Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14/01/11

 

Seguimos con el texto y traducción de la Cantata BWV 213, Hércules en la encrucijada, de Johann Sebastian Bach.

 

6. Recitativo Tenor

Continuo

Mein hoffnungsvoller Held!

Dem ich ja selbst verwandt

Und angeboren bin,

Komm und erfasse meine Hand

Und höre mein getreues Raten,

Das dir der Väter Ruhm und Taten

Im Spiegel vor die Augen stellt.

Ich fasse dich und fühle schon

Die folgbare und mir geweihte Jugend.

Du bist mein echter Sohn,

Ich deine Zeugerin, die Tugend.

 

 

Virtud:

¡Oh mi héroe, lleno de esperanza!

A quien me siento ligado

e incluso es mi pariente,

ven y toma mi mano

y escucha mis consejos,

que el honor y los hechos de tu linaje

en un espejo ante tus ojos aparezcan.

Yo te tomo y ya siento el calor

de tu juventud a flor de piel.

Tú eres mi verdadero hijo

yo soy tu engendradora,  la virtud.

 

7. Aria Tenor

Oboe I, Violino I, Continuo

Auf meinen Flügeln sollst du schweben,

Auf meinem Fittich steigest du

Den Sternen wie ein Adler zu.

Und durch mich

Soll dein Glanz und Schimmer sich

Zur Vollkommenheit erheben.

 

 

Virtud:

Sobre mis alas irás suspendido,

con mis alas te elevarás

hacia las estrellas como un águila.

Y de mi mano

debe tu brillo y resplandor

elevarse hacia la perfección.

 

8. Recitativo Tenor

Continuo

Die weiche Wollust locket zwar;

Allein,

Wer kennt nicht die Gefahr,

Die Reich und Helden kränkt,

Wer weiß nicht, o Verführerin,

Dass du vorlängst und künftighin,

So lang es nur den Zeiten denkt,

Von unsrer Götter Schar

Auf ewig musst verstoßen sein?

 

 

Virtud:

La sensible lujuria tienta, es cierto

pero sólo eso.

¿Quien no conoce su peligro,

que hiere a ricos y héroes?

¿Quién no sabe, oh seductora,

que en adelante y desde ahora,

tan lejos como no llega ninguna mente,

serás del todo repudiada

por la hueste de nuestros dioses?

 

9. Aria Alto

Violino I, Continuo

Ich will dich nicht hören, ich will dich nicht wissen,

Verworfene Wollust, ich kenne dich nicht.

Denn die Schlangen,

So mich wollten wiegend fangen,

Hab ich schon lange zermalmet, zerrissen.

 


Hércules:

No te quiero oír, no quiero saber nada de ti,

lujuria detestable, yo no te conozco.

Pues las serpientes,

que meciéndose querían atraparme,

ya hace tiempo que las he aplastado, aniquilado.

 

Tal vez deba verse aquí una referencia a la infancia de Hércules. En efecto, cuando Heracles tenía ocho meses, otros dicen diez, Hera intentó perderlo, pues estaba celosa de Alcmena, la madre del héroe que lo había engendrado de su marido Zeus, y que buscaba siempre ocasión de aniquilarlo. Un atardecer, Alcmena había acostado a los dos gemelos, Heracles e Ificles, el hijo mortal de Anfitrión y Alcmena, en su cuna, y se había dormido. Hacia medianoche, la diosa introdujo en la habitación dos enormes serpientes, que se enroscaron en el cuerpo de los niños. Ificles se puso a llorar, pero Heracles, intrépido, agarró los reptiles por la garganta, uno en cada mano, y los ahogó. Anfitrión acudió, espada en mano, a los gritos de Ificles, pero no tuvo necesidad de intervenir. Se dio perfecta cuenta de que Heracles era hijo de un dios.

Apolodoro narra así este episodio, y el nacimiento de Heracles, en Biblioteca II, 4, 8:

πρ το δ μφιτρωνα παραγενσθαι ες Θβας Ζες, δι νυκτς λθν κα τν μαν τριπλασισας νκτα, μοιος μφιτρωνι γενμενος λκμν συνευνσθη κα τ γενμενα περ Τηλεβον διηγσατο. μφιτρων δ παραγενμενος, ς οχ ἑώρα φιλοφρονουμνην πρς ατν τν γυνακα, πυνθνετο τν αταν· εποσης δ τι τ προτρ νυκτ παραγενμενος ατ συγκεκομηται, μανθνει παρ Τειρεσου τν γενομνην το Δις συνουσαν. λκμνη δ δο γννησε παδας, Δι μν ρακλα, μι νυκτ πρεσβτερον, μφιτρωνι δ φικλα. το δ παιδς ντος κταμηνιαου δο δρκοντας περμεγθεις ρα π τν ενν πεμψε, διαφθαρναι τ βρφος θλουσα. πιβοωμνης δ λκμνης μφιτρωνα, ρακλς διαναστς γχων κατραις τας χερσν ατος διφθειρε. Φερεκδης δ φησιν μφιτρωνα, βουλμενον μαθεν πτερος ν τν παδων κενου, τος δρκοντας ες τν ενν μβαλεν, κα το μν φικλους φυγντος το δ ρακλους ποστντος μαθεν ς φικλς ξ ατο γεγννηται.

Antes de que Anfitrión regresara a Tebas, Zeus se presentó una noche y, haciéndola durar como tres, yació con Alcmena en figura de Anfitrión y le relató lo sucedido con los teléboas. Cuando llegó Anfitrión y vio que su mujer lo acogía sin entusiasmo, le preguntó el motivo, y al decirle Alcmena que a su regreso la noche anterior ya se había acostado con ella, Tiresias le aclaró que la unión amorosa había sido con Zeus. Alcmena concibió dos hijos, de Zeus a Heracles, mayor una noche que Ificles, habido con Anfitrión. Siendo Heracles de ocho meses, Hera, deseosa de matarlo, envió dos enormes serpientes a su cama; Alcmena llamó en su ayuda a Anfitrión, pero Heracles, incorporándose, las estranguló con las manos. No obstante Ferécides dice que Anfitrión, para averiguar cuál de los niños era el hijo de Zeus, puso las serpientes en la cama; y como Ificles huyó y Heracles se quedó, supo que aquél era su hijo.

 

La traducción es de Margarita Rodríguez de Sepúlveda, en Gredos.

 

 

 

10. Recitativo Alto Tenor

Continuo

Alt

Geliebte Tugend, du allein

Sollst meine Leiterin

Beständig sein.

Wo du befiehlst, da geh ich hin,

Das will ich mir zur Richtschnur wählen.

Tenor

Und ich will mich mit dir

So fest und so genau vermählen,

Dass ohne dir und mir

Mein Wesen niemand soll erkennen.

Beide

Wer will ein solches Bündnis trennen?

 

 

Hércules:

Virtud estimada, sólo tú,

serás mi guía

para siempre jamás,

hacia donde tú ordenes, yo iré

pues esta pauta quiero imponerme.

Virtud:

Y yo sólo contigo quisiera

casarme tan firme y fuertemente,

pues sin ti y sin mí

mi esencia nadie entendería.

Hércules y Virtud:

¿Quién querrá separar esta alianza?

 

11. Aria (Duetto) Alto Tenor

Viola I/II, Continuo

Alt

Ich bin deine,

Tenor

Du bist meine,

Beide

Küsse mich,

Ich küsse dich.

Wie Verlobte sich verbinden,

Wie die Lust, die sie empfinden,

Treu und zart und eiferig,

So bin ich.

 

 

Hércules:

Yo soy tuyo,

Virtud:

Tú eres mío,

Hércules y Virtud:

Bésame,

yo te beso.

Como se aman los enamorados,

como el placer que ellos sienten,

fiel, tierno e inflamado,

así estoy yo.

 

12. Recitativo Bass

Violino I/II, Viola, Continuo

Schaut, Götter, dieses ist ein Bild

Von Sachsens Kurprinz Friedrichs Jugend!

Der muntern Jahre Lauf

Weckt die Verwunderung schon itzund auf.

So mancher Tritt, so manche Tugend.

Schaut, wie das treue Land mit Freuden angefüllt,

Da es den Flug des jungen Adlers sieht,

Da es den Schmuck der Raute sieht,

Und da sein hoffnungsvoller Prinz

Der allgemeinen Freude blüht.

Schaut aber auch der Musen frohe Reihen

Und hört ihr singendes Erfreuen:

 

 

Mercurio:

Mirad, ésta es la imagen, oh dioses,

de Federico, el joven príncipe de los sajones!

que en el devenir de los años tan breve

ya despierta la admiración.

Tal es su huella, tal su virtud.

Mirad como el país leal está lleno de satisfacción,

al ver el vuelo de la joven águila,

al contemplar la joya de su blasón,

y su joven príncipe lleno de esperanza

da a todos la alegria como una flor.

Mirad la alegre fila de las Musas también

y escuchad sus alegres cantos:

 

13. Coro e Arioso B

Corno I/II, Oboe I/II, Violino I/II, Viola, Continuo

Chor der Musen

Lust der Völker, Lust der Deinen,

Blühe, holder Friederich!

Bass

Deiner Tugend Würdigkeit

Stehet schon der Glanz bereit,

Und die Zeit

Ist begierig zu erscheinen:

Eile, mein Friedrich, sie wartet auf dich.

 

 

Coro de las Musas:

Alegría del pueblo, gozo de los tuyos,

¡Florece, afortunado Federico!

Mercurio (Bajo):

De tu virtud el trofeo

ya brilla con resplendor,

y el momento,

ya empieza a mostrarse;

Corre, Federico mío, que ya te espera.

 

Seguramente se ha elegido el libretista Picander la figura de Mercurio, porque era el mensajero de los dioses, y aquí es el encargado de explicarnos el significado de la elección de Hércules, que se identificar con Federico.

La presencia de las Musas debe ser quizá un guiño a las artes y sus protectores.

 

Read Full Post »