Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14/01/17

serena-de-la-mar

Dibujo de Juan Bautista Porcar Ripollés para la edición de 1966 del Tombatossals. Se aprecia a la Sirena y a un soñador Tombatossals

Finalizamos esta serie sobre la Serena de la Mar, personaje del libro Tombatossals, surgido a propósito de la conferencia de Don Carlos García Gual que tuvo lugar el pasado viernes 14 de octubre en el Ateneo de Castellón en la que hizo un repaso de su último libro Sirenas. Seducciones y Metamorfosis.

Y finalizamos también el prólogo de Lluís Meseguer al Tombatossals de Edicions 3 i 4 que hemos ofrecido en los capítulos VII y VIII:

Una obra como ésta, sin embargo, pervive en su universo propio en la medida en que es asumida y valorada por los ciudadanos y ciudadanas de la modernidad. Tombatossals, en este sentido, ha tenido alguna recepción, alguna continuación destacable en su territorio natural. Sobre todo, a través de una bella ópera para títeres titulada La hija del rey Barbut (1943), obra de la compositora Matilde Salvador y el erudito Manuel Segarra Ribés, y que representa, en la dureza de la posguerra, todo un renacimiento delicado y contundente del teatro culto en valenciano. La «marcha del rey Barbut» de aquella delicada obra es, actualmente, la marcha oficial de la ciudad de Castellón de la Plana.

El horizonte de expectativas actual es distinto del originario de la obra. Sin embargo, ahora tú te incorporarás, si quieres, a este mágico, pequeño y antiguo universo. Mientras la mítica y gigantesca grupo castellonense permanece al acecho en la cueva de las Maravillas, leer las aventuras de Tombatossals te permitirá combinar el placer de la imaginación y la creatividad con una incierta sensación de fidelidad al patrimonio espiritual, a la voz de los siglos.

filla-rei-barbut

Hasta aquí el texto de Lluís Meseguer.

En el sexto capítulo de esta serie sobre La Serena de la Mar y antes de ofrecer el prólogo de Meseguer al Tombatossals de Edicions 3 i 4, repasábamos el capítulo 3, Tombatossals i la Serena de la Mar, del citado libro y dejábamos al gigante Tombatossals y su “colla” construyendo un paraje de pinos junto al mar, como regalo para la Sirena. Pues bien, seguimos con el pasaje:

En un momento de descanso, cuando no llegaba material por vía aérea, Cagueme se atreve a decir a su señor:

–Escolteu, senyor amo: després de tant de treball com venim fent… ¿No ens partirem la Serena mitat i mitat per vós i per nosaltres?

–¿Què és lo que dius, descarat Cagueme?

–Senyor amo, si a vós deixem lo millor, lo del mig cos per amunt, ¿per a què voleu la cua? ¿No seria millor que la férem en arròs a banda, mullatori i pastissos, com alifara i cassola del remat d’aquesta mampresa? –raonà Cagueme.

Tombatossals se va riure de la simplesa de l’ignorant, per no pendre-ho per on cremava i sotarrar-lo com a garsó en un clot d’aquells que esperant estaven estatjar i mantindre amorosament un pi.

pinarcastellonaerea

Vista aérea del Pinar de Castellón, junto al mar

– Escuchad, señor amo, después de tanto trabajo como venimos haciendo… ¿No nos partiremos la Sirena mitad para Vos y mitad para nosotros?

– ¿Qué es lo que dices, descarado Cagueme?

– Señor amo, si a Vos dejamos lo mejor, de medio cuerpo hacia arriba, ¿para qué queréis la cola? ¿No sería mejor que la cocináramos con arroz a banda, salsa y pasteles, como alifara y cazuela del remate de esta empresa? – dijo Cagueme

Tombatossals se rio de la simpleza del ignorante por no cogerlo y enterrarlo como un cepellón en un hoyo de aquéllos que estaban esperando albergar y mantener amorosamente un pino.

Narración radiofónica en Vox UJI Ràdio del capítulo 3 (final) de Tombatossals

Y cuando ya estuvo toda la porción soñada cubierta de umbrosos pinos, cuando el príncipe Garxolí del Senillar en su castillo, desconsolado y enojado clamaba por las añoradas umbrías y los piñones de sus pinares, a una orden de Tombatossals, Bufanúvols, con sus soplidos llovedores, comenzó a dispersar nieblas y nubes y soltándolos en la nueva plantación, provocó tal lluvia que al empapar aquella tierra arenosa hizo el milagro de que abrazara cariñosa y remojara para siempre les raíces sin cepellón que le habían confiado.

Y así brotó aquel pinar que la corte del rey Barbut observaba desde su palacio como una franja de fresca verdor que sujetaba las olas y que después sus hijos y herederos, al pasar de los años, aprovecharon como deleitoso paraje donde desahogarse y cantar bellas canciones, las que Tombatossals quería dirigir a su amada Sirena del mar.

Se habían cumplido las ilusiones del gigante. En otra empresa, valiéndose de las fuerzas descomunales que la pandilla reunía, construyeron hileras de piedra que allí esperan siempre que la Sirena se deje acoger, grata, para disfrutar el descanso y gozar del reposo en la lucha que ha de sostener siempre con las embravecidas olas.

¡Y qué bien viene a los herederos del rey Barbut la tranquilidad y el reposo de las aguas dentro de aquel estanque donde aletean gozosas y juguetonas las gaviotas alrededor de los mástiles de las galeras, galeotas, pailebotes y bergantines que, fatigados de su peso, allí llegan!

parquepinar2

Parque del Pinar de Castellón

Y así es como se narra en esta historia mitológica, este cuento o rondalla popular, el nacimiento de este paraje, el Pinar, tan usado los fines de semana y en las fiestas de Pascua y verano, por los castellonenses para sus comidas familiares o de amigos, o para correr a la sombra de los pinos mediterráneos a pocos metros del mar.

Paraje que el gigante Tombatossals quiso crear para su amada, la Serena de la Mar, la particular sirena de la mitología autóctona de Castellón, con ayuda de sus compañeros, a la cual hemos dedicado esta serie de artículos surgidos de la conferencia de Don Carlos García Gual sobre las sirenas de la mitología griega y sus transformaciones y seducciones.

Como ha quedado claro, la Sirena del Tombatossals es de las de cuerpo mezcla de pez y mujer, como corresponde a una sirena del mar. Tiene un colorido y nutrido séquito de todo tipo de peces y, como las sirenas griegas, y las de todos los tiempos, seduce a los hombres, especialmente héroes, que, como en Tombatossals emprende la magna empresa de regalarle un bello paraje que sigue siendo uno de los más bellos rincones de Castellón.

tombatossalspinar

Tombatossals en el Pinar, dibujo para la película “Gigantes. La leyenda de Tombatossals”

parquepinar1

Parque del Pinar de Castellón

Read Full Post »