Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27/09/11

Ofrecemos en este capítulo la traducción de la escena segunda del Acto III y añadimos la escena tercera.

Escena Segunda

(Alcestis sostenida por Ismene, Eumelo, Aspasia, y séquito; luego, los dioses infernales)

ALCESTIS

¡Esposo, Admeto, amor mío!

He aquí el instante que de ti me separa

y que nuestras dulces cadenas

desata para siempre.

Alrededor de mí, desdeñosa,

gira la sombra de la muerte,

que empuña la guadaña, levanta su diestra

y se dispone a dar el golpe fatal.

Dentro de poco, Alcestis, será un frío despojo

reposando en el gélido mármol;

ya no será la madre, la reina ni la esposa.

Ven pues y recibe a estos niños,

prendas queridas que a ti confío,

y acepta el último adiós.

ADMETO

¡Él último!

ALCESTIS

¡Ay!… sí.

ADMETO

¡Siento mi corazón colmado

por un cúmulo de angustias.

ALCESTIS

¡Aspasia, Eumelo,

queridos hijos, apartaos de mi pecho!

Pensad a menudo en mí,

venid a mi tumba

para ornadla de flores.

(Para sí)

Como una sombra amorosa estaré a vuestro lado.

(En voz alta)

Y de vuestra pobre madre,

el memorable juramento, la fidelidad y el amor,

recordad de vez en cuando a vuestro padre.

¡Queridos hijos, ah, no lloréis!

Todo su tierno cariño

os promete vuestro padre.

ADMETO

Queridos hijos ¡ah! vosotros seréis

el consuelo y la alegría,

solamente vosotros, de este corazón.

ALCESTIS

¡Consuélate, oh amado esposo!

ADMETO

¡Demasiado cruel es mi destino!

ALCESTIS, ADMETO

¡Ah, mi bien! ¡En este momento

sólo me aflige tu dolor!

ADMETO

¡Qué amargo tormento qué suplicio,

qué muerte es ver a la dulce cónyuge arrebatada!

Yo soy el ejemplo

de lo que se considera un miserable.

¡oh dioses, vivir en perpetuo sufrimiento!

¡Dioses, amigos… ah!

¿Quién puede ayudarme?

ALCESTIS

¡Esposo, hijos, ah, mientras todavía esté viva,

abrazad a Alcestis!

ADMETO, ISMENE, EVANDRO

Pero ¿qué sonido de voces terribles se oyen?

¿Qué torbellino nos envuelve en tinieblas,

nos sorprende y nos cubre de horror?

ADMETO

¡Cuántas sombras de terrible aspecto!

¿Qué ocurrirá, oh esposa?

EVANDRO

¡Cuántos espíritus de semblante

feroz y amenazador!

ISMENE

¿Qué querrán?

EUMELO, ASPASIA

¡Ay, madre!


DIOSES INFERNALES

Alcestis, recuerda tu promesa: ¡ven!

Jamás la Parca ha suspendido

su implacable y severo rigor.

ALCESTIS

¡Ay de mí! ¿Quién puede rescatarme?

¿Quién me quita el embotamiento

de mis sentidos, en el que languidezco

privada de todo dolor

tranquila y muda?

¿Qué gente me circunda?

¡Ay, estoy perdida!

DIOSES INFERNALES

¿Por qué te detienes?

Eres la víctima elegida.

ADMETO

¡Deteneos y oíd! Saciaros ¡oh, dioses!

y llevaros con vosotros a un esposo amante,

que sin ella, ya no podrá vivir.

DIOSES INFERNALES

No está permitido,

no hay piedad.

ADMETO

Pero al menos un instante…

ALCESTIS

Al menos un último abrazo…

DIOSES INFERNALES

No está permitido,

no hay piedad.

UN DIOS

¡Ven!

ADMETO

¡Ah, crueles!

UN DIOS

Refrena, temerario mortal,

el insensato furor que te arrebata.

ALCESTIS

¡Hijos, adiós!

¡Esposo, adiós!

ADMETO

Muero.

ALCESTIS

Estoy muerta.

(Alcestis es llevada por los dioses infernales. Admeto cae desmayado)




Escena III

Todos lloran a la reina muerta.

Scena Terza

UNA VOCE

Morì?

Non vive più?

EVANDRO

Fra quelle larve s’ascose, ci disparve.

ISMENE

Io gelo… di terror.

EVANDRO

Io tremo… di spavento.

ISMENE, EVANDRO

Oh noi dolenti!

Chi ci soccorrerà?

Chi ci conforta?

CORTIGIANI

Piangi, oh patria, oh Tessaglia.

è morta! Alceste. Alceste è morta!

ISMENE

Alceste è morta!

Ahimè!

Mai fine il pianto avrà

che queste bagnerà,

spiagge funeste!

CORTIGIANI

Piangi, o patria, ecc.

EVANDRO

Morte trionfa

e altera il vanto di beltà.

L’esempio di onestà.

Seco sen’ porta.

CORTIGIANI

Piangi, oh patria ecc.

ISMENE, EVANDRO

Ogni virtù più bella

con lei da noi partì:

punirci, ah voi così

Numi, voleste!

CORTIGIANI

Piangi, oh patria ecc.

(Admeto entra con seguito di cortigiani che lo circonda per disarmarlo)


Escena Tercera

UNA VOZ

¿Murió?

¿Ya no vive?

EVANDRO

Entre aquellos espíritus desaparece.

ISMENE

Me congelo… de terror.

EVANDRO

Tiemblo… de espanto.

ISMENE, EVANDRO

¡Ay de nosotros, dolientes!

¿Quién nos socorrerá?

¿Quién nos confortará?

CORTESANOS

¡Llora, oh patria! ¡Oh, Tesalia!

¡Ha muerto Alcestis!

¡Alcestis ha muerto!

ISMENE

¡Alcestis ha muerto!

¡Ay de mí!

¡Nunca tendrá fin el llanto

que baña,

estas playas funestas!

CORTESANOS

¡Llora, oh patria, etcétera

EVANDRO

La muerte triunfa

y altera la supremacía de la belleza.

El ejemplo de honestidad

consigo se lo lleva.

CORTESANOS

¡Llora, oh patria, etcétera

ISMENE, EVANDRO

Todas las virtudes más bellas

con ella se alejan de nosotros.

¡Ah, castigarnos así,

dioses, vosotros quisisteis!

CORTESANOS

¡Lloras, ay patria, etcétera.

(Admeto entra con un séquito de cortesanos que lo circunda y procuran desarmarlo)


Read Full Post »