Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/01/12

Seguimos con el texto del Arcipreste León sobre el caballo de Alejandro en su redacción tardía del siglo XII, con añadidos e interpolaciones, tal como aparece en la Antología del Latín Medieval de Antonio Fontán y Ana Moure. La traducción aproximada es nuestra.

3. In hoc itaque facto intelligens Alexander voluntatem caballi aperuit cancellum et ingressus est ad eum et cepit mansuete tangere dorsum eius manu dextera. Tunc ipse caballus cepit mansuescere illi amplius, et sicut blanditur canis domino suo, sie et ille blandiebatur Alexandro.

En esta acción, comprendiendo Alejandro la voluntad del caballo, abrió la jaula y entró en ella y empezó a tocar mansamente su lomo con su mano derecha. Entonces el caballo empezó a mostrársele aún más manso, y como un perro es acariciado por su dueño, así él era acariciado por Alejandro.

16 1. Hec autem cum vidisset Alexander, ascendit super eum et equitando exiit foras. Cum ergo vidisset eum Philippus rex, dixit ei: “Fili Alexander, omnia responsa deorum modo cognovi in te quia tu debes regnare post meam mortem.”

Cuando vio esto Alejandro, se subió a él y salió fuera cabalgando. Cuando lo vio el rey Filipo, le dijo: “Hijo Alejandro, ahora reconozco en ti todos los oráculos de los dioses, porque tú debes reinar tras mi muerte.”

2. Cui Alexander dixit: “Pater, si potest fieri, ergo dirige me sedentem in curru”. Respondit ei Philippus rex dicens:” Gratanter hoc facio, fili. Tolle tibi caballos centum et quadraginta milia solides aureos et vade cum bono auxilio.” Factumque est.

Y Alejandro le dijo: “Padre, si puede ser, permíteme correr en una carrera de carros”. Le respondió el rey Filipo diciendo: “Lo haré con mucho gusto, hijo. Toma para ti cien caballos y cuarenta mil sólidos áureos y ve con buena suerte”. Y así se hizo.

Exiens itaque Alexander una cum Ephestio philosopho amico suo deferensque secum ornamenta et solidos et precepit militibus suis ut curam mitterent de caballis.

Así pues se marchó Alejandro con su amigo el filósofo Hefestión y tomando consigo pertrechos y los sólidos, ordenó a sus servidores que se preocuparan de los caballos.

17 1. Veniens itaque Alexander in Peloponensum, occurrit ei Nicolaus rex eiusdem provincie cum exercitu, ut pugnam cum eo committeret, et appropinquans ad Alexandrum dixit ei: “Dic mihi, quis es tu?” Cui Alexander respondit: “Ego sum Alexander, Philippi regis filius.” Nicolaus ait: “Quem me speras esse?” Alexander respondit: “Tu es Nicolaus, rex Arideorum. Attamen non elevetur cor tuum in superbia pro eo quod habes regalem honorem super te; solet enim inveniri in humano fatu: quandoque maior perveniet ad parvitatem et parvus perveniet ad magnitudinem.” Cui Nicolaus ait: “Bene dixisti; temetipsum considera, quia natura mea inreprehensibilis est. Sed tamen dic mihi veritatem; quare in his partibus advenisti?” Alexander respondit: “Recede a me, homo, quia neque tu habes aliquid adversum me neque ego adversum te.” Cum autem audisset hunc sermonem Nicolaus rex, iratus est valde et dixit: “Vide quali homini loquor! Per salutem patris mei, si impetum spurae eicio in faciem eius, morietur.”

Al llegar al Peloponeso, le salió al encuentro Nicolao, el rey de aquella provincia, con su ejército, para entablar combate con él, y acercándose a Alejandro le dijo: “Dime, ¿quién eres tú?” Le respondió Alejandro: “Yo soy Alejandro, hijo del rey Filipo.” Dijo Nicolao: ¿Quién crees que soy yo?”. Respondió Alejandro: “Tú eres Nicolao, rey de los arideos. Sin embargo, que no se envanezca tu corazón en la soberbia por el hecho de tener un honor real sobre ti; suele, en efecto, ocurrir en el destino humano que muchas veces lo mayor llega a la pequeñez y lo pequeño llega a la grandeza.” Le dijo Nicolao: “Has dicho bien; considera, no obstante, que mi naturaleza es irreprensible. Pero, sin embargo, dime la verdad: ¿por qué has venido a este lugar?”. Alejandro respondió: “Déjame, hombre, porque ni tú tienes nada contra mí, ni yo contra ti.” Cuando el rey Nicolao oyó esta sentencia, se irritó muchísimo y dijo. “¡Mirad con qué hombre estoy hablando! Por la vida de mi padre, si lanzo un escupitajo a su cara, morirá.”

2. Hec cum dixisset, expuit contra eum et dixit: “Tolle hoc quod tibi decet accipere, catule, quia non erubescis.” Alexander itaque continendo se secundum doctrinam et nativitatem suam dixit illi: “Nicolae, iuro tibi per paternam nativitatem meam et per uterum matris mee in quo fui a deo conceptus, quia et hic, si mecum ludis cum curru, vincam te et patriam tuam per arma mihi subiugabo.” Et constituerunt inter se diem pugnandi et separati sunt abinvicem.

Y habiendo dicho esto, escupió contra él y dijo: “Toma lo que te corresponde recibir, cachorro, porque no te sonrojas”. Alejandro conteniéndose de acuerdo a la enseñanza recibida y a su naturaleza le dijo: “Nicolao, te juro por mi paternal nacimiento y por el vientre de mi madre en el que fui concebido de un dios que aquí, si concursas contra mí con tu carro, te venceré y someteré tu patria a mí por las armas.” Y establecieron entre ellos un día para luchar y se separaron uno de otro.

3. Reversusque Alexander ad patrem suum et preparato exercitu venit dies constitutus in quo coniuncti sunt ambo ad pugnam. Et sonuerunt tubas bellicas per partes et omnes unanimiter moti sunt ceperuntque pugnare fortiter inter se ipsumque Nicolaum Alexander propria manu occidit et multos ex eius militibus. In illa vero die victoriam magnam adeptus est Alexander, subiugans sibi regnum Nicolai, et coronaverunt eum milites eius et caballum eius et sic ad patrem suum cum victoria triumphi reversus est.

Y regresó Alejandro ante su padre y tras preparar el ejército llegó el día establecido en el que se unieron ambos para la lucha. Y sonaron las trompetas guerreras por todas partes y todos se movieron a la vez y empezaron a luchar con fuerza entre sí y Alejandro mató con su propia mano a Nicolao  y a muchos de sus soldados. En ese día, en efecto, consiguió Alejandro una gran victoria, sometiendo para sí el reino de Nicolao, y lo coronaron sus soldados y también a su caballo y así regresó ante su padre con la victoria y el triunfo.

Read Full Post »