Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16 de octubre de 2010

 

Ya dedicamos una serie de artículos a un cuadro de Rembrandt de inspiración mitológica: Historias de Diana.

Ahora volvemos la mirada a tres obras del pintor holandés, de contenido mitológico, pero que nos ofrecen una iconografía diferenciada de la tradición pictórica, ya que hemos de decir que los temas que trata en ellos Rembrandt han sido, evidentemente, expresados por otros muchos artistas.

Los personajes en los que nos detendremos son Andrómeda, Dánae y Ganimedes.

Empezamos por Andrómeda. Nos servirá, de nuevo, para esta serie el estudio de Roberta d’Adda en el apartado Las obras maestras, en la colección Los Grandes Genios del Arte que se publicó juntamente con el periódico El Mundo.

Ficha técnica:

Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1606-1669)

Andrómeda, hacia 1629

Óleo sobre tabla, 34,1 x 25 cm

La Haya, Mauritshuis

Pequeña historia:

Encargado c. 1630 por  Constantijn Huygens, La Haya.

23 de julio de 1785: venta de la colección de Ch.-A. M. Comte de Proli, Amberes, en Amberes.

19 de mayo de 1806: venta de la colección de A.F.L. de Mestral de St. Saphorin, Viena, en Viena

1905: Jonkheer R.L. van den Bosch, Bruselas

1906: adquirido por el Dr. Abraham Bredius, La Haya

1906/1907: prestado a la Real Galería de Pintura Mauritshuis de La Haya

1946: legado a la Real Galería de Pintura Mauritshuis de La Haya, por el Dr. Abraham Bredius, de La Haya.

 

En el conjunto de la obra de Rembrandt, esta pequeña tabla de extraordinaria intensidad dramática constituye la primera pintura conocida en la que el artista representó un tema mitológico. Es protagonista de la escena Andrómeda, hija del rey de Etiopía y de Casiopea; para castigar la soberbia de su madre, que se jactaba de su belleza, Poseidón mandó que la muchacha fuese ofrecida a un monstruo marino. Andrómeda fue atada a un peñasco; la socorrió el héroe Perseo, que mató al monstruo y la tomó como esposa.

Antes de seguir con el texto de Roberta d’Adda conviene que rastreemos mínimamente las fuentes clásicas sobre Andrómeda.

 

 

El mitógrafo Apolodoro nos habla de ella en Biblioteca Mitológica II, 4, 3:

παραγενμενος δ ες Αθιοπαν, ς βασλευε Κηφες, ερε τν τοτου θυγατρα νδρομδαν παρακειμνην βορν θαλασσίῳ κτει. Κασσιπεια γρ Κηφως γυν Νηρησιν ρισε περ κλλους, κα πασν εναι κρεσσων ηχησεν· θεν α Νηρηδες μνισαν, κα Ποσειδν ατας συνοργισθες πλμμυρν τε π τν χραν πεμψε κα κτος. μμωνος δ χρσαντος τν παλλαγν τς συμφορς, ἐὰν Κασσιεπεας θυγτηρ νδρομδα προτεθ τ κτει βορ, τοτο ναγκασθες Κηφες π τν Αθιπων πραξε, κα προσδησε τν θυγατρα πτρ. τατην θεασμενος Περσες κα ρασθες ναιρσειν πσχετο Κηφε τ κτος, ε μλλει σωθεσαν ατν ατ δσειν γυνακα. π τοτοις γενομνων ρκων, ποστς τ κτος κτεινε κα τν ᾿Ανδρομδαν λυσεν. πιβουλεοντος δ ατ Φινως, ς ν δελφς το Κηφως γγεγυημνος πρτος τν νδρομδαν, μαθν τν πιβουλν, τν Γοργνα δεξας μετ τν συνεπιβουλευντων ατν λθωσε παραχρμα.

 

Llegado a Etiopía, donde reinaba Cefeo, encontró a la hija de éste, Andrómeda, expuesta como presa para un monstruo marino. Pues Casiopea, la esposa de Cefeo, había competido en belleza con las Nereidas y se había jactado de ser mejor que todas; por ello éstas se encolerizaron y Posidón, compartiendo su ira, afligió al país con un monstruo y una inundación. Amón reveló que cesaría la calamidad si Andrómeda, la hija de Casiopea, era ofrecida como alimento al monstruo. Cefeo, obligado a hacerlo por los etíopes, la encadenó a una roca. Cuando Perseo la vio, enamorado de ella, prometió a Cefeo acabar con el cetáceo si una vez rescatada se la otorgaba en matrimonio. Hechos los juramentos en estos términos, Perseo acechando al monstruo lo mató y liberó a Andrómeda. Pero Fineo, hermano de Cefeo, a quien antes había sido prometida Andrómeda, conspiró contra Perseo; éste, enterado de la maquinación, mostrando la cabeza de la Gorgona a los confabulados los petrificó al instante.

 

La traducción es de Margarita Rodríguez de Sepúlveda, en Gredos, quien, en nota a pie de página dice:

Apolodoro omite el viaje de Perseo al país de Atlante relatado por Ovidio, Met. IV, 627-662.

De acuerdo con Pausanias, IV 35, 9, y escolio a Licofrón 836, el lugar donde se encontraba Andrómeda cuando fue salvada por Perseo fue Ioppa o Jaffa, en Palestina. Pausanias además habla de una fuente próxima al mar cuyas aguas tienen color púrpura, porque allí se lavó Perseo la sangre del monstruo.

Ofrecemos el pasaje de Pausanias al que se refiere Margarita Rodríguez:

ξανθν δ δωρ, οδν τι ποδον τν χραν αματος, Εβραων γ παρχεται πρς ᾿Ιππ πλει· θαλσσης μν γγυττω τ δωρ στ, λγον δ ς τν πηγν λγουσιν ο τατ, Περσα νελντα τ κτος, τν παδα προκεσθαι το Κηφως, νταθα τ αμα πονψασθαι.

 

Agua roja, que no se diferencia en nada del color de la sangre, la tiene la tierra de los hebreos junto a la ciudad de Joppe. El agua está muy cerca del mar y cuentan los nativos una leyenda de la fuente: que Perseo, después de matar al monstruo acuático al que estaba expuesta la hija de Cefeo, se lavó allí la sangre.

 

La traducción es de María Cruz Herrero Ingelmo, en Gredos.

 

 

 

 

Otro habitual de nuestro blog es Ovidio quien, en Metamorfosis IV, 665 y siguientes, se ocupó del asunto.

Es un relato largo del que sólo ofrecemos fragmentos:

llic inmeritam maternae pendere linguae

Andromedan poenas iniustus iusserat Ammon;

quam simul ad duras religatam bracchia cautes

vidit Abantiades, nisi quod levis aura capillos

moverat et tepido manabant lumina fletu,

marmoreum ratus esset opus; trahit inscius ignes

et stupet et visae correptus imagine formae

paene suas quatere est oblitus in aere pennas.

ut stetit, ‘o’ dixit ‘non istis digna catenis,

sed quibus inter se cupidi iunguntur amantes,

pande requirenti nomen terraeque tuumque,

et cur vincla geras.’ primo silet illa nec audet

adpellare virum virgo, manibusque modestos

celasset vultus, si non religata fuisset;

lumina, quod potuit, lacrimis inplevit obortis.

saepius instanti, sua ne delicta fateri

nolle videretur, nomen terraeque suumque,

quantaque maternae fuerit fiducia formae,

indicat, et nondum memoratis omnibus unda

insonuit, veniensque inmenso belua ponto

inminet et latum sub pectore possidet aequor.

 

Andrómeda de Edward Poynter.

 



conclamat virgo: genitor lugubris et una

mater adest, ambo miseri, sed iustius illa,

nec secum auxilium, sed dignos tempore fletus

plangoremque ferunt vinctoque in corpore adhaerent,

cum sic hospes ait ‘lacrimarum longa manere

tempora vos poterunt, ad opem brevis hora ferendam est.

hanc ego si peterem Perseus Iove natus et illa,

quam clausam inplevit fecundo Iuppiter auro,

Gorgonis anguicomae Perseus superator et alis

aerias ausus iactatis ire per auras,

praeferrer cunctis certe gener; addere tantis

dotibus et meritum, faveant modo numina, tempto:

ut mea sit servata mea virtute, paciscor.’

accipiunt legem (quis enim dubitaret?) et orant

promittuntque super regnum dotale parentes.

Ecce, velut navis praefixo concita rostro

sulcat aquas iuvenum sudantibus acta lacertis,

sic fera dimotis inpulsu pectoris undis;

tantum aberat scopulis, quantum Balearica torto

funda potest plumbo medii transmittere caeli,

cum subito iuvenis pedibus tellure repulsa

arduus in nubes abiit: ut in aequore summo

umbra viri visa est, visam fera saevit in umbram,

utque Iovis praepes, vacuo cum vidit in arvo

praebentem Phoebo liventia terga draconem,

occupat aversum, neu saeva retorqueat ora,

squamigeris avidos figit cervicibus ungues,

sic celeri missus praeceps per inane volatu

terga ferae pressit dextroque frementis in armo

Inachides ferrum curvo tenus abdidit hamo.

vulnere laesa gravi modo se sublimis in auras

attollit, modo subdit aquis, modo more ferocis

versat apri, quem turba canum circumsona terret.

ille avidos morsus velocibus effugit alis

quaque patet, nunc terga cavis super obsita conchis,

nunc laterum costas, nunc qua tenuissima cauda

desinit in piscem, falcato verberat ense;

 

Aquí tenemos Perseo y Andrómeda de Rubens.

 


belua puniceo mixtos cum sanguine fluctus

ore vomit: maduere graves adspergine pennae.

nec bibulis ultra Perseus talaribus ausus

credere conspexit scopulum, qui vertice summo

stantibus exstat aquis, operitur ab aequore moto.

nixus eo rupisque tenens iuga prima sinistra

ter quater exegit repetita per ilia ferrum.

litora cum plausu clamor superasque deorum

inplevere domos: gaudent generumque salutant

auxiliumque domus servatoremque fatentur

Cassiope Cepheusque pater; resoluta catenis

incedit virgo, pretiumque et causa laboris.

Read Full Post »