Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1/01/11

Homero inmortal

El escritor italiano Alessandro Baricco tuvo la idea de adaptar el clásico La Ilíada de Homero para una lectura pública, cosa que ocurrió en el otoño del 2004 en Roma y Turín, con el fin de acercar la obra al gran público. Para ello, el autor ha introducido y eliminado varios elementos de la obra original. Por un lado, ha eliminado todas las partes de la obra dedicada a los dioses. Además, ha cambiado la voz narrativa omnisciente por las voces de cada uno de los protagonistas, que se irán alternando a lo largo de la historia. El autor ha introducido textos propios ajenos a la obra original para dar una mayor coherencia a la obra, los cuales están marcados en cursiva. Cabe destacar también, un ensayo que incluye el volumen del autor sobre La Íliada, de su doble mensaje: por un lado, nos muestra el horror de la guerra y la fascinación del hombre por ella, y por otro, la necesidad de que el hombre sea capaz de crear una belleza mayor que la que ofrece la guerra, para así evitar dejarse seducir por el sonido de la batalla. (tomado de aquí)

Lelio Fernández escribe sobre la obra en este otro lugar:

En algún lugar de la Ilíada, Homero dice que los dioses desencadenan las guerras para que los poetas se dediquen a cantarlas. No está claro si con eso quería justificar las guerras o exaltar la poesía. Pero es cierto que, en cuestión de guerras, la mayoría de aquellos dioses no eran menos insensatos que George W. Bush. Y es más que cierto que la Ilíada, “monumento a la guerra”, como lo dice Baricco, es la más formidable descripción de la condición humana en combate. Se le ocurrió a Baricco que sería una cosa buena leer la Ilíada en público. Todita y sin parar. Cuando ya había gente dispuesta a secundar esa intención, se dio cuenta de que los oídos y las posaderas actuales no tienen paciencia para cuarenta horas de semejante gesta. Se le ocurrió entonces algo mucho mejor: intervenir en el texto de ese poema insuperable para que, al escuchar su lectura, los corazones pudieran oír toda la velocidad que hay casi aprisionada en él. Esa lectura se hizo, para mucho público y con mucho éxito. Tendría que bastar esto para dejar en claro que Baricco no pretende que la gente lea su trabajo en lugar de leer a Homero. Baricco declara que buscó la traducción italiana que, estilísticamente, estuviese más cerca de su propia manera de pensar. No hay que perderse, por nada del mundo, esta declaración suya cuyo sentido distorsiono un poco para hacerle decir algo más que lo que él dijo, pero que es igualmente verdadero: él tiene una manera de pensar que realmente da forma a su estilo de novelista y de ensayista. Es una manera de pensar de la que se sigue una escritura que hace pensar. No es que haga pensar en ella misma (aunque los ojos que la leen hacen eso inevitablemente, cuando, cerrados, se zafan de su magia). Es una escritura que lleva a pensar en el asunto del que Baricco trata. A ver, si no: lea, por ejemplo, su novela Seda (novela, o como la quiera llamar), cuyo estilo pone a pensar cómo es ese asunto del amor y de lo erótico. Lea esa especie de ensayo ligero que se llama Next, que pone a pensar en las trivialidades que usted y yo y cualquiera decimos cuando hablamos de la globalización.

¿Cómo interviene Baricco en el texto de Homero? De cuatro maneras distintas que tienen un efecto acercador. Con la supresión de la presencia directa de los dioses consigue inventar la “osamenta laica” de la Ilíada, que ciertamente Homero no se habría imaginado, aunque en las lecturas atentas del texto íntegro más de una vez nos detengamos a conjeturar que, en cierto modo enigmático, él anticipó (por ejemplo, al hacer que los dioses intervengan prácticamente sin ser vistos). Al pasar los relatos a primera persona, Baricco hace que los personajes nos sorprendan como la visita inesperada de viejos conocidos. Al elegir tal o cual página homérica (y hasta más o menos homérica) y someterla a un nuevo montaje, consigue hacernos percibir la convicción antibélica que late en el alma y en el ánimo de la condición humana combatiente y en los corazones de quienes padecen expectantes los miedos de la guerra. Claro que, para mejorarnos esa percepción, pone al final del libro una buena apostilla. Y cuando seleccionó la traducción hecha por una amiga, pudo mostrar que las antiguas maravillas de la literatura liberan su brillo siempre nuevo cuando una traducción las limpia de la herrumbre de los arcaísmos. La traducción al español de Emilio Crespo, elegida para esta edición, parece apta para mostrar lo mismo.

Tal vez lo más interesante de esta ocurrencia es que nos hace descubrir cómo, en Alessandro Baricco, el odio a la violencia –que es la jaula de hierro de los violentos– puede afinar la comprensión de la belleza inmortal de la Ilíada.

En otro lugar se ha escrito sobre la obra de Baricco:

Cuando uno abre el libro Homero, Ilíada de Alessandro Baricco no sabe que esperar. ¿Una reescritura de la Ilíada? ¿WTF? Sin embargo es Baricco, y a Baricco hay que leerlo.

Es, en breve, una Iliada en prosa, con los dioses eliminados, narrada por las voces de los personajes en primera persona, con algunos cortes, nunca una escena completa, escrita con un lenguaje que no remite nunca al pie de página, y con ciertas aportaciones de Baricco, mínimas a lo largo del texto, y claramente marcadas con cursivas.

Eso es más o menos lo que es, pero para entenderlo a cabalidad hay que leerla y vale la pena. Me asombró el nivel de violencia. La Iliada, como todos sabemos, es la historia de una guerra, y en la reescritura de Alessandro Baricco, el nivel de sangre y horror es impresionante, pero más impresionante es la belleza que encontramos en cada una de las narraciones de la barbarie.

Baricco reescribe La Iliada para el mundo del siglo XXI y nos recuerda que “durante milenios la guerra ha sido, para los hombres, la circunstancia en la que la intensidad -la belleza- de la vida se desencadenaba en toda su potencia y verdad.” Para la mayoría de nosotros, como mexicanos y la mayor parte de los hispanoamericanos, la guerra es una entelequia. La conocemos por el arte, la historia, los periódicos, la televisión. Es muy poco probable que participemos en una, es más, lo sabemos casi imposible. Muchos hemos salido a la calle a protestar en contra de ella. Sin embargo, si abrimos los ojos al pasado, podemos darnos cuenta gracias al arte que como bien dice Baricco, la guerra además de ser un infierno, es bella. Es un infierno bello.

Por ello Alessandro Baricco nos propone en el epílogo de su libro construir otra belleza, la belleza de la paz, dado que “es tal vez el único camino hacia una auténtica paz. Demostrar que somos capaces de iluminar la penumbra de la existencia sin recurrir al fuego de la guerra. Dar un sentido, fuerte, a las cosas, sin tener que llevarlas hasta la luz, cegadora, de la muerte.”

Más sobre la obra aquí.

Pues bien, ahora podemos escuchar la obra de Baricco en una lectura dramatizada que Radio Nacional ofreció en su programa Radiofonías. Aquí segunda parte.

Radio Nacional de España continúa con su apoyo a la ficción y a las obras de creación radiofónica con la emisión de la producción ‘Homero, Ilíada’, de Alessandro Baricco, grabada en el Teatro María Guerrero, sede del Centro Dramático Nacional, el pasado 21 de junio.

El programa ‘Radiofonías’, de Ana Vega Toscano, ha sido el programa encargado de emitir tanto la primera como la segunda parte de la obra.

Se trata de una lectura dramatizada del texto realizado por Alessandro Baricco sobre el poema más antiguo escrito en la literatura occidental, en adaptación de Juan Carlos Plaza-Asperilla y bajo la dirección de Andrea d’Odorico.

Esta gran producción se realizó como clausura del semestre de la Presidencia Española de la Unión Europea, con la colaboración de la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior.

Con música de José Nieto, esta versión del gran clásico cuenta con un extraordinario elenco de actores, entre los que se encuentran Aitana Sánchez Gijón, Emilio Gutiérrez Caba, Carlos Hipólito, Helio Pedregal o Blanca Portillo.

Anuncios

Read Full Post »

Seguimos con el Mensaje que escribió Juan Pablo II para la Jornada Mundial por la Paz de 1979, el primer mensaje de su pontificado, y duodécimo desde que Pablo VI instituyera en 1968 esta Jornada por la Paz.

II. LA EDUCACIÓN A LA PAZ

1. LLENAR NUESTRAS MIRADAS CON HORIZONTES DE PAZ

Para vencer este sentimiento espontáneo de impotencia, la tarea y el primer beneficio de una educación digna de este nombre es mirar más allá de las tristes evidencias inmediatas, o más bien, aprender a reconocer, en el meollo mismo de los estallidos de la violencia que mata, el camino discreto de la paz que jamás renuncia, que incansablemente cura la heridas, que mantiene y hace progresar la vida. La marcha hacia la paz aparecerá entonces posible y deseable, fuerte y ya victoriosa.

Un repaso a la historia

Aprendamos primero a repasar la historia de los pueblos y de la humanidad según esquemas más verdaderos que los de la concatenación de las guerras y de las revoluciones. Ciertamente, el ruido de las batallas domina la historia. Pero son las treguas de la violencia las que han consentido realizar esas obras culturales duraderas de las que se honra la humanidad. Además, si es que se puede encontrar en las guerras y en las mismas revoluciones unos factores de vida y progreso, ellos provienen de aspiraciones de orden distinto al de la violencia: son aspiraciones de naturaleza espiritual, tales como la voluntad de ver reconocida una dignidad común a toda la humanidad, de salvar el espíritu y la libertad de un pueblo. Donde existían estas aspiraciones, actuaban como un regulador en el seno mismo de los conflictos, impedían rupturas irremediables, mantenían una esperanza y preparaban una nueva oportunidad para la paz. Donde faltaban tales aspiraciones o se alteraban en la exaltación de la violencia, dejaban el campo abierto a la lógica de la destrucción que ha llevado a regresiones económicas y culturales duraderas y a la muerte de civilizaciones enteras. Responsables de los pueblos, sabed educaros a vosotros mismos en el amor de la paz, discerniendo y haciendo brillar en las grandes páginas de la historia nacional el ejemplo de vuestros predecesores cuya gloria ha sido hacer germinar unos frutos de paz. «Dichosos los que trabajan por la paz …».


La estima de las grandes tareas pacificadoras de hoy

Hoy vosotros contribuiréis a la educación en la paz dando el mayor relieve posible a las grandes tareas pacificadoras que se imponen a la familia humana. A través de vuestros esfuerzos para llegar a una gestión razonable y solidaria del propio ambiente y del patrimonio común de la humanidad, a la erradicación de la miseria que abruma a millones de hombres, a la consolidación de instituciones susceptibles de expresar y agrandar la unidad de la familia humana a nivel regional y mundial, los hombres descubrirán la llamada fascinante de la paz que es reconciliación entre sí y reconciliación con su universo natural. Exhortando, contra todas las demagogias ambientales, a la búsqueda de modos de vida más simples, menos expuestos a la tiranía de los instintos de posesión, de consumo y de dominio, y más acogedores de los ritmos profundos de la creatividad personal y de la amistad, abriréis para vosotros mismos y para todos un espacio inmenso a las posibilidades insospechadas de la paz.

La irradiación de múltiples ejemplos de paz

Inhibe tanto al individuo el sentimiento de que resulten vanos sus modestos esfuerzos en favor de la paz, en el límite restringido de las responsabilidades de cada uno, debido a los grandes debates políticos mundiales prisioneros de una lógica de simples medidas de fuerzas y de recurso a los armamentos, como lo libera el espectáculo de las instancias internacionales convencidas de las posibilidades de la paz, y empeñadas de manera apasionada en la construcción de la paz. La educación para la paz puede entonces beneficiar también de un interés renovado por los ejemplos cotidianos de sencillos artífices de paz a todos los niveles: son individuos y hogares que, por el dominio de sus pasiones, por la aceptación y el respeto mutuos, conquistan su propia paz interior y la difunden; son pueblos, a menudo pobres y probados, cuya sabiduría milenaria se ha forjado alrededor del bien supremo de la paz, que han sabido resistir frecuentemente a las seducciones engañosas de progresos rápidos conseguidos por la violencia, convencidos de que tales beneficios llevarían los gérmenes envenenados de nuevos conflictos.

Sí, sin ignorar el drama de las violencias, llenemos nuestras miradas y la de las jóvenes generaciones con estos objetivos de paz: son éstos los que ejercerán una atracción decisiva. Sobre todo, harán surgir la aspiración a la paz que es un constitutivo del hombre. Estas energías nuevas harán inventar un nuevo lenguaje de paz y nuevos gestos de paz.


2. HABLAR UN LENGUAJE DE PAZ

El lenguaje es para expresar los sentimientos del corazón y para unir. Pero cuando es prisionero de esquemas prefabricados, arrastra a su vez al corazón hacia sus propias pendientes. Hay que actuar, pues, sobre el lenguaje para actuar sobre el corazón e impedir las trampas del lenguaje.

Es fácil constatar hasta qué punto la ironía acerba y la dureza en los juicios, en la crítica de los demás y sobre todo del «extranjero», la contestación y la reivindicación sistemáticas invaden las comunicaciones orales y ahogan tanto la caridad social cuanto la misma justicia. A fuerza de expresarlo todo en términos de relaciones de fuerza, de lucha de grupos y de clases, de amigos y de enemigos, se ha creado el terreno propicio a las barreras sociales, al menosprecio, es decir, al odio y al terrorismo y su apología disimulada o abierta. De un corazón conquistado por el valor superior de la paz brotan al contrario el deseo de escuchar y de comprender, el respeto al otro, la dulzura que es fuerza verdadera y la confianza. Este lenguaje sitúa en el camino de la objetividad, de la verdad, de la paz. Grande es en este punto la función educativa de los medios de comunicación social. Y es también muy influyente la manera de expresarse en los intercambios y en los debates con ocasión de confrontaciones políticas, nacionales e internacionales. Responsables de las naciones y responsables de las organizaciones internacionales, sabed encontrar un lenguaje nuevo, un lenguaje de paz: éste abre por sí mismo un nuevo espacio a la paz.

3. HACER GESTOS DE PAZ

Lo que suscita unos horizontes de paz, lo que sirve a un lenguaje de paz, debe expresarse en unos gestos de paz. En su ausencia, las convicciones nacientes se evaporan y el lenguaje de paz se convierte en una retórica rápidamente desacreditada. Muy numerosos pueden ser los artífices de paz si toman conciencia de sus posibilidades y de sus responsabilidades. La práctica de la paz arrastra a la paz. Ella enseña a los que buscan el tesoro de la paz que este tesoro se descubre y se ofrece a quienes realizan modestamente, día tras día, todas las acciones de paz de que son capaces.

Padres, educadores y jóvenes

Padres y educadores, ayudad a los niños y a los jóvenes a hacer la experiencia de la paz en las mil acciones diarias que están a su alcance, en familia, en la escuela, en el juego, la camaradería, el trabajo en equipo, la competición deportiva, las múltiples conciliaciones y reconciliaciones necesarias…

Jóvenes, sed constructores de paz. Vosotros sois artífices con pleno derecho de esta gran obra común. Resistid a las facilidades que os adormecen en la triste mediocridad, y a las violencias estériles con que quieren utilizaros algunas veces unos adultos que no están en paz consigo mismos. Seguid los caminos que os marca vuestro sentido de la generosidad, de la alegría de vivir, del compartir. Vosotros deseáis invertir vuestras energías nuevas —que escapan a las discriminaciones apriorísticas— en unos encuentros fraternales por encima de fronteras, en el aprendizaje de lenguas extranjeras que faciliten la comunicación, en el servicio desinteresado a los países más necesitados. Vosotros sois las primeras víctimas de la guerra que destroza vuestro ímpetu. Vosotros sois la promesa de la paz.


Compañeros sociales

Compañeros de la vida profesional y social, la paz os resulta a menudo difícil de conseguir. No hay paz sin justicia y sin libertad, sin un compromiso valiente para promover una y otra. La fortaleza que hay que poner en práctica debe ser paciente, sin resignación ni renuncia, firme sin provocación, prudente para preparar activamente los progresos deseables sin disipar las energías en llamaradas de indignación violenta prontamente extinguidas. Contra las injusticias y las opresiones, la paz está llamada a abrirse un camino en la adopción de una acción decidida. Pero esta acción debe llevar ya la marca del objetivo al que tiende, a saber, una mejor aceptación mutua de las personas y de los grupos. Encontrará una regulación en la voluntad de paz que proviene de lo más profundo del hombre, en las aspiraciones y en la legislación de los pueblos: Es esta capacidad de paz, cultivada, disciplinada, la que da lucidez en orden a dar a las tensiones y a los mismos conflictos las treguas necesarias para desarrollar su lógica fecunda y constructiva. Lo que ocurre en la vida social interna de los países tiene una repercusión considerable —en lo bueno y en lo malo— sobre la paz entre las naciones.

Hombres políticos

Pero, hay que insistir en ello de nuevo, estos múltiples gestos de paz corren el riesgo de ser desalentados y en parte aniquilados por una política internacional que no hallara la misma dinámica de paz. Hombres políticos, responsables de los pueblos y de las organizaciones internacionales, yo os manifiesto mi estima sincera y doy mi total apoyo a vuestros esfuerzos muchas veces agotadores por mantener o restablecer la paz. Es más, consciente de que va en ello la felicidad e incluso la supervivencia de la humanidad, y persuadido de la gran responsabilidad que me incumbe de hacer eco a la llamada capital de Cristo: «Dichosos los que trabajan por la paz», me atrevo a alentaros a que vayáis más lejos. Abrid nuevas puertas a la paz. Haced todo lo que está en vuestras manos para hacer prevalecer la vía del diálogo sobre la de la fuerza. Que esto tenga aplicación en primer lugar en el plano interior: ¿cómo pueden los pueblos promover de verdad la paz internacional, si son ellos mismos prisioneros de ideologías según las cuales la justicia y la paz no se obtienen más que reduciendo a la impotencia a aquellos que, ya de antemano, son considerados indignos de ser artífices de la propia suerte o cooperadores válidos del bien común? En las negociaciones con los adversarios, estad persuadidos de que el honor y la eficiencia no se miden por el grado de inflexibilidad en la defensa de los intereses, sino por la capacidad de respeto, de verdad, de benevolencia y de fraternidad para con los colegas, en una palabra, por su humanidad. Llevad a cabo gestos de paz, incluso audaces, que rompan con los encadenamientos fatales y con el peso de las pasiones heredadas de la historia; tejed después pacientemente la trama política, económica y cultural de la paz. Cread —la hora es propicia y el tiempo urge— zonas cada vez más amplias de desarme. Tened la valentía de examinar nuevamente y en profundidad la turbadora cuestión del comercio de las armas. Sabed detectar a tiempo y regular con serenidad los conflictos latentes, antes de que despierten las pasiones. Proporcionad marcos institucionales apropiados a las solidaridades regionales y mundiales. Renunciad a utilizar, al servicio de conflictos de interés, los legítimos valores, es decir, espirituales que se degradan si se los instrumentaliza. Velad para que la legítima pasión comunicativa de las ideas se ejerza por la vía de la persuasión y no bajo la presión de las amenazas y de las armas.

Poniendo en práctica gestos resueltos de paz, liberaréis las verdaderas aspiraciones de los pueblos y encontraréis en ellas aliados poderosos para trabajar por el desarrollo pacífico de todos. Os educaréis vosotros mismos a la paz, despertaréis en vosotros convicciones firmes y una nueva capacidad de iniciativa al servicio de la gran causa de la paz.


III. LA CONTRIBUCIÓN ESPECÍFICA DE LOS CRISTIANOS

La importancia de la fe

Toda esta educación a la paz entre los pueblos, en su propio país, en su ambiente, en sí mismo se ofrece a todos los hombres de buena voluntad, como recuerda la encíclica Pacem in terris del Papa Juan XXIII. En grados diversos, está a su alcance. Y como “la paz en la tierra … no puede fundarse ni afirmarse más que en el respeto absoluto del orden establecido por Dios”, los creyentes tienen en su religión las luces, los reclamos, las fuerzas, para trabajar por la educación en la paz. El verdadero sentimiento religioso no puede menos de promover la verdadera paz. Los poderes públicos, al reconocer como se debe la libertad religiosa, favorecen la expansión del espíritu de paz, en lo más profundo de los corazones y en las instituciones educativas promovidas por los creyentes. Los cristianos, por su parte, están especialmente educados por Cristo y entrenados por él para ser artífices de paz: «Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios» (Mt 5, 9; cfr. Lc 10, 5 etc.)…

El dinamismo cristiano de la paz

Ciertamente, avanzamos por los caminos de la paz, con las debilidades y las búsquedas vacilantes de todos nuestros compañeros de viaje. Sufrimos con ellos la trágica falta de paz. Sentimos la urgencia de ponerle remedio con mayor resolución aún, por el honor de Dios y por el honor del hombre. No pretendemos hallar en la lectura del Evangelio fórmulas ya hechas para llevar a cabo hoy tal o cual progreso en la paz. Pero todos hallamos, casi en cada página del Evangelio y de la historia de la Iglesia, un espíritu, el del amor fraterno, que educa poderosamente a la paz. Hallamos en los dones del Espíritu Santo y en los Sacramentos una fuerza alimentada en la fuente divina. Hallamos en Cristo, una esperanza. Los fracasos no lograrán hacer vana la obra de la paz, aun cuando los resultados inmediatos sean frágiles, aun cuando nosotros seamos perseguidos por nuestro testimonio en favor de la paz. Cristo Salvador asocia a su destino a todos aquellos que trabajan con amor por la paz.


La oración por la paz

La paz es obra nuestra: exige nuestra acción decidida y solidaria. Pero es inseparablemente y por encima de todo un don de Dios: exige nuestra oración. Los cristianos deben estar en primera fila entre aquellos que oran diariamente por la paz; deben además educar a orar por la paz. Ellos procurarán orar con María, Reina de la paz.

A todos; cristianos, creyentes y hombres de buena voluntad os digo: no tengáis miedo de apostar por la paz, de educar para la paz. La aspiración a la paz no quedará nunca decepcionada. El trabajo por la paz, inspirado por la caridad que no pasa, dará sus frutos. La paz será la última palabra de la Historia.

Entroncando con este motivo de la oración por la paz hago mía y dedicada a mis lectores, la bella fórmula de bendición que Dios indicó a Moisés para que la aplicara a los israelitas:

Ελογσαι σε Κριος κα φυλξαι σε, πιφναι Κριος τ πρσωπον ατο π σ κα λεσαι σε, πραι Κριος τ πρσωπον ατο π σ κα δη σοι ερνην.

Benedicat tibi Dominus et custodiat te! Illuminet Dominus faciem suam super te et misereatur tui! Convertat Dominus vultum suum ad te et det tibi pacem!

El Señor te bendiga y te guarde; ilumine el Señor su rostro sobre ti y te sea propicio; el Señor te muestre su rostro y te conceda la paz. (Números 6, 24-26).

Disfruten de un saludable, pacífico y esperanzado 2011.

Read Full Post »