les honra en su cuerpo sus erizados vellos.

Única es en mitad de mi frente la luz mía, pero en traza

de un gigante escudo. ¿Qué? ¿No estas cosas todas el gran

Sol ve desde el cielo? Del Sol, aun así, único el orbe.

Añade que en vuestra superficie el genitor mío reina,

este suegro a ti te doy. Sólo apiádate, y las plegarias

de este suplicante escucha. Pues a ti hemos sucumbido, sola,

y quien a Júpiter y a su cielo desprecio, y su penetrable rayo,

Nereide, a ti te venero, que el rayo más salvaje la ira tuya es.

Y yo, despreciado, sería más sufridor de ello

si huyeras a todos. ¿Pero por qué, el Cíclope rechazado,

a Acis amas y prefieres que mis abrazos a Acis?

 

esculturapolifem

 

 

Él, aun así, que a sí mismo se plazca, y te plazca, lícito sea,

lo cual yo no quisiera, Galatea, a ti: sólo con que la ocasión se me dé,

sentirá que tengo yo, según este tan gran cuerpo, fuerzas.

Sus vísceras vivas le sacaré y sus divididos miembros por los campos,

y los esparciré -así él a ti se mezcle- por tus ondas.

Pues me abraso, y dañado se inflama más acre el fuego,

y con sus fuerzas me parece que trasladado el Etna

en el pecho llevo mío, y tú, Galatea, no te conmueves».

De tales cosas para nada lamentándose -pues todo yo veía-

se levanta, y como el toro furibundo, su vaca al serle arrebatada,

parar no puede, y por la espesura y sus conocidos sotos erra:

cuando, fiero, sin nosotros darnos cuenta y que para nada tal temíamos,

a mí me ve y a Acis y: «Te veo», exclama, «y que ésta

la última sea, haré, concordia de la Venus vuestra»,

y tan gran voz cuanta un Cíclope airado tener

debió, aquella fue. De su grito se erizó el Etna.

Mas yo, despavorida, bajo la vecina superficie me sumerjo.

Sus espaldas a la fuga vueltas había dado el Simetio héroe

y: «Préstame ayuda, Galatea, te lo ruego. Prestádmela, padres»,

había dicho, «y al que va a morir admitid a vuestros reinos».

Le persigue el Cíclope, y una parte del monte arrancada

le lanza, y un extremo ángulo aunque arribó

hasta él de la roca, todo, aun así, sepultó a Acis.

Mas nos, lo que hacerse sólo, por los hados, podía,

hicimos, que las fuerzas asumiera Acis de su abuelos.

Bermellón de esa mole crúor manaba, y dentro

de un tiempo exiguo su rubor a desvanecerse comenzó,

y se hace su color a lo primero el del caudal turbado por la lluvia,

y se purga con la demora. Entonces la mole a él arrojada se hiende,

y viva por sus grietas y esbelta se levanta una anea,

y la boca hueca de la roca suena al brollarle ondas,

y, admirable cosa, de súbito emerge hasta el vientre en su mitad,

enceñido un joven de flexibles cañas por sus nuevos cuernos,

el cual, si no porque más grande, porque azul en toda su cara,

Acis era, pero así también era, con todo, Acis, en caudal

vuelto, y su antiguo nombre retuvieron sus corrientes».

 

 

  

nicolas_poussinaci_e_galatea

Anuncios

Read Full Post »