Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24/05/11

En nuestro anterior capítulo ofrecíamos el testimonio de Apolodoro sobre Hécuba y la traducción de Margarita Rodríguez de Sepúlveda.

En notas al pie dice la traductora:

Según Eurípides, Hécuba 3, y también Virgilio, Eneida VII 320 y X 705, su padre era Ciseo, pero según Homero, Ilíada XVI 718-9, era hija de Dimante que vivía en Frigia junto al río Sangario.

Éste es el comienzo de la Hécuba de Eurípides:

῞Ηκω νεκρῶν κευθμῶνα καὶ σκότου πύλας

λιπών, ἵν᾿ ῞Αιδης χωρὶς ᾤκισται θεῶν,

Πολύδωρος, ῾Εκάβης παῖς γεγὼς τῆς Κισσέως

Πριάμου τε πατρός, ὅς μ᾿, ἐπεὶ Φρυγῶν πόλιν

κίνδυνος ἔσχε δορὶ πεσεῖν ῾Ελληνικῷ,

He venido tras dejar la subterránea morada de los muertos y las puertas de la sombra, donde habita Hades apartado de los dioses; yo, Polidoro, que soy hijo de Hécuba, la de Ciseo, y de mi padre Príamo, el cual, cuando se cernió sobre la ciudad de los frigios el peligro de caer bajo la lanza helena. (Traducción de Juan Antonio López Férez, en Gredos).

Aquí los textos de Virgilio y su traducción a cargo de Ana Pérez Vega:

Eneida VII 320

nec face tantum

Cisseis praegnas ignis enixa iugalis;

quin idem Veneri partus suus et Paris alter,

funestaeque iterum recidiua in Pergama taedae.

No será la hija de Ciseo la única que haya concebido en sus entrañas una tea encendida; también el hijo de Venus será otro Paris, y segunda vez las teas de himeneo serán funestas a la nueva Troya.

Eneida X 702 y siguientes:

nec non Euanthen Phrygium Paridisque Mimanta

aequalem comitemque, una quem nocte Theano

in lucem genitore Amyco dedit et face praegnas

705 Cisseis regina Parim; Paris urbe paterna

occubat, ignarum Laurens habet ora Mimanta.

Inmola también al frigio Evante y a Mimante, compañero de Paris y de su misma edad, pues su madre Teano, esposa de Amico, le dio a luz en la misma noche en que la reina, hija de Ciseo, dio a luz a Paris, creyendo llevar en su vientre una tea encendida. Paris yace tendido en la ciudad de sus padres; las playas de Laurento poseen los ignorados despojos de Mimante.

Vanessa Redgrave as Hecuba. Photographed by Manuel Harlan, Copyright RSC

En Ilíada XVI 717-719 leemos:

᾿Ασίῳ, ὃς μήτρως ἦν ῞Εκτορος ἱπποδάμοιο

αὐτοκασίγνητος ῾Εκάβης, υἱὸς δὲ Δύμαντος,

ὃς Φρυγίῃ ναίεσκε ῥοῇς ἔπι Σαγγαρίοιο·

Asio, el cual era tío materno de Héctor, domador de caballos,

hermano carnal de Hécabe e hijo de Dimante,

y habitaba en la Frigia junto a la corriente del Sangario.

Cf. También Higino, Fábulas 91, 111 y 249.

Respecto al abandono de Paris, dice Margarita Rodríguez en nota al pie:

En Eurípides, Andrómaca 296 ss., es Casandra quien aconseja que se mate al niño. He aquí los versos de Eurípides:

ἀλλ᾿ εἴθ᾿ ὑπὲρ κεφαλὰν ἔβαλεν κακὸν

ἁ τεκοῦσά νιν [Πάριν]

πρὶν ᾿Ιδαῖ-

ον κατοικίσαι λέπας·

ὅτε νιν παρὰ θεσπεσίῳ δάφνᾳ

βόασε Καςάνδρα κτανεῖν,

μεγάλαν Πριάμου πόλεως λώβαν.

τίν᾿ οὐκ ἐπῆλθε, ποῖον οὐκ ἐλίσσετο

δαμογερόν-

των βρέφος φονεύειν;

¡Ojalá hubiera tirado al malvado por encima de su cabeza la que lo dio a luz, antes que él hubiera habitado en la roca del Ida, cuando, junto al laurel divino, Casandra gritó que lo mataran, gran ultraje d ela gran ciudad del Príamo! ¿A quién no acudió ella? ¿A cuál de los ancianos de la ciudad no suplicó que diera muerte a la criatura?

Traducción de Juan Antonio López Férez, en Gredos).

La exposición de Paris tras el sueño de Hécuba, narrada en Apolodoro, es recogida por Ovidio en Heroidas XVI 43 y siguientes:

matris adhuc utero partu remorante tenebar;

iam gravidus iusto pondere venter erat.

illa sibi ingentem visa est sub imagine somni

flammiferam pleno reddere ventre facem.

territa consurgit metuendaque noctis opacae

visa seni Priamo; vatibus ille refert.

arsurum Paridis vates canit Ilion igni

pectoris, ut nunc est, fax fuit illa mei!

Forma vigorque animi, quamvis de plebe videbar,

indicium tectae nobilitatis erat.

Estaba todavía retenido en el útero materno por un retraso del parto;

el vientre estaba ya grávido por el justo peso.

Mi madre vio en sueños que paría de su vientre

preñado una enorme  antorcha ardiente.

Aterrorizada se levanta y la pavorosa visión de aquella oscura noche

cuenta al anciano Priamo; éste la  refiere a los adivinos.

un adivino vaticina que Ilión va a arder por el fuego de Paris

a juzgar por ahora, era aquella la antorcha que quemaba en mi pecho!

Mi belleza y la fuerza de mi coraje, aunque parecía que yo provenía de la plebe,

eran indicio de mi secreta nobleza.

En las Metamorfosis de Ovidio XIII, 422 y siguientes encontramos también a Hécuba, cuando las mujeres troyanas son embarcadas en las naves aqueas como esclavas de los griegos tras la caída de Ilión:

‘Troia, vale! rapimur’ clamant, dant oscula terrae

Troades et patriae fumantia tecta relinquunt.

ultima conscendit classem miserabile visu!

in mediis Hecabe natorum inventa sepulcris:

prensantem tumulos atque ossibus oscula dantem

Dulichiae traxere manus, tamen unius hausit

inque sinu cineres secum tulit Hectoris haustos;

Hectoris in tumulo canum de vertice crinem,

inferias inopes, crinem lacrimasque reliquit.

“Adiós, Troya, nos llevan” gritan. Dan besos a la tierra las troyanas y dejan las casas humeantes de la patria. La última en embarcar (¡deplorable espectáculo!) fue Hécuba, a quien habían encontrado entre los sepulcros de sus hijos; mientras estrechaba los túmulos y besaba los huesos la arrastraron manos duliquias, pero aún pudo sacar las cenizas de uno al menos, de Héctor y sacadas las llevó consigo en el seno; en el túmulo de Héctor dej´un blanco cabello de su cabeza, mísera ofrenda funeral, un cabello y unas lágrimas.

Pero es quizá en los versos 505 y siguientes de este Libro XIII donde podemos apreciar la pertinencia de la figura de Hécuba en la rueda de la Fortuna. Acaba de morir en manos de los griegos su hija Políxena sobre la tumba de Aquiles. Hécuba dice:

Aeacidae fecunda fui! iacet Ilion ingens,

eventuque gravi finita est publica clades,

sed finita tamen; soli mihi Pergama restant.

in cursuque meus dolor est: modo maxima rerum,

tot generis natisque potens nuribusque viroque

nunc trahor exul, inops, tumulis avulsa meorum,

Penelopae munus, quae me data pensa trahentem

matribus ostendens Ithacis “haec Hectoris illa est

clara parens, haec est” dicet “Priameia coniunx,”

postque tot amissos tu nunc, quae sola levabas

maternos luctus, hostilia busta piasti!

inferias hosti peperi! quo ferrea resto?

quidve moror? quo me servas, annosa senectus?

quo, di crudeles, nisi uti nova funera cernam,

vivacem differtis anum? quis posse putaret

felicem Priamum post diruta Pergama dici?

felix morte sua est! nec te, mea nata, peremptam

adspicit et vitam pariter regnumque reliquit.

at, puto, funeribus dotabere, regia virgo,

condeturque tuum monumentis corpus avitis!

non haec est fortuna domus: tibi munera matris

contingent fletus peregrinaeque haustus harenae!

omnia perdidimus: superest, cur vivere tempus

in breve sustineam, proles gratissima matri,

nunc solus, quondam minimus de stirpe virili,

has datus Ismario regi Polydorus in oras.

quid moror interea crudelia vulnera lymphis

abluere et sparsos inmiti sanguine vultus?’


Read Full Post »