Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8/05/10

Debo comenzar diciendo que este artículo lo escribo hallándome en un estado de ánimo muy bajo, pesimista, tal vez empeorado por la reflexión y por el continuo ir y venir en mi cerebro de ideas, sensaciones, experiencias, recuerdos, hechos, conversaciones, impresiones, previsiones, fantasías, ilusiones, temores…

El ir y venir de ideas se produce en plena operación limpieza semanal de mi casa, mientras, como siempre, suena de fondo música, hoy las sinfonías 7, 8 y 9, la Serenata para cuerdas, la obertura Carnaval y el Scherzo Capriccioso de Dvorák, en las versiones de Carlo Maria Giulini con las orquestas londinenses Philarmonia y London Philarmonic.

Mientras hago limpieza y escucho la música de Dvorák está cayendo un chaparrón importante. ¿Metáfora de lo que se avecina?

Ayer, mientras íbamos en tren a Sagunto a un curso de griego moderno que organiza el CEFIRE, una colega y yo hablábamos de la situación que se está produciendo en los institutos a propósito de las optativas de ESO y Bachillerato, de la guerra abierta por conseguir alumnado y horas para los departamentos. Si ya anunciábamos en un anterior artículo que la Orden de Optativas iba a producir enfrentamientos en los centros, ahora debemos decir que acertamos en ello. Se produce en los institutos que han regulado, como corresponde, la oferta de optativas con comisiones de las COCOPEs o CCPs, en los que los acuerdos adoptados no han gustado a todos, y sucede también en aquéllos que no habían afrontado este problema.

Esta guerra se ha vuelto más encarnizada a la vista de ciertos movimientos de las inspecciones educativas que parecen preludiar un severo recorte en personal y nuevos desplazados. ¡Atentos a las vacantes de julio!

Los programas PAE, PASE, PROA que se han solicitado deben contar con un informe individualizado de cada alumno que aparece en las listas y que debe elaborar el departamento de Orientación. Aquí meterán la tijera.

Asimismo, se ha pedido a los equipos directivos información sobre el alumnado matriculado en Tecnología Industrial y Electrotecnia en Bachillerato y las previsiones para el próximo curso. Recordemos lo que decía la Disposición Transitoria Tercera de la ORDEN de 19 de junio de 2009, de la Conselleria de Educación, por la que se regula la organización y el funcionamiento del Bachillerato diurno, nocturno y a distancia en la Comunitat Valenciana.

Tercera. Impartición de materias de la modalidad Ciencias y Tecnología

Durante los cursos 2010-2011 y 2011-2012, para impartir las materias Tecnología Industrial I, Tecnología Industrial II y Electrotecnia, se deberá contar con la previa autorización expresa de la dirección general competente en materia de ordenación y centros docentes ante la solicitud de la dirección del centro público o del titular del centro privado concertado correspondiente. Esta autorización se concederá cuando en los centros docentes existan espacios adecuados, y en el caso de los centros públicos y privados concertados, un mínimo de 12 alumnos o alumnas para autorizar las materias Tecnología Industrial I o Tecnología Industrial II, y un mínimo de 10 alumnos o alumnas para autorizar la materia Electrotecnia. La dirección general competente en materia de ordenación y centros docentes resolverá las solicitudes presentadas en el plazo máximo de seis meses, que podrán entenderse desestimadas si no se dictase resolución expresa en dicho plazo.

Pero, aparte, flota en el ambiente la impresión de que los recortes van a afectar a más asignaturas. Y aquí el griego se la juega.

Hasta ahora he hablado de la conversación de ayer, que sacaba a la luz esos dos asuntos: guerra de optativas y recortes en el horizonte próximo.

Respecto al primer asunto he tenido una experiencia negativa en mi centro. Muy resumido, porque no viene al caso, diré que los trabajos de la comisión de la COCOPE encargada de determinar la oferta de optativas y asignaturas de modalidad en Bachillerato del centro no satisfizo a algunos departamentos, porque sus optativas no aparecían en la oferta o su asignatura de modalidad estaba emparejada con la franja de optativas lo que impedía que se pudiera cursar una optativa y una de modalidad de un mismo departamento.

Quizás deba recordarse que la Orden de Optativas en su artículo 5 dice:

Artículo 5. Grupos

En los centros públicos, el número de grupos que se constituyan para cursar materias optativas no podrá superar, en cada uno de los cursos de la etapa, el doble de los grupos constituidos para el desarrollo de las materias comunes del currículo. Únicamente se podrá superar este número de grupos siempre que exista disponibilidad horaria del profesorado y no suponga un incremento de la plantilla prevista.

Este artículo, así como la variedad de optativas o las necesidades de departamentos sin carga horaria en la ESO o aquéllos que sólo cuentan con asignaturas que dependen de la elección de los alumnos, fueron elementos que, a mi juicio acertadamente, tuvo en cuenta la comisión.

Como decía, algunos departamentos no estuvieron de acuerdo y así lo manifestaron en el Claustro que aprobó los trabajos de la COCOPE. Alguno ha ido más allá y ha seguido una táctica no demasiado correcta, en mi opinión. No entro a valorar más a fondo el asunto.

En este tema de las optativas observo con tristeza la actitud, en bastantes centros, de departamentos con horas curriculares en todos los cursos de la ESO, Bachillerato, además de en Primaria, que aún quieren “acaparar” horas de optativas en Bachillerato.

Además la Administración les apoya. Me refiero a los departamentos de Inglés y Geografía e Historia, respectiva y fundamentalmente. Ya apareció en la Orden de Optativas la asignatura de Inglés Práctico en 1º de bachillerato y sus corolarios Inglés Práctico para Humanidades e Inglés Práctico para las Ciencias y la Tecnología en 2º.

El departamento de Historia tenía Geografía e Historia de la Comunidad Valenciana.

Otros departamentos con horas curriculares en todos los cursos, como Castellano y Valenciano, también disponían de optativas como Valenciano: lengua e imagen en 1º, Valenciano: habilidades comunicativas en 2º, o Castellano: lenguaje y documentación en 1º y Castellano: habilidades comunicativas en 2º.

Además estas asignaturas, al igual que Matemáticas, cuentan con los Talleres de refuerzo de instrumentales en el primer ciclo de ESO y Matemáticas con el Taller en 3º que sirve de profundización.

En cambio, y paradójicamente, la administración no favorecía tanto a departamentos con menor presencia en ESO o Bachillerato. Así tenemos a Filosofía que, si cuenta con dos profesores en plantilla, tiene problemas en algunos centros para cubrir horario con la Educación Éticocívica de 4º de ESO y la Filosofía de Bachillerato. Necesitan de optativas como Psicopedagogía y Sociología para salir del paso, o verse abocados a dar muchas horas de Atención Educativa.

Peor lo tiene Música que cuenta con la optativa de 1º de ESO Taller de Música y la de 1º de Bachillerato, Patrimonio Musical en la Comunidad Valenciana, si finalmente es ofertada por el centro.

Y quedan Latín y, sobre todo, Griego. Ya conocemos los profesores de clásicas lo que ocurrió con nuestras optativas. En lugar de contrarrestar la exigua presencia de las clásicas en la educación, a la Administración no se le ocurre otra idea que suprimir las optativas de Fundamentos y Referentes. Por suerte, se consiguieron salvar las dos, aunque con cierto retroceso en Referentes.

Pido, pues, perdón por ser profesor de Griego y haber contemplado cómo cada nuevo plan de estudios nos recortaba horas y por haber tenido que movilizarme, para paralizar la supresión de nuestras muchas optativas.

Pido perdón por ser profesor de Griego y depender ABSOLUTAMENTE de la voluntad y la elección de los alumnos, para poder cubrir mínimamente mi horario.

Pido perdón por ser profesor de Griego y tener que aguantar la ambición de otros departamentos, a los que sobran horas para sus profesores definitivos, en conseguir además otras optativas.

Pido perdón por ser profesor de Griego, una asignatura sin utilidad y que no sirve para los intercambios comerciales, especialmente ahora que el país heleno sufre una terrible crisis, y sufrir la falta de solidaridad de otros departamentos, de ciertas direcciones de centros, y de la Administración educativa, cuya “política” de favorecer las asignaturas “útiles”, puede provocar el que salgamos desplazados de nuestros centros los de clásicas.

Pido, por tanto, perdón al Conseller de Educación por ser profesor de Griego y no servir para los intercambios comerciales en inglés y chino.


Pido perdón al Conseller de Educación por ser profesor de Griego y tener sólo cuatro horas de Griego I, asignatura en la que debo empezar por el alfabeto, y cuatro en Griego II en las que los alumnos tienen que traducir un texto literario, es decir, en total 8, en las que un alumno de Griego pasa del alfabeto a traducir a Lisias, mientras que, como el conseller ha explicado, el último catálogo de materias optativas es de 2008, cuyas evaluaciones diagnósticas han evidenciado que el alumnado valenciano, pese al gran número de horas de la lengua inglesa que tiene, adolece de una formación vinculada expresamente con la expresión oral.

Pido perdón por ser profesor de Griego y atreverme tímidamente a decir que ya está bien de sacarse de la manga horas de refuerzo de inglés (recordemos que además del Inglés Práctico de Bachillerato y del que ahora se quiere introducir en ESO, hay horas de desdoble para este departamento). En efecto, según ha dicho el conseller, la optativa que ahora se va a introducir en la ESO pretende ser “una especie de refuerzo”, que se añadiría al taller de lengua extranjera que ya se introdujo en el catálogo de 2008, con lo que los alumnos contarían con dos opciones distintas para trabajar adicionalmente la lengua inglesa. Eso además de las curriculares y los desdobles.

Es decir, en la ESO y el Bachillerato puede dar en total 18 horas de inglés curriculares, más 6 de Inglés Práctico en ESO y 8 de Inglés Práctico en Bachillerato, en total, 32 horas semanales, ¡ah, no me acordaba y las dos de EPC en inglés!, frente a 8 ó 4 de griego. Y no cuento las de Primaria. Pido perdón por ello.

Pido perdón por ser profesor de Griego y no servirle a nuestro eximio conseller a su objetivo de apoyar y promover el desarrollo de la enseñanza de la lengua china, profundizar en el conocimiento de los aspectos culturales y costumbres de China, así como fortalecer el entendimiento mutuo y la amistad entre los dos pueblos. Ya se sabe, los aspectos culturales de Grecia son una nimiedad, algo baladí, fútil e inane. Pido perdón por ello.

Pido perdón por ser profesor de Griego y no poder dar “Profundización en el estudio de la geografía e historia de España”, que se justifica en que esta materia está “diluida” en el sistema obligatorio español y no existe un “estudio sistemático” de la geografía y de la historia, sino que está “dispersada dentro de un contenido mixto”.

Pido perdón por ser profesor de Griego y no poder dar “Empresa e iniciativa emprendedora”, que es una materia vinculada con la economía, que este curso ya se ha incorporado al Bachillerato a través de “Economía de la Comunitat Valenciana”. Lástima que no tenga vena de empresario y no pueda inculcar en alumnos de 15 años el amor por la empresa, por algo tan poco pragmático. Pido perdón por ello.

Con este panorama, a nadie ha extrañado que no haya oposiciones de Griego (ni de Latín, Francés y Física y Química) en la Comunidad Valenciana. Como profesor de Griego pido perdón por ello.

Pido perdón por ser profesor de Griego y verme quizás envuelto en un proceso de desplazamiento de mi centro de trabajo, o, tal vez, verme obligado a compartir centro, para poder cumplir mi horario. Pido perdón por no saber chino, no ser profesor de inglés, no ser profesor de Geografía (recordemos que un profesor de Geografía SÍ puede dar Referentes Clásicos) y no poder dar “Iniciativa Emprendedora”.

Pido perdón por ser profesor de Griego y suscitar recelos y comentarios de compañeros de otros departamentos de asignaturas curriculares que se asombran de que con 4 ó 5 alumnos tenga cuatro horas semanales. Tras decirle que FIRMO DONDE HAGA FALTA PARA TENER SUS 30 ALUMNOS, PERO EN GRIEGO, le pido perdón.


Pido perdón por ser profesor de Griego y tener unos pocos esforzados y valientes alumnos que, entre el maremagnum de asignaturas, las presiones familiares, y desoyendo los cantos de sirena de ciertos departamentos de orientación que les marean con las utilidades, las salidas, el futuro y las dichosas PONDERACIONES, han optado por el estudio de la lengua de Homero. Pido perdón por ello.

Pido perdón por ser profesor de Griego y, según cómo vaya el proceso de matrícula, verme abocado a dar Atención Educativa por un tubo o asignaturas afines, lo que redunda en la calidad de la enseñanza. Pido perdón, por tanto, por tener que aguantar el no dar más que 4 ó 6 horas de mi especialidad y completar mi horario con asignaturas que no son la mía. Perdón, perdón, perdón. Mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa.

Pido perdón por ser profesor de Griego y haber estudiado una carrera como Filología Clásica por gusto, sin mirar su utilidad, sus salidas, su peso específico, su valor para transacciones económicas. La recordaba cuando esta tarde pasaba el paño del polvo por encima de la orla y veía las caras de mis compañeros de promoción y de los profesores de la Facultad de Valencia.


¡Qué narices!

Ya habrán comprendido todos que he usado un tono irónico. Al contrario y parafraseando a Yourcenar en Memorias de Adriano:

Siempre agradeceré a José Casorrán, mi profesor de Griego en 3º de BUP en el IES Sos Baynat, que me hiciera estudiar tanto griego y que un día me dijera que por qué no estudiaba Filología Clásica. Estoy muy orgulloso de haberle hecho caso. Tenía 16 años cuando por primera vez probé de escribir con el bolígrafo los caracteres de ese alfabeto desconocido. Siempre quedará en mi memoria ese primer texto de Esopo, la fábula del Viejo y la muerte, y esos exámenes de la parte cultural que debíamos prepararnos por nuestra cuenta con el libro amarillo de Anaya, obra de José Alsina Clota.

Agradezco a Mª Ángeles  Aramburu, curiosa y casualmente profesora de Inglés, sus clases de Griego en COU en el mismo centro, en un curso con seis alumnos, en el que traducíamos tragedia, entre otras cosas.

Recuerdo el examen de Griego de selectividad: un texto de la Anábasis de Jenofonte que hablaba de los efectos del frío en las tropas griegas.

Me adentré en Lisias y Demóstenes de la mano de Joan Francesc Mira en el viejo CUC de Castellón. ¡Qué recuerdos de aquel grupito de estudiantes de clásicas, hoy la mayor parte de ellos profesores de Griego o Latín!

Y llegó Valencia y su Facultad de Filología, con sus aulas recónditas y cambiantes. Los textos griegos con Antonio Melero y José Antonio Martínez Conesa; los textos latinos con Jordi Pérez Durá e Ismael Roca Meliá; la Métrica Griega, también con José Antonio Martínez Conesa; la Literatura Griega con Jordi Sanchis Llopis; las Instituciones de la Antigüedad Clásica, con Francisco Javier Fernández Nieto; la Lingüística Griega con Antonia Corbera Lloveras y Antonio Melero y la Paleografía y Codicología con Mª Jose Carbonell Boria.

Traducíamos Homero (Ilíada), Tácito (Anales), Horacio (Odas), Sófocles (Antígona), Eurípides (Medea); mucha sintaxis con Corbera, algo de dialectos, las lecciones de Fernández Nieto…

He amado y amo esta lengua por su flexibilidad de cuerpo bien adiestrado, su riqueza de vocabulario donde a cada palabra se siente el contacto directo y variado de las realidades, y porque casi todo lo que los hombres han dicho de mejor lo han dicho en griego. Esa lengua tiene tras ella tesoros de experiencia, la del hombre y la del Estado. En ella han hablado los inventores de la democracia, los grandes filósofos, los primeros científicos y matemáticos, los grandes autores teatrales, historiadores como Tucídides, sabios como Solón o Bías, poetas como Píndaro o Arquíloco, evangelistas como Lucas, oradores como Demóstenes, estadistas como Pericles, médicos como Hipócrates, escultores como Fidias…

He crecido hablando valenciano y castellano: mi epitafio será inscrito en una de esas dos lenguas, pero he disfrutado, sufrido y vivido gracias al griego.

No, no pido perdón por ser profesor de griego. Estoy orgulloso de ello, pese a las circunstancias adversas.

Dejaré que todos aprendan inglés; luego dejaré a los inteligentes aprender Latín como un honor y Griego como un reto” (Winston Churchill).

Read Full Post »