Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19/06/13

riberaSilenoborracho

Sileno borraccho (1626) de José de Ribera. Museo e Gallerie Nazionali di Capodimonte en Nápoles

La segunda obra de José de Ribera que traemos a esta serie mitológico-pictórica es Sileno borracho, un óleo sobre lienzo de 185 x 229 cm, que se puede admirar también en el Museo e Gallerie Nazionali di Capodimonte en Nápoles. Está firmado y fechado: JOSEPHUS DE RIBERA HISPANUS, VALENTIN / ET ADCADEMICUS ROMANUS FACIEBAT / PARTENOPE… 1626.

Giorgia Mancini nos dice:

En 1675 Joachim von Sandrart registraba la presencia del cuadro en el palacio de Monteoliveto, del comerciante y coleccionista Gaspar Roomer. Dado que Giulio Cesare Capaccio, al describir su visita a la casa de Roomer en 1630, no dice nada del cuadro, se había pensado que no habría sido aquél su comprador, hipótesis que confirmó después un documento descubierto en Nápoles, que atestigua que en 1635 el flamenco compró al pintor Giacomo de Castro un “Baco de nueve y siete palmos”.

Sileno, tendido sobre un paño, está rodeado de diversas figuras: un asno y un joven sátiro con una taza en la mano, otro sátiro que vierte vino en la concha que usa Sileno como copa, y un tercero que le pone en la cabeza una corona de hiedra entretejida. Detrás de este personaje se ven los rostros de otras dos figuras; la del extremo derecho es e rasgos elegantes que recuerdan esculturas clásicas. En primer plano, en el suelo, un bastón, una tortuga y una concha; a la izquierda, una cartela con la firma del artista, rota por una serpiente que tiene un trozo en la boca.

La escena ha sido identificada por Richard Spear como la coronación de Sileno por Pan; este estudioso ha visto en el perfil clasicista del ángulo superior derecho la imagen de Apolo, el dios que en la iconografía renacentista y barroca se asocia con Sileno. Esta interpretación ha sido rechazada por Prohaska, que ve en el cuadro la figuración de una bacanal, narrada por Ovidio en los Fastos: en el curso de un festejo para coronar a Baco en el que participan los sátiros, las ninfas, Pan y Sileno, Príapo trató de aprovecharse de la ninfa Lotis mientras todos dormían; el asno de Sileno empezó a rebuznar y el engaño se descubrió a tiempo. Ribera habría optado por representar no a los protagonistas del episodio sino a Sileno y a su asno, dejando al espectador culto la tarea de llegar al núcleo de la fábula.

SilenoJordaens (1593-1678)

Sátiro y campesino (detalle) de Jakob Jordaens (1593-1678)

Vamos con una fuente clásica sobre el asunto.

En la Égloga VI de Virgilio Sileno sorprendido en una gruta por los zagales Cromis y Mnasilo, a quienes se agrega la náyade Egle, y obligado a decir versos, les cuenta el origen del mundo conforme a la doctrina de Epicuro y recuerda varias fábulas de la antigüedad.

Ovidio, en Fastos 393-440, nos narra el intento de violación por parte de Príapo sobre la ninfa Lotis, felizmente frustrado por el rebuzno del asno de Sileno, a quien veíamos plasmado en Baco y Ariadna de Tiziano. El pobre animal lo pagó con su vida.

Aquí tenemos el texto de Ovidio (Fastos, 393-440):

Festa corymbiferi celebrabat Graecia Bacchi,

Tertia quae solito tempore bruma refert.

Di quoque cultores in ídem venere Lyaei, 395

Et quicumque joci non alienus erat:

Panes, et in Venerem Satyrorum prona juventus,

Quaeque colunt amnes solaque rura deae.

Venerat et senior pando Silenus asello,

Quique rubro pavidas inguine terret aves. 400

Dulcia qui dignum nemus in convivia nacti

Gramine vestitis accubuere toris.

Vina dabat Liber: tulerat sibi quisque coronam.

Miscendas parce rivus agebat aquas.

Naïdes effusis aliae sine pectinis usu, 405

Pars aderant positis arte manuque comis.

Illa super suras tunicam collecta ministrat,

Altera dissuto pectus aperta sinu.

Exserit haec humerum, vestem trahit illa per herbas,

Impediunt teneros vincula nulla pedes. 410

van-dyckeltriunfodesileno

El triunfo de Sileno (ca 1617) de Anton Van Dyck (1599-1641).  Dresde, Gemäldegalerie Alte Meister Staatliche Kunstsammlungen Dresden

Grecia celebraba las fiestas de Baco, coronado de hiedra, que el invierno, según es costumbre, trae cada dos años. Vinieron también los dioses que honran a Lieo (epíteto de Dioniso: que libera de la desazón), y todos aquellos que no eran enemigos de la riña, los Panes y los jóvenes Sátiros inclinados a Venus, y las diosas que habitan los ríos y los campos solitarios. Había venido también el viejo Sileno, encima de un asno de espalda curvada, y el dios rojo que con su miembro espanta los pájaros temerosos. Encontraron un bosque adecuado para el festín, y se echaron sobre unos lechos cubiertos de hierba. Líber servía el vino; cada uno se había traído su corona; un riachuelo proveía abundantes aguas para mezclar con el vino. Estaban presentes las Náyades, unas con los cabellos desatados que ignoraban el peine, las otras con la cabellera arreglada por una mano de artista. La una sirve con la túnica remangada por encima de las rodillas, la otra enseñando el pecho por un descosido de la ropa; ésta exhibe su espalda, aquélla arrastra el vestido por la hierba: ningún calzado estorba sus pies delicados.

Hinc aliae Satyris incendia mitia praebent:

Pars tibi, qui pinu tempora nexa geris.

Te quoque, inexstinctae Silene libidinis, urunt.

Nequitia est, quae te non sinit esse senem.

At ruber hortorum deus et tutela Priapus 415

Omnibus ex illis Lotide captus erat.

Hanc cupit, hanc optat: sola suspirat in illa:

Signaque dat nutu, sollicitatque notis.

Fastus inest pulchris, sequiturque superbia formam.

Irrisum vultu despicit illa suo. 420

Nox erat, et, vino somnum faciente, jacebant

Corpora diversis victa sopore locis.

Lotis herbosa sub acernis ultima ramis,

Sicut erat lusu fessa, quievit humo.

la fiesta de los dioses Bellini53

La fiesta de los dioses (1514) de Giovanni Bellini (1433-1516). National Gallery of Art de Washington

Y así, las unas infunden dulces llamas entre los sátiros, las otras en ti, dios que llevas las sienes decoradas de pino (Pan); también tú, Sileno, libertino insaciable, estás abrasado: es la depravación, que no te deja envejecer. Pero al rojo Príapo, adorno y protección de los huertos, lo sedujo, más que todas las demás, Lotis: es ella su anhelo,  ella es su deleite, únicamente por ella suspira; le hace señales con la cabeza y con gestos la solicita. Pero las bellas son desdeñosas y el orgullo es inseparable de la beldad: ella lo mira burlándose y mostrándole su menosprecio. Cuando se hace de noche, amodorrados por el vino, yacían desperdigados aquí y allá, vencidos todos por el sueño; Lotis, cansada de jugar, reposaba en un rincón cubierto de césped, bajo el ramaje de un arce.

Surgit amans, animamque tenens vestigia furtim 425

Suspenso digitis fert taciturna gradu.

Ut tetigit niveae secreta cubilia Nymphae,

Ipsa sui flatus ne sonet aura, cavet.

Et jam finitima corpus librabat in herba:

Illa tamen multi plena soporis erat. 430

Gaudet, et, a pedibus tracto velamine, vota

Ad sua felici coeperat ire via.

Ecce rudens rauco Sileni vector asellus

Intempestivos edidit ore sonos.

Territa consurgit Nymphe, manibusque Priapum 435

Rejicit, et fugiens concitat omne nemus.

Morte dedit poenas auctor clamoris: et hinc est

Hellespontiaco victima grata deo. 440

Su amante se levanta y, aguantando la respiración, furtivamente se dirige allí lentamente caminando de puntillas. Cuando está junto al lecho solitario de la nívea ninfa, procura no hacer nada de ruido con su respiración; y ya avanzaba encorvado encima de la hierba cercana, pero la ninfa estaba cargada de un sueño profundo. Él se alegra y, levantándose el vestido desde los pies, llevaba un buen camino para cumplir sus deseos. Y he aquí que el asno, la montura de Sileno, rebuznando con su ronca voz profiere unos gritos inoportunos. La ninfa, espantada, se levanta, rebate a Príapo con las manos y en su huida alborota todo el bosque. Entonces el dios, demasiado bien preparado para la lucha obscena, fue bajo el claro de luna la carcajada de todos. El autor del bramido lo pagó con la muerte, y ésta es la víctima que agrada al dios del Helesponto (Príapo).

La versión ofrecida es, a su vez, mi traducción al español de la que realizó en catalán Jaume Medina en la colección Bernat Metge. Lamentamos que se haya perdido el encanto del original catalán de la traducción.

sileno

Sileno ubbriaco. Fresco del Collegio Nazareno de Roma

Read Full Post »