Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/10/09

ApoloMusasHeliconClaudeLorrain

Pasamos ahora al otro aspecto que queríamos tratar; nos referimos a la alusión a la fuente del Helicón.

Primero nos referiremos un poco al monte en sí. Para ello tomamos como fuente a Pausanias, Descripción de Grecia IX, 28, 29, 30 y 31 que dice:

δΕλικν ρν τν ν τ Ελλδι ν τος μάλιστά στιν εγεως κα δνδρων μρων νπλεως·

El Helicón está entre los montes de Grecia con tierra más fértil y está lleno de árboles cultivados.

θσαι δ ν ῾Ελικνι Μοσαις πρτους κα πονομάσαι τ ρος ερν εναι Μουσν ᾿Εφιάλτην κα Ωτον λγουσιν, οκσαι δ ατος κα ᾿Ασκρην· κα δ κα ῾Ηγησνους π τδε ν τ ᾿Ατθδι ποησεν,  ᾿Ασκρ δ᾿ α παρλεκτο Ποσειδων νοσχθων,δ ο τκε παδα περιπλομνων νιαυτν Οἴοκλον, ς πρτος μετ᾿᾿ Αλωος κτισε παδων ᾿Ασκρην, θ᾿ ·῾Ελικνος χει πδα πιδακεντα.

Los primeros en hacer sacrificios en el Helicón a las Musas y en declarar el monte consagrado a asa Musas dicen que fueron Efialtes y Oto. También fundaron Ascra. Sobre esto dice Hegesino en su Átide:

Con Ascra de nuevo se acostó Posidón que mueve la tierra, la cual dio a luz un niño con el paso del tiempo, Eoclo, que fue el que con los hijos de Aloeo fundó Ascra, que está al pie del Helicón, abundante en fuentes.

Este fragmento es interesante para nuestro artículo, y nuestro soldado de la Matona mia cara, porque nos informa de que este monte estaba consagrado a las Musas y, por tanto, es sinónimo de inspiración, de conocimiento literario. Nos hace ver, por tanto, que la expresión Petrarcha mi non saper, ne fonte d’Helicon quiere decir que no es un ilustrado por las Musas, no sabe de delicadezas, ni puede conquistar a la dama italiana con refinamientos, poemas o sutilezas.

Nos confirma el texto también la abundancia de fuentes del monte beocio. Una de ellas es la de Aganipe de la que Pausanias nos habla en IX, 29, 5:

ἐν ῾Ελικῶνι δὲ πρὸς τὸ ἄλσος ἰόντι τῶν Μουσῶν ἐν ἀριστερὰ μὲν ᾿Αγανίππη πηγή θυγατέρα δὲ εἶναι τὴν ᾿Αγανίππην τοῦ Τερμησσοῦ λέγουσι, ῥεῖ δὲ καὶ οὗτος Τερμησσὸς περὶ τὸν ῾Ελικῶνα, τὴν δὲ εὐθεῖαν ἐρχομένῳ πρὸς τὸ ἄλσος ἔστιν εἰκὼν Εὐφήμης ἐπειργασμένη λίθῳ· τροφὸν δὲ εἶναι τὴν Εὐφήμην λέγουσι τῶν Μουσῶν.

En el Helicón, yendo hacia el bosque sagrado de las Musas, a la izquierda está la fuente Aganipe – dicen que Aganipe es hija de Termeso: este Termeso corre junto al Helicón -, y yendo por el camino directo hacia el bosque sagrado hay un retrato de Eufeme esculpido en una piedra. Dicen que Eufeme era la nodriza de las Musas.

Más adelante (IX, 31, 3) nos habla de la fuente Hipocrene:

περιοικοσι δ κα νδρες τ λσος, κα ορτν τε νταθα ο Θεσπιες κα γνα γουσι Μουσεα· γουσι δ κα τ Ερωτι, θλα ο μουσικς μνον λλ κα θλητας τιθντες. παναβντι δ στδια π το λσους τοτου ς εκοσιν στιν το Ιππου καλουμνη κρνη· τατην τν Βελλεροφντου ποισα φασιν ππον πιψασαντα πλ τς γς.

Alrededor del bosque sagrado también hay habitantes, y allí los de Tespias celebran una fiesta y los Juegos Museos. También celebran juegos en honor de Eros, con premios no sólo de música, sino también para los atletas. Subiendo unos veinte estadios desde este bosque sagrado, está la llamada Hipocrene. Dicen que ésta la hizo el caballo de Belerofontes cuando golpeó con su casco la tierra.

La traducción de Pausanias es de María Cruz Herrero Ingelmo, en Gredos.

Pegaso

Pausanias tiene otra referencia a la fuente Hipocrene en II, 31, 9, pero esta vez la fuente Hipocrene de Trecén, en la Argólide, surgida también cuando Pegaso, el caballo de Belerofonte, tocó la tierra con su casco.

Pero hablando del Helicón no podía faltar aquí Hesíodo y el comienzo de su Teogonía:

Μουσάων Ἑλικωνιάδων ἀρχώμεθ᾽ ἀείδειν,

αἵ θ᾽ Ἑλικῶνος ἔχουσιν ὄρος μέγα τε ζάθεόν τε

καί τε περὶ κρήνην ἰοειδέα πόσσ᾽ ἁπαλοῖσιν

ὀρχεῦνται καὶ βωμὸν ἐρισθενέος Κρονίωνος·

καί τε λοεσσάμεναι τέρενα χρόα Περμησσοῖο

ἢ Ἵππου κρήνης ἢ Ὀλμειοῦ ζαθέοιο

ἀκροτάτῳ Ἑλικῶνι χοροὺς ἐνεποιήσαντο

καλούς, ἱμερόεντας· ἐπερρώσαντο δὲ ποσσίν.

Apollo_and_the_Nine_Muses

Comencemos nuestro canto por las Musas Heliconíadas, que habitan la montaña grande y divina del Helicón. Con sus pies delicados danzan en torno a una fuente de violáceos reflejos y al altar del muy poderoso Cronión. Después de lavar su piel suave en las aguas del permiso, en la Fuente del Caballo o en el divino Olmeo, forman bellos y deliciosos coros en la cumbre del Helicón y se cimbrean vivamente sobre sus pies.

La traducción es de Aurelio Pérez Jiménez, en Gredos.

Ovidio, en Metamorfosis V, 250 y siguientes, en el marco de su narración del episodio de las Piérides nos habla de la a parición de la fuente de Hipocrene:

Hactenus aurigenae comitem Tritonia fratri

se dedit; inde cava circumdata nube Seriphon

deserit, a dextra Cythno Gyaroque relictis,

quaque super pontum via visa brevissima, Thebas

virgineumque Helicona petit. quo monte potita

constitit et doctas sic est adfata sorores:

‘fama novi fontis nostras pervenit ad aures,

dura Medusaei quem praepetis ungula rupit.

is mihi causa viae; volui mirabile factum

cernere; vidi ipsum materno sanguine nasci.’

excipit Uranie: ‘quaecumque est causa videndi

has tibi, diva, domos, animo gratissima nostro es.

vera tamen fama est: est Pegasus huius origo

fontis’ et ad latices deduxit Pallada sacros.

quae mirata diu factas pedis ictibus undas

silvarum lucos circumspicit antiquarum

antraque et innumeris distinctas floribus herbas

felicesque vocat pariter studioque locoque

Mnemonidas; quam sic adfata est una sororum:

Hasta aquí a su hermano, nacido del oro, como acompañante 250

la Tritonia se ofreció; después, circundada de una cóncava nube, Serifon

abandonó, a diestra Citnos y Gíaros dejados,

y por donde sobre el ponto el camino parecía el más breve, a Tebas

y el virgíneo Helicón acude; monte que, cuando alcanzó,

en él se apostó y así se dirigió a sus doctas hermanas: 255

«La fama de un nuevo manantial ha arribado hasta nuestros oídos,

el que la dura pezuña del alado hijo de Medusa ha quebrado.

Él la causa de mi camino: he querido el admirable hecho

contemplar; lo vi a él de la materna sangre nacer».

Toma la palabra Urania: «Cualquiera que es la causa para ti 260

de ver estas casas, divina, al ánimo gratísima nuestro eres.

Verdadera, aun así, la noticia es: es Pégaso el origen de este

manantial», y a los licores sagrados condujo a Palas.

Quien admirando mucho tiempo, hechas a golpes de pie, las ondas,

de espesuras antiguas las florestas alrededor contempló, 265

y las cavernas y las hierbas adornadas por innumerables flores,

y felices llama al par por su estudio y su lugar

a las Memnónides; a ella así se dirigió una de las hermanas:


La traducción es la de Ana Pérez Vega, que se puede hallar aquí.

La Wikipedia nos dice esto de las fuentes Hipocrene y Aganipe.

Hipocrene (significado «La fuente del caballo»). Es una fuente de agua que nacía en la falda del monte Helicón en Beocia, Grecia. En la mitología griega este manantial estaba consagrado a Las Musas. Según nos cuenta el mito griego, cuando Las Piérides se enfrentan a Las Musas en un concurso de canto al pie del monte Helicón, éste estaba tan complacido por la belleza de las voces, por lo que empezó a crecer de manera desmesurada amenazando con llegar al cielo. Al ver el peligro, Poseidón le ordenó a Pegaso, el caballo alado, que fuera y golpeara a la montaña con uno de sus cascos para ordenarle que volviera a su tamaño normal, a lo que la montaña obedeció dócilmente, pero en el lugar donde Pegaso la había golpeado, brotó la fuente de Hipocrene.

Sin embargo, algunos autores no identificaban a Pegaso con el caballo que hizo brotar la fuente Hipocrene, sino que la atribuyen a un caballo que vivía en el Helicón del que no mencionan su nombre

Aganipe es el nombre de una fuente y de la ninfa (una crenea) asociada con ella en la mitología griega. Aganipe era la hija del río Termeso. La fuente de Aganipe está cerca al pie del monte Helicón, en Tespias (Beocia). Se decía que fue creada por los cascos del caballo Pegaso y estaba relacionada con las Musas como fuente de inspiración poética.

Así pues, nuestro soldado no conocía las delicadezas de las musas del Helicón, ni tampoco era experto en la obra de Petrarca.

francesco_petrarca

Hasta aquí esta miniserie dedicada a este curioso madrigal de Orlando di Lassus con alusiones mitológicas y literarias.

Anuncios

Read Full Post »