Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6 06+01:00 octubre 06+01:00 2010

Seguimos con el análisis del aria de Febo. Bach empleó todo su talento en dar una idea real de la pasión con la que Febo deseó besar a Jacinto. Muestra su maestría de la métrica sin hacer que el aria resulta trabajada. La voz de Febo está acompañada por cuerdas, bajo continuo, una flauta y, muy adecuadamente, un óboe de amor. Musicalmente, el modelo musical del aria no es diferente de otras arias de amor heterosexual de Bach. En 1865, el biógrafo de Bach Carl Hermann Bitter, acerca del aria de Febo, escribió que: «Está trabajada con gran cuidado y el mayor encanto melódico. Obviamente, Bach deseaba representar la perfección del arte del dios no sólo a través de su cantar sino también de la orquesta. Los instrumentos, conducidos con suave armonía, se mueven, con un elaborado emparejamiento, con y junto al cantante. Se desarrolla así una canción de amor sobre el hermoso Jacinto, en la que se nos habla de anhelos y tiernos deseos. Aquí están el sentimiento y el alma de la expresión, los suspiros del amor ardiente, que se desvanecen en suaves cuerdas que exhalan voluptuosidad, aquí se alza la melodía con una creciente modulación, el conjunto envuelto con un velo sutil y oloroso tejido por los instrumentos. Vemos la forma divina del hermoso cantante envuelta en los encantos celestiales, que en los mitos griegos suele darse junto con las pasiones humanas; y, junto a él, la radiante belleza del joven a quien se cantan estos suaves transportes amorosos. Bach deseaba darnos aquí lo mejor de sí mismo, y produjo una hermosa obra maestra que habría sido digna del cantor inmortal del amor, Mozart.» En una crítica de la cantata firmada por Selmar Bagge, que se publicó en una revista, el “Leipziger Allgemeine musikalische Zeitung”, en 1866, se dice que la disputa entre Febo y Pan empieza cuando Febo

(.) canta una tierna aria al «hermoso, adorable Jacinto». Con criterios contemporáneos, parecería más adecuado que dirigiese su ternura hacia alguna hermosa diosa. Pero la historia tiene lugar entre dioses griegos y en el siglo pasado, no se tenía el pudor necesario para tapar estas cosas con un tupido velo (.). Nuestra época, sumamente refinada, condena, y ello con total coherencia, un texto así como pueril e incluso infantil. El refinamiento imperante hoy en día no es capaz de adoptar un punto de vista tan ingenuo. Uno no puede sino retroceder acongojado ante una expresión tan grosera de una crudeza afortunadamente superada, a pesar de que la bajeza y la ruindad que se nos ofrece desde un escenario multicolor es aceptada sin grandes muestras de desaprobación por ésta nuestra «cultivada» sociedad.

Desconocemos la reacción de los contemporáneos de Bach, si éstos, podríamos decir parafraseando a Bagge, tuvieron o no «el pudor necesario para tapar estas cosas con un tupido velo». Dado que Bach interpretó esta obra como mínimo dos veces, parecería que nadie se enfadó especialmente con este «amor contra natura entre Apolo y Jacinto». Considerando que la gran parte de la población solía tener grandes reservas para con el amor homoerótico (al igual que hoy en día), no deja de resultarnos sorprendente. Pero, a la vista de la alta estima y del papel de las antiguas fábulas y mitos en la poesía de los siglos. XVII y XVIII, resulta comprensible una reacción tan complaciente, incluso si los temas mitológicos no estaban exentos de crítica, particularmente por los elementos más píos y ortodoxos.

La información sobre el supuesto carácter homoerótico de este aria de Febo se ha sacado de aquí.

Una vez vista, pues, la carga homoerótica, que necesariamente no compartimos, sigamos con el libreto y su traducción.

5. Aria [Bajo I]

Flauto traverso I, Oboe d’amore I, Violino I/II, Viola con sordino, Continuo

Mit Verlangen

Drück ich deine zarten Wangen,

Holder, schöner Hyazinth.

Und dein’ Augen küss ich gerne,

Weil sie meine Morgensterne

Und der Seele Sonne sind.

Puede escucharse también el aria aquí.


5 Aria (Febo) [Bajo I]

Con anhelo

acaricio tus tiernas mejillas,

amado, bello Jacinto.

Y besos tus ojos con placer

pues son mi estrella de la mañana

y el sol de mi alma.

6. Recitativo [Soprano,  Bajo II]

Continuo

Momus

Pan, rücke deine Kehle nun

In wohlgestimmte Falten!

Pan

Ich will mein Bestes tun

Und mich noch herrlicher als Phoebus halten.


6 Recitativo [Soprano, Bajo II]

Momus:

¡Pan, mueve ahora tu garganta

muy afinadamente!

Pan:

Daré de mí lo mejor

y mantengo que soy más espléndido que Febo.

7. Aria [Bajo II]

Violino I/II, Continuo

Zu Tanze, zu Sprunge, so wackelt das Herz.

Wenn der Ton zu mühsam klingt

Und der Mund gebunden singt,

So erweckt es keinen Scherz.

El aria se puede escuchar también aquí.


7 Aria (Pan) [Bajo II]

Danzando, saltando, mi corazón se agita.

Cuando suena, tan esforzada, la música

y la voz canta como debe

no se despierta burla alguna.

8. Recitativo [Contralto, Tenor I]

Continuo

Mercurius

Nunmehro Richter her!

Tmolus

Das Urteil fällt mir gar nicht schwer;

Die Wahrheit wird es selber sagen,

Dass Phoebus hier den Preis davongetragen.

Pan singet vor dem Wald,

Die Nymphen kann er wohl ergötzen;

Jedoch, so schön als Phoebus’ Klang erschallt,

Ist seine Flöte nicht zu schätzen.


8 Recitativo [Contralto, Tenor I]

Mercurio:

Ahora adelantaos, jueces.

Tmolus:

Mi veredicto no es difícil en absoluto;

la propia verdad dirá

que Febo ha ganado aquí el premio.

Pan canta ante la floresta,

tal vez complacerá a las ninfas;

mas cuando el canto de Febo suena tan hermoso,

su flauta es indigna.

9. Aria [Tenor I]

Oboe d’amore I, Continuo

Phoebus, deine Melodei

Hat die Anmut selbst geboren.

Aber wer die Kunst versteht,

Wie dein Ton verwundernd geht,

Wird dabei aus sich verloren.


9 Aria (Tmolus) [Tenor I]

Febo, tu melodía

ha nacido del propio encanto.

Así pues quien entiende el arte

por el que tu música adquiere su maravillosa forma

se perderá en su admiración

10. Recitativo [Bajo II, Tenor II]

Continuo

Pan

Komm, Midas, sage du nun an,

Was ich getan!

Mydias

Ach, Pan! wie hast du mich gestärkt,

Dein Lied hat mir so wohl geklungen,

Dass ich es mir auf einmal gleich gemerkt.

Nun geh ich hier im Grünen auf und nieder

Und lern es denen Bäumen wieder.

Der Phoebus macht es gar zu bunt,

Allein, dein allerliebster Mund

Sang leicht und ungezwungen.

10 Recitativo [Bajo II, Tenor II]

Pan:

¡Ven, Midas, di cómo lo hice!

Midas:

¡Ah, Pan! Cuántas fuerzas me has dado,

tu canción me sonó tan bien

que inmediatamente la aprendí,

ahora vagaré por aquí, por los bosques

y se la enseñaré a los árboles.

Lo que hizo Febo es demasiado colorido,

sólo tu boca, que es lo que sobre todo aprecio,

canta fácil y sin forzarse.

11. Aria [Tenor II]

Violino I/II all’ unisono, Continuo

Pan ist Meister, lasst ihn gehn!

Phoebus hat das Spiel verloren,

Denn nach meinen beiden Ohren

Singt er unvergleichlich schön.


11 Aria (Midas) [Tenor II]

¡Pan es un maestro, dejadle!

Febo ha perdido el juego,

pues de acuerdo a mis dos oídos

[Pan] canta incomparablemente bien

12. Recitativo [Soprano, Contralto, Tenor I, Bajo I, Tenor II, Bajo II]

Continuo

Momus

Wie, Midas, bist du toll?

Mercurius

Wer hat dir den Verstand verrückt?

Tmolus

Das dacht ich wohl, dass du so ungeschickt!

Phoebus

Sprich, was ich mit dir machen soll?

Verkehr ich dich in Raben,

Soll ich dich schinden oder schaben?

Mydas

Ach! plaget mich doch nicht so sehre,

Es fiel mir ja

Also in mein Gehöre.

Phoebus

Sieh da,

So sollst du Eselsohren haben!

Mercurius

Das ist der Lohn

Der tollen Ehrbegierigkeit.

Pan

Ei! warum hast du diesen Streit

Auf leichte Schultern übernommen?

Mydas

Wie ist mir die Kommission

So schlecht bekommen!

12 Recitativo [Soprano, Contralto, Tenor I, Bajo I, Tenor II, Bajo II]

Momus:

¿Qué, Midas, estás loco?

Mercurio:

¿Qué ha trastornado tus sentidos?

Tmolus:

¡Justo, lo que pensaba, eres un necio!

Febo:

Dime, ¿qué debería hacer contigo?

¿Te debería convertir en cuervo,

desollarte o cortarte en trocitos?

Midas:

¡Ah! No me atormentes tanto,

ha sido tal y como lo he oído.

Febo:

Mira entonces,

¡deberías tener orejas de asno!

Mercurio:

Ésta es la recompensa

de tu necia ambición por ser distinguido.

Pan:

¡Ay! ¿Por qué tomaste esta contienda

sobre tus débiles hombros?

Midas:

¡Por qué para mí esta comisión

se ha tornado tan pésima!

13. Aria [Contralto]

Flauto traverso I/II, Continuo

Aufgeblasne Hitze,

Aber wenig Grütze

Kriegt die Schellenmütze

Endlich aufgesetzt.

Wer das Schien nicht versteht

Und doch an das Ruder geht,

Ertrinket mit Schaden und Schanden zuletzt.


13 Aria (Mercurio) [Contralto]

Pasión inflamada

pero poco cerebro

hacen que el capirote del necio

se lleve al final.

Si alguien no sabe navegar

y aun así toma el timón

para su daño y escarnio acabará ahogado.

14. Recitativo [Soprano]

Violino I/II, Viola, Continuo

Du guter Midas, geh nun hin

Und lege dich in deinem Walde nieder,

Doch tröste dich in deinem Sinn,

Du hast noch mehr dergleichen Brüder.

Der Unverstand und Unvernunft

Will jetzt der Weisheit Nachbar sein,

Man urteilt in den Tag hinein,

Und die so tun,

Gehören all in deine Zunft.

Ergreife, Phoebus, nun

Die Leier wieder,

Es ist nichts liebliches

Als deine Lieder.


14 Recitativo (Momus) [Soprano]

Querido Midas, ahora márchate
y descansa en tu bosque,

después consuélate pensando

que hay otros como tú.

Falta de sensibilidad y falta de juicio

quieren ser ahora vecinos de la sabiduría,

se hacen juicios a diario

y quienes hacen esos juicios

son todos de tu mismo gremio.

Toma ahora, Febo, tu lira de nuevo,

nada es más delicioso que tus canciones.

15. Coro

Tromba I-III, Tamburi, Flauto traverso I/II, Oboe I/II, Violino I/II, Viola, Continuo

Labt das Herz, ihr holden Saiten,

Stimmet Kunst und Anmut an!

Laßt euch meistern, lasst euch höhnen,

Sind doch euren süßen Tönen

Selbst die Götter zugetan.


15 Coro [Soprano, Contralto, Tenor I, Tenor II, Bajo I, Bajo 2]

¡Renovad nuestros corazones, amadas cuerdas,

arte y encanto, empezad a cantar juntos!

Dejad que hablen, dejad que se burlen,

pues vuestra dulce música

aún es placentera para los mismos dioses.


Read Full Post »