Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 4/06/10

El protagonista del quinto movimiento es Narciso. El mito está narrado en Metamorfosis III, del 339 al 510; de nuevo, un extenso relato. En él es destacable la presencia de la ninfa Eco. El mito explica el fenómeno del eco y la flor del narciso.

También es un mito válido para explicar el origen del término “narcisismo”.

NARCISO

Ille per Aonias fama celeberrimus urbes

inreprehensa dabat populo responsa petenti;

prima fide vocisque ratae temptamina sumpsit

caerula Liriope, quam quondam flumine curvo

inplicuit clausaeque suis Cephisos in undis

vim tulit: enixa est utero pulcherrima pleno

infantem nymphe, iam tunc qui posset amari,

Narcissumque vocat. de quo consultus, an esset

tempora maturae visurus longa senectae,

fatidicus vates ‘si se non noverit’ inquit.

vana diu visa est vox auguris: exitus illam

resque probat letique genus novitasque furoris.

namque ter ad quinos unum Cephisius annum

addiderat poteratque puer iuvenisque videri:

multi illum iuvenes, multae cupiere puellae;

sed fuit in tenera tam dura superbia forma,

nulli illum iuvenes, nullae tetigere puellae.

adspicit hunc trepidos agitantem in retia cervos

vocalis nymphe, quae nec reticere loquenti

nec prior ipsa loqui didicit, resonabilis Echo.

Corpus adhuc Echo, non vox erat et tamen usum

garrula non alium, quam nunc habet, oris habebat,

reddere de multis ut verba novissima posset.

fecerat hoc Iuno, quia, cum deprendere posset

sub Iove saepe suo nymphas in monte iacentis,

illa deam longo prudens sermone tenebat,

dum fugerent nymphae. postquam hoc Saturnia sensit,

‘huius’ ait ‘linguae, qua sum delusa, potestas

parva tibi dabitur vocisque brevissimus usus,’

reque minas firmat. tantum haec in fine loquendi

ingeminat voces auditaque verba reportat.


ergo ubi Narcissum per devia rura vagantem

vidit et incaluit, sequitur vestigia furtim,

quoque magis sequitur, flamma propiore calescit,

non aliter quam cum summis circumlita taedis

admotas rapiunt vivacia sulphura flammas.

o quotiens voluit blandis accedere dictis

et mollis adhibere preces! natura repugnat

nec sinit, incipiat, sed, quod sinit, illa parata est

exspectare sonos, ad quos sua verba remittat.

forte puer comitum seductus ab agmine fido

dixerat: ‘ecquis adest?’ et ‘adest’ responderat Echo.

hic stupet, utque aciem partes dimittit in omnis,

voce ‘veni!’ magna clamat: vocat illa vocantem.

respicit et rursus nullo veniente ‘quid’ inquit

‘me fugis?’ et totidem, quot dixit, verba recepit.

perstat et alternae deceptus imagine vocis

‘huc coeamus’ ait, nullique libentius umquam

responsura sono ‘coeamus’ rettulit Echo

et verbis favet ipsa suis egressaque silva

ibat, ut iniceret sperato bracchia collo;

ille fugit fugiensque ‘manus conplexibus aufer!

ante’ ait ‘emoriar, quam sit tibi copia nostri’;

rettulit illa nihil nisi ‘sit tibi copia nostri!’

spreta latet silvis pudibundaque frondibus ora

protegit et solis ex illo vivit in antris;

sed tamen haeret amor crescitque dolore repulsae;

extenuant vigiles corpus miserabile curae

adducitque cutem macies et in aera sucus

corporis omnis abit; vox tantum atque ossa supersunt:

vox manet, ossa ferunt lapidis traxisse figuram.

inde latet silvis nulloque in monte videtur,

omnibus auditur: sonus est, qui vivit in illa.

Sic hanc, sic alias undis aut montibus ortas

luserat hic nymphas, sic coetus ante viriles;

inde manus aliquis despectus ad aethera tollens

‘sic amet ipse licet, sic non potiatur amato!’

dixerat: adsensit precibus Rhamnusia iustis.

fons erat inlimis, nitidis argenteus undis,

quem neque pastores neque pastae monte capellae

contigerant aliudve pecus, quem nulla volucris

nec fera turbarat nec lapsus ab arbore ramus;

gramen erat circa, quod proximus umor alebat,

silvaque sole locum passura tepescere nullo.

hic puer et studio venandi lassus et aestu

procubuit faciemque loci fontemque secutus,

dumque sitim sedare cupit, sitis altera crevit,

dumque bibit, visae correptus imagine formae

spem sine corpore amat, corpus putat esse, quod umbra est.

adstupet ipse sibi vultuque inmotus eodem

haeret, ut e Pario formatum marmore signum;


spectat humi positus geminum, sua lumina, sidus

et dignos Baccho, dignos et Apolline crines

inpubesque genas et eburnea colla decusque

oris et in niveo mixtum candore ruborem,

cunctaque miratur, quibus est mirabilis ipse:

se cupit inprudens et, qui probat, ipse probatur,

dumque petit, petitur, pariterque accendit et ardet.

inrita fallaci quotiens dedit oscula fonti,

in mediis quotiens visum captantia collum

bracchia mersit aquis nec se deprendit in illis!

quid videat, nescit; sed quod videt, uritur illo,

atque oculos idem, qui decipit, incitat error.

credule, quid frustra simulacra fugacia captas?

quod petis, est nusquam; quod amas, avertere, perdes!

ista repercussae, quam cernis, imaginis umbra est:

nil habet ista sui; tecum venitque manetque;

tecum discedet, si tu discedere possis!

Non illum Cereris, non illum cura quietis

abstrahere inde potest, sed opaca fusus in herba

spectat inexpleto mendacem lumine formam

perque oculos perit ipse suos; paulumque levatus

ad circumstantes tendens sua bracchia silvas

‘ecquis, io silvae, crudelius’ inquit ‘amavit?

scitis enim et multis latebra opportuna fuistis.

ecquem, cum vestrae tot agantur saecula vitae,

qui sic tabuerit, longo meministis in aevo?

et placet et video; sed quod videoque placetque,

non tamen invenio’tantus tenet error amantem

‘quoque magis doleam, nec nos mare separat ingens

nec via nec montes nec clausis moenia portis;

exigua prohibemur aqua! cupit ipse teneri:

nam quotiens liquidis porreximus oscula lymphis,

hic totiens ad me resupino nititur ore.

posse putes tangi: minimum est, quod amantibus obstat.

quisquis es, huc exi! quid me, puer unice, fallis

quove petitus abis? certe nec forma nec aetas

est mea, quam fugias, et amarunt me quoque nymphae!


spem mihi nescio quam vultu promittis amico,

cumque ego porrexi tibi bracchia, porrigis ultro,

cum risi, adrides; lacrimas quoque saepe notavi

me lacrimante tuas; nutu quoque signa remittis

et, quantum motu formosi suspicor oris,

verba refers aures non pervenientia nostras!

iste ego sum: sensi, nec me mea fallit imago;

uror amore mei: flammas moveoque feroque.

quid faciam? roger anne rogem? quid deinde rogabo?

quod cupio mecum est: inopem me copia fecit.

o utinam a nostro secedere corpore possem!

votum in amante novum, vellem, quod amamus, abesset.

iamque dolor vires adimit, nec tempora vitae

longa meae superant, primoque exstinguor in aevo.

nec mihi mors gravis est posituro morte dolores,

hic, qui diligitur, vellem diuturnior esset;

nunc duo concordes anima moriemur in una.’

Dixit et ad faciem rediit male sanus eandem

et lacrimis turbavit aquas, obscuraque moto

reddita forma lacu est; quam cum vidisset abire,

‘quo refugis? remane nec me, crudelis, amantem

desere!’ clamavit; ‘liceat, quod tangere non est,

adspicere et misero praebere alimenta furori!’

dumque dolet, summa vestem deduxit ab ora

nudaque marmoreis percussit pectora palmis.

pectora traxerunt roseum percussa ruborem,

non aliter quam poma solent, quae candida parte,

parte rubent, aut ut variis solet uva racemis

ducere purpureum nondum matura colorem.

quae simul adspexit liquefacta rursus in unda,

non tulit ulterius, sed ut intabescere flavae

igne levi cerae matutinaeque pruinae

sole tepente solent, sic attenuatus amore

liquitur et tecto paulatim carpitur igni;

et neque iam color est mixto candore rubori,

nec vigor et vires et quae modo visa placebant,

nec corpus remanet, quondam quod amaverat Echo.

quae tamen ut vidit, quamvis irata memorque,

indoluit, quotiensque puer miserabilis ‘eheu’

dixerat, haec resonis iterabat vocibus ‘eheu’;

cumque suos manibus percusserat ille lacertos,

haec quoque reddebat sonitum plangoris eundem.

ultima vox solitam fuit haec spectantis in undam:

‘heu frustra dilecte puer!’ totidemque remisit

verba locus, dictoque vale ‘vale’ inquit et Echo.

ille caput viridi fessum submisit in herba,

lumina mors clausit domini mirantia formam:

tum quoque se, postquam est inferna sede receptus,

in Stygia spectabat aqua. planxere sorores

naides et sectos fratri posuere capillos,

planxerunt dryades; plangentibus adsonat Echo.

iamque rogum quassasque faces feretrumque parabant:

nusquam corpus erat; croceum pro corpore florem

inveniunt foliis medium cingentibus albis.

Narciso y Eco

Él, por las aonias ciudades, por su fama celebradísimo,

340irreprochables daba al pueblo que las pedía sus respuestas.

La primera, de su voz, por su cumplimiento ratificada, hizo la comprobación

la azul Liríope, a la que un día en su corriente curva

estrechó, y encerrada el Cefiso en sus ondas

fuerza le hizo. Expulsó de su útero pleno bellísima

345un pequeño la ninfa, ya entonces que podría ser amado,

y Narciso lo llama, del cual consultado si habría

los tiempos largos de ver de una madura senectud,

el fatídico vate: “Si a sí no se conociera”, dijo.

Vana largo tiempo parecióle la voz del augur: el resultado a ella,

350y la realidad, la hace buena, y de su muerte el género, y la novedad de su furor.

Pues a su tercer quinquenio un año el Cefisio

había añadido y pudiera un muchacho como un joven parecer.

Muchos jóvenes a él, muchas muchachas lo desearon.

Pero –hubo en su tierna hermosura tan dura soberbia–

355ninguno a él, de los jóvenes, ninguna lo conmovió, de las muchachas.

Lo contempla a él, cuando temblorosos azuzaba a las redes a unos ciervos,

la vocal nifa, la que ni a callar ante quien habla,

ni primero ella a hablar había aprendido, la resonante Eco.

Un cuerpo todavía Eco, no voz era, y aun así, un uso,

360gárrula, no distinto de su boca que ahora tiene tenía:

que devolver, de las muchas, las palabras postreras pudiese.

Había hecho esto Juno, porque, cuando sorpender pudiese

bajo el Júpiter suyo muchas veces a ninfas en el monte yaciendo,

ella a la diosa, prudente, con un largo discurso retenía

365mientras huyeran las ninfas. Después de que esto la Saturnia sintió:

“De esa”, dice, “lengua, por la que he sido burlada, una potestad

pequeña a ti se te dará y de la voz brevísimo uso.”

Y con la realidad las amenazas confirma; aun así ella, en el final del hablar,

gemina las voces y las oídas palabras reporta.


370Así pues, cuando a Narciso, que por desviados campos vagaba,

vio y se encendió, sigue sus huellas furtivamente,

y mientras más le sigue, con una llama más cercana se enciende,

no de otro modo que cuando, untados en lo alto de las teas,

a ellos acercadas, arrebatan los vivaces azufres las llamas.

375Oh cuántas veces quiso con blandas palabras acercársele

y dirigirle tiernas súplicas. Su naturaleza en contra pugna,

y no permite que empiece; pero, lo que permite, ella dispuesta está

a esperar sonidos a los que sus palabras remita.

Por azar el muchacho, del grupo fiel de sus compañeros apartado

380había dicho: “¿Alguien hay?”, y “hay”, había respondido Eco.

Él quédase suspendido y cuando su penetrante vista a todas partes dirige,

con voz grande: “Ven”, clama; llama ella a aquel que llama.

Vuelve la vista y, de nuevo, nadie al venir: “¿Por qué”, dice,

“me huyes?”, y tantas, cuantas dijo, palabras recibe.

385Persiste y, engañado de la alterna voz por la imagen:

“Aquí unámonos”, dice, y ella, que con más gusto nunca

respondería a ningún sonido: “Unámonos”, respondió Eco,

y las palabras secunda ella suyas, y saliendo del bosque

caminaba para echar sus brazos al esperado cuello.

Él huye, y al huir: “¡Tus manos de mis abrazos quita!

Antes”, dice, “pereceré, de que tú dispongas de nos.”

Repite ella nada sino: “tú dispongas de nos.”

Despreciada se esconde en las espesuras, y pudibunda con frondas su cara

protege, y solas desde aquello vive en las cavernas.

395Pero, aun así, prendido tiene el amor, y crece por el dolor del rechazo,

y atenúan, vigilantes, su cuerpo desgraciado las ansias,

y contrae su piel la delgadez y al aire el jugo

todo de su cuerpo se marcha; voz tan solo y huesos restan:

la voz queda, los huesos cuentan que de la piedra cogieron la figura.

400Desde entonces se esconde en las espesuras y por nadie en el monte es vista,

por todos oída es: el sonido es el que vive en ella.

Así a ésta, así a las otras, ninfas en las ondas o en los montes

originadas, había burlado él, así las uniones antes masculinas.

De ahí las manos uno, desdeñado, al éter levantando:

405“Que así aunque ame él, así no posea lo que ha amado.”

Había dicho. Asintió a esas súplicas la Ramnusia, justas.

Un manantial había impoluto, de nítidas ondas argénteo,

que ni los pastores ni sus cabritas pastadas en el monte

habían tocado, u otro ganado, que ningún ave

410ni fiera había turbado ni caída de su árbol una rama;

grama había alrededor, a la que el próximo humor alimentaba,

y una espesura que no había de tolerar que este lugar se templara por sol alguno.


Aquí el muchacho, del esfuerzo de cazar cansado y del calor,

se postró, por la belleza del lugar y por el manantial llevado,

415y mientras su sed sedar desea, sed otra le creció,

y mientras bebe, al verla, arrebatado por la imagen de su hermosura,

una esperanza sin cuerpo ama: cuerpo cree ser lo que onda es.

Quédase suspendido él de sí mismo y, inmóvil con el rostro mismo,

queda prendido, como de pario mármol formada una estatua.

420Contempla, en el suelo echado, una geminada –sus luces– estrella,

y dignos de Baco, dignos también de Apolo unos cabellos,

y unas impúberas mejillas, y el marfileño cuello, y el decor

de la boca y en el níveo candor mezclado un rubor,

y todas las cosas admira por las que es admirable él.

425A sí se desea, imprudente, y el que aprueba, él mismo apruébase,

y mientras busca búscase, y al par enciende y arde.

Cuántas veces, inútiles, dio besos al falaz manantial.

En mitad de ellas visto, cuántas veces sus brazos que coger intentaban

su cuello sumergió en las aguas, y no se atrapó en ellas.

430Qué vea no sabe, pero lo que ve, se abrasa en ello,

y a sus ojos el mismo error que los engaña los incita.

Crédulo, ¿por qué en vano unas apariencias fugaces coger intentas?

Lo que buscas está en ninguna parte, lo que amas, vuélvete: lo pierdes.

Ésa que ves, de una reverberada imagen la sombra es:

435nada tiene ella de sí. Contigo llega y se queda,

contigo se retirará, si tú retirarte puedas.

No a él de Ceres, no a él cuidado de descanso

abstraerlo de ahí puede, sino que en la opaca hierba derramado

contempla con no colmada luz la mendaz forma

440y por los ojos muere él suyos, y un poco alzándose,

a las circunstantes espesuras tendiendo sus brazos:

“¿Es que alguien, io espesuras, más cruelmente”, dijo, “ha amado?

Pues lo sabéis, y para muchos guaridas oportunas fuisteis.

¿Es que a alguien, cuando de la vida vuestra tantos siglos pasan,

445que así se consumiera, recordáis, en el largo tiempo?

Me place, y lo veo, pero lo que veo y me place,

no, aun así, hallo: tan gran error tiene al amante.

Y por que más yo duela, no a nosotros un mar separa ingente,

ni una ruta, ni montañas, ni murallas de cerradas puertas.

450Exigua nos prohíbe un agua. Desea él tenido ser,

pues cuantas veces, fluentes, hemos acercado besos a las linfas,

él tantas veces hacia mí, vuelta hacia arriba, se afana con su boca.

Que puede tocarse creerías: mínimo es lo que a los amantes obsta.

Quien quiera que eres, aquí sal, ¿por qué, muchacho único, me engañas,

455o a dónde, buscado, marchas? Ciertamente ni una figura ni una edad

es la mía de la que huyas, y me amaron a mí también ninfas.

Una esperanza no sé cuál con rostro prometes amigo,

y cuando yo he acercado a ti los brazos, los acercas de grado,

cuando he reído sonríes; lágrimas también a menudo he notado

460yo al llorar tuyas; asintiendo también señas remites

y, cuanto por el movimiento de tu hermosa boca sospecho,

palabras contestas que a los oídos no llegan nuestros…

Éste yo soy. Lo he sentido, y no me engaña a mí imagen mía:

me abraso en amor de mí, llamas muevo y llamas llevo.

465¿Qué he de hacer? ¿Sea yo rogado o ruegue? ¿Qué desde ahora rogaré?

Lo que deseo conmigo está: pobre a mí mi provisión me hace.

Oh, ojalá de nuestro cuerpo separarme yo pudiera,

voto en un amante nuevo: quisiera que lo que amamos estuviera ausente…

Y ya el dolor de fuerzas me priva y no tiempos a la vida

470mía largos restan, y en lo primero me extingo de mi tiempo,

y no para mí la muerte grave es, que he de dejar con la muerte los dolores.

Éste, el que es querido, quisiera más duradero fuese.

Ahora dos, concordes, en un aliento moriremos solo.”

Dijo, y al rostro mismo regresó, mal sano,

475y con lágrimas turbó las aguas, y oscura, movido

el lago, le devolvió su figura, la cual como viese marcharse:

“¿A dónde rehúyes? Quédate y no a mí, cruel, tu amante,

me abandona”, clamó. “Pueda yo, lo que tocar no es,

contemplar, y a mi desgraciado furor dar alimento.”

480Y mientras se duele, la ropa se sacó arriba desde la orilla

y con marmóreas palmas se sacudió su desnudo pecho.


Su pecho sacó, sacudido, de rosa un rubor,

no de otro modo que las frutas suelen, que, cándidas en parte,

en parte rojean, o como suele la uva en los varios racimos

485llevar purpúreo, todavía no madura, un color.

Lo cual una vez contempló, transparente de nuevo, en la onda,

no lo soportó más allá, sino como consumirse, flavas,

con un fuego leve las ceras, y las matutinas escarchas,

el sol al templarlas, suelen, así, atenuado por el amor,

490se diluye y poco a poco cárpese por su tapado fuego,

y ni ya su color es el de, mezclado al rubor, candor,

ni su vigor y sus fuerzas, y lo que ahora poco visto complacía,

ni tampoco su cuerpo queda, un día el que amara Eco.

La cual, aun así, cuando lo vio, aunque airada y memoriosa,

495hondo se dolió, y cuantas veces el muchacho desgraciado: “Ahay”,

había dicho, ella con resonantes voces iteraba, “ahay.”

Y cuando con las manos se había sacudido él los brazos suyos,

ella también devolvía ese sonido, de golpe de duelo, mismo.

La última voz fue ésta del que se contemplaba en la acostumbrada onda:

500“Ay, en vano querido muchacho”, y tantas otras palabras

remitió el lugar, y díchose adiós, “adiós” dice también Eco.

Él su cabeza cansada en la verde hierba abajó,

sus luces la muerte cerró, que admiraban de su dueño la figura.

Entonces también, a sí, después que fue en la infierna sede recibido,

505en la estigia agua se contemplaba. En duelo se golpearon sus hermanas

las Náyades, y a su hermano depositaron sus cortados cabellos,

en duelo se golpearon las Dríades: sus golpes asuena Eco.

Y ya la pira y las agitadas antorchas y el féretro preparaban:

en ninguna parte el cuerpo estaba; zafranada, en vez de cuerpo, una flor

510encuentran, a la que hojas en su mitad ceñían blancas.

V. NARCISSUS

El mito de la transformación de Narciso es fácil de ver, en la música, pero muy difícil de plasmar en la ejecución. La historia es como sigue; Narciso, cansado después de la caza en un día caluroso, se acostó al lado de un estanque claro con aguas plateadas. Mientras él apagaba su sed, de repente quedó encantado por el reflejo que vio en el agua. Él se enamoró de una esperanza insustancial, confundiendo una mera sombra con un cuerpo verdadero. Sin ser consciente se deseó a sí mismo, y él mismo era el objeto de su propia aprobación, encendiendo la llama con la cual se quemó. Él intentó y trató de besar la imagen en el agua.

Sumergió sus brazos profundamente en el agua, tratando de abrazar el cuello que veía. ¡” ¡Ay!! Soy el muchacho que yo veo. ¿Qué debería yo hacer? ¿Cortejar o ser cortejado?? Lo que deseo lo tengo. Mi abundancia me hace pobre. Como desearía poder separarme de mi cuerpo…. Ahora la pena debilita mi fuerza… No tengo ninguna pelea con la muerte, ya que en la muerte olvidaré mi dolor: pero deseo que el objeto de mi amor pudiera sobrevivirme; pero siendo así, los dos moriremos unidos en un solo aliento”. En su lamento él arrancó su túnica y se golpeó el pecho desnudo, que tomó un matiz sonrosado y cuando lo vio en el agua, ya no pudo soportarlo más. Él se consumió con el amor. Más tarde en vez de un cadáver había sólo una flor con un círculo de pétalos blancos alrededor de un centro amarillo.

El acercamiento polifónico al movimiento es la clave para la correcta ejecución de la pieza. Las dos voces diferentes, la de Narciso, y la de su reflejo, son fáciles de ver. Las dos voces son, a menudo, reflejos una de otra.  Cuando los reflejos se hacen más y más rápidos, el resultado es un trino largo, la imagen y su reflejo se han convertido musicalmente en uno solo. Más tarde las dos voces ejecutan unidas una melodía.

Esta melodía de dos voces finaliza de nuevo en un trino, fuera del cual solo una voz permanece.

Aquí está la partitura:

BRITTEN SIX METAMORPHOSES_NARCISO

Y el video:

Read Full Post »