Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19/09/11

De Céfiro y Febo Apolo ya hemos hablado en otras ocasiones.

Y vamos ya con la última alusión mitológica en los Carmina Burana. En el 143, 5 de la versión de Orff, salen Paris, Cupido y Afrodita:

Gloriantur

et letantur

in melle dulcedinis,

qui conantur,

ut utantur

premio Cupidinis.

simus iussu Cypridis

gloriantes

et letantes

pares esse Paridis!

Se glorían y se regocijan

en la miel de la dulzura

quienes se esfuerzan por conseguir

la recompensa de Cupido (el amor).

Estemos a las órdenes de Venus

gloriándonos y alegrándonos

de ser iguales a Paris.

De estos tres personajes quizá deba hablarse de Paris, para descubrir por qué tenemos que alegrarnos de ser iguales a él.

Uno de los autores que nos ofrece una información breve, pero completa, sobre el hijo de Príamo es Higino, en sus Fábulas 91 (Alejandro o Paris), 92 (Juicio de Paris)

ALEXANDER PARIS.

Priamus Laomedontis filius cum complures liberos haberet ex concubitu Hecubae Cissei siue Dymantis filia<e>, uxor eius praegnans in quiete uidit se facem ardentem parere ex qua serpentes plurimos exisse. Id uisum omnibus coniectoribus cum narratum esset, imperant quicquid pareret necaret, ne id patriae exitio foret. Postquam Hecuba peperit Alexandrum, datur interficiendus, quem satellites misericordia exposuerunt; eum pastores pro suo filio repertum expositum educarunt eumque Parim nominauerunt. Is cum ad puberem aetatem peruenisset, habuit taurum in deliciis; quo cum satellites missi a Priamo ut taurum aliquis adduceret uenissent, qui in athlo funebri quod ei fiebat poneretur, coeperunt Paridis taurum abducere. Qui persecutus est eos et inquisiuit quo eum ducerent; illi indicant se eum ad Priamum adducere. Qui uicisset ludis funebribus Alexandri. Ille amore incensus tauri sui descendit in certamen et omnia uicit, fratres quoque suos superauit. Indignans Deiphobus gladium ad eum strinxit; at ille in aram Iouis Herc<e>i insiluit; quod cum Cassandra uaticinaretur eum fratrem esse, Priamus eum agnouit regiaque recepit.

Habiendo tenido Príamo, hijo de Laomedonte, muchos hijos de su relación con Hécuba, la hija de Ciseo o de Dimate, su esposa, estando embarazada, vio en sueños que daba a luz una antorcha ardiente de la que salián muchas serpientes. Habiendo contado esta visión a muchos adivinos, ordenan que matara a quello que pariera, no fuera a ser que ello supusiera la destrucción de la patria. Después que Hécuba dio a luz a Alejandro, éste es entregado para ser muerto, pero los servidores por misericordia lo abandonaron; unos pastores, tras haberlo hallado abandonado, lo criaron como su hijo y le pusieron por nombre Paris. Cuando llegó a la edad de la adolescencia, tuvo un toro por el que sentía gran afecto; cuando unos criados enviados por Príamo llegaron para que alguien llevara un toro que fuera ofrecido como premio en los juegos fúnebres que en su honor se realizaban, empezaron a llevarse el toro de Paris. Éste los persiguió y se informó de dónde lo llevaban; ellos le indican que lo llevan ante Príamo… que venciera en los juegos fúnebres por Alejandro. Él, lleno de afecto por su toro, participó en el certamen y venció en todas las pruebas, y también superó a sus hermanos. Indignado, Deífobo sacó contra él su espada; pero Paris se refugió junto al altar de Zeus Herceo; cuando Casandra reconoció que era su hermano, Príamo lo admitió y lo restituyó en la casa real.

En la 92 nos habla Higino del famoso Juicio de Paris:

PARIDIS IVDICIVM.

Iouis cum Thetis Peleo nuberet ad epulum dicitur omnis deos conuocasse excepta Eride, id est Discordia, quae cum postea superuenisset nec admitteretur ad epulum, ab ianua misit in medium malum, dicit quae esset formosissima attolleret. Iuno Venus Minerua formam sibi u<i>ndicare coeperunt, inter quas magna discordia orta, Iouis imperat Mercurio ut deducat eas in Ida monte ad Alexandrum Paridem eumque iubeat iudicare. Cui Iuno, si secundum se iudicasset, pollicita est in omnibus terris eum regnaturum, diuitem praeter ceteros praestaturum; Minerua, si inde uictrix discederet, for<t>issimum inter mortales futurum et omni artificio scium; Venus autem Helenam Tyndarei filiam formosissimam omnium mulierum se in coniugium dare promisit. Paris donum posterius prioribus anteposuit, Veneremque pulcherrimam esse iudicauit; ob id Iuno et Minerua Troianis fuerunt infestae.

Alexander Veneris impulsu Helenam a Lacedaemone ab hospite Menelao Troiam abduxit eamque in coniugio habuit cum ancillis duabus Aethra et Thisiadie, quas Castor et Pollux captiuas ei assignarant, aliquando reginas.

Cuando Tetis se casó con Peleo, hijo de Zeus, se dice que convocó a todos los dioses a un banquete, excepto a Eris, esto es la Discordia, que cuando despues se presentó, no fue admitida al banquete y arrojó desde la puerta en el centro de la sala una manzana, y dijo que la tomara la que fuera la más hermosa. Juno, Venus y Minerva empezaron a atribuirse la belleza, y al producirse entre ellas una disputa, Júpiter ordena a Mercurio que las lleve ante Alejandro Paris en el monte Ida y le ordene juzgarlas. A éste Juno, si se mostraba favorable para ella en el juicio, le prometió que reinaría en todas las tierras y sobresaldría por encima de los demás en riqueza; Minerva, si partía de allí como vencedora, le prometió que sería el más fuerte entre los mortales y sabio en cualquier arte; venus, por su parte, le prometió que le daría en matrimonio a Helena, la hija de Tindáreo, la más hermosa de todas las mujeres. Paris el último regalo antepuso a los primeros y juzgó que venus era la diosa más hermosa; por ello Juno y Minerva fueron hostiles a los troyanos.

Alejandro, por instigación de Venus, se llevó a Helena desde Lacedemonia, de casa de su anfitrión Menelao, a Troya y la tuvo en matrimonio, con dos esclavas Etra y Tisidia, dos cautivas que Cástor y Pólux le habían asignado, y que en otro tiempo fueron reinas.

Read Full Post »