Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 de junio de 2010

Ya me había comentado algo el director de mi centro, pero lo había hecho en relación a la Tecnología de Bachillerato, sobre la que los próceres mandatarios educativos de nuestra comunidad han puesto sus ojos eliminatorios.

Ante las duras condiciones para conceder grupos de Tecnología y Electrotecnia en Bachillerato y las protestas de los centros por los profesores que puedan quedar sin horario y, también, los alumnos que puedan quedarse sin una asignatura en su centro, la respuesta de la administración educativa ha sido: «que la estudien a distancia».

Pues, bien, amigos, ya tenemos aquí la RESOLUCIÓN de 9 de junio de 2010, de las direcciones generales de Ordenación y Centros Docentes y de Evaluación, Innovación y Calidad Educativa y de la Formación Profesional, de la Conselleria de Educación, por la que se dictan instrucciones en materia de ordenación académica y organización de la actividad docente para el alumnado de Bachillerato en régimen ordinario diurno que solicite matricularse a distancia de alguna materia de modalidad por no ofertarse en su centro.

Publicada hoy en el DOCV, puede suponer un grave atropello a muchas asignaturas y poner en peligro plazas de profesorado, especialmente aquél de asignaturas minoritarias en número de alumnado, como es el Latín, y especialmente el Griego.

Acabada la batalla de Maratón con relación a las optativas de Bachillerato, puesto a raya  el pérfido enemigo de las ponderaciones en el paso de las Termópilas, gracias a Leónidas y los espartanos (léase los alumnos de Griego II y sus buenas notas en las PAU), parece que vamos a tener que aprestarnos a una dura batalla naval en Salamina.

¡Qué duros son los persas (léase dirigentes educativos valencianos)!

La excusa de la crisis y la necesidad en ahorro en la Administración les viene de perlas, creo yo, para proceder a una criba de profesorado, especialmente en centros pequeños de poblaciones rurales, o urbanas próximas a grandes pueblos o ciudades.

Mucho me temo que algunas asignaturas de Modalidad de Bachillerato van a tener que cursarlas, los alumnos de los pueblos, a distancia.

Veamos un tanto detenidamente la Resolución, publicada, no lo olvidemos, cuando los centros están ajustando plantillas y desde inspección se ha solicitado, como el curso pasado, una primera sábana para determinar si en el centro hay profesorado desplazado.

En algunos centros los definitivos no se verán afectados, en otros sí, pero lo que me temo que se producirá es, y máxime con esta Resolución,  una bajada considerable en el número de profesorado interino que pueda trabajar el curso que viene. Y en algunos centros será el definitivo el que se vea obligado a dar «afines», compartir centro o salir desplazado.

Se suma a ello el recorte en programas como PAE, PASE, PDC o Compensatoria. El PQPI, la joya de la corona de la Administración Educativa valenciana, parece que se salva.

Primera consideración: razones organizativas.

Dos palabrejas que dan miedo. Lamentablemente, las razones organizativas no siempre dependen de la Dirección de los centros, sino que vienen marcadas por la Inspección. Las sábanas que se cierran estos días, para determinar los desplazados aplican la tijera de forma inmisericorde; hay un definitivo de Griego, pues a 18 horas. Pero es que hay Referentes y Fundamentos y tenemos 22. Nada 18, y quitamos las 4 horas de Fundamentos de esa casilla.

A veces, tras comprobar que en el centro no hay desplazados, se puede arreglar algo, pero si eso supone una plaza más que deba cubrir un interino, el Departamento se cierra a 18 y punto.

Otra elemento perturbador. Los topes que da inspección con su famosa aplicación informática de confección de plantillas, que, por cierto, imprime unos datos distintos de los picados, especialmente en los apartados de asignaturas Optativas de y de Modalidad de Bachillerato, puede causar auténticos estragos.

«Siempre y cuando dicha materia o materias no se oferten en el centro por razones organizativas».

¿Cuándo no se ofertan esas materias? Desde luego, el profesorado definitivo debe exigir que se oferten las materias de Griego y Latín, ya que el profesorado definitivo las asume y no supone aumento de plantilla. Y eso, aunque sólo haya un alumno. El equipo directivo puede, perfectamente, hacerlo, si tiene voluntad para ello.

Me he referido antes a Tecnología. Lo tienen mal, pero, por lo menos, tienen su asignatura común en 1 y 3 ESO, y la específica de 4 ESO.

Pero, si las asignaturas como Latín y Griego se «pasan» al estudio a distancia, no tenemos otra asignatura que dar, salvo Latín de 4 ESO y algún grupo de Cultura Clásica.

Primero. Solicitudes
1. Los alumnos y alumnas matriculados en enseñanzas de Bachillerato en régimen ordinario diurno en centros públicos o privados concertados, podrán solicitar su matrícula en régimen de Bachillerato a distancia en alguna materia de las modalidades autorizadas en su centro, siempre y cuando dicha materia o materias no se oferten en el centro por razones organizativas, en que el alumno o alumna se encuentra matriculado.

En el punto 2 se informa del plazo para la presentación de solicitudes ante los centros docentes.

Una época muy adecuada: «comprenderá desde el día 15 de julio al 15 de septiembre del año natural en que se inicie el curso escolar correspondiente».

La Resolución puede producir trastornos organizativos en los centros, según se desprende del punto 3.

Tercero. Matrícula
1. Aquellos alumnos y alumnas cuya solicitud sea estimada deberán formalizar su matrícula únicamente en las materias autorizadas, en el CEED o centro asociado correspondiente, según conste en la resolución de la dirección territorial competente.
2. El alumno o alumna que opte por matricularse de alguna materia de modalidad en régimen a distancia será considerado, a todos los efectos, alumnado oficial del centro docente en que se encuentre matriculado en régimen ordinario diurno en el momento de presentar su solicitud. En dicho centro, constará su matrícula en las diferentes materias, entre las que también se incluirán las materias que se van a cursar en régimen a distancia, con objeto de cumplimentar correctamente los documentos oficiales de evaluación.
3. Estos alumnos y alumnas tendrán la consideración de alumnado en régimen ordinario diurno, y el año en que se encuentren matriculados de alguna materia en régimen a distancia computará a efectos del límite de permanencia en la etapa en régimen ordinario diurno durante cuatro años.
4. Durante los periodos lectivos en que se impartan materias de modalidad en las que no se encuentre matriculado el alumno o alumna como consecuencia de estar cursando otras materias de modalidad en régimen a distancia, el alumno o alumna se dedicará al estudio y a realizar las tareas y actividades propias de las materias cursadas en régimen a distancia. A tal efecto, la jefatura de estudios establecerá los procedimientos necesarios para atender al alumnado y facilitará su acceso a los recursos materiales y a las tecnologías de la información y comunicación de que disponga el centro.

Es decir, que en un IES normal habrá alumnado que curse, por ejemplo, Matemáticas y Física en modalidad normalizada, por así decir, pero que curse a distancia Tecnología Industrial y Electrotecnia.

O que curse en su IES Historia del Arte y Literatura Universal y haga por el CEED Latín y Griego.

Tanto unos como otros, cuando sus compañeros estén dando Química y Dibujo Técnico, o Geografía y Economía, estarán en la Biblioteca o en otro lugar habilitado, donde podrán estudiar, consultar Internet, etc.

Además, en el programa de gestión docente (GESCEN), o en el ÍTACA – que pronto se instaurará en Secundaria –  (¡Si Ulises levantara la cabeza!), estará matriculado de las asignaturas que cursa a distancia, a efectos de que se cumplimenten correctamente los documentos de evaluación.

¿Cómo se pondrán las notas del alumno de Griego del IES «Alejandro Font de Mora» que cursa dicha asignatura a distancia en el CEED «Rafael Carbonell»? Lo explica el siguiente punto:

Cuarto. Cumplimentación de los documentos oficiales de evaluación
1. La cumplimentación y custodia del expediente académico y del historial académico del alumno o alumna que curse alguna materia de modalidad en régimen a distancia, corresponderá al centro docente en el que se encuentra matriculado en régimen ordinario diurno.
2. El CEED o centro asociado realizará para cada materia que el alumnado curse en régimen a distancia un mínimo de tres pruebas de evaluación distribuidas por trimestres, que serán presenciales y escritas, además de una prueba ordinaria final en junio, y una prueba final extraordinaria en septiembre, en virtud del artículo 33.3 de la Orden de 19 de junio de 2009, de la Conselleria de Educación, por la que se regula la organización y el funcionamiento del bachillerato diurno, nocturno y a distancia en la Comunitat Valenciana.
3. El alumno o alumna figurará en la relación nominal de alumnado de las actas de evaluación tanto del centro en que se encuentra matriculado en régimen ordinario diurno, como en aquellas que se extiendan en el CEED o bien en el centro asociado en que cursa alguna materia en régimen a distancia.
4. En el acta de evaluación del CEED o centro asociado correspondiente constará únicamente el resultado de la evaluación de las materias cursadas en régimen a distancia. Corresponderá al profesor o profesora de cada materia valorar la evolución del alumno o alumna en dicha materia, y en consecuencia, determinar la calificación obtenida. El CEED o el centro asociado en que exista alumnado cursando materias en régimen a distancia mientras se encuentra matriculado en un centro docente en régimen ordinario diurno, notificará en el plazo de cinco días desde la celebración de cada sesión de evaluación a los centros docentes en que cada alumno o alumna se encuentre matriculado en régimen ordinario diurno, una certificación firmada por el Secretario con el visto bueno del director indicando las calificaciones obtenidas por el alumno o alumna en aquellas materias cursadas a distancia, haciendo constar que dichas calificaciones coinciden con las consignadas en el acta de evaluación correspondiente. Esta notificación se realizará por cualquier medio que permita tener constancia de la recepción de la misma en el centro en que el alumnado se encuentra matriculado en régimen ordinario diurno.
5. En el acta de evaluación del centro del alumno o alumna, constará el resultado de la evaluación de todas las materias en que se encuentra matriculado, a excepción de aquellas cursadas en régimen a distancia, que se consignarán con la expresión «D» para indicar dicha circunstancia. A cada acta de evaluación, la Secretaría del centro adjuntará la certificación relativa al acta del CEED o centro asociado, antes mencionada, una vez se haya recibido la notificación correspondiente.
6. Corresponderá a los miembros del equipo directivo del centro en que el alumno o alumna está matriculado en régimen ordinario diurno, en el ámbito de sus respectivas competencias, el cierre de las actas de evaluación al término del periodo lectivo ordinario y en la convocatoria extraordinaria, la elaboración del informe global de los resultados de la evaluación final del alumnado, así como otros trámites relativos a la gestión, custodia y cumplimentación de los documentos oficiales de evaluación.
7. El cierre de las actas implicará diligenciar el acta de la evaluación final ordinaria y de la sesión de evaluación extraordinaria, en su caso, mediante la sustitución de la expresión «D» por la calificación obtenida en aquella o aquellas materias cursadas a distancia, y que figurarán en la certificación correspondiente del CEED o centro asociado. Una vez realizadas las diligencias oportunas, el centro en que el alumno o alumna está matriculado en régimen ordinario diurno realizará el cálculo de la nota media del Bachillerato del alumnado, si procede.

Desde luego, los Secretarios de los centros se van a poner muy contentos con este nuevo sistema de las «D».

Volvamos a las consecuencias que esto puede suponer para las clásicas.

Si durante este año he oído conversaciones relativas a equipos directivos poco amantes de lo clásico, a los daños que causaron las indicaciones de los Departamentos de Orientación sobre las ponderaciones en Griego y Latín o sobre las razones organizativas alegadas por inspección o direcciones de centros referidas a las clásicas, sólo faltaba esta Resolución que es un torpedo en la línea de flotación de muchos departamentos de Griego y Latín, especialmente de poblaciones pequeñas.

Los profesores definitivos debemos defender la oferta de nuestras asignaturas, independientemente del número de alumnos. Somos de la plantilla y ofertar Latín y Griego no supone aumento de la misma, por lo que, aquí, las razones organizativas no tienen valor.

Mientras estoy escribiendo este artículo recibo un correo de Hermes avisando del hecho que comento y sus consecuencias. Se pregunta qué se puede hacer… y eso que es el mensajero del Olimpo. Lástima que Font de Mora, Rafael Carbonell y Auxiliadora Hernández no sean Zeus, Hades y Hera, pues, así, Hermes podría hacer algo.

Espero que la fecha en la que se publica la Resolución no sea un indicador de lo que puede ocurrir, pero…

Otro asunto es eso de estudiar «a distancia». Todos sabemos las especiales características de las clásicas. No sé a otros, pero a mi no se me antojan materias que se puedan estudiar bien a distancia, o, al menos, requieren de un aula virtual rica y bien elaborada. Puedo estar equivocado. En otros lugares parece que funciona.

Creo que nuestras asignaturas dependen mucho del trato directo entre los alumnos y el profesorado.

Muchas veces la distancia puede causar el olvido.

De momento, no se me ocurre qué responderle a Hermes. Sólo coger mi casco, mi coraza, mi escudo, mi lanza y mis grebas.

Read Full Post »