Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28/12/14

20141224_171419

El otro día di un paseo hasta el Grau de Castellón y volví por la zona de la marjalería. Un agradable paseo de diciembre por la huerta de Castellón y ya en la ciudad un hecho algo insólito: un rebaño de ovejas junto a la Ronda Este, al lado de la rotonda de la Cámara de Comercio, en cuyo centro se instala una estatua de Hermes, dios protector del comercio … y de los rebaños.

He estado paseando esta tarde por las playas de Benicàssim, desde el límite entre Castellón y Benicàssim, final de la playa del Serradal, hasta la torre de San Vicente, ida y vuelta.

El agua de un azul precioso. Tres buques en lontananza. Las olas rompiendo en la playa y dejando un reguero de espuma. Quince grados de temperatura, aunque un viento del noroeste un tanto molesto.

20141228_160011

20141228_164018

Por cierto que estos días he podido hacer fotos que reflejan el estado hermoso de la naturaleza: olas rompiendo en la playa, el verdor del Desierto de las Palmas, agua en el río Borriol e incluso caballos campando a sus anchas que ofreceré en este artículo:

20141208_110825

20141210_171318

Ya a la vuelta de mi paseo de hoy, como quien no quiere la cosa, me he fijado en algunos nombres de apartamentos que, sumados a otras referencias clásicas en los nombres de entradores a las distintas calles de la tupida red de caminos que forman la marjalería de la ciudad, en la que tienen su segunda, o primera, residencia muchos castellonenses, hacen que lo clásico, lo mítico esté por todas partes.

En el puerto comercial y en un edificio que hoy alberga un casino, el antiguo cobertizo de mercancías, pude ver una decoración en azulejo azul y blanco con referencias al comercio y el mar (un puente y un ancla) y dos hermosas cornucopias.

La diosa Rea, cansada de que su hermano y marido se comiera los hijos que traía al mundo, se fue a la isla de Creta donde parió en secreto a su hijo menor y dio a su esposo una piedra envuelta en pañales, que éste engulló sin percatarse del engaño.

El niño nacido secretamente en Creta no era otro que Zeus, el más importante dios de la mitología griega. Pues bien, una cabra, de nombre Amaltea, fue la nodriza de Zeus en Creta. Otra versión dice que Amaltea era una ninfa que amamantaba al niño con la leche de una cabra de aspecto tan terrorífico que fue ocultada en una cueva de Creta.

20141210_171033

La ninfa Amaltea proporcionaba al niño Zeus la leche de esta cabra. Según a qué versión hagamos caso, podemos encontrar que el niño, jugando un día con la cabra, le rompió una cuerno y para compensar el daño dio el cuerno a las ninfas con la orden de que lo mantuvieran siempre lleno con todo tipo de frutos: es lo que conocemos como “cuerno de la abundancia” (la cornucopia).

Otra versión mitológica nos dice que el héroe Heracles quiso casarse con Deyanira, a la que también pretendía el dios-río Aqueloo. Ambos pretendientes lucharon por hacerse con la mano de la joven. En la disputa, el dios Aqueloo empleó todo sus recursos proteicos, ya que tenía la facultad de convertirse en lo que deseara; Heracles, por contra, hizo uso de su fuerza. En la lucha Aqueloo se transformó en toro, pero Heracles le rompió un cuerno, por lo que Aqueloo se rindió y concedió al héroe tebano el derecho a casarse con Deyanira, aunque le reclamó el cuerno roto. Es entonces cuando Heracles le regaló el de la cabra Amaltea, la nodriza de Zeus, lleno de flores y frutos en abundancia.

20141223_154941

Lo leemos en la Biblioteca de Apolodoro, II, 7, 5:

παραγενμενος δ ρακλς ες Καλυδνα τν Ονως θυγατρα Δηινειραν μνηστεετο, κα διαπαλασας πρ τν γμων ατς πρς χελον εκασμνον ταρ περικλασε τ τερον τν κερτων. κα τν μν Δηινειραν γαμε, τ δ κρας χελος λαμβνει, δος ντ τοτου τ τς μαλθεας. μλθεια δ ν Αμονου θυγτηρ, κρας εχε ταρου. τοτο δ, ς Φερεκδης λγει, δναμιν χει τοιατην, στε βρωτν ποτν, περ ν εξαιτ τις, παρχειν φθονον.

Heracles, habiendo llegado a Calidón, pretendió a Deyanira, hija de Eneo, y por conseguirla luchó contra Aqueloo metamorfoseado en toro, y le quebró uno de los cuernos. Se casó con Deyanira y Aqueloo recobró el cuerno entregando a cambio el de Amaltea. Amaltea era hija de Hemonio, y poseía un cuerno de toro que, según Ferecides, tenía el poder de proporcionar en abundancia la comida o bebida que se desease.

 La traducción es de Margarita Rodríguez de Sepúlveda, en Gredos.

20141221_133253

Dos versiones, pues, sobre el cuerno de Amaltea, llamado por los latinos Cuerno de la Abundancia. Para algunos es un cuerno de la cabra Amaltea, o de la cabra con que la ninfa Amaltea había criado a Zeus; para otros es el cuerno de Aqueloo que Heracles había arrancado y se lo había dado a las ninfas, quienes lo llenaron de frutas.

 

Ovidio, en Metamorfosis IX, 80-88, dice:

sic quoque devicto restabat tertia tauri

forma trucis. tauro mutatus membra rebello.

induit ille toris a laeva parte lacertos,

admissumque trahens sequitur, depressaque dura

cornua figit humo, meque alta sternit harena.

nec satis hoc fuerat: rigidum fera dextera cornu

dum tenet, infregit, truncaque a fronte revellit.

naides hoc, pomis et odoro flore repletum,

sacrarunt; divesque meo Bona Copia cornu est.’

que Antonio Ruiz de Elvira traduce así:

Vencido así, me quedaba una tercera forma, la de toro bravo. Con mis miembros cambiados en los de un toro vuelvo a la lucha. Asaltándome por la izquierda echa él los brazos como una funda a los músculos de mi cuello, y al emprender yo veloz carrera me sigue tirando de mí, y haciendo humillarse a mis cuernos los clava en la dura tierra, y me tiende en la arena profunda. Y no le bastó esto: sujetando su feroz diestra mi duro cuerno, lo rompió y lo arrancó de mi testuz mutilado. Las Náyades lo consagran, rellenándolo de frutas y olorosas flores; y la alegre Abundancia es rica gracias a mi cuerno.”

De vuelta a la ciudad y paseando por los caminos de la huerta, vi un entrador Aries y hoy he visto unos apartamentos Aries, junto a los que hay una tienda de alimentación Aries.

entradoraries

20141228_174308

Y ¿quién es Aries? Pues, una constelación y un signo del Zodíaco. ¿A quién representa? Al carnero que llevó volando a los hermanos Frixo y Hele.

Frixo y su hermana Hele escapaban, en efecto, del odio de su madrastra Ino, hija de Cadmo, el fundador de Tebas, la segunda esposa de su padre Atamante, que había repudiado a su primera esposa Néfele; volaban a lomos de un carnero alado de vellón de oro. Hele se mareó y cayó al mar mientras Frixo llegaba felizmente a tierra. El carnero fue sacrificado a Zeus y su vellocino de oro quedó transformado en un precioso talismán que atrajo más tarde el interés de los Argonautas. Luego el carnero se convirtió en constelación. Así lo narra Eratóstenes en sus Catasterismos, 19.

20141220_101327

Οὗτος ὁ Φρίξον διακομίσας καὶ Ἓλλην· ἄφθιτος δὲ ὢν ἐδόθη αὐτοῖς ὑπὸ Νεφέλης τῆς μητρός· εἶχε δὲ χρυσῆν δοράν, ὡς Ἡσίοδος καὶ Φερεκύδης εἰρήκασιν· διακομίζων δ᾿ αὐτοὺς κατὰ τὸ στενώτατον τοῦ πελάγους, τοῦ ἀπ᾿ ἐκείνης κληθέντος Ἑλλησπόντου, ἔῥῥιψεν αὐτὴν [καὶ τὸ κέρας ἀπολέσας]. Ποσειδῶν δὲ σώσας τὴν Ἓλλην καὶ μιχθεὶς ἐγέννησεν ἐξ αὐτῆς παῖδα ὀνόματι Παίωνα, τὸν δὲ Φρίξον εἰς τὸν Εὔξεινον πόντον σωθέντα πρὸς Αἰήτην διεκόμισε· ᾧ καὶ ἐκδὺς ἔδωκε τὴν χρυσῆν δοράν, ὅπως μνημόσυνον ἔχῃ· αὐτὸς δὲ εἰς τὰ ἄστρα ἀπῆλθεν, ὅθεν ἀμαυρότερον φαίνεται. ἔχει δὲ ἀστέρας ἐπὶ τῆς κεφαλῆς α‘, ἐπὶ τῶν μυκτήρων γ‘, ἐπὶ τοῦ τραχήλου β‘, 〈ἐπ᾿ 〉ἄκρου ἐμπροσθίου ποδὸς λαμπρὸν α‘, 〈ἐπὶ〉 ῥάχεως δ‘, 〈ἐπὶ〉κέρκου α‘, ὑπὸ τὴν κοιλίαν γ‘, ἐπὶ τοῦ ἰσχίου α‘, ἐπ᾿ ἄκρου ὀπισθίου ποδὸς α‘· τοὺς πάντας ἵζ’.

Fue el carnero que transportó a Frixo y Hele. Se trataba de un animal inmortal, regalado a los dos niños por su madre, Néfele. Según narran tanto Hesíodo como Ferécides, su lana era de oro. Cuando los llevaba por los aires, dejó caer a Hele sobre la zona más estrecha del mar, que recibió de ella el nombre de Helesponto (mar de Hele), al tiempo que se la cayó uno de sus cuernos. El dios Posidón salvó a la joven y se unió a ella, con la que tuvo un hijo llamado Peón. El carnero, por su parte, transportó a salvo a Frixo hasta el Ponto Euxino (Mar hospitalario), a casa de Eetes, a quien regaló el vellocino de oro como recuerdo. El carnero ascendió así al cielo, y por eso es una constelación de brillo tenue. Lleva una estrella sobre la cabeza, tres en el hocico, dos en la cerviz, una brillante en el extremo de la pezuña delantera, cuatro en el lomo, una en la cola, tres bajo el vientre, una en la cadera y otra finalmente en el extremo de la pezuña trasera. Suman un total de diecisiete.

20141226_155010

20141228_163813

varis 007

Seguiremos próximamente con estos reflejos clásicos que nos salen al paso en nuestros paseos invernales.

Read Full Post »