Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 de abril de 2015

UrracaCorneja

Dejábamos a Ovidio hablándonos de Corónide, hija de Coroneo, convertida en corneja, acompañante de Minerva. El final del relato de Corónide enlaza con el de Nictímene, el mochuelo común (Athene noctua) o la lechuza (Tyto alba) de los que ya hemos hablado.

En las notas adicionales de su edición de las Metamorfosis en la colección Alma Mater del CSIC, Antonio Ruiz de Elvira escribe:

Coronis (verso 541) sugiere “corneja”, que en griego es corone (κορώνη), pero la metamorfosis en corneja afecta sólo a otra persona, la indicada pero no nombrada en los versos 548-595, y no a ésta, la madre de Esculapio, que es hja del rey de los Lápitas y muere en el verso 610 sin sufrir metamorfosis.

Al verso 590 (crimine Nyctimene nostro successit honori) aporta esta otra nota:

Se decía que las cornejas evitaban frecuentar la Acrópolis de Atenas, y ésta era la explicación mítica: la corneja era, no Coronis la de Larisa y madre de Asclepio, que muere después fulminada y sin sufrir metamorfosis, sino esta otra mujer, la narradora, cuyo nombre no aparece, aunque es posible que Ovidio haya querido indicar que se llamaba también Coronis al mencionar a su padre con el nombre de Coroneo (sugriendo ambos “corneja” como hemos dicho en la nota 71, p. 218); y ésta dice de sí misma que habiendo sido metamorfoseada en corneja por Minerva para librarla de la persecución erótica de Neptuno, y habiendo pasado a ser el ave sagrada de la diosa, fue sin embargo degradada de tal honor y alejada de la presencia de la diosa y de su ciudad Atenas, por haber delatado a Minerva el incumplimiento por las hijas de Cécrope de la prohibición de mirar el contenido de la cesta en que se hallaba el niño Erictonio; tras de lo cual, sigue lamentándose esta Coronis, fue Nictímene, convertida en lechuza, la que ocupó su lugar como ave sagrada de Atenea y abundantísima en Atenas.

higinofabulas

Higino, Fábulas, 202, también se refiere a Corónide:

Coronis.

Apollo cum Coronida Phlegyae filiam grauidam fecisset, coruum custodem ei dedit, ne quis eam violaret. Cum ea Ischys Elati filius concubuit; ob id ab Ioue fulmine est interfectus. Apollo Coronidem grauidam percussit et interfecit; cuius ex utero exsectum Asclepium educauit, at coruum qui custodiam praebuerat ex albo in nigrum commutauit.

Cuando Apolo dejó encinta a Corónide, hija de Flegias, le colocó un cuervo como guardián a fin de que nadie la violara. Con ella se acostó Isquis, hijo de Élato; por esto Júpiter lo fulminó con un rayo. Apolo golpeó a Corónide, que estaba encinta, y la mató. De su útero extrajo a Asclepio y lo crió; y al cuervo que se había encargado de su custodia lo transformó de blanco en negro.

La traducción es de Javier del Hoyo y José Miguel García Ruiz, en Gredos.

 

Hemos hablado de la corneja y del cuervo y vamos con otro córvido, la urraca (nombre científico Pica pica), también conocida como picaza, picaraza o pega. Pica es en latín urraca y parece proceder del verbo pingo (pintar), por el carácter jaspeado o o manchado del ave.

La urraca nos lleva a las Piérides, epíteto de las Musas, pero también nombre de nueve doncellas, convertidas, según Ovidio, en urracas.

Nos dice Pierre Grimal:

Piérides es un epíteto local generalmente aplicado a las Musas; aparece sobre todo en los poetas latinos. El nombre se deriva del país de Pieria, Tracia. En la ñeyenda, las Piérides son nueve doncellas que quisieron rivalizar con las Musas. Eran hijas  de Piero de Pela y de Evipe. Eran muy hábiles en el arte del canto; por eso se trasladaron al Helicón, el monte de las Musas, y propusieron a éstasuna competición, pero fueron vencidas. Para castigarlas, las Musas las convirtieron en aves, en urracas, según Ovidio, en otras clases de aves, según Nicandro, que nos ha conservado los nombres de las nueve Piérides: Colímbade, Iinge, Céncride, Cisa, Cloris, Acalántide, Nesa, Pipo y Dracóntide.

Pica pica

Urraca (Pica pica) Museo de Ciencias Naturales del IES Francesc Ribalta de Castellón

Pausanias dice también que las Piérides tenían los mismos nombres que las Musas, hasta el punto de que los hijso atribuidos a éstas (por ejemplo, Orfeo, etc.) son en realidad hijos de las Piérides; y que las diosas no perdieron nunca su virginidad.

Antonino Liberal, Transformaciones VI nos habla también las Piérides y su transformación en urracas, aunque sólo usa el término genérico aves (ὄρνιθας).

Ζεὺς Μνημοσύνη μιγεὶς ἐν Πιερίᾳ Μούσας ἐγέννησεν. ῾Υπὸ δὲ τὸν χρόνον τοῦτον ἐβασίλευε Πίερος αὐτόχθων Ἠμαθίας καὶ αὐτῷ θυγατέρες ἐγένοντο ἐννέα, καὶ χορὸν ἐναντίον ἔστησαν αὗται Μούσαις καὶ ἀγών ἐγένετο μουσικῆς ἐπὶ τῷ Ἑλικῶνι. ὅτε μὲν οὖν αἱ θυγατέρες ᾄδοιεν <αἱ> τοῦ Πιέρου, ἐπήχλυε πάντα καὶ οὐδὲν ὑπήκουε πρὸς τὴν χορείαν, ὑπὸ δὲ Μουσῶν ἵσταντο μὲν οὐρανὸς καὶ ἄστρα καὶ θάλασσα καὶ ποταμοὶ, ὁ δ᾿ Ἑλικὼν ηὔξετο κηλούμενος ὑφ᾿ ἡδονῆς εἰς τὸν οὐρανόν, ἄχρις αὐτὸν βουλῇ Ποσειδῶνος ἔπαυσεν ὁ Πήγασος τῇ ὁπλῇ τὴν κορυφὴν πατάξας. ᾿Επεὶ δὲ νεῖκος ἤραντο θνηταὶ θεαῖς, μετέβαλον αὐτὰς αἱ Μοῦσαι καὶ ἐποίησαν ὄρνιθας ἐννέα καὶ ἔτι νῦν ὀνομάζονται παρ᾿ ἀνθρώποις Κολυμβάς, ῎Ιυγξ, Κεγχρίς, Κίσσα, Χλωρίς, ᾿Ακαλανθίς, Νῆσσα, Πιπώ, Δρακοντίς.

Zeus, tras haberse unido a Metis en Pieria engendró a las Musas. En este tiempo reinaba en Hematia el autóctono Piero y éste tenía nueve hijas. Y éstas confrontaron su danza a las Musas y se celebró un certamen musical en el Helicón. Cuando las hijas de Piero cantaban todo se oscurecía y nada obedecía al baile, pero al canto de las Musas se detuvieron el cielo, los astros, el mar y los ríos, y el Helicón, hechizado por el placer se elevaba hacia el cielo; hasta él, por consejo de Poseidón, se dirigió Pegaso, golpenado con una pata su cima. Puesto que las mortales habían retado a un certamen a las diosas, las Musas las transformaron y las convirtieron en nueve aves que todavía hoy se llaman Colímbade, Iinge, Céncride, Cisa, Cloris, Acalántide, Nesa, Pipo y Dracóntide.

pieridesgrabado

Read Full Post »