Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19/03/10

Celebramos hoy la solemnidad de San José, esposo de María. Es una figura evangélica callada y silenciosa. Ni una sola palabra pronuncia en los evangelios canónicos. No así en los apócrifos, y en concreto en el Protoevangelio de Santiago, donde José habla y en le que se nos da alguna información más sobre este callado personaje, que, no obstante goza en tierras valencianas de gran devoción y es un santo “simpático” para mucha gente.

Nuestra intención es ofrecer algunos textos, casi todos los evangélicos, en los que se habla de José.

Antes, no obstante de comenzar, damos dos pinceladas humorísticas a propósito de San José.

En cierta ocasión, en el transcurso de una comida de caminantes, un comensal me comentaba que de pequeño, en su casa, era normal rezar el rosario. Él asistía a dicho rezo y había memorizado todas las oraciones, hasta el punto que podía dirigir el rezo de la mencionada oración. Pero aprender de memoria a partir de lo que se escucha puede provocar errores y esta persona contaba que, al final del rosario, se dedicaba un padrenuestro a San José.

Un padrenuestro a San José “que no sé si está en la última agonía”.

Pero ¿qué dices, niño? le espetó alguien. “No se dice así”, sino “que nos asista en la última agonía”. El chaval había escuchado o interpretado mal lo que como encabezamiento se decía y había hecho una frase muy sui generis.

Parece, en efecto, que San José es el “encargado” de velar por las personas que se hallan en el último trance de la vida.

Y ahora, un chiste teológico:

Estamos en el cielo en una competición de tiro al plato. Allí están todos: San Pedro, Jesucristo, los demás apóstoles, San Pablo, ángeles, arcángeles, serafines, querubines, mártires, etc., unos de público y otros como participantes.

– ¡Plato!, ¡pum!

– ¡Plato!, ¡pum!

En eso, se escucha por megafonía: ATENCIÓN, ALTO EL FUEGO, NO DISPAREN. VA A PASAR EL ESPÍRITU SANTO POR EL ESPACIO AÉREO DE COMPETCIÓN.

El Espíritu Santo, en forma de paloma, está cruzando y se escuchan dos disparos ¡Pum, pum!; Jesús mira a su lado y pregunta a San José: “Pero, padre, ¿qué haces?”

San José responde: “PERDONA, HIJO, PERO HAY COSAS QUE NUNCA SE OLVIDAN…”

Hecha la broma, pasamos a nuestro artículo. Decíamos que lo único que se dice de José es esto:

᾿Ιωσήφ δ νρ ατς, δίκαιος ν

Ioseph autem vir eius cum esset iustus

José, su esposo, que era un hombre justo

Poco, pero bastante significativo.

La primera vez que es citado José es en el comienzo del evangelio de Mateo, en la enumeración de la genealogía de Cristo y en el brevísimo relato de la concepción de Jesús. El evangelista deja bien claro que José no tuvo trato carnal con María:

παρέλαβεν τν γυνακα ατο· κα οκ γίνωσκεν ατν ως ο τεκεν υόν· κα κάλεσεν τ νομα ατο ᾿Ιησον.

et accepit coniugem suam. Et non cognoscebat eam donec peperit filium suum primogenitum: et vocavit nomen eius Jesum.

y acogió a María como esposa. Pero no tuvo relaciones con ella hasta que dio a luz un hijo, al cual llamó Jesús.

Ya en este episodio cobran importancia los sueños de José que le van a indicar siempre qué decisión debe tomar, a pesar de su determinación inicial. Ciertamente debió ser difícil para él la situación que se encontró. Desposado con una joven que queda embarazada sin intervención suya.

Mateo 1, 1-16; 18-25

Βίβλος γενέσεως ᾿Ιησο Χριστο υο Δαυδ υο ᾿Αβραάμ. ᾿Αβραμ γέννησεν τν ᾿Ισαάκ, ᾿Ισακ δ γέννησεν τν ᾿Ιακώβ, ᾿Ιακβ δ γέννησεν τν ᾿Ιούδαν κα τος δελφος ατο, ᾿Ιούδας δ γέννησεν τν Φάρες κα τν Ζάρα κ τς Θαμάρ, Φάρες δ γέννησεν τν ᾿Εσρώμ, ᾿Εσρμ δ γέννησεν τν ᾿Αράμ, ᾿Αρμ δ γέννησεν τν ᾿Αμιναδάβ, ᾿Αμιναδβ δ γέννησεν τν Ναασσών, Ναασσν δ γέννησεν τν Σαλμών, Σαλμν δ γέννησεν τν Βοόζ κ τς ῾Ραχάβ, Βοόζ δ γέννησεν τν ᾿Ιωβδ κ τς ῾Ρούθ, ᾿Ιωβδ δ γέννησεν τν ᾿Ιεσσαί, ᾿Ιεσσα δ γέννησεν τν Δαυδ τν βασιλέα. Δαυδ δ γέννησεν τν Σολομνα κ τς το Ορίου, Σολομν δ γέννησεν τν ῾Ροβοάμ, ῾Ροβομ δ γέννησεν τν ᾿Αβιά, ᾿Αβι δ γέννησεν τν ᾿Ασάφ, ᾿Ασφ δ γέννησεν τν ᾿Ιωσαφάτ, ᾿Ιωσαφτ δ γέννησεν τν ᾿Ιωράμ, ᾿Ιωρμ δ γέννησεν τν ᾿Οζίαν, ᾿Οζίας δ γέννησεν τν ᾿Ιωαθάμ, ᾿Ιωαθμ δ γέννησεν τν ᾿Αχάζ, ᾿Αχζ δ γέννησεν τν ᾿Εζεκίαν, ᾿Εζεκίας δ γέννησεν τν Μανασσ, Μανασσς δ γέννησεν τν ᾿Αμώς, ᾿Αμς δ γέννησεν τν ᾿Ιωσίαν, ᾿Ιωσίας δ γέννησεν τν ᾿Ιεχονίαν κα τος δελφος ατο π τς μετοικεσίας Βαβυλνος. Μετ δ τν μετοικεσίαν Βαβυλνος ᾿Ιεχονίας γέννησεν τν Σαλαθιήλ, Σαλαθιλ δ γέννησεν τν Ζοροβαβέλ, Ζοροβαβλ δ γέννησεν τν ᾿Αβιούδ, ᾿Αβιοδ δ γέννησεν τν ᾿Ελιακίμ, ᾿Ελιακμ δ γέννησεν τν ᾿Αζώρ, ᾿Αζρ δ γέννησεν τν Σαδώκ, Σαδκ δ γέννησεν τν ᾿Αχίμ, ᾿Αχμ δ γέννησεν τν ᾿Ελιούδ, ᾿Ελιοδ δ γέννησεν τν ᾿Ελεάζαρ, ᾿Ελεάζαρ δ γέννησεν τν Ματθάν, Ματθν δ γέννησεν τν ᾿Ιακώβ, ᾿Ιακβ δ γέννησεν τν ᾿Ιωσφ τν νδρα Μαρίας, ξ ς γεννήθη ᾿Ιησος λεγόμενος Χριστός.


Το δ ᾿Ιησο Χριστο γένεσις οτως ν. Μνηστευθείσης τς μητρς ατο Μαρίας τ ᾿Ιωσήφ, πρν συνελθεν ατος ερέθη ν γαστρ χουσα κ πνεύματος γίου. ᾿Ιωσήφ δ νρ ατς, δίκαιος ν κα μ θέλων ατν δειγματίσαι, βουλήθη λάθρ πολσαι ατήν. Τατα δ ατο νθυμηθέντος δο γγελος κυρίου κατ ναρ φάνη ατ λέγων, ᾿Ιωσήφ υἱὸς δαυίδ, μ φοβηθς παραλαβεν Μαρίαν τν γυνακά σου, τ γρ ν ατ γεννηθν κ Πνεύματός στιν γίου· τέξεται δ υἱὸν κα καλέσεις τ νομα ατο ησον, ατς γρ σώσει τν λαν ατο π τν μαρτιν ατν. Τοτο δ λον γέγονεν να πληρωθ τ ηθν π Κυρίου δι το προφήτου λέγοντος, δο παρθένος ν γαστρ ξει κα τέξεται υόν, κα καλέσουσιν τ νομα ατο ᾿Εμμανουήλ, στιν μεθερμηνευόμενον μεθ μν θεός. γερθες δ ᾿Ιωσήφπ το πνου ποίησεν ς προσέταξεν ατ γγελος Κυρίου κα παρέλαβεν τν γυνακα ατο· κα οκ γίνωσκεν ατν ως ο τεκεν υόν· κα κάλεσεν τ νομα ατο ᾿Ιησον.

Liber generationis Jesu Christi filii David, filii Abraham. Abraham genuit Isaac. Isaac autem genuit Jacob. Jacob autem genuit Judam, et fratres eius. Judas autem genuit Phares, et Zaram de Thamar. Phares autem genuit Esron. Esron autem genuit Aram. Aram autem genuit Aminadab. Aminadab autem genuit Naasson. Naasson autem genuit Salmon. Salmon autem genuit Booz de Rahab. Booz autem genuit Obed ex Ruth. Obed autem genuit Jesse. Jesse autem genuit David regem. David autem rex genuit Salomonem ex ea quæ fuit Uriae. Salomon autem genuit Roboam. Roboam autem genuit Abiam. Abias autem genuit Asa. Asa autem genuit Josophat. Josophat autem genuit Joram. Joram autem genuit Oziam. Ozias autem genuit Joatham. Joatham autem genuit Achaz. Achaz autem genuit Ezechiam. Ezechias autem genuit Manassen. Manasses autem genuit Amon. Amon autem genuit Josiam. Josias autem genuit Jechoniam, et fratres eius in transmigratione Babylonis. Et post transmigrationem Babylonis: Jechonias genuit Salathiel. Salathiel autem genuit Zorobabel. Zorobabel autem genuit Abiud. Abiud autem genuit Eliacim. Eliacim autem genuit Azor. Azor autem genuit Sadoc. Sadoc autem genuit Achim. Achim autem genuit Eliud. Eliud autem genuit Eleazar. Eleazar autem genuit Mathan. Mathan autem genuit Jacob. Jacob autem genuit Joseph virum Mariae, de qua natus est Jesus, qui vocatur Christus.


Christi autem generatio sic erat: cum esset desponsata mater eius Maria Joseph, antequam convenirent inventa est in utero habens de Spiritu Sancto. Joseph autem vir eius cum esset iustus, et nollet eam traducere, voluit occulte dimittere eam. Haec autem eo cogitante, ecce angelus Domini apparuit in somnis ei, dicens: Joseph, fili David, noli timere accipere Mariam conjugem tuam: quod enim in ea natum est, de Spiritu Sancto est. Pariet autem filium: et vocabis nomen eius Jesum: ipse enim salvum faciet populum suum a peccatis eorum. Hoc autem totum factum est, ut adimpleretur quod dictum est a Domino per prophetam dicentem: Ecce virgo in utero habebit, et pariet filium: et vocabunt nomen eius Emmanuel, quod est interpretatum Nobiscum Deus. Exsurgens autem Joseph a somno, fecit sicut praecepit ei angelus Domini, et accepit coniugem suam. Et non cognoscebat eam donec peperit filium suum primogenitum: et vocavit nomen eius Jesum.

Genealogía de Jesucristo, del linaje de David, del linaje de Abrahán: Abrahán engendró a Isaac; Isaac engendró a Jacob; Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Fares y Zará; Fares engendró a Esrón; Esrón engendró a Arán. Arán engendró a Aminadab; Aminadab engendró a Naasón; Naasón engendró a Salmón. Salmón engendró, de Rajab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé. Jesé engendró al rey David. David engendró, de la mujer de Urías, a Salomón. Salomón engendró a Roboán; Roboán engendró a Abías; Abías engendró a Asaf. Asaf engendró a Josafat; Josafat engendró a Jorán; Jorán engendró a Ozías. Ozías engendró a Joatán; Joatán engendró a Acaz; Acaz engendró a Ezequías. Ezequías engendró a Manasés; Manasés engendró a Amón; Amón engendró a Josías. Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando la deportación a Babilonia. Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel; Salatiel engendró a Zorobabel. Zorobabel engendró a Abiud; Abiud engendró a Eliacín; Eliacín engendró a Azor. Azor engendró a Sadoc; Sadoc engendró a Aquín; Aquín engendró a Eliud. Eliud engendró a Eleazar; Eleazar engendró a Matán; Matán engendró a Jacob. Jacob engendró a José, esposo de María, de la que nació Jesús, llamado el Mesías.

El nacimiento de Jesucristo sucedió así: su madre, María, estaba prometida a José, y antes del matrimonio, resultó que estaba encinta por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, decidió repudiarla en secreto. Ya lo tenía decidido, cuando un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no tengas reparo en acoger a María como esposa tuya, pues lo que ha concebido es obra del Espíritu Santo.Dará a luz un hijo, a quien llamarás Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del profeta: Mira, la virgen está encinta, dará a luz a un hijo que se llamará Emanuel, que significa: Dios con nosotros. Cuando José se despertó del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado y acogió a María como esposa. Pero no tuvo relaciones con ella hasta que dio a luz un hijo, al cual llamó Jesús.


Read Full Post »