Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 de enero de 2012

Presentado Filón, vamos con el lugar en el que, tanto Bailly como Liddell-Scott, sitúan el término Μέθεσις (méthesis).
Éste aparece en caso genitivo (μεθέσεως) en la obra Sobre la plantación realizada por Noé (Περὶ φυτουργίας Νωέ). Es, creemos, la única vez que aparece en toda la literatura en griego conservada.
Como nos han hecho ver Cantarella y Lesky, Filón de Alejandría (30? a. C.-50? d. C.) es una figura clave para conocer la profunda relación entre Judaísmo y Helenismo en el siglo I d. C. Judío practicante, su profundo dominio de la lengua, la literatura y, de modo especial, la retórica griegas lo convierten en una personalidad extraordinaria de su tiempo, tanto por su exégesis de la Torá (o Pentateuco) como por sus escritos apologéticos, históricos y filosóficos. Su testimonio es de gran valor para todo estudioso de la Antigüedad clásica por los muchos datos que aporta acerca de la filosofía, el pensamiento, la educación y la tradición clásica en el momento histórico que le tocó vivir, precisamente en un centro cultural de excepcional importancia dentro del Imperio romano.

A continuación se ofrece el pasaje concreto en el que sale la palabra, acompañada de ψυχῆς (genitivo de ψυχή = alma)

Δεύτερος μὲν δὴ λόγος οὗτος εἴρηται, δεικνὺς ὅτι οὐκ ἀλλότριον σπουδαίου τὸ μεθύειν, τρίτος δ᾿ ἐστὶν ἀπὸ διαφερούσης τῆς πρὸς τὴν ἐτυμολογίαν πιθανότητος ἠρτημένος· τὴν γὰρ μέθην οὐ μόνον, ἐπειδὴ μετὰ θυσίας ἐπιτελεῖται, νομίζουσί τινες εἰρῆσθαι, ἀλλ᾿ ὅτι καὶ μεθέσεως ψυχῆς αἰτία γίγνεται. μεθίεται δὲ ὁ μὲν τῶν ἀφρόνων λογισμὸς εἰς πλειόνων χύσιν ἁμαρτημάτων, ὁ δὲ τῶν ἐμφρόνων εἰς ἀνέσεως καὶ εὐθυμίας καὶ ἱλαρότητος ἀπόλαυσιν· ἡδίων γὰρ αὐτὸς ἑαυτοῦ νήφοντος οἰνωθεὶς ὁ σοφὸς γίγνεται, ὥστε οὐδ᾿ ἂν ταύτῃ διαμαρτάνοιμεν φάσκοντες ὅτι μεθυσθήσεται.

165. Queda expuesto este segundo argumento demostrativo de que el embriagarse no es cosa ajena al hombre virtuoso. Hay un tercer argumento, cuya inigualable fuerza persuasiva reposa en la etimología. Entienden, en efecto, algunos que el término «ebriedad» procede no sólo de que ella tiene lugar después de los sacrificios, sino también de que además es causa de abandono del alma.67
166. Sólo que, mientras el raciocinio de los insensatos se abandona en una corriente de abundantes faltas, el de los hombres sensatos se entrega al goce de momentos de expansión, buen ánimo y alegría, pues el hombre sabio, después que ha bebido, tórnase más grato aún que cuando estaba sobrio; de modo que, aun en este sentido, podemos decir sin incurrir en error que el sabio puede embriagarse.

67 Filón asocia los términos μέθη (méthe) = embriaguez, y μέθεσις méthesis = acción de, soltar, abandono, relajación, distensión, aunque ningún parentesco existe entre ambos términos.

La traducción y notas son de José María Triviño, catedrático de la Universidad nacional de La Plata, Buenos Aires, en su traducción de las Obras Completas de Filón de Alejandría de 1976.

Por su parte en FILÓN DE ALEJANDRÍA: OBRA Y PENSAMIENTO. UNA LECTURA FILOLÓGICA, trabajo publicado en el volumen 16 de la revista Synthesis (2009) por Juan Antonio López Férez, profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Madrid y de donde hemos tomado la reseña sobre Filón realizada al inicio de este artículo, leemos sobre la obra citada:

10. De plantatione (Plant.), Sobre la plantación realizada por Noé. 38

El comentarista afirma que el árbol de la vida es el hombre imagen de Dios; 39 repara en la plantación llevada a cabo por Abrahán; 40 y, al hablar de nuestra propia plantación, indica que debemos plantar árboles frutales, y, llegado el momento, podarlos. A propósito del cuarto año, cuando el fruto está listo para bendecir al Señor, Filón habla del número cuatro y elogia los resultados de la educación, acudiendo a una leyenda sobre el nacimiento de las Musas a partir del vientre de Mnemósine (129-30). “El mito de los antiguos es así. Y nosotros, siguiéndolo, decimos que…”(130). La segunda parte del tratado está reservada al cultivo de la viña llevado a cabo por Noé (140-77). En primer lugar el autor repasa ciertas preguntas de las escuelas filosóficas (peripatética, cínica y estoica, fundamentalmente) en las que se trataba de si al hombre sabio le era lícito embriagarse. Nos explica que todo el mundo condena la embriaguez cuando nos conduce a cometer insensateces, pero, si se trata solamente de excederse con la bebida sin llegar a tal punto, algunos dirían que el hombre sabio puede permitírselo.
Encontramos una interesante aportación en materia de sinónimos y antónimos: se pregunta el escritor si “embriagarse” (methýein= μεθύειν) y “llenarse de vino”(oinoûsthai = οἰνοῦσθαι) son sinónimos o no; señala que algunos quieren derivar methýein de méthesis, “relajación”; 41 y, asimismo, observa que en numerosos escritores methýein y oinoûsthai son sinónimos, sin estar asociados, en cambio, con lêros = λῆρος, “necedad, tontería”.

37 Génesis, 49. 17.
38 Exégesis de las palabras de Génesis, 9.20 b: “y plantó una viña”.
39 De Génesis, 1.27.
40 Génesis, 21.33.
41 No hay relación etimológica alguna entre ambos términos.

Read Full Post »