Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9/10/13

TriptolemoyCorel

Estamos analizando el poema de 1901 Διακοπή (Interrupción) y estudiábamos sus fuentes. Tras Apolodoro, la segunda fuente es el mitógrafo latino Higino:

TRIPTOLEMVS.

Cum Ceres Proserpinam filiam suam quaereret, deuenit ad Eleusinum regem, cuius uxor Cothonea puerum Triptolemum pepererat, seque nutricem lactantem simulauit. Hanc regina libens nutricem filio suo recepit. Ceres cum uellet alumnum suum immortalem reddere, interdiu lacte diuino alebat, <noctu> clam in igne obruebat. Itaque praeterquam solebant mortales crescebant; et sic fieri cum mirarentur parentes, eam obseruauerunt. Cum Ceres eum uellet in ignem mittere, pater expauit. Illa irata Eleusinum exanimauit, at Triptolemo alumno suo aeternum beneficium tribuit. Nam fruges propagat<um> currum draconibus iunctum tradidit, quibus uehens orbem terrarum frugibus obseuit. Postquam domum rediit, <C>eleus eum pro benefacto interfici iussit. Sed re cognita, iussu Cereris Triptolemo regnum dedit, quod ex patris nomine Eleusin[um] nominauit, <Cere>rique sacrum instituit quae Thesmophoria Graece dicuntur.

Cuando Ceres buscaba a su hija Proserpina, llegó ante el rey de Eleusino, cuya esposa, Cotonea, había parido al niño Triptólemo, y se hizo pasar por una nodriza de leche. La reina la recibió de buen agrado como nodriza para su hijo. Como Ceres quería convertir en inmortal a su pupilo, de día lo alimentaba con leche divina, de noche lo ponía a escondidas dentro del fuego. Por eso crecía mucho más de lo que lo suelen hacer los mortales; y, como sus padres se extrañaban de que ocurriera esto, la vigilaban. Cuando Ceres lo quiso poner en el fuego, su padre se espantó. Ella, enfadada, hizo perder el alma a Eleusino, pero concedió a Triptólemo, su pupilo, una gracia eterna. Pues le entregó un carro uncido con serpientes para esparcir los cereales; conduciéndolo con éstas sembró toda la tierra de cultivos. Después que volvió a casa, Céleo ordenó que fuera muerto a cambio de este servicio. Pero, después de conocerse todo, por orden de Ceres entregó el reino a Triptólemo, que lo llamó Eleusino por el nombre de su padre, e instituyó un culto a Ceres, que en griego se llama Tesmoforias.

higinofabulas

El otro episodio nos lleva al matrimonio de Tetis y Peleo. Pierre Grimal nos dice:

Aquiles – dicen – era el séptimo hijo del matrimonio, y Tetis había intentado eliminar de la naturaleza de cada uno de ellos los elementos de Peleo. Para ello los sometía a la acción de fuego, el cual los mataba. Pero cuando nació el séptimo hijo, Peleo poniéndose al acecho la sorprendió en el momento de efectuar su peligroso experimento. Le arranco al niño de las manos, que salió con los labios y el huesecillo del pie derechos quemados. Tetis enojada, se volvió al seno del mar, a vivir con sus hermanas. Habiendo salvado al niño, Peleo llamo al centauro Quirón, experto en el arte de la medicina, rogándole que sustituyera el hueso quemado. A este fin, Quirón desenterró un gigante, Dámiso, que en vida, había sido un excelente corredor, poniendo en el lugar del hueso que faltaba el correspondiente del gigante. Esto explica las actitudes de corredor que tanto distinguieron a Aquiles. Otra leyenda, afirma que, en su infancia, Aquiles fue bañado por su madre en las aguas del Éstige, el rio infernal. Esta agua tenía la virtud de hacer invulnerables a todos los que en ella se sumergían. Sin embargo, el talón por el que Tetis sostenía al niño, no fue tocado por el agua milagrosa, con lo que quedó vulnerable.

Apolodoro (Biblioteca Mitológica III, 13, 6) es, de nuevo, nuestra fuente:

 ὡς δὲ ἐγέννησε Θέτις ἐκ Πηλέως βρέφος, ἀθάνατον θέλουσα ποιῆσαι τοῦτο, κρύφα Πηλέως εἰς τὸ πῦρ ἐγκρύβουσα τῆς νυκτὸς ἔφθειρεν, ὃ ἦν αὐτῷ θνητὸν πατρῷον, μεθ’ ἡμέραν δὲ ἔχριεν ἀμβροσίᾳ. Πηλεὺς δὲ ἐπιτηρήσας καὶ σπαίροντα τὸν παῖδα ἰδὼν ἐπὶ τοῦ πυρὸς ἐβόησε· καὶ Θέτις κωλυθεῖσα τὴν προαίρεσιν τελειῶσαι, νήπιον τὸν παῖδα ἀπολιποῦσα πρὸς Νηρηίδας ᾤχετο.

Tetis-Peleo-Louvre

κομίζει δὲ τὸν παῖδα πρὸς Χείρωνα Πηλεύς. ὁ δὲ λαβὼν αὐτὸν ἔτρεφε σπλάγχνοις λεόντων καὶ συῶν ἀγρίων καὶ ἄρκτων μυελοῖς, καὶ ὠνόμασεν Ἀχιλλέα (πρότερον δὲ ἦν ὄνομα αὐτῷ Λιγύρων) ὅτι τὰ χείλη μαστοῖς οὐ προσήνεγκε.

Margarita Rodríguez de Sepúlveda, en Gredos traduce:

Tetis tuvo un hijo de Peleo y, queriendo hacerlo inmortal, a escondidas de su marido por la noche lo ocultaba entre el fuego para destruir la porción mortal paterna del niño, y de día lo untaba con ambrosía. Pero Peleo la vigilaba y, al ver al niño, retorciéndose en el fuego, gritó. Tetis, impedida de llevar a término su plan, abandonó al niño aún pequeño y se fue con las Nereidas. Peleo llevó al niño a Quirón, que lo crió con entrañas de leones y jabalíes, y con médula de osos. Peleo llevó el niño a Quirón, que lo crió con entrañas de leones y jabalíes, y con médula de osos; lo llamó Aquiles (antes su nombre era Ligirón) porque sus labios no habían mamado...

 Vistas las fuentes, vamos ya con el poema de Kavafis y la traducción a cargo de Pedro Bádenas de la Peña, en Alianza Editorial.

Διακοπή (1901)

Το έργον των θεών διακόπτομεν εμείς,

τα βιαστικά κι άπειρα όντα της στιγμής.

Στης Ελευσίνος και στης Φθίας τα παλάτια

η Δήμητρα κ’ η Θέτις αρχινούν έργα καλά

μες σε μεγάλες φλόγες και βαθύν καπνόν. Aλλά

πάντοτε ορμά η Μετάνειρα από τα δωμάτια

του βασιλέως, ξέπλεγη και τρομαγμένη,

και πάντοτε ο Πηλεύς φοβάται κ’ επεμβαίνει. 

manuscript-Diakopi

Interrupción (1901)

El trabajo de los dioses lo interrumpimos nosotros,

fugaces e inexpertas criaturas efímeras.

En los palacios de Eleusis y Ftía,

Deméter y Tetis emprenden trabajos formidables

en medio de enormes llamas y humo denso.

Pero siempre Metanira fuera del palacio real

se precipita desgreñada y aterrada,

y siempre Peleo se asusta e interviene.

Seguimos con el poema Termópilas (Θερμοπύλες), del año 1903, en el que, recordando el famoso episodio de la batalla de las Termópilas y de la traición de Efialtes, alaba el género de vida de las personas que, como aquéllos inquebrantables defensores del paso frente a los persas, permanecen leales a su deber, practicando la justicia y la rectitud en sus acciones, siendo piadosos, clementes, generosos, solidarios; que dicen siempre la verdad, pero no odian a los mentirosos. Su mayor mérito, no obstante, es que saben qua algún Efialtes, algún traidor, dejará al enemigo atravesar el paso que protegen con su impecable comportamiento.

La batalla de las Termópilas y la traición de Efialtes nos la narra Heródoto en sus Historias (Libro VII, Capítulos CCI-CCXXXVIII). Aquí tenemos una selección:

CCI. Volviendo a Jerjes, tenía éste su campo en la comarca Traquinia de Málida, y los griegos el suyo en aquel paso estrecho que es el lugar al que la mayor parte de los griegos llaman Termópilas, si bien los del país y los comarcanos le dan el nombre de Pilas. Estaban, pues, como digo, acampados unos y otros en aquellos lugares: ocupaba el rey todo el distrito que mira al Bóreas hasta la misma Traquina; los griegos el que tira al Mediodía en aquel continente.

CCVII. Esto era lo que pensaban hacer aquellos griegos; pero los que estaban ya en Termópilas, cuando supieron que se hallaba el persa cerca de la entrada, deliberan llenos de pavor si sería bien dejar el puesto. Los otros peloponesios, en efecto, eran de parecer que convenía volverse al Peloponeso y guardar el Istmo con sus fuerzas; pero Leonidas, viendo a los Locros y focenses irritados contra aquel modo de pensar, votaba que era preciso mantener el mismo puesto, enviando al mismo tiempo mensajeros a las ciudades, que las exhortasen al socorro, por no ser ellos bastantes para rebatir el ejército de los medos.

batallatermopilas2

Read Full Post »