Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 20+01:00 julio 20+01:00 2012

Seguimos con las Harpías, a propósito de los dos ejemplares en piedra que hay en el campanario de Castellón, el Fadrí. Y continuamos con el relato de Apolonio de Rodas en El viaje de los Argonautas:

Τ μν πειθ᾿ρκ, καλαλκμεναι μεναινον·

αψα δ κουρτεροι πεπονατο δατα γροντι,

λοσθιον Αρπυίῃσιν λριον· γγθι δ᾿ μφω

στσαν, να ξιφεσσιν πεσσυμνας λάσειαν.

κα δ τὰ πρτισθ᾿ γρων ψαυεν δωδς,

α δ᾿ φαρ, ἠύτ᾿ ελλαι δευκες ἢ στεροπας,

πρφατοι νεφων ξλμεναι σσεοντο

κλαγγμαιμωσαι δητος. ο δ᾿ σιδντες

ρωες μεσσηγς ναχον, α δ᾿ ἅμ᾿ υτ

πντα καταβρξασαι, πρ πντοιο φροντο

τλε παρξ, δμ δδυσνσχετος αθι λλειπτο.

τάων δ᾿ α κατπισθε δω υες Βοραο

φσγαν᾿ πισχμενοι π᾿ ἴσ θον, ν γὰρ ηκεν

Ζες μνος κάματν σφιν· τὰρ Δις ο κεν πσθην

νσφιν, πε ζεφροιο παρασσεσκον ἀέλλας

αἰέν, τ᾿ ς Φινα κακ Φινος ἴοιεν.

ς δ᾿ τ᾿ ν κνημοσι κνες δεδαημνοι γρης

ἢ αγας κεραος ἠὲ πρκας χνεοντες

θεωσιν, τυτθν δ τιταινμενοι μετπισθεν

κρς ν γενεσσι μάτην ράβησαν δντας

ς Ζτης Κλας τε μλα σχεδν αἴσσοντες

των κροττσιν πχραον λιθα χερσν.

κα ν κε δ σφ᾿ ἀέκητι θεν διεδηλσαντο,

πολλν κς νσοισιν πι Πλωτσι κιχντες,

ε μρ᾿ κα Ιρις ἴδεν, κατὰ δ᾿ αθρος ἆλτο

ορανθεν, κα τοα παραιφαμνη κατρυκεν·

«Ο θμις, υες Βορω, ξιφεσσιν λάσσαι

῾Αρπυας, μεγάλοιο Δις κνας· ρκια δ᾿ ατ

δσω γν ς ο οτι χρμψουσιν οσαι.»

῾Ως φαμνη, λοιβν Στυγς μοσεν, τε θεοσιν

ιγστη πθαντεσσιν πιδνοτθατη τε ττυκται,

μ μν Αγηνορδαο δμοις τι τάσδε πελάσσαι

εσατις Φινος, πε κα μρσιμον εν.

ο δ᾿ ρκ εἴξαντες πστρεφον ψ π να

σεσθαι· Στροφδας δ μετακλεους᾿ νθρωποι

νσους τοο κητι, πάρος Πλωτς καλοντες.

 ῞Αρπυιαι δ᾿ ῎Ιρς τε διτμαγον· α μν δυσαν

κευθμνα Κρτης Μινωδος, δ᾿ νρουσεν

Ολυμπνδε θοσι μεταχρονη πτεργεσσιν. 

[…] Entonces ellos dos se animaron, al oír sus juramentos, a protegerle. Pronto los criados hubieron preparado la comida al anciano, última presa de las Harpías. Cerca se colocaron los dos para alcanzarlas con sus espadas, en cuanto se presentaran. Y apenas el anciano había tocado el alimento, cuando como crueles tempestades o como rayos, de improviso surgidas de las nubes se lanzaron con estrépito ansiosas de su comida. Al verlas en medio, los héroes gritaron, y ellas, entre el vocerío, lo devoraron todo y pronto se hallaban volando, muy lejos sobre el mar, mientras allí habían dejado un hedor insoportable. A su vez en pos de ellas los dos hijos de Bóreas con sus espadas en las manos corrían por igual. Pues Zeus les había infundido un coraje incansable. Decididamente no las seguían sin el apoyo de Zeus, ya que soplaban vientos del oeste siempre, tanto al salir de casa de Fineo como al volver. Como lo perros adiestrados en la caza corren tras el rastro de cornudas cabras y de corzos, y en toda el ansia de la persecución hacen rechinar los dientes en sus mandíbulas en el vacío, rozando la presa, así Zetes y Calais, muy presurosos, las alcanzaban casi con las puntas de sus manos.

Y pronto despedazando a las Harpías sin el permiso de los dioses, al alcanzarlas muy lejos, junto a las islas, si no los hubiera visto la veloz Iris, y hubiera saltado desde lo alto del cielo por el éter y los hubiera detenido diciéndoles esto:

“No es lícito, hijos de Bóreas, que golpeáis con las espadas a las Harpías, las perras del gran Zeus. Yo os prestaré juramento de que no atormentarán ni atacarán más a Fineo”.

Tras decir esto, juró por el agua de la Estigia, que es muy temida y venerada por todos los dioses, que aquellas ya no acercarán de nuevo a la morada de Fineo, ya que así lo disponía el destino.

Ellos cedieron ante su juramento y se volvieron para regresar salvos a la nave. Las gentes llaman Estrófadas por esta razón a las islas, que antes se llamaban Plotas. Las Harpías e Iris se separaron; las unas se hundieron en una gruta de la Creta de Minos, y ella subió al Olimpo con sus rápidas alas.

La traducción es de Carlos García Gual en Alianza Editorial (1265)

El mitógrafo Higino, en su Fábula 14, dedicada a los Argonautas, nos habla de las Harpías:

Hi aues Harpyias tres, Thaumantis et Ozomenes filias, Aellopoda Celaeno Ocypeten, fugauerunt a Phineo Agenoris filio eodem tempore quo Iasoni comites ad Colchos proficiscebantur; quae inhabitabant insulas Strophades in Aegeo mari, quae Plotae appellantur. Hae fuisse dicuntur capitibus gallinaceis, pennatae, alasque et bracchia humana, unguibus magnis, pedibusque gallinaceis, pectus aluom feminaque humana.

Por la misma época en que iban a la Cólquida como compañeros de Jasón, apartaron de Fineo, hijo de Agénor, a las tres aves Harpías, hijas de Taumante y de Ozómene: Aélopo, Celeno y Ocípete, que vivían en el mar Egeoen las islas Estrófades, llamadas ahora Plotas. Se dice que tenían cabeza de gallina, plumas, alas y pecho y vientre de mujer.

La traducción es de Francisco Miguel del Rincón Sánchez en Alianza Editorial (Clásicos de Grecia y Roma).

Read Full Post »