Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 de febrero de 2016

heroyleandrodemuseo

Tras ofrecer casi completa la Carta XVIII de las Heroidas de Ovidio y tres epigramas de la Antología Palatina con presencia de los amantes helespónticos, iniciamos en el artículo anterior la presentación de la obra Hero y Leandro de Museo el Gramático, que ahora concluimos.

Se trata, en definitiva, de una obra de 342 hexámetros, considerada una obra maestra del género, que presenta una gran influencia de la novela griega, pero también de otros autores clásicos. Así, el autor utiliza expresiones, tópicos, ideas, figuras de escritores como Homero, Hesíodo, Solón, Teognis, Píndaro, Platón, Sófocles, Jenofonte, Apolonio de Rodas, Nono de Panópolis (a cuya escuela pertenece), Longo, Aquiles Tacio, Ovidio, Catulo, Ovidio, Plutarco, Propercio, Heliodoro de Emesa, Caritón de Afrodisias, los Evangelios, la Antología Palatina, que otorgan a su obra una gran erudición.

Nosotros ofreceremos la obra en su original griego con la traducción del citado José Guillermo Montes Cala. Aportaremos también sus interesantes y profusas notas, ofreciendo nosotros el texto al que Montes Cala alude con su correspondiente traducción, siempre que podamos conseguirlo. Debemos decir que no daremos todas las notas de la edición de Gredos, ya que son muchas. Remitimos a la obra para su lectura. Podía leerse online aquí en el momento de redactar este artículo.

Empezamos, pues, con los versos 1-13 de la obra.

ΜΟΥΣΑΙΟΣ

Ἡρὼ καὶ Λέανδρος

Εἰπέ, θεά, κρυφίων ἐπιμάρτυρα λύχνον Ἐρώτων

καὶ νύχιον πλωτῆρα θαλασσοπόρων ὑμεναίων

καὶ γάμον ἀχλυόεντα, τὸν οὐκ ἴδεν ἄφθιτος Ἠώς,

καὶ Σηστὸν καὶ Ἄβυδον, ὅπῃ γάμον ἔννυχον Ἡροῦς

νηχόμενόν τε Λέανδρον ὁμοῦ καὶ λύχνον ἀκούω, 5

λύχνον ἀπαγγέλλοντα διακτορίην Ἀφροδίτης,

Ἡροῦς νυκτιγάμοιο γαμοστόλον ἀγγελιώτην,

λύχνον, Ἔρωτος ἄγαλμα· τὸν ὤφελεν αἰθέριος Ζεὺς

ἐννύχιον μετ’ ἄεθλον ἄγειν ἐς ὁμήγυριν ἄστρων

καί μιν ἐπικλῆσαι νυμφοστόλον ἄστρον Ἐρώτων, 10

ὅττι πέλεν συνέριθος ἐρωμανέων ὀδυνάων,

ἀγγελίην δ’ ἐφύλαξεν ἀκοιμήτων ὑμεναίων,

πρὶν χαλεπαῖς πνοιῇσιν ἀήμεναι ἐχθρὸν ἀήτην.

 

tatuajeHero-Leander

Habla, diosa, del candil, testigo de furtivos amores, y de quien de noche ponía rumbo a unos himeneos que la mar le hacían cruzar, y de la boda tenebrosa, que no vio el imperecedero Día, y de Sesto y Abido, donde la boda nocturna de Hero. Del nadar de Leandro y del candil juntamente oigo hablar, del candil pregonero del recado de Afrodita, emisario propicio de la boda de Hero, en la noche desposada, del candil, gloria del amor, que Zeus etéreo debiera haber llevado, acabada su nocturna empresa, a la constelación de los astros y haberlo amado, ya que a los novios unió, astro de los amores, porque aliado fue en las cuitas del amoroso delirio y el mensaje guardó de unos insomnes himeneos, antes que cruel con sus ráfagas soplara un viento enemigo.

 NOTAS:

  1. (Habla, diosa, del candil …) Idéntico inicio en las Dionisíacas de Nono de Panópolis:

Εἰπέ, θεά, Κρονίδαο διάκτορον αἴθοπος εὐνῆς,

νυμφιδίῳ σπινθῆρι μογοστόκον ἄσθμα κεραυνοῦ,

καὶ στεροπὴν Σεμέλης θαλαμηπόλον

Cuéntame, diosa, la historia de la asistencia del brillante lecho del Cronida, del jadeo del rayó que ejecutó el parto con centelleo nupcial, y del relámpago ayudante de la cámara de Sémele.

Traducción de Sergio Daniel Manterola y Leandro Manuel Pinkler, en Gredos.

Aquí “diosa” es la Musa, como en Ilíada y Odisea I, 1.

Μῆνιν ἄειδε, θεά, Πηληιάδεω Ἀχιλῆος = Canta, oh diosa, la cólera del Pelida Aquiles;

Ἄνδρα μοι ἔννεπε, Μοῦσα, πολύτροπον, ὃς μάλα πολλὰ = Háblame, Musa, de aquel varón de multiforme ingenio que mucho tiempo…

nonodionisiacas

  1. (Y de Sesto a Abido) Entre Sesto y Abido se encontraba en la Antigüedad el punto más cercano del Helesponto. Los antiguos calculaban en unos siete estadios (1243 metros) la distancia que a través del estrecho separaba a ambas ciudades. En actualidad la distancia es un poco mayor (unos 1800 m.) a causa de la erosión de la costa.
  2. (Del nadar de Leandro) En Ovidio, Heroidas XIX, Leandro es a los ojos de Hero un nadador ágil (v. 70), excelente (v. 90) y joven (v. 145) y además, en el contexto de un sueño premonitorio (vv. 194 ss.), se le compara con un delfín nadando contra corriente.

Cur totiens a me, lente natator, abes? (70)

¿Por qué estás lejos tanto tiempo de mí, ágil nadador?

Magnus ubi est spretis ille natator aquis? (90)

¿Dónde está aquel excelente nadador que se burlaba de las aguas?

Turpi deo pelagi iuvenem terrere natantem (145)

No honra al dios del mar asustar a un joven nadador

Nec minus hesternae confundor imagine noctis, 

quamvis est sacris illa piata meis.

Namque sub aurora iam dormitante lucerna 195

somnia quo cerni tempore vera solent,

stamina de digitis cecidere sopore remissis

collaque pulvino nostra ferenda dedi.

Hic ego ventosas nantem delphina per undas

cernere non dubia sum mihi visa fide: 200

quem postquam bibulis illisit fluctus harenis,

unda simul miserum vitaque deseruit.

Quidquid id est, timeo; nec tu mea somnia ride

nec nisi tranquillo bracchia crede mari.

Si tibi non parcis, dilectae parce puellae, 205

quae numquam nisi te sospite sospes erit.

(c) Sir Christopher Cook, Bt; Supplied by The Public Catalogue Foundation

(c) Sir Christopher Cook, Bt; Supplied by The Public Catalogue Foundation // © the artist’s estate photo credit: Sir Francis Cook Collection

Hero and Leander (1950), óleo sobre tabla de 50 x 60 cm, de Francis Ferdinand Maurice Cook. Sir Francis Cook Collection

Y muy confusa estoy por un sueño de la pasada noche, aunque ya ha sido expiado por mis sacrificios.// En efecto, al acercarse la aurora, dormitando ya mi lámpara, en el tiempo en que suelen percibirse sueños verídicos, // cayeron de mis dedos, remisos por el sueño, las hebras, y apoyé en la almohada mi cabeza. Entonces me pareció ver con toda claridad un delfín // que nadaba por ondas expuestas a todos los vientos; a éste, después de que el oleaje lo arrojó en la húmeda arena, la onda y la vida le abandonaron a la vez, pobre de él.

Tengo miedo de lo que esto significa. Y no te rías de mi sueño, y no confíes tus brazos a un mar sino en calma. // Si es que no te preocupas de ti, preocúpate de la mujer amada, que no estará salva jamás si tú no estás salvo.

Traducción de Francisca Moya del Baño, en Alma Mater (CSIC).

  1. (A la constelación de los astros) La comparación del candil con un astro está ya presente en Antología Palatina VI, 148 (Calímaco).

ΚΑΛΛΙΜΑXΟΥ

Τῷ με Κανωπίτᾳ Καλλίστιον εἴκοσι μύξαις

πλούσιον, ἁ Κριτίου, λύχνον ἔθηκε θεῷ,

εὐξαμένα περὶ παιδὸς ᾿Απελλίδος. ἐς δ᾿ ἐμὰ φέγγη

ἀθρήσας φάσεις· ῞Εσπερε, πῶς ἔπεσες;

La de Critias, Calistion, al dios canopita me dona

a mí, rico candil de veinte mecheros,

por Apélide, su hija, ofrecido en exvoto; y, si miras

a mi esplendor, dirás: “Lucero, ¿te has caído?

 

Traducción de Manuel Fernández-Galiano, en Gredos.

antologiapalatinacasini

Read Full Post »