Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11/01/17

metamorfosisOvidio

 

Analizábamos con ayuda de las notas de José Guillermo Montes Cala, en su edición del poema Hero y Leandro de Museo el Gramático en Gredos, los versos 274-280 de la citada obra. Veíamos descripciones muy similares en Antología Palatina VII, 188 (Antonio Talo).

Pues hay ecos también en Ovidio, Metamorfosis VI, 429 ss. (las bodas de Progne y Tereo); aquí tenemos 424-438:

Threicius Tereus haec auxiliaribus armis

fuderat et clarum vincendo nomen habebat;

quem sibi Pandion opibusque virisque potentem

et genus a magno ducentem forte Gradivo

conubio Procnes iunxit; non pronuba Iuno,

non Hymenaeus adest, non illi Gratia lecto:

Eumenides tenuere faces de funere raptas,

Eumenides stravere torum, tectoque profanus

incubuit bubo thalamique in culmine sedit.

hac ave coniuncti Procne Tereusque, parentes

hac ave sunt facti; gratata est scilicet illis

Thracia, disque ipsi grates egere; diemque,

quaque data est claro Pandione nata tyranno

quaque erat ortus Itys, festum iussere vocari:

usque adeo latet utilitas.

El tracio Tereo a ellas con sus auxiliares armas las había dispersado y un claro nombre por vencer tenía; al cual consigo Pandíon, en riquezas y hombres poderoso, y que su linaje traía desde acaso el gran Gradivo, con la boda de su Progne, unió. No la prónuba Juno, no Himeneo asiste, no la Gracia a aquel lecho. Las Euménides sostuvieron esas antorchas, de un funeral robadas, las Euménides tendieron el diván y sobre su techo se recostó, profano, un búho, y del tálamo en el culmen se sentó. Con esta ave uniéronse Progne y Tereo, padres con esa ave hechos fueron; les agradeció, claro está, a ellos la Tracia, y a los dioses mismos ellos las gracias dieron, y a ese día en el que dada fue de Pandíon la nacida al preclaro tirano, y en el que había nacido Itis, festivo ordenaron que se dijera. -hasta tal punto se oculta el provecho.

 

La traducción es de Ana Pérez Vega, en Gredos.

 

espasacalpelas-heroidas

 

Siguiendo con estas descripciones similiares llega ahora Heroidas VI, 45 ss. (Carta de Hipsípila a Jasón), también de Ovidio:

Heus, ubi pacta fides? ubi conubialia iura

faxque sub arsuros dignior ire rogos?

non ego sum furto tibi cognita. pronuba Iuno

affuit et sertis tempora vinctus Hymen.

At mihi nec Iuno nec Hymen, sed tristis Erinys

praetulit infaustas sanguinolenta faces.

Quid mihi cum Minyis? quid cum Tritonide pinu?

Quid tibi cum patria, navita Tiphy, mea?

 

¡Ay! ¿dónde está la fe, do la promesa?

Tus juramentos ¿dónde se ausentaron?

tu palabra, Jasón, ¿tan poco pesa?

¿Adónde están las hachas que alumbraron

en mis bodas? alumbran en mi entierro

Mejor, pues viva entonces me enterraron.

No me alcanzaste á hurto, ni por yerro

la Diosa de las bodas fué presente,

la cual me alienta en este tu destierro.

También estuvo, la sagrada frente

ceñida de clavel, jazmín y rosa,

Himeneo, en las bodas presidente

¡Ay triste, que Himeneo ni la diosa

Juno trajeron luz tan desdichada

sino fué Erinnis pérfida y rabiosa!

Mas ¿á qué vino acá la Minia armada?

¿Qué tuve yo con la Argonauta flota?

¿Quién trajo á Tifis á mi tierra amada?

 

La traducción es de Diego de Mexía.

 

argonautasalianza

 

Esta descripción, ciertamente atípica, sirve aquí de sugerente preludio al motivo de “la boda trocada en sepelio”, un tópico muy frecuentado por la epigramática sepulcral y también presente en los paralelos aducidos: véanse más adelante, los versos 307 s.

1. (A Hera conyugal = ζυγίην Ἥρην). Hera Zygía (o también llamada Teleía) es la diosa protectora del matrimonio, cf. Apolonio de Rodas IV, 96:

Ἥρη τε Ζυγίη, Διὸς εὐνέτις, ἦ μὲν ἐμοῖσιν

κουριδίην σε δόμοισιν ἐνιστήσεσθαι ἄκοιτιν,

εὖτ᾽ ἂν ἐς Ἑλλάδα γαῖαν ἱκώμεθα νοστήσαντες.’

ὧς ηὔδα, καὶ χεῖρα παρασχεδὸν ἤραρε χειρὶ

δεξιτερήν· ἡ δέ σφιν ἐς ἱερὸν ἄλσος ἀνώγει

νῆα θοὴν ἐλάαν αὐτοσχεδόν, ὄφρ᾽ ἔτι νύκτωρ

κῶας ἑλόντες ἄγοιντο παρὲκ νόον Αἰήταο.

 

“Infeliz, que el propio Zeus Olímpico sea testigo del juramento y Hera Conyugal, esposa de Zeus: de veras te instalaré en mi morada como legítima esposa, cuando lleguemos de regreso a la tierra de la Hélade”.

Así le dijo, y al instante unió la mano derecha a su mano. Ella los incitó a conducir inmediatamente la rápida nave hasta el bosque sagrado, a fin de, todavía en la noche, tomar el vellocino y llevarselo contra la voluntad de Eetes.

 

Traducción de Mariano Valverde Sánchez, en Gredos

También Antología Palatina VII, 188, 4 (Antonio Talo), que ya hemos ofrecido en el capítulo XXXVIII de esta serie

  1. (No cantaban el himeneo padre y senora madre = οὐχ ὑμέναιον ἄειδε πατὴρ καὶ πότνια μήτηρ = 278). Un motivo harto frecuente en la epigramática sepulcral.

 

heroyleandroalmamater

 

Y pasamos a un fragmento de Hero y Leandro; en esta ocasión los versos 281 a 292:

 

καὶ γάμος ἦν ἀπάνευθεν ἀειδομένων ὑμεναίων.

νὺξ μὲν ἔην κείνοισι γαμοστόλος οὐδέ ποτ’ ἠὼς

νυμφίον εἶδε Λέανδρον ἀριγνώτοις ἐνὶ λέκτροις.

νήχετο δ’ ἀντιπόροιο πάλιν ποτὶ δῆμον Ἀβύδου

ἐννυχίων ἀκόρητος ἔτι πνείων ὑμεναίων. 285

Ἡρὼ δ’ ἑλκεσίπεπλος ἑοὺς λήθουσα τοκῆας

παρθένος ἠματίη, νυχίη γυνή. ἀμφότεροι δὲ

πολλάκις ἠρήσαντο κατελθέμεν εἰς δύσιν ἠῶ.

ὣς οἱ μὲν φιλότητος ὑποκλέπτοντες ἀνάγκην

κρυπταδίῃ τέρποντο μετ’ ἀλλήλων Κυθερείῃ. 290

Ἀλλ’ ὀλίγον ζώεσκον ἐπὶ χρόνον οὐδ’ ἐπὶ δηρὸν

ἀγρύπνων ἀπόναντο πολυπλάγκτων ὑμεναίων.

 

Y hubo boda sin el cantar de himeneos. La Noche tuvieron aquéllos por casamentera y jamás el Día al esposo Leandro sorprendió en un lecho que bien reconocible le fuera: que nadaba de vuelta al pueblo de la fronteriza Abido, no ahíto de los nocturnos himeneos a los que aún olía. Y Hero, de rozagante manto, a ocultas de sus padres doncella era de día, mujer de noche. Y ambos mil veces tuvieron ganas de hacer retroceder el Día hasta su puesta.

Así ellos, mientras escondían el amor que los rendía, en mutua compañía gozaban de una Citerea clandestina. Mas poco tiempo de vida les quedaba y no por mucho disfrutaron de unos insomnes himeneos que tantas idas y venidas provocaron.

 

  1. (A ocultas de sus padres = ἑοὺς λήθουσα τοκῆας = 286) Cf. la unión de Zeus y Hera en Ilíada XIV 296.

Aquí tenemos 291-298:

Ἥρη δὲ κραιπνῶς προσεβήσετο Γάργαρον ἄκρον

Ἴδης ὑψηλῆς· ἴδε δὲ νεφεληγερέτα Ζεύς.

ὡς δ’ ἴδεν, ὥς μιν ἔρως πυκινὰς φρένας ἀμφεκάλυψεν,

οἷον ὅτε πρῶτόν περ ἐμισγέσθην φιλότητι

εἰς εὐνὴν φοιτῶντε, φίλους λήθοντε τοκῆας.

στῆ δ’ αὐτῆς προπάροιθεν ἔπος τ’ ἔφατ’ ἔκ τ’ ὀνόμαζεν·

Ἥρη πῇ μεμαυῖα κατ’ Οὐλύμπου τόδ’ ἱκάνεις;

ἵπποι δ’ οὐ παρέασι καὶ ἅρματα τῶν κ’ ἐπιβαίης.

 

Hera subió ligera al Gárgaro, la cumbre más alta del Ida; Zeus, que amontona las nubes, la vio venir; y apenas la distinguió, enseñoreóse de su prudente espíritu el mismo deseo que cuando gozaron las primicias del amor, acostándose a escondidas de sus padres. Y así que la tuvo delante, le habló diciendo:

—¡Hera! ¿A dónde vas, que tan presurosa vienes del Olimpo, sin los caballos y el carro que podrían conducirte?

La traducción es de Luis Segalà.

 

iliada-homero-espasa-calpe-austral1964

Read Full Post »