Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5/05/11

El hecho de la resurrección es tratado por los cuatro evangelistas de forma desigual en extensión, aunque todos coinciden en algunos detalles.

Respecto a las primeras personas que descubren la losa quitada, Mateo nos dice que son María Magdalena y la “otra” María. Marcos redunda en lo de María Magdalena y acota que la acompañaban María la de Santiago y Salomé. Juan, en cambio, sólo habla de María Magdalena.

Por su parte, Lucas nos ha dicho en 23, 55 que las mujeres que habían venido con él desde Galilea (α γυνακες, ατινες σαν συνεληλυθυαι κ τς Γαλιλαας ατ) inspeccionaron el monumento y cómo había sido colocado el cuerpo de Jesús. Luego prepararon aromas y perfumes, guardando reposo el sábado. Y comienza el capítulo 24 diciendo que el primer día de la semana “fueron al monumento llevando los aromas que habían preparado”, sin expresar el sujeto de la acción, que ha aparecido mucho más arriba. Sólo en 24, 10 precisa que estas mujeres eran María Magdalena, Juana y María la de Santiago.

En cuanto al momento en que se produce el descubrimiento de la tumba vacía, Mateo dice que fue “pasado el sábado, al clarear el primer día de la semana” (ψ δ σαββτων, τ πιφωσκοσ ες μαν σαββτων).

Marcos, por su parte, especifica que fue “muy de madrugada, el primer día de la semana, … salido ya el sol” (κα λαν πρω τ μι τν σαββτων … νατελαντος το λου).

Lucas es más breve: “el primer día de la semana, apenas rayó o el alba – muy de madrugada-“ (τ δ μι τν σαββτων ρθρου βαθως). Es sorprendente ver cómo Lucas utiliza una expresión temporal que encontramos en el diálogo “Critón” de Platón; en el diálogo escrito por el filósofo ateniense leemos que Sócrates se asombra ante la llegada, muy de mañana, de su amigo Critón, y se produce este breve diálogo sobre la hora:

Σωκράτης
τί τηνικάδε ἀφῖξαι, Κρίτων; οὐ πρῲ ἔτι ἐστίν;

Κρίτων
πάνυ μὲν οὖν.

Σωκράτης
πηνίκα μάλιστα;

Κρίτων
ὄρθρος βαθύς.

Σωκράτης
θαυμάζω ὅπως ἠθέλησέ σοι τοῦ δεσμωτηρίου φύλαξ ὑπακοῦσαι.

Κρίτων
συνήθης ἤδη μοί ἐστιν, Σώκρατες, διὰ τὸ πολλάκις δεῦρο φοιτᾶν, καί τι καὶ εὐεργέτηται ὑπ᾽ ἐμοῦ.

Σωκράτης
ἄρτι δὲ ἥκεις πάλαι;

Κρίτων
ἐπιεικῶς πάλαι.

Sócrates. – ¿Por qué vienes a esta hora, Critón? ¿No es pronto todavía?

Critón – En efecto, es muy pronto.

Sócrates  – ¿Qué hora es exactamente?

Critón – Comienza a amanecer.

Sócrates  –Me extraña que el guardián de la prisión haya querido atenderte.

Critón -Es ya amigo mío, Sócrates, de tanto venir aquí; además ha recibido dé mí alguna gratificación.

Sócrates  – ¿Has venido ahora o hace tiempo?

Critón –Hace ya bastante tiempo.

 


Pues bien, ese ὄρθρος βαθύς de Platón, se convierte en ρθρου βαθως en Lucas, con un cambio de caso, genitivo con valor temporal.

Por último, Juan dice: “el primer día de la semana, al amanecer, cuando aún estaba oscuro” (Τ δ μι τν σαββτων πρω σκοτας τι οσης).

Tres evangelistas, Marcos, Lucas y Juan usan la misma expresión: τ δ μι τν σαββτων, con la mínima diferencia de que Marcos no usa la conjunción δ. Mateo varía la locución ligeramente: ες μαν σαββτων, con la preposición de acusativo ες y el numeral femenino “uno” en acusativo (μαν), en lugar de dativo sin preposición (τ  μι).

En Marcos y Juan hallamos el adverbio πρω, reforzado en Marcos por otro adverbio (λαν).

Curiosamente después cada uno utiliza una expresión temporal exacta diferente. Mateo dice τ πιφωσκοσ, expresión única en el Nuevo Testamento, que aparece de nuevo en Eusebio, Epifanio, Orígenes y Juan Crisóstomo, citando casi siempre el texto de Mateo. Curiosamente aparece también la expresión en un escolio a Píndaro.

Marcos usa la expresión νατελαντος το λου, un genitivo absoluto para indicar que ya había salido el sol.

Lucas la ya comentada expresión que aparece en caso nominativo en el “Critón” platónico (ρθρου βαθως). Por cierto, esta misma expresión en genitivo, aunque con ligera variante (ρθρου βαθος) la encontramos en dos obras de Galeno, De praenotione ad Posthumum y De methodo medendi.

Juan finalmente utiliza otro genitivo absoluto σκοτας τι οσης.

Como circunstancias concomitantes a la acción podemos decir que Mateo indica que se produce un temblor de tierra, producido por la bajada de un ángel que corrió la losa del sepulcro y se sentó encima:

κα δο σεισμς γνετο μγας· γγελος γρ Κυρου καταβς ξ ορανο κα προσελθν πεκλισεν τν λθον κα κθητο πνω ατο.

Es el único que habla del seísmo e indica quién corre la losa del sepulcro.

En Marcos las mujeres, que se preguntaban quién les correría la losa, descubren que ésta ha sido movida (κα λεγον πρς αυτς, Τς ποκυλσει μν τν λθον κ τς θρας το μνημεου; 4 κα ναβλψασαι θεωροσιν τι ποκεκλισται λθος).

Lucas sólo dice que “hallaron la losa corrida a un lado del monumento” (ερον δ τν λθον ποκεκυλισμνον π το μνημεου).

Juan nos cuenta que María Magdalena “ve la losa quitada del monumento” (βλπει τν λθον ρμνον κ το μνημεου).

Anuncios

Read Full Post »