Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5/01/17

tombatossals-tragapinyols

Tragapinyls, uno de los personajes de Tombatossals

Estamos ofreciendo el interesante y clarificador prólogo de Lluís Meseguer al Tombatossals, en Edicions 3 i 4. Continuamos con el epígrafe 2. Folclore y mitología: la voz de los siglos:

Nos encontramos, en definitiva, ante un pequeño y antiguo monumento literario procedente del folclore universal. Con otros nombres, prácticamente todos los países del mundo tienen gigantes mitológicos o legendarios similares; de hecho, la gigantización es uno de los procedimientos de idealización más conocidos de los cuentos y leyendas populares. En el esquema moral y religioso buenos / malos, tan habitual de los cuentos populares, los gigantes legendarios pueden ser héroes o antihéroes, humanizados o animalizados, pacíficos o violentos, bondadosos o monstruosos. Otros gigantes heroicos buenos, equivalentes evidentes de nuestro héroe mítico Tombatossals, pueden ser el egipcio Osiris, el hebreo Goliat, el griego Hércules, el hindú Hyndra, el francés Pantagruel, el búlgaro Kral Marko, el ruso Vertogor, el castellano Vuelcacerros …

Está claro que los otros personajes míticos del grupo de Tombatossals también tienen su origen en la imaginación mítica del folklore, según Josep Pascual Tirado tiene la delicadeza de indicarnos en el Proemio de la obra: la fuerza transformadora de la tierra de Arrancapins, el clima representado por el viento creativo de Bufanúvols, el eufemismo lluvioso y guerrero de Tragapinyols, la traviesa e ingenua infancia de Cagueme. Capítulo propio merece otra perla de la imaginación popular: la belleza femenina, ambigua y eterna, de la Serena de la Mar.

bufanuvols-alguero

Bufanúvols (2010) de Melchor Zapata. Elaborada en hierro el personaje de José Pascual Tirado alcanza un peso de tres toneladas con unas dimensiones de 4 metros de alto por 3 de ancho. Se trata de la tercera obra de la narración mitológica encargada al artista sevillano por la Comisión Organizadora de los Actos Conmemorativos del 750 aniversario de la Fundación de la Ciudad que completan ‘Arrancapins’ y ‘Tombatossals’. La originalidad de la pieza radica en la simbiosis entre la cabeza de corte más clásico con las formas más expresivas del cuerpo

Sin embargo, el interés de esta obra, y su radical originalidad, radica en el hecho de que el autor quiso incorporar una explicación mítica del origen histórico de la ciudad de Castellón de la Plana: su pertenencia a la medieval corona de Aragón. Así, el rey Barbut -personaje que recuerda, por supuesto, el rey Jaume I- vive en el castillo donde se encontraba un primitivo núcleo urbano de la ciudad de Castellón de la Plana; y la fiesta mayor actual de la ciudad se basa, precisamente, en una romería multitudinaria en aquel cerro, donde se encuentra la ermita de la Magdalena. Su hija, la Infanta, sella el nacimiento histórico de su “reino” al casarse, no con el gigante conquistador, sino con un “gentil caballero de Aragón”. Los nombres de sus hijos, Tahor y Casse, representan, leídos al revés, la huerta y el secano de la comarca de la Plana.

Tombatossals, además, es una especie de pequeña cosmogonía, de invención o fundación mágica del paisaje local. Las aventuras de la pandilla mágica alcanzan, conquistándolos o transformándolos, aquellos lugares económicamente o afectivamente esenciales del “reino” castellonense: las partidas del término municipal (por ejemplo, la representada por el atrabiliario personaje Garxolí del Senillar), el pinar y el puerto del Grau, el río Mijares, y las islas Columbretes. Los capítulos destinados a la conquista mítica de estas islas volcánicas constituyen, como podrás comprobar, una pequeña novela autónoma, llena de aventura, de gracia y de ironía.

la-infanta-hija-del-rey-barbut

La Infanta, hija del rey Barbut, de la película “Gigantes. La leyenda de Tombatossals”

3. El tesoro lingüístico de la cultura popular

Se puede afirmar que cada lengua da un estilo definitivo y diferente a cada sociedad humana. Y la cultura popular es el tesoro inicial. Los cuentos que contaban las abuelas a la lumbre durante las noches de invierno, las canciones de segar o las de cuna, la conversación colectiva en la calle durante las tardes de verano, las mojigangas, los disfraces de los carnavales o los romances de amor y de guerra, no sólo acompañaban las fiestas rituales o la soledad de la noche, sino también la ideología y la educación que precisaba cada momento o cada acto vital personal. Ocupaban un lugar mental y social que, evidentemente, ahora rellenamos con la televisión o la radio, aunque, en aquella cultura, la comunicación interpersonal era mucho más familiar, directa y participativa.

En este sentido, comprobarás que Tombatossals es una pequeña enciclopedia de un mundo en vías de extinción, el de la sociedad valenciana tradicional, representado por todo tipo de recetas gastronómicas, de canciones y versos populares, de juegos infantiles, de modismos y frases hechas, de refranes, de fiestas, de creencias y costumbres de todo tipo. Esta riqueza constituye, tal vez, el argumento o mensaje implícito de la obra.

garxoli-del-senillar-gigantes-la-leyenda-de-tombatossals

Garxolí del Senillar, el rival de Tombatossals. Dibujo de de la película “Gigantes. La leyenda de Tombatossals”

La sensación de descubrimiento nostálgico de este tesoro ya casi escondido por la historia se acrecienta con la aportación retórica quizás más importante: la ironía. O dicho de otro modo, la expresión lingüística de la manera irónica de entender y expresar la vida, capaz de los tres extremos a que suele tender esta figura retórica: la ostentación, la sátira y la autocrítica. En este sentido, se puede aducir, claro está, la evidente influencia del Tirant lo Blanch y otras obras cultas, pero el origen profundo de esta actitud mediterránea y vitalista es claramente popular: otra forma de la sabiduría de la sociedad rural valenciana en medio de la dureza del trabajo y de la vida. Así lo han demostrado históricamente, entre nosotros, instituciones festivas, como las fallas, y propiamente literarias, como el sainete.

dic-cat-val-bal

Ejemplo de búsqueda en el Diccionario Catalán-Valenciano-Balear: palabra  “mullatori”. Como se aprecia, se ofrece el único resultado del  valenciano que aparece en el  Tombatossals (= Pascual Tirado – BSCC = Boletín de la Sociedad Castellonense de Cultura, revista 167). La palabra pertenece al capítulo 3 que estamos analizando.

De todos modos, hay que decir que buena parte del tesoro lingüístico y moral de la obra se ha preservado históricamente por haber sido incluido en el monumental Diccionario Catalán-Valenciano-Balear comenzado por mosén Antoni Maria Alcover, autor también de una amplísima colección narrativa popular, titulado Rondaies mallorquines: una de ellas, es evidente, la versión mallorquina de nuestro Tombatossals. Baste decir que algunas locuciones, palabras o acepciones de ese ingente diccionario figuran con el ejemplo único de Josep Pascual Tirado.

alcoverrondaies

Read Full Post »