Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 marzo 2013

En nuestro recorrido por las fuentes literarias sobre el Zodíaco llegamos a Capricornio.

Capricornio:

De nuevo recurrimos a Eratóstenes, en sus Catasterismos XXVII.

Por su forma es semejante a Egipán (1), del que por cierto es hijo. Su parte inferior es de fiera y tiene cuernos en la cabeza. Fue muy respetado por ser hermano d eleche del propio Zeus (de acuerdo con el relato que hace Epiménides (2) en sus Créticas), con quien vivió en el monte Ida cuando libró su combate contra los Titanes, pertrechando a sus partidarios. Cuando Zeus recuperó el control lo elevó al firmamento, así como a su madre, la Cabra. Dicen que fue él quien encontró la concha de caracol ante cuyo estruendo – el pánico – huyeron los Titanes. Como vestigio de la concha de caracol marino que halló en el mar, conserva cola de pez. Tiene una estrella brillante en cada cuerno (y otra sobre los ollares), dos sobre la cabez, una bajo el cuello, dos en el pecho, una en la pata delantera (otra más sobre el extremo de la pata), siete en el lomo, cinco en el vientre y dos muy brillantes en la cola. Suman un total de veinticuatro.

  1. Ser híbrido de cabra y pez, que es lo que significa su nombre.
  2. Poeta griego del siglo VI a. C.

Acuario:

Eratóstenes (Catasterismos XXVI) escribe:

Parece que recibe el nombre de Acuario (1) por el trabajo que realiza. Está puesto de pie, con una vasija en la mano, de la que vierte un copioso chorro de agua. Otros afirman que se trata de Ganimedes al figurarse que su forma le cuadra muy bien a este personaje: un muchacho que escancia de una jarra. Acuden éstos al testimonio del poeta, que dice que fue secuestrado por Zeus a causa de su belleza para que fuera su sirviente y digno de cohabitar con los dioses; alcanzó además un tipo de inmortalidad hasta entonces desconocida entre los hombres. El fluido que se vierte se asemeja al néctar, que es la bebida de los dioses.

Tiene dos estrellas poco brillantes sobre la cabeza, una sobre cada uno de los hombros (ambas de gran tamaño), una en cada codo, una brillante en el extremo de la mano derecha, una sobre cada una de las tetillas, una debajo de cada una de éstas, una más en la cadera izquierda, una sobre cada una de las rodillas, una en la pantorrilla derecha, una sobre cada pie. Hacen un total de diecisiete. El chorro de agua cuenta con treinta y una estrellas, dos de ellas singularmente brillantes.

 (1) En realidad el término original ῾Υδροχόος es más icónico, pues significa el que “trasiega o vierte agua”.

Estamos aportando fragmentos de la versión latina de los Fenómenos de Arato, debida al emperador Germánico César.

Esteban Calderón Dorda, en su trabajo, Traducciones latinas perdidas de los Fenomenos de Arato (traducciones de arato), publicado en Myrtia, revista de Filología Clásica de la Universidad de Murcia. 1990, escribe:

La versión de Germánico César, contemporánea de la obra astronómica de Manilio, es bastante más rigurosa que la de Cicerón, debido, sin duda, a la mayor madurez con que fue realizada; el príncipe debía contar, por lo menos, 25 años. Esta traducción es posible en el ambiente de una sociedad cultivada, deseosa de conocer los fenómenos celestes y obtener su provecho. Basta con echar una ojeada a la lista de autores que hicieron florecer un importante número de obras astronómicas y cosmográficas. Ahora bien, Germánico no se contenta con troducir la obra del poeta de Solos, sino que también trata de ponerla al día. En este punto se separa de su predecesor, ya que no se trata de una transposición más o menos literal. Para esta labor se inspira en la obra de uno de los más grandes astrónomos de la Antigüedad, Hiparco de Nicea, que en su Comentario criticaba los datos uranográficos de Arato y, por ende, de su modelo Eudoxo. A. Le Boeuffle ha señalado los numerosos pasajes en que Germánico se aleja de Arato y tiene en cuenta las correcciones de Hiparco; con todo, se encuentran también pasajes en los no acepta las comciones del comentarista y conserva los errores de Arato. En resumidas cuentas, Germánico supone una actualización, una puesta al día del texto arateo, a partir de los avances científicos obtenidos con posterioridad a la composición de los Fenómenos. Por otra parte, la aemulatio Arati que se pone de manifiesto, sobre todo en el proemio, puede permitir que se le llame el “Arato romano” al, igual que Horacio era conocido como el Arquíloco y el Alceo romanos, Virgilio era presentado como el Hesíodo romano y Propercio pasaba por ser el Calímaco romano.

Germánico, pues, en su traducción o versión de Arato dice sobre Acuario:

Infimus Hydrochoos sed qua uestigia figit,

Sunt aliae stellae; qua caudam Belua flectit

Quaque caput Piscis, media regione locatae

Nullum nomen habent nec causa est nominis ulla; 385

Sic tenuis cunctis iam paene euanuit ardor.

Nec procul hinc dextra defundit Aquarius undas

Atque imitata cadunt errantis signa liquoris.

E quibus una magis sub cauda flamma relucet

Squamigerae Pristis, pedibus subit altera signi 390

Fundentis latices. Est et sine honore Corona

Ante Sagittiferi paullum percinia crura.

 

Acuario está situado muy abajo; pero allí donde asienta sus pies hay otras estrellas, colocadas en una zona intermedia entre el lugar donde el Monstruo dobla su cola y donde está la cabeza del Pez. (385) No tienen nombre ni hay ningún motivo para que tengan nombre: en efecto, apenas consiguen un pequeño resplandor entre todas juntas. No lejos de allí, el Aguador derrama el líquido con su mano derecha y ése cae imitando la forma del agua corriente. De entre estas estrellas, una reluce singularmente bajo la cola (390) de la escamosa Ballena, otra está situada a los pies de la figura que vierte el líquido. También existe una Corona que no goza de estima, ubicada un poquito antes de las ágiles piernas de Sagitario.

Germánico traduce a Arato y dice sobre Acuario y Capricornio:

Piscibus interlucet Equi latus; ad caput eius

Dextra manu, latices qua fundit Aquarius, exit. 285

Quo prior Aegoceros semper properare uidetur

Oceano mersus sopitas condere flammas.

Entre los Peces brilla el costado del Caballo, ante cuya cabeza se levanta (285) la mano derecha con que vierte su líquido el Aguador. Capricornio, sumergiéndose en el Océano, parece apresurarse siempre más que él en esconder sus apaciguadas llamas.

Piscis:

Eratóstenes, Catasterismos XXI, escribe:

Son los descendientes del gran Pez (el Pez Austral), a quien daremos su debido tratamiento cuando lleguemos a él. Cada uno de estos dos peces se encuentra en distinta zona de la eclíptica, el uno llamado Boreal y el otro Austral, aunque convergen en dirección a la pezuña de Aries.

El pez boreal posee doce estrellas y el austral quince. El sedal que los retiene unidos tiene tres estrellas en la parte del pez boreal y otras tres en la del austral. También son tres las que se extienden hacia el oriente y otras tres en la convergencia. El conjunto completo de los peces y su enlace es de treinta y nueve estrellas.

Por su parte, Germánico escribe sobre Piscis:

Hunc ultra gemini Pisces, quorum alter in Austrum

Tendit, Threicium Borean petit alter et audit

Stridentis auras, niueus quas procreat Haemus.

Non illis liber cursus, sed uincula cauda

Singula utrumque tenent uno coeuntia nodo. 245

Nodum stella premit. Piscis qui respicit auras

Threicias dextram Andromedae cernetur ad ulnam.

 A continuación de éste, se encuentran los Peces gemelos, uno de los cuales se orienta hacia el Austro y el otro mira hacia el tracio Bóreas y escucha las resonantes brisas que engendra el Hemo. No tienen un rumbo libre, sino que (245) los sujetan a ambos, por su cola, dos cuerdas que se unen en un único nudo. Una estrella sella el nudo. El Pez que mira hacia las brisas tracias se distinguirá hacia el brazo derecho de Andrómeda.

Anuncios

Read Full Post »

Píntame un mito (X)

TintorettoBaco y Ariadna2

Tintoretto, Las bodas de Baco y Ariadna en presencia de Venus (1577-1578)

En nuestro recorrido mitológico por la pintura llegamos a un autor que plasmó en sus obras muchos mitos, Tintoretto. De él hemos escogido Las bodas de Baco y Ariadna en presencia de Venus, un óleo sobre lienzo pintado entre 1577-1578, de 146 x 167 cm, que se conserva en la Sala del Antecolegio del Palacio Ducal de Venecia, la patria del pintor.

Francesca Marini en la colección Los Grandes Genios del Arte que editó el periódico El Mundo, escribe sobre esta obra:

Representa “a Ariadna, hallada por Baco en la playa, coronada por Venus con áurea corona, declarándola libre y sumándola al número de las imágenes celestes” con el fin de representar “a Venecia, nacida en una playa de mar, no sólo abundante en todo bien terrestre merced a la celeste gracia sino también coronada con corona de libertad por la divina mano, cuyo dominio está escrito con letras eternas en el cielo”. La explicación del cuadro que ofrece Carlo Ridolfi en 1648 se inserta plenamente en la temática desarrollada en las tres pinturas que junto con ésta adornaban el Atrio Cuadrado del Palacio Ducal de Venecia, la estancia dedicada a la sala de espera para las personalidades que aguardaban a ser admitidas a presencia de los senadores o de los miembros del colegio. Los lienzos eran celebraciones políticas concebidas para glorificar el concepto de unión y concordancia, pero, como se ha supuesto, tienen también un significado cosmológico que vincula a cada una de ellas con las Estaciones representadas en el techo. Ésta representaría las nupcias simbólicas de Venecia con el mar Adriático, que se renuevan cada año con gran fasto el día de la Ascensión, pero también la estación del otoño, a la que aluden la corona de pámpanos de Baco y el elemento del fondo marino, el agua.

Como sucede en los otros tres lienzos de la sala, la composición coloca las figuras, pocas y monumentales, en actitudes elegantemente dinámicas. El movimiento rítmico que caracteriza a los tres personajes se origina en el encuentro de sus manos, justo en el centro de la composición.

Hasta  aquí el texto de Marini.

sebastianoriccibacoyariadna1691-1694

Sebastiano Ricci,  Baco y Ariadna (1691-1694). Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Sobre este episodio tenemos varias fuentes. La versión más común es que Teseo abandonó en Naxos a Ariadna mientras dormía, por razones distintas según los autores: en Ovidio (metamorfosis VIII 174 y siguientes), por crueldad.

protinus Aegides rapta Minoide Diam

vela dedit comitemque suam crudelis in illo

litore destituit; desertae et multa querenti

amplexus et opem Liber tulit, utque perenni

sidere clara foret, sumptam de fronte coronam

inmisit caelo: tenues volat illa per auras

dumque volat, gemmae nitidos vertuntur in ignes

consistuntque loco specie remanente coronae,

qui medius Nixique genu est Anguemque tenentis.

Al punto el Egida, después de raptar a la Minoide, largó sus velas rumbo a Día (la isla de Naxos), y en aquella playa abandonó despiadado, a su compañera; solitaria y profiriendo muchos lamentos estaba ella cuando Líber (Baco = Dioniso) le llevó el socorro de sus abrazos, y además, para que una constelación perdurable la hiciese resplandeciente, le quitó de la frente la corona y la envió al cielo; vuela la corona a través de los aires impalpables, y, mientras vuela, las piedras preciosas se convierten en refulgentes luminarias y se detienen, subsistiendo la figura de corona (la Corona Boreal), en un lugar que está entre el Arrodillado (la constelación Hércules) y el Serpentario (Ofiuco).

La traducción es de Antonio Ruiz de Elvira, en la colección Alma Mater del CSIC.

evelyndemorganariadna1877

Evelyn de Morgan, Ariadne in Naxos (1877)

En Higino (Fábula 43) porque le parecía deshonroso llevarla a Atenas:

ARIADN<E>.

Theseus in insula Dia tempestate retentus, cogitans si Ariadnen in patriam portasset, sibi opprobrium futurum, itaque in insula Dia dormientem reliquit; quam Liber amans inde sibi in coniugium abduxit. Theseus autem cum nauigaret oblitus est atra uela mutare, itaque Aegeus pater eius credens Theseum a Minotauro esse consumptum in mare se praecipitauit, ex quo Aegeum pelagus est dictum. Ariadnes autem sororem Phaedram Theseus duxit in coniugium. 

 

ARIADNA

Teseo, retenido en la isla de Día por una tempestad, pensó que si llevaba a su patria a Ariadna le causaría un deshonor, y así la deja durmiendo en la isla de Día; a ésta Líber, que la amaba, se la llevó de allí como esposa. Teseo, en cambio, mientras navegaba se olvidó de cambiar las velas negras, y de este modo su padre Egeo, creyendo que había sido devorado por el Minotauro se precipitó al mar, que por él se llamó Egeo. Por su parte Teseo se casó con Fedra, la hermana de Ariadna.

En el fragmento 298 de Hesíodo (recogido en Teseo XX de Plutarco) porque amaba a Egle, la hija de Panopeo:

δεινὸς γάρ μὲν ἔτειρεν ἔρως Πανοπηΐδος Αἴγλης.

Pues intensamente le atormentaba el amor por la Panopeide Egla

waterhoseariadna-abandonada

John William Waterhouse, Ariadne (1898)

Así, Apolodoro en Epítome I, 9 escribe:

καὶ διὰ νυκτὸς μετὰ Ἀριάδνης καὶ τῶν παίδων εἰς Νάξον ἀφικνεῖται. ἔνθα Διόνυσος ἐρασθεὶς Ἀριάδνης ἥρπασε, καὶ κομίσας εἰς Λῆμνον ἐμίγη. καὶ γεννᾷ Θόαντα, Στάφυλον, Οἰνοπίωνα καὶ Πεπάρηθον.

Por la noche llegó (Teseo) a Naxos con Ariadna y los jóvenes. Pero Dioniso, enamorado de Ariadna, la raptó y la llevó a Lemnos, donde yación con ella y engendró a Toante, Estáfilo, Enopión y Pepareto.

Homero, en Odisea XI 321-325, nos da otra versión:

Φαίδρην τε Πρόκριν τε ἴδον καλήν τ’ Ἀριάδνην,

κούρην Μίνωος ὀλοόφρονος, ἥν ποτε Θησεὺς

ἐκ Κρήτης ἐς γουνὸν Ἀθηνάων ἱεράων

ἦγε μέν, οὐδ’ ἀπόνητο· πάρος δέ μιν Ἄρτεμις ἔκτα

Δίῃ ἐν ἀμφιρύτῃ Διονύσου μαρτυρίῃσι.

Vi a Fedra, a Procris y a la hermosa Ariadna, hija del artero Minos, que Teseo se llevó de Creta al feraz territorio de la sagrada Atenas mas no pudo lograrla, porque Artemis la mató en Día, situada en medio de las olas, por la acusación de Dióniso.

Por su parte, Pausanias (Descripción de Grecia I, 20, 3) nos dice que en el santuario de Dioniso, junto al teatro del mismo nombre en Atenas, estaba pintado:

Θησεὺς ἀναγόμενος καὶ Διόνυσος ἥκων ἐς τῆς ᾿Αριάδνης τὴν ἁρπαγήν. 

Teseo haciéndose a la mar y Dioniso llegando para raptar a Ariadna.

En X, 29, 4 añade:

τὴν δὲ ᾿Αριάδνην κατά τινα ἐπιτυχὼν δαίμονα καὶ ἐπίτηδες αὐτὴν λοχήσας ἀφείλετο Θησέα ἐπιπλεύσας Διόνυσος στόλῳ μείζονι.

Encontrándose Dioniso con Ariadna, bien por alguna intervención divina, bien a propósito, porque la acechaba, se la quitó a Teseo navegando contra él con una flota mayor.

Gros_ntoineJeanBacoyAriadnaca.1821

Antoine-Jean Gros, Bacchus and Ariadne (1821)

Read Full Post »

juan_pablo_ii2

Juan Pablo II

Hablábamos de la desinformación o las confusiones producidas en asuntos religiosos, sobre todo al estar el latín de por medio, a propósito de la “dimisión” de Juan Pablo II. Seguimos con el artículo de Isabel Ordóñez.

Falta de rigor o pésima traducción

Sorprende el hecho de que dos diarios que normalmente tratan la información referente a la Iglesia con rigor y respeto, el ABC y LA RAZÓN, no hayan sido capaces de sintetizar lo que el Papa expresó en sus últimas voluntades y reflexiones contenidas en el documento hecho público. Cabe suponer que el error se deba a una pésima traducción de la expresión “Nunc dimittis” que, muy lejos de significar cualquier cosa que tenga que ver con una dimisión, es una forma de someterse a la voluntad del Padre. De hecho, la frase es una abreviación de la atribuida al profeta Simeón “Nunc dimittis servum tuum”, que quiere decir “Ahora puedes dejar marchar a tu siervo”.

 En cuanto al texto completo que ha sido malinterpretado por algunos medios, en el punto 2 del apartado Ejercicios espirituales del Jubileo del año 2000, Juan Pablo II escribió: “A medida que avanza el Año Jubilar 2000, va quedando día a día a nuestras espaldas el siglo XX y se abre el siglo XXI. Según los designios de la Providencia, se me ha concedido vivir en el difícil siglo que está quedando en el pasado y ahora, en el año en que mi vida alcanza los ochenta años (“octogesima adveniens”), es necesario preguntarse si no ha llegado la hora de repetir con el bíblico Simeón: ‘Nunc dimittis’”.

lavanguardiapapamuertoportada

Espíritu de continuidad

 Pero, a continuación, el texto prosigue, con un espíritu de continuidad: “En el día del 13 de mayo de 1981, el día de atentado contra el Papa durante la audiencia general en la plaza de San Pedro, la Divina Providencia me salvó milagrosamente de la muerte. El mismo único Señor de la vida y de la muerte me ha prolongado esta vida, en cierto sentido me la ha vuelto a dar de nuevo. A partir de este momento le pertenece aún más a Él. Espero que me ayude a reconocer hasta cuándo tengo que continuar este servicio al que me llamó el día 16 de octubre de 1978. Le pido que me llame cuando Él mismo quiera. ‘Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos… del Señor somos’ (Cf. Romanos 14, 8). Espero que hasta que pueda cumplir el servicio petrino en la Iglesia, la Misericordia de Dios me dé las fuerzas necesarias para este servicio”.

 Los que han acertado

 A la hora de interpretar el contenido del mensaje del Papa, han acertado los diarios EL MUNDO y LA VANGUARDIA. El primero titula en su portada: El Papa esperaba desde que cumplió 80 años una señal de Dios para dimitir. Por lo que respecta a LA VANGUARDIA, dice en su portada que El Papa dio por cumplida su misión hace cinco años, subtitulando que El escrito de Juan Pablo II confirma que nunca se planteó renunciar en vida.

 Captando el sentido

 EL PERIÓDICO de Cataluña da la impresión de haber captado el sentido del testamento del Papa en este apartado al asegurar que El Papa llegó a pensar en dimitir hace ahora cinco años.

dimisiónjuanpabloii

 Confundiendo a los lectores

 En cuanto a la prensa que no ha sabido interpretar la expresión de Juan Pablo II, confundiendo al mismo tiempo a los lectores, el diario ABC titula en su portada que El Papa pensó en renunciar en 2000 al cumplir 80 años, según su testamento.

 El diario catalán AVUI también considera que El Papa pensó en dimitir justo después de su ochenta aniversario, e insiste en un subtítulo diciendo que El Vaticano hace público el testamento de Juan Pablo II, en el que se planteaba dejar el cargo una vez acabado el Jubileo del 2000.

 En cuanto a EL PAÍS, el titular de portada dice que El testamento del Papa desvela que se planteó dimitir en el año 2000 y subtitula en el interior que Juan Pablo II revela en su testamento que barajó la posibilidad de dimitir al cumplir los 80 años.

Por último, LA RAZÓN titula que El Papa pensó en renunciar en 2000, matizando en el interior que Juan Pablo II se debatió entre seguir o renunciar, una posibilidad que, a tenor del contenido del mensaje del fallecido Papa, nunca se le pasó por la cabeza.

extraomnes

Piero Marini cerrando las puertas de la Capilla Sixtina en el cónclave de 2006, tras pronunciar el Extra omnes!

Para concluir con la ignorancia del latín, o su mala traducción, nos referimos a un hecho que ya se produjo en las televisiones con motivo del anterior cónclave. Un periodista debe informarse bien, y más en una televisión pública, en el telediario de máxima audiencia, para no hacer el ridículo.

En este artículo se nos explica muy bien el ritual del cónclave, que se puede leer aquí, en latín, por supuesto. En el punto 52 del capítulo III, Comienzo de los actos de elección, se lee:

Iure iurando dato ab ultimo Cardinale electore, Magister Pontificiarum Celebrationum Liturgicarum nuntiabit illud extra omnes atque ad Conclave non pertinentes Sacellum Sixtinum relinquere debebunt.

Después que haya prestado juramento el último de los Cardenales electores, el Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias pronunciará el extra omnes y todos los ajenos al Cónclave deberán salir de la Capilla Sixtina.

Por tanto, extra omnes significa ¡todos fuera! Del latín extra (adverbio = fuera) y omnes, nominativo plural masculino del adjetivo omnis, omne = todo. Todos los ajenos al Cónclave, por supuesto, pues dentro (intra) quedan los cardenales electores, 115 en el próximo cónclave y TODOS HOMBRES. Es, por tanto, más ridículo e incoherente que se pueda llegar a escuchar en la información sobre el cónclave lo siguiente:

El encargado de cerrar las puertas y pronunciar la “famosa” frase de ¡hombres fuera! es el camarlengo, el policía del cónclave.

Casualmente lo escuché en directo en el Telediario de RTVE de las 15’00 horas del pasado 28 de febrero y no daba crédito a mis oídos. Primero por el error de traducción. Un descomunal error es, en efecto, traducir ¡hombres fuera! (la única excusa sería la confusión con extra homines!) y aquí entra la lógica: si dentro quedan 115 señores, ¿cómo puede significar extra omnes! ¡fuera los hombres!? Además se usaría en latín viri (varones). En todo caso, se diría fuera mujeres (extra mulieres!) es broma irónica, claro.

Hay, además, otro grave error: quien pronuncia el extra omnes! no es el cardenal camarlengo, sino el Maestro de Celebraciones Litúrgicas, que es ahora Guido Marini, sustituto de quien lo fuera en el anterior cónclave, curiosamente con mismo apellido, Piero Marini. Se puede leer, por ejemplo, aquí. Por su parte, quien pronuncia el famoso Habemus Papam es el cardenal protodiácono. En este cónclave será Jean-Louis Tauran.

Éstas son las palabras:

Annuntio vobis gaudium magnum: habemus papam: Eminentissimun ac Reverendissimum Dominum, Dominum (nombre en latín propio del cardinal elegido papa, en caso acusativo v. gr. Eugenium) Sanctae Romanae Ecclesiae Cardinalem (apellido del cardenal, v gr. Pacelli) qui sibi nomen imposuit (en genitivo en latín, v gr. Pii, aunque en el anuncio de éste se dijo Pium; o Pauli, Johannis Pauli, Benedicti). Éste fue el anuncio de Pío XII, Eugenio Pacelli.

Una vez que los cardenales hayan tomado posesión de sus lugares en la Sixtina prestarán juramento e inmediatamente el maestro de las celebraciones litúrgicas, monseñor Guido Marini, pronunciará el extra omnes, que obligará ha salir a todos los que no participarán en la elección. 

El ¡hombres fuera! se puede escuchar y comprobar en el minuto 13 segundo 25 de la noticia

Por cierto, el cardenal camarlengo SÍ puede ser elegido Papa, ya que está entre los 115 cardenales electores. El ‘Camarlengo’ es una especie de ‘Papa en funciones’ hasta el nombramiento de un nuevo pontífice en el Cónclave. Se da en este caso que la figura del cardenal camarlengo coincide con el cargo de Secretario de Estado, Tarsicio Bertone, pero puede ser cualquier religioso ordenado y que es elegido por el propio Papa. Bertone es cardenal elector al ser menor de 80 años. Tiene 78 años, por lo tanto puede entrar en Cónclave y ser elegido, aunque esto último sospecho que no porque tiene demasiados enemigos en el Colegio cardenalicio, empezando por su propio decano, el cardenal Angelo Sodano.

tarcisio-bertone

Tarsicio Bertone, cardenal camarlengo y Secretario de Estado del Vaticano

Read Full Post »

renunciapapa

El Grado de Periodismo de las universidades UJI de Castellón, Miguel Hernández de Elche y Universitat de València pondera con 0’2 las asignaturas de Matemáticas Aplicadas a las Ciencias Sociales, Geografía, Economía de la Empresa y Literatura Universal y sólo con 0’1 a las restantes asignaturas de modalidad del Bachillerato de Humanidades: Historia del Arte, Latín y Griego. Por lo que se ve, es mucho más importante que un periodista sepa matemáticas, geografía, economía y literatura universal que arte, latín o griego. Personalmente, en Periodismo, ponderaría con 0’2 todas las asignaturas de modalidad de Humanidades, pues en todas ellas hay contenidos que alguna vez un periodista necesitará.

El más reciente ejemplo de esto último ha sido la renuncia del Papa Benedicto XVI durante el Consistorio Ordinario público del 11 de febrero. En él la veterana periodista Giovanna Chirri utilizó Twitter cuando, en el discurso de Benedicto XVI, escuchó esto:

Non solum propter tres canonizationes ad hoc Consistorium vos convocavi, sed etiam ut vobis decisionem magni momenti pro Ecclesiae vita communicem. Conscientia mea iterum atque iterum coram Deo explorata ad cognitionem certam perveni vires meas ingravescente aetate non iam aptas esse ad munus Petrinum aeque administrandum.

y luego esto otro:

Quapropter bene conscius ponderis huius actus plena libertate declaro me ministerio Episcopi Romae, Successoris Sancti Petri, mihi per manus Cardinalium die 19 aprilis MMV commissum renuntiare ita ut a die 28 februarii MMXIII, hora 20 sedes Romae, sedes Sancti Petri vacet et Conclave ad eligendum novum Summum Pontificem ab his quibus competit convocandum esse.

tuitgiovannachirri

Giovanna tuiteó: B16 si e’ dimesso. Lascia pontificato dal 28 febbraio. Benedicto XVI ha renunciado. Deja el pontificado a partir del 28 de febrero.

Sus siguientes tuits fueron:

When Pope announced he was resigning, I felt wake at the knees = Cuando el Papa anunció que estaba renunciando, sentí que me flaqueaban las rodillas.

The Pope’s Latin is very easy to understand = El latín del Papa es muy fácil de entender.

It pained me that Pope B16 is stepping down. He is a great theologian = Me dolía que el Papa Benedicto XVI estuviera dejando el cargo. Es un gran teólogo.

De este lugar copiamos este breve e interesante reflexión sobre el asunto:

Con esa expresión ,”sabe latín”, se suele aludir a quien es muy listo o tiene una buena formación; alguien a quien es difícil engañar porque no se le escapa nada.
Los recientes acontecimientos en el Vaticano, con la noticia de la renuncia del Papa, han reforzado esa idea: la exclusiva mundial fue dada por la única periodista de los presentes que sabía latín. Mientras sus compañeros sonreían como tontos sin entender lo que se les estaba diciendo, Giovanna Chirri difundía una noticia de alcance mundial, algo que no había ocurrido en los últimos 500 años. El idioma oficial del Vaticano es el latín y, sorprendentemente, solo ella lo entendía. ¿No se exige inglés para ser corresponsal en Londres o francés para serlo en París?.
¡Ah, se me olvidaba! Giovanna utilizó twitter para poner en circulación la novedad. Lo comento porque quizá a algunos les sorprenda que alguien que sabe latín no haya utilizado una paloma mensajera para difundir la noticia.
Cuenta Carmen Martín Gaite que muchas veces las amigas de su madre, cuando ésta les hablaba de los estudios de su hija, le recordaban aquello de “mujer que sabe latín no puede tener buen fin”. Pues, de momento, a Carmen y a Giovanna, sus conocimientos de esta lengua no les han venido nada mal.

Mujer-que-sabe-Latin

Aquí se puede leer la referencia al conocimiento del latín y los tuits de Giovanna Chirri.

En el mismo periódico se destaca este hecho, pero se incurre en un nuevo error, ya que el discurso en el que Benedicto XVI comunicó su renuncia no se produjo en una misa, como afirma el autor de este artículo, sino en el Consistorio Ordinario público del lunes 11 de febrero de 2013.

Esto nos muestra que además de la ignorancia del latín, entre los periodistas, exceptuando los especializados en asuntos religiosos, así como entre el común de los mortales, hay una ignorancia supina sobre asuntos religiosos, en los que englobamos la liturgia, la historia sagrada, los términos técnicos, la historia de la Iglesia. Generalmente, se usan mal las palabras, se banaliza y se desinforma.

No es la primera vez que ambos elementos, desconocimiento de latín y de historia sagrada o asuntos religiosos, unidos a desinformación, se unen y, también, en un asunto referido a un Papa.

En su testamento de 6 de marzo de 1979, dado a conocer el 7 de abril de 2005, Juan Pablo II escribía:

2. A medida que avanza el Año jubilar 2000, día a día se cierra detrás de nosotros el siglo XX y se abre el siglo XXI. Según los designios de la Providencia, se me ha concedido vivir en el difícil siglo que está transformándose en pasado, y ahora, en el año en que mi vida llega a los ochenta años (“octogesima adveniens“), es necesario preguntarse si no ha llegado la hora de repetir con el bíblico Simeón: “Nunc dimittis”.

En el día 13 de mayo de 1981, el día del atentado contra el Papa durante la audiencia general en la plaza de San Pedro, la divina Providencia me salvó milagrosamente de la muerte. El que es único Señor de la vida y de la muerte me prolongó esta vida; en cierto sentido, me la dio de nuevo. A partir de ese momento le pertenece aún más a él. Espero que me ayude a reconocer hasta cuándo tengo que continuar este servicio, al que me llamó el día 16 de octubre de 1978. Le pido que me llame cuando él mismo quiera. “En la vida y en la muerte pertenecemos al Señor… Del Señor somos” (cf. Rm 14, 8). Espero también que, mientras pueda cumplir el servicio petrino en la Iglesia, la misericordia de Dios me dé las fuerzas necesarias para este servicio.

La interpretación de las palabras Nunc dimittis (Lucas 2, 29) que nada tienen que ver con “dimitir” hizo correr ríos de tinta sobre la posibilidad de que Juan Pablo II se hubiera planteado la dimisión.

nunc dimittisSimeon

Simeón con Jesús en brazos. Nunc dimittis

Este hecho causó también mucha polémica en la prensa. Me ha parecido oportuno reproducir este análisis de Isabel Ordóñez que podemos leer también en su fuente original:

El testamento de Juan Pablo II, malinterpretado por algunos medios de comunicación

El Papa nunca pensó en dimitir: “Espero que (el Señor) me ayude a reconocer hasta cuándo tengo que continuar este servicio al que me llamó el día 16 de octubre de 1978”, escribió el fallecido Pontífice después de preguntarse “si no ha llegado la hora de repetir con el bíblico Simeón: “Nunc dimittis”.

Isabel Ordóñez

La incógnita creada en torno al contenido del testamento de Juan Pablo II fue desvelada este jueves, 7 de abril, por la Oficina de Prensa de la Santa Sede. El documento, en realidad un compendio de reflexiones escritas en diferentes momentos de su pontificado, recoge en una de ellas una abstracción sobre su continuidad al frente de la Iglesia: “es necesario preguntarse si no ha llegado la hora de repetir con el bíblico Simeón: “Nunc dimittis”. Sin embargo, acto seguido despeja cualquier duda al respecto al testimoniar: “Espero que (el Señor) me ayude a reconocer hasta cuándo tengo que continuar este servicio al que me llamó el día 16 de octubre de 1978”.

Toda la prensa generalista española y el diario AVUI de Cataluña resaltan en sus portadas la reflexión del fallecido Papa con respecto a su continuidad, no siempre con igual acierto. Así, mientras EL MUNDO y LA VANGUARDIA reproducen fielmente la intención de las palabras del Pontífice y EL PERIÓDICO llega a captar su sentido en el titular, el ABC, el AVUI, EL PAÍS y LA RAZÓN malinterpretan el mensaje de Juan Pablo II.

abcnuncdimittis

Read Full Post »

potterbasilisco4

Entre las criaturas de la saga de Harry Potter encontramos también al basilisco.

De aquí sacamos esto:

El primer basilisco del que hay constancia fue criado por Herpo el Loco, un mago tenebroso de Grecia que hablaba pársel. Después de muchos experimentos, Herpo descubrió que de un huevo de gallina incubado por un sapo salía una serpiente gigantesca dotada de poderes extraordinariamente peligrosos. El basilisco es una serpiente verde brillante que puede alcanzar más de quince metros de largo. El macho luce una pluma escarlata sobre la cabeza. Tiene colmillos excepcionalmente venenosos, pero su arma más mortífera es la mirada. Cualquiera que mire directamente a sus grandes ojos amarillos morirá al instante. Si la cantidad de comida es suficiente (el basilisco se alimenta de todos los mamíferos y pájaros y de la mayoría de los reptiles), puede llegar a vivir muchísimos años. Se cree que el basilisco de Herpo el Loco vivió cerca de novecientos años. La cría de basiliscos es ilegal desde la Edad Media, aunque la práctica se puede ocultar fácilmente sacando el huevo que estaba debajo el sapo cuando aparecen los empleados del Departamento de Regulación y Control de las Criaturas Mágicas. Sin embargo, puesto que nadie puede controlarlos excepto los hablantes de pársel, los basiliscos resultan tan peligrosos para los magos tenebrosos como para cualquier otro. No se han visto basiliscos en Gran Bretaña desde hace cuatro siglos. El canto del gallo puede ser mortal para el basilisco, y el Basilisco es mortal para la arañas. En Harry Potter y la cámara secreta los gallos del jardín de hagrid fueron degollados por Ginny Weasley que estaba sumida en un trance provocado por Tom Riddle , que la obligo a cuidar del Basilisco, a la vez que las arañas huían hacia el bosque pues el Basilisco rondaba por el colegio. Si una persona mira a los ojos del basilisco a través de algo (reflejo de agua, un espejo, un fantasma, una cámara de fotos…) no muere, si no que queda petrificada. Harry lucha en La Cámara de los Secretos contra un basilisco, y lo mata clavándole la espada de Godric Gryffindor por la boca. Fawkes ciega antes al basilisco, y luego cura con sus lágrimas el veneno que ha penetrado en Harry. Durante la Batalla de Hogwarts, Ron y Hermione entran a la Cámara de los Secretos para conseguir colmillos de basilisco y destruir los Horrocruxes con su veneno.

potterbasilisco1

 En el capítulo 17, El heredero de Slytherin, tenemos esta lucha entre Harry y el basilisco:

Harry retrocedió hasta dar de espaldas contra la pared de la cámara y cerró fuertemente los ojos. Sintió que el ala de Fawkes le rozaba el rostro al emprender el vuelo. Harry quiso gritar: «¡No me dejes!» Pero ¿de qué le podía valer un fénix contra el rey de las serpientes?

Una gran mole golpeó contra el suelo de piedra de la cámara, y Harry notó que toda la estancia temblaba. Sabía lo que estaba ocurriendo, podía sentirlo, podía ver sin abrir los ojos la gran serpiente desenroscándose de la boca de Slytherin. Entonces oyó una voz silbante.

—Mátalo.

El basilisco se movía hacia Harry, éste podía oír su pesa­do cuerpo deslizándose lentamente por el polvoriento suelo. Con los ojos cerrados, Harry comenzó a moverse a ciegas ha­cia un lado, palpando con las manos el camino. Ryddle reía…

Harry tropezó. Cayó contra la piedra y notó el sabor de la sangre. La serpiente se encontraba a un metro escaso de él, y Harry la oía acercarse.

De repente oyó un ruido fuerte, como un estallido, justo encima de él, y algo pesado lo golpeó con tanta fuerza que lo tiró contra el muro. Esperando que la serpiente le hincara los colmillos, oyó más silbidos enloquecidos y algo que azo­taba las columnas.

No pudo evitarlo. Abrió los ojos lo suficiente para vis­lumbrar qué sucedía.

La serpiente, de un verde brillante y gruesa como el tronco de un roble, se había alzado en el aire y su gran cabe­za roma zigzagueaba como borracha entre las columnas. Temblando, Harry se preparó a cerrar los ojos en cuanto el monstruo hiciera ademán de volverse, y entonces vio qué era lo que había enloquecido a la serpiente.

Fawkes planeaba alrededor de su cabeza, y el basilisco le lanzaba furiosos mordiscos con sus colmillos largos y afi­lados como sables.

Entonces Fawkes descendió. Su largo pico de oro se hundió en la carne del monstruo y un chorro de sangre ne­gruzca salpicó el suelo. La cola de la serpiente golpeaba muy cerca de Harry, y antes de que pudiera cerrar los pár­pados, el basilisco se volvió. Harry miró de frente a su cabe­za y se dio cuenta de que el fénix lo había picado en los ojos, aquellos grandes y prominentes ojos amarillos. La sangre resbalaba hasta el suelo y la serpiente escupía agonizando.

—¡No! —oyó Harry gritar a Ryddle—. ¡Deja al pájaro! ¡Deja al pájaro! ¡El chico está detrás de ti! ¡Puedes olerlo! ¡Mátalo!

potterbasilisco2

La serpiente ciega se balanceaba desorientada, herida de muerte. Fawkes describía círculos alrededor de su cabe­za, silbando su inquietante canción, picando aquí y allá en el morro lleno de escamas del basilisco, mientras brotaba la sangre de sus ojos heridos.

—¡Ayuda, ayuda! —pedía Harry enloquecido—. ¡Que alguien me ayude!

La cola de la serpiente volvió a golpear contra el suelo. Harry se agachó. Un objeto blando le golpeó en la cara.

El basilisco había lanzado en su furia el Sombrero Selec­cionador sobre Harry, y éste lo cogió. Era cuanto le queda­ba, su última oportunidad. Se lo caló en la cabeza y se echó al suelo antes de que la serpiente sacudiera la cola de nuevo.

—Ayúdame…, ayúdame… —pensó Harry, apretando los ojos bajo el sombrero—, ¡ayúdame, por favor!

No hubo una voz que le respondiera. En su lugar, el sombrero encogió, como si una mano invisible lo estrujara.

Algo muy duro y pesado golpeó a Harry en lo alto de la cabeza, dejándolo casi sin sentido. Viendo todavía parpa­dear estrellas en los ojos, cogió el sombrero para quitárselo y notó que debajo había algo largo y duro.

Se trataba de una espada plateada y brillante, con la empuñadura llena de fulgurantes rubíes del tamaño de huevos.

—¡Mata al chico! ¡Deja al pájaro! ¡El chico está detrás de ti! Olfatea… ¡Huélelo!

Harry empuñó la espada, dispuesto a defenderse. El ba­silisco bajó la cabeza, retorció el cuerpo, golpeando contra las columnas, y se volvió para enfrentarse a Harry. Pudo verle las cuencas de los ojos llenas de sangre, y la boca que se abría. Una boca lo bastante grande para tragarlo entero, bordeada de colmillos tan largos como su espada, delgados, brillantes, venenosos…

La bestia arremetió a ciegas. Harry, al esquivarla, dio contra la pared de la cámara. El monstruo arremetió de nuevo, y su lengua bífida azotó un costado de Harry. Entonces levantó la espada con ambas manos.

potterbasilisco3

El basilisco atacó de nuevo, pero esta vez fue directo a Harry, que hincó la espada con todas sus fuerzas, hundién­dola hasta la empuñadura en el velo del paladar de la serpiente.

Pero mientras la cálida sangre le empapaba los brazos, sintió un agudo dolor encima del codo. Un colmillo largo y venenoso se le estaba hundiendo más y más en el brazo, y se partió cuando el monstruo volvió la cabeza a un lado y con un estremecimiento se desplomó en el suelo.

Harry; apoyado en la pared, se dejó resbalar hasta que­dar sentado en el suelo. Agarró el colmillo envenenado y se lo arrancó. Pero sabía que ya era demasiado tarde. El vene­no había penetrado. La herida le producía un dolor canden­te que se le extendía lenta pero regularmente por todo el cuerpo. Al extraer el colmillo y ver su propia sangre que le empapaba la túnica, se le nubló la vista. La cámara se disol­vió en un remolino de colores apagados.

basiliscopuertadelperdon

Basilisco de la  puerta del Perdón de la la iglesia mayor prioral de El Puerto de Santa María

Read Full Post »

« Newer Posts