Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19 de julio de 2011

Hemos podido ver hoy en el periódico ABC una viñeta de humor gráfico a cargo de Puebla de clara inspiración histórica romana.

Ya en otra ocasión nos referimos a otra viñeta, en aquel caso de Idígoras y Pachi en El Mundo, con alusiones al mundo clásico grecolatino.

En este caso, el dibujante alude a la famosa muerte de Julio César a manos de un grupo de conspirados en los Idus de Marzo del 44 a. C. ante la Curia romana. El episodio nos lo cuenta Suetonio, en Vida de los Doce Césares I, 82:

Assidentem conspirati specie officii circumsteterunt, ilicoque Cimber Tillius, qui primas partes susceperat, quasi aliquid rogaturus propius accessit renuentique et gestu[m] in aliud tempus differenti ab utroque umero togam adprehendit: deinde clamantem: ‘ista quidem uis est!’ alter e Cascis auersum uulnerat paulum infra iugulum. Caesar Cascae brachium arreptum graphio traiecit conatusque prosilire alio uulnere tardatus est; utque animaduertit undique se strictis pugionibus peti, toga caput obuoluit, simul sinistra manu sinum ad ima crura deduxit, quo honestius caderet etiam inferiore corporis parte uelata. atque ita tribus et uiginti plagis confossus est uno modo ad primum ictum gemitu sine uoce edito, etsi tradiderunt quidam Marco Bruto irruenti dixisse: καὶ σὺ τέκνον exanimis diffugientibus cunctis aliquamdiu iacuit, donec lecticae impositum, dependente brachio, tres seruoli domum rettulerunt. nec in tot uulneribus, ut Antistius medicus existimabat, letale ullum repertum est, nisi quod secundo loco in pectore acceperat.

La traducción del texto latino de Suetonio es la siguiente y se ha obtenido de aquí:

 LXXXII. En cuanto se sentó, le rodearon los conspiradores con pretexto de saludarle; en el acto Cimber Telio, que se había encargado de comenzar, acercósele como para dirigirle un ruego; mas negándose a escucharle e indicando con el gesto que dejara su petición para otro momento, le cogió de la toga por ambos hombros, y mientras exclamaba César: Esto es violencia, uno de los Casca, que se encontraba a su espalda, lo hirió algo más abajo de la garganta. Cogióle César el brazo, se lo atravesó con el punzón y quiso levantarse, pero un nuevo golpe le detuvo. Viendo entonces puñales levantados por todas partes, envolviese la cabeza en la toga y bajóse con la mano izquierda los paños sobre las piernas, a fin de caer más noblemente, manteniendo oculta la parte inferior del cuerpo. Recibió veintitrés heridas, y sólo a la primera lanzó un gemido, sin pronunciar ni una palabra. Sin embargo, algunos escritores refieren que viendo avanzar contra él a M. Bruto, le dijo en lengua griega: ¡Tú también, hijo mío! Cuando le vieron muerto, huyeron todos, quedando por algún tiempo tendido en el suelo, hasta que al fin tres esclavos le llevaron a su casa en una litera, de la que pendía uno de sus brazos. Según testimonio del médico Antiscio, entre todas sus heridas sólo era mortal la segunda que había recibido en el pecho. Los conjurados querían arrastrar su cadáver al Tíber, adjudicar sus bienes al Estado y anular sus disposiciones; pero el temor que les infundieron el cónsul M. Antonio y Lépido, jefe de la caballería, les hizo renunciar a su designio.

Como se puede apreciar, Cayo Julio César se dirigió a Bruto en griego, aunque en todas partes se ha generalizado en lengua latina: tu quoque, fili mi.

La viñeta cambia los personajes y los instrumentos del famoso hecho. César es el actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, vestido a la usanza romana, con toga praetexta. Tiene ya un cuchillo clavado en el cuerpo y le apuntan otros dos. No obstante, no parecen preocuparle éstos, sino un puñal especial, un ejemplar del periódico El País que le ha arrojado a la espalda una mano de un desconocido. Bueno, no tan desconocido, porque el presidente exclama, como en su día hizo Julio César: ¿Tú también, Alfredus? En clara alusión a su antiguo vicepresidente y ahora candidato a las próximas elecciones, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Todo radica en un duro editorial publicado ayer en el periódico del grupo PRISA, demoledor para el actual inquilino de La Moncloa, que urgía al presidente a la convocatoria urgente de elecciones generales.

Read Full Post »