Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3 03+01:00 junio 03+01:00 2016

tersites

Estamos repasando el capítulo XV del Libro I de las Noches Áticas, de Aulo Gelio, sobre la vana y enojosa locuacidad. Gelio se refiere a la charlatanería de Tersites, que Homero nos narra en Ilíada II.

Pues bien, sobre Tersites nos dice Pierre Grimal en su Diccionario de mitología griega y romana, que, por sus orígenes, es un héroe etolio, nieto de Portaón y Éurite, y uno de los hijos de Agrio. Tiene como hermanos a Onquesto, Prótoo, Celeutor, Licopeo y Melanipo, y con ellos expulsó a su tío Eneo del trono de Calidón cuando el anciano era incapaz de defenderse. Pero Tersites es principalmente célebre por el papel poco lucido que le atribuye la Ilíada en la guerra de Troya. Según la Ilíada, Tersites es el más feo y cobarde de todos los griegos que participan en la campaña. Es cojo y patizambo, jorobado, y su cabello es escaso. Cuando Agamenón pone a prueba a los soldados ofreciéndoles levantar el sitio, Tersites es uno de los primeros que aceptan esta solución, y figura como uno de los cabecillas de la sedición que está a punto de estallar. Ulises lo castiga con un gran bastonazo, y él se desploma entre las burlas de los soldados.

Se contaba también – aunque este relato no figura en la Ilíada – que había participado en la cacería del jabalí de Calidón, a la vista del cual había huido, atemorizado. Las epopeyas cíclicas nos informan de que Tersites debió su muerte a su malignidad. Cuando Pentesilea, la bella amazona, sucumbió a manos de Aquiles, que se enamoró de ella al verla morir, Tersites se burló de este amor del héroe y, con la punta de su lanza, arrancó los ojos de la joven. Indignado ante este crimen, Aquiles mató a Tersites a puñetazos. Luego fue a Lesbos a purificarse de este homicidio.

Hasta aquí Grimal. Lo cual nos hace evidente que la parlería o charlatanería se une a otras características negativas del personaje: feo, cobarde, cojo, patizambo, jorobado, calvo, y encima charlatán.

charlataneswilliam-shakespeare

[12] Eupolidis quoque versus de id genus hominibus consignatissime factus est:

Λαλεῖν ἄριστος, ἀδυνατώτατος λέγειν

[12] El verso de Éupolis dirigido a este género de hombre es bastante expresivo:

“Muy fácil de palabra, pero incapaz de decir nada”.

[13] quod Sallustius noster imitari volens sic scribit: «loquax» inquit «magis quam facundus.»

[13] Queriendo imitar lo cual nuestro Salustio escribió: “más hablador que elocuente”.

 

El de Éupolis es el fragmento 95 de la comedia Δῆμοι (Demos) de la selección de Theodorus Kock, Comicorum Atticorum Fragmenta Volumen I Antiquae Comoediae Fragmenta, Leipzig, 1880. En la página 281 de este enlace.

En Plutarco, Alcibíades, 13 leemos:

ἐπεὶ δ᾽ ἀφῆκεν αὑτὸν εἰς τὴν πολιτείαν ἔτι μειράκιον ὤν, τοὺς μὲν ἄλλους εὐθὺς ἐταπείνωσε δημαγωγούς, ἀγῶνα δ᾽ εἶχε πρός τε Φαίακα τὸν Ἐρασιστράτου καὶ Νικίαν τὸν Νικηράτου, τὸν μὲν ἤδη καθ᾽ ἡλικίανπροήκοντα καὶ στρατηγὸν ἄριστον εἶναι δοκοῦντα, Φαίακα δ᾽ ἀρχόμενον, ὥσπερ αὐτός, αὐξάνεσθαι τότε καὶ γνωρίμων ὄντα πατέρων, ἐλαττούμενον δὲ τοῖς τε ἄλλοις καὶ περὶ τὸν λόγον. ἐντευκτικὸς γὰρ ἰδίᾳ καὶ πιθανὸς ἐδόκει μᾶλλον ἢ φέρειν ἀγῶνας ἐν δήμῳ δυνατός. ἦν γάρ, ὡς Εὔπολίς φησι, λαλεῖν ἄριστος, ἀδυνατώτατος λέγειν.

XIII.- Era aún muy joven cuando se dio a los negocios de gobierno, y aunque al punto oscureció a todos los demás concurrentes, tuvo que contender con Féax, hijo de Erasístrato, y con Nicias, hijo de Nicerato, de los cuales éste le precedía en edad y tenía opinión de buen general; y Féax, que procedía de padres ilustres, y como él empezaba a tener adelantamientos, le era inferior entre otras calidades en la de la elocuencia: parecía más propio para conciliar y persuadir en el trato privado, que para sostener los debates en las juntas: siendo, como dice Éupolis, Diestro en parlar; mas en decir muy torpe.

salustioonbrasreliquiae

En cuanto al texto de Salustio, se trata del fragmento 43 del Libro IV de C. Sallusti Crispi Historiarum reliquiae en la edición de Bertold Maurenbrecher en la editorial Teubner de Leipzig en 1891. Lo hallamos en la página 173 de este enlace.

Allí podemos leer: M. Lollius Palicanus, humili loco Picens, loquax magis quam facundus.

El texto lo hallamos también en Quintiliano, Instituciones Oratorias IV, 2, 2:

Non enim solam volunt esse illam negotii, de quo apud iudices quaeritur, expositionem, sed personae, ut M. Lollius Palicanus, humili loco Picens, loquax magis quam facundus; loci, ut oppidum est in Hellesponto Lampsacum, iudices; temporis ut vere nouo, gelidus canis cum montibus humor liquitur; causarum, quibus historici frequentissime utuntur, cum exponunt, unde bellum, seditio, pestilentia.

No quieren que haya una explicación de los hechos del caso que se trata ante los jueces, sino de la persona implicada, como en “Marco Lollio Palicano (fue cuestor en el año 79 a. C., tribuno de la plebe en el 71 a. C. pretor en el 69, y confiaba ser cónsul en el 67 y 65 a. C., pero le ganó el puesto Gayo Pisón; apoyó a Pompeyo y a las víctimas de Verres), un picentino de origen humilde, un hombre dotado de locuacidad más que la elocuencia» o del lugar donde se ha producido un incidente como en «Lámpsaco, jueces, es una ciudad situada en el Helesponto», o de la hora en que se produjo algo como en «al llegar la primavera, cuando el hielo se derrite en los nevados montes» (= Virgilio, Geórgicas I, 43), o de las causas de un suceso, que los historiadores son tan aficionados a usar, cuando explican el origen de una guerra, una rebelión o una peste.

Marco Lolio Pelicano aparece en Cicerón, Cartas a Ático I, 1, 1:

De Aufidio et Palicano non puto te exspectare dum scribam.

Supongo que no esperarás que te hable de Aufidio y de Palicano.

quintiliano

Read Full Post »