Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 marzo 2012

Ventris miraba a Homer Greek con los ojos como platos y la boca entreabierta.

– Vamos a ver si lo entiendo. ¿Usted era el custodio de la estela robada en el Museo del Ágora de Atenas hace más de 100 años?
– En efecto.
– Y ¿dónde la tenía?
– En mi casa de Hierápolis
– ¿Y cómo es que la estela ha aparecido en una excavación de Paleópolis? La única posibilidad es que Usted la colocara allí, ¿no?
– Así es
– Porque, ¿no es una falsa, es decir, una copia?
– No, es la original
– Pero, ¿Por qué puso Usted la estela en la excavación? ¿Cómo, cuándo?
– Mi intención es que ocurriera lo que ha ocurrido. Quería demostrar el inmenso error de haber eliminado la enseñanza del griego en nuestra patria.

Homer Greek hablaba con tono dolido. Prosiguió

– Necesitaba un golpe de efecto, algo que mostrara ese profundo error. Tenía en casa una estela escrita en griego, robada hace más de 100 años en extrañas circunstancias, que llegó a mi poder en una cadena de profesores de griego que la custodiaron. Sabía de la falta de preparación en griego de los arqueólogos actuales y de la excavación de Paleópolis. Todos los datos ofrecen sólo un camino: esconder la estela en la excavación, que los arqueólogos la descubran y la analicen, que se vean impotentes para traducirla y que el Ministerio de Cultura e Instrucción Pública deba buscar a alguien que pueda hacerlo.
Es rocambolesco que recurrieran a la policía para ello. Que el Estado se vea incapaz, por su desidia, sus desatinos y su equivocada política educativa, de ofrecer a la opinión pública el descubrimiento de un nuevo hallazgo arqueológico por la imposibilidad de traducirlo es patético. Que Ustedes estén a la espera de que sea localizado el último helenista de este país, un anciano de 80 años para que les ayude  con la estela es penoso, triste y lamentable.

– Tiene Usted toda la razón y me hago cargo de su idea y de su intención.
– Yo le voy a ayudar, señor Ventris, pero quiero que, en la presentación del hallazgo, en el que se darán los detalles de la estela, Usted haga una declaración censurando la eliminación del griego de los estudios y reclamando, en pro de la educación integral de nuestros jóvenes, su reinstauración en el sistema educativo.
– No le quepa la menor duda que así será. Yo mismo lamento profundamente no haber podido estudiar la lengua de Homero en mi formación como arqueólogo, como tampoco en mi instrucción secundaria. Soy consciente de lo que eso supone para un arqueólogo. Aunque, por suerte, tenemos acceso digital a todas las inscripciones antiguas del mundo, puede ocurrir que un día hallemos un texto en griego, que no haya puesto allí nadie, como Usted ha hecho en esta ocasión. Tal vez entonces no haya a quien recurrir para su traducción.
– Me alegra oírle, señor Ventris. ¿Vamos con la estela?
– Adelante

Se inclinaron sobre una fotografía ampliada.

ΕΠΙΦΡΥΝΙΧΟΥΑΡΧΟΝΤΟΣΕΠΙΤHΣΛΕΩΝΤIΔΟΣEΝAΤΗΣΠΡΥΤΑΝΕIΑΣHΙΧΑΙΡE

ΣΤΡΑΤΟΣAΜΕΙΝIΟΥAΧΑΡΝΕYΣEΓΡΑΜΜAΤΕΥΕΝΤΩΝΠΡΟΕΔΡΩΝΕΠΕΨΗΦΙΖΕ

ΝΜΕΝΕΣΤΡΑΤΟΣΑΙΞΩΝΕΥΣΕΥΚΡΑΤΗΣΑΡΙΣΤΟΤΙΜΟΥΠΕΙΡΑΙΕΥΣΕΙΠΕΝΑΓΑΘ

ΗΙΤΥΧΗΙΤΟΥΔΗΜΟΥΤΟΥΑΘΗΝΑΙΩΝΔΕΔΟΧΘΑΙΤΟΙΣΝΟΜΟΘΕΤΑΙΣΕΑΝΤΙΣΕ

ΠΑΝΑΣΤΗΙΤΩΙΔΗΜΩΙΕΠΙΤΥΡΑΝΝΙΔΙΗΤΗΝΤΥΡΑΝΝΙΔΑΣΥΝΚΑΤΑΣΤΗΣΗΙΗΤ

ΟΝΔΗΜΟΝΤΟΝΑΘΗΝΑΙΩΝΗΤΗΝΔΗΜΟΚΡΑΤΙΑΝΤΗΝΑΘΗΝΗΣΙΝΚΑΤΑΛΥΣ

ΗΙΟΣΑΝΤΟΝΤΟΥΤΩΝΤΙΠΟΙΗΣΑΝΤΑΑΠΟΚΤΕΙΝΗΙΟΣΙΟΣΕΣΤΩΜΗΕΞΕΙΝΑΙΔΕ

ΤΩΝΒΟΥΛΕΥΤΩΝΤΩΝΤΗΣΒΟΥΛΗΣΤΗΣΕΞἈΡΕΙΟΥΠΑΓΟΥΚΑΤΑΛΕΛΥΜΕΝΟΥ

ΤΟΥΔΗΜΟΥΗΤΗΣΔΗΜΟΚΡΑΤΙΑΣΤΗΣΑΘΗΝΗΣΙΝΑΝΙΕΝΑΙΕΙΣΑΡΕΙΟΝΠΑΓΟ

ΝΜΗΔΕΣΥΝΚΑΘΙΖΕΙΝΕΝΤΩΙΣΥΝΕΔΡΙΩΙΜΗΔΕΒΟΥΛΕΥΕΙΝΜΗΔΕΠΕΡΙΕΝΟΣΕ

ΑΝΔΕΤΙΣΤΟΥΔΗΜΟΥΗΤΗΣΔΗΜΟΚΡΑΤΙΑΣΚΑΤΑΛΕΛΥΜΕΝΩΝΤΩΝΑΘΗΝΗΣΙ

ΝΑΝΙΗΙΤΩΝΒΟΥΛΕΥΤΩΝΤΩΝΕΞΑΡΕΙΟΥΠΑΓΟΥΕΙΣΑΡΕΙΟΝΠΑΓΟΝΗΣΥΝΚΑΘ

ΙΖΗΙΕΝΤΩΙΣΥΝΕΔΡΙΩΙΗΒΟΛΕΥΗΙΠΕΡΙΤΙΝΟΣΑΤΙΜΟΣΕΣΤΩΚΑΙΑΥΤΟΣΚΑΙΓΕΝ

ΟΣΤΟΕΞΕΚΕΙΝΟΥΚΑΙΗΟΥΣΙΑΔΗΜΟΣΙΑΕΣΤΩΑΥΤΟΥΚΑΙΤΗΣΘΕΟΥΤΟΕΠΙΔΕΚ

ΑΤΟΝΑΝΑΓΡΑΨΑΙΔΑΤΟΝΔΕΤΟΝΝΟΜΟΝΕΝΣΤΗΛΑΙΣΛΙΘΙΝΑΙΣΔΥΟΙΝΤΟΝΓ

ΡΑΜΜΑΤΕΑΤΗΣΒΟΥΛΗΣΚΑΙΣΤΗΣΑΙΤΗΝΜΕΝΕΠΙΤΗΣΕΙΣΟΔΟΥΤΗΣΕΙΣΑΡΕΙΟ

ΝΠΑΓΟΝΤΗΣΕΙΣΤΟΒΟΥΛΕΥΤΗΡΙΟΝΕΙΣΙΟΝΤΙΤΗΝΔΕΕΝΤΗΙΕΚΚΛΗΣΙΑΙΕΙΣΔΕ

ΤΗΝΑΝΑΓΡΑΦΗΝΤΩΝΣΤΗΛΩΝΤΟΝΤΑΜΙΑΝΔΟΥΝΑΙΤΟΥΔΗΜΟΥΔΔΔΡΑΧΜΑ

ΣΕΚΤΩΝΚΑΤΑΨΗΦΙΣΜΑΤΑΑΝΑΛΙΣΚΟΜΕΝΩΝΤΩΙΔΗΜΩΙ

– Vamos primero a ver el texto en minúsculas, con acentos, espíritus y separación de palabras.

Greek sacó una hoja de su maletín y la puso junto al texto de la estela

ἐπὶ Φρυνίχου ἄρχοντος ἐπὶ τῆς Λεωντίδος ἐνάτης πρυτανείας ἧι Χαιρέστρατος Ἀμεινίου Ἀχαρνεὺς ἐγραμμάτευεν· τῶν προέδρων ἐπεψήφιζεν Μενέστρατος Αἰξωνεύς· Εὐκράτης Ἀριστοτίμου Πειραιεὺς εἶπεν· ἀγαθῆι τύχηι τοῦ δήμου τοῦ Ἀθηναίων, δεδόχθαι τοῖς νομοθέταις· ἐάν τις ἐπαναστῆι τῶι δήμωι ἐπὶ τυραννίδι ἢ τὴν τυραννίδα συνκαταστήσηι ἢ τὸν δῆμον τὸν Ἀθηναίων ἢ τὴν δημοκρατίαν τὴν Ἀθήνησιν καταλύσηι, ὃς ἂν τὸν τούτων τι ποιήσαντα ἀποκτείνηι ὅσιος ἔστω· μὴ ἐξεῖναι δὲ τῶν βουλευτῶν τῶν τῆς βουλῆς τῆς ἐξ Ἀρείου Πάγου καταλελυ<μ>ένου τοῦ δήμου ἢ τῆς δημοκρατίας τῆς Ἀθήνησιν ἀνιέναι εἰς Ἄρειον Πάγον μηδὲ συνκαθίζειν ἐν τῶι συνεδρίωι μηδὲ βουλεύειν μηδὲ περὶ ἑνός· ἐὰν δέ τις τοῦ δήμου ἢ τῆς δημοκρατίας καταλελυμένων τῶν Ἀθήνησιν ἀνίηι τῶν βουλευτῶν τῶν ἐξ Ἀρείου Πάγου εἰς Ἄρειον Πάγον ἢ συνκαθίζηι ἐν τῶι συνεδρίωι ἢ βολεύηι περί τινος ἄτιμος ἔστω καὶ αὐτὸς καὶ γένος τὸ ἐξ ἐκείνου, καὶ ἡ οὐσία δημοσία ἔστω αὐτοῦ καὶ τῆς θεοῦ τὸ ἐπιδέκατον· ἀναγράψαι δὲ τόνδε τὸν νόμον ἐν στήλαις λιθίναις δυοῖν τὸν γραμματέα τῆς βουλῆς καὶ στῆσαι τὴν μὲν ἐπὶ τῆς εἰσόδου τῆς εἰς Ἄρειον Πάγον τῆς εἰς τὸ βουλευτήριον εἰσιόντι, τὴν δὲ ἐν τῆι ἐκκλησίαι· εἰς δὲ τὴν ἀναγραφὴν τῶν στηλῶν τὸν ταμίαν δοῦναι τοῦ δήμου ΔΔ δραχμὰς ἐκ τῶν κατὰ ψηφίσματα ἀναλισκομένων τῶι δήμωι.

Este texto cabe explicarlo así: Demofante propuso en el 410 a. C., y fue aprobada, una ley de alta traición para todo el que aceptara cargos en un gobierno ilegal, obligando a jurar a los ciudadanos de este modo:

«κτενῶ καὶ λόγῳ καὶ ἔργῳ καὶ ψήφῳ καὶ τῇ ἐμαυτοῦ χειρί, ἂν δυνατὸς ὦ, ὃς ἂν καταλύσῃ τὴν δημοκρατίαν τὴν ᾿Αθήνησι. καὶ ἐάν τις ἄρξῃ τιν᾿ ἀρχὴν καταλελυμένης τῆς δημοκρατίας τὸ λοιπόν, καὶ ἐάν τις τυραννεῖν ἐπαναστῇ ἢ τὸν τύραννον συγκαταστήσῃ.

“ Yo mataré de palabra y de hecho, por votación y por mis propias manos, si me es posible, a todo aquel que derroque la democracia en Atenas, a todo aquel que desempeñe cualquier función después de haber sido derrocada la democracia, y a todo aquel que intentare ser tirano o que ayudare a un tirano”.

Casi setenta y cinco años después del decreto de Demofante contra la tiranía, los atenienses pensaron que era necesario tomar otra resolución que estaba ideada para proteger a la ciudad. La razón esta vez fue el avance de los macedonios después de la derrota de los atenienses en la batalla de Queronea en el 338 a. C. Miembros del Areópago parece que había adquirido inclinaciones promacedonias y, por eso, las cláusulas del decreto castigan a los miembros del Areópago que colaboren con un régimen tiránico o ejerzan sus deberes cuando tal régimen sea establecido.

– Bien, la traducción del decreto del 336 a. C. contra la tiranía es ésta:

Siendo Frínico arconte, ostentando la tribu Leóntida la novena pritanía en la que Queréstrato, el hijo de Aminias, el acarniense, era secretario, Menéstrato el axioneo, de los presidentes, ha sometido a voto este decreto; Éucrates, hijo de Aristótimo, del demo del Pireo, propuso:
Buena fortuna para el pueblo de Atenas; los legisladores (nomothetai) han decidido: si alguien se revuelve contra el pueblo hacía la tiranía o colabora en la instauración de la tiranía o abole la democracia ateniense o priva al pueblo ateniense de su constitución, cualquiera que mate a quien alguna de estas acciones realice quede sin mancha; que no se permita a los miembros del consejo del Areópago, cuando se haya abolido la constitución del pueblo y la democracia, acudir al Areópago ni sentarse juntos en sesión ni tomar ninguna decisión sobre ningún asunto; si algún miembro del consejo del Areópago, habiendo sido abolidas la democracia y la constitución del pueblo, acude al Areópago o se reúne en sesión o toma alguna decisión sobre alguna cuestión, sea privado de sus derechos civiles, él mismo y su descendencia, y sea su hacienda confiscada y la décima parte consagrada a la diosa; y que el secretario del consejo inscriba esta ley en dos estelas de piedra y las coloque, una en la entrada del Areópago, la que da al edificio del consejo (buleuterio) y la otra en la asamblea; y el tesorero dará 20 dracmas del pueblo para la inscripción de las estelas procedentes de los fondos reservados por el pueblo para los decretos.

– Vaya, por fin lo tenemos. Muchas gracias, señor Greek.
– Ha sido un placer y he cumplido mi misión. Ahora le toca a Usted hacer lo que he dicho.
– Descuide.
– Bueno, debo marcharme.
– ¿Por qué tanta prisa?
– Tengo que hacer unas gestiones en Hierápolis.
– ¿Vendrá a la rueda de prensa de presentación del hallazgo de la estela?
– No lo sé, pero confío en que no dirá nada de la historia de la estela, al menos de su paso por las manos de tres helenistas, que sepamos.
– Se lo aseguro.
– Bueno, hasta luego.
– Manténgase en contacto conmigo, señor Greek.
– Bien, de aquí unos días, cuando todo haya acabado.
– De acuerdo

Read Full Post »

Vamos ya con el texto griego y la traducción de De confusione linguarum (ΠΕΡΙ ΣΥΓXΥΣΕΩΣ ΔΙΑΛΕΚΤΩΝ) de Filón de Alejandría
Ofrecemos los párrafos 1 a 13.

ΠΕΡΙ ΣΥΓXΥΣΕΩΣ ΔΙΑΛΕΚΤΩΝ

Περὶ μὲν δὴ τούτων ἀρκέσει τὰ εἰρημένα. σκεπτέον δὲ ἑξῆς οὐ παρέργως, ἃ περὶ τῆς τῶν διαλέκτων συγχύσεως φιλοσοφεῖ· λέγει γὰρ ὧδε· καὶ ἦν πᾶσα ἡ γῆ χεῖλος ἕν, καὶ φωνὴ μία πᾶσι. καὶ ἐγένετο ἐν τῷ κινῆσαι αὐτοὺς ἀπὸ ἀνατολῶν, εὗρον πεδίον ἐν τῇ γῇ Σεναὰρ καὶ κατῴκησαν ἐκεῖ. καὶ εἶπεν ἄνθρωπος τῷ πλησίον· δεῦτε πλινθεύσωμεν πλίνθους καὶ ὀπτήσωμεν αὐτὰς πυρί. καὶ ἐγένετο αὐτοῖς ἡ πλίνθος εἰς λίθον, καὶ ἄσφαλτος ἦν αὐτοῖς ὁ πηλός. καὶ εἶπον· δεῦτε οἰκοδομήσωμεν ἑαυτοῖς πόλιν καὶ πύργον, οὗ ἡ κεφαλὴ ἔσται ἕως τοῦ οὐρανοῦ, καὶ ποιήσωμεν ἑαυτῶν ὄνομα πρὸ τοῦ διασπαρῆναι ἐπὶ πρόσωπον πάσης τῆς γῆς. καὶ κατέβη κύριος ἰδεῖν τὴν πόλιν καὶ τὸν πύργον ὃν ᾠκοδόμησαν οἱ υἱοὶ τῶν ἀνθρώπων. καὶ εἶπε κύριος· ἰδοὺ γένος ἓν καὶ χεῖλος ἓν πάντων· καὶ τοῦτο ἤρξαντο ποιῆσαι, καὶ νῦν οὐκ ἐκλείψει ἐξ αὐτῶν πάντα ὅσα ἂν ἐπιθῶνται ποιεῖν· δεῦτε καὶ καταβάντες συγχέωμεν ἐκεῖ αὐτῶν τὴν γλῶσσαν, ἵνα μὴ ἀκούσωσιν ἕκαστος τὴν φωνὴν τοῦ πλησίον. καὶ διέσπειρεν αὐτοὺς κύριος ἐκεῖθεν ἐπὶ πρόσωπον πάσης τῆς γῆς, καὶ ἐπαύσαντο οἰκοδομοῦντες τὴν πόλιν καὶ τὸν πύργον. Διὰ τοῦτο ἐκλήθη τὸ ὄνομα αὐτοῦ σύγχυσις, ὅτι ἐκεῖ συνέχεε Κύριος τὰ χείλη πάσης τῆς γῆς, καὶ ἐκεῖθεν διέσπειρεν αὐτοὺς κύριος ἐπὶ πρόσωπον πάσης τῆς γῆς (Γεν. 11, 19).

SOBRE LA CONFUSIÓN DE LAS LENGUAS (DE CONFUSIONE LINGUARUM)

1. I. Habiendo discurrido lo suficiente acerca de estos asuntos, corresponde que a renglón seguido nos apliquemos diligentemente al examen de las enseñanzas de Moisés acerca de la confusión de las lenguas. Sus palabras, en efecto, son éstas: “Y la tierra toda era un solo labio y una sola voz había para todos los hombres. Y ocurrió que en la marcha desde el oriente hallaron una llanura en la tierra de Senaar y allí se establecieron. Y un hombre dijo a su vecino: ‘¡Ea!, fabriquemos ladrillos y cozámoslos en el fuego’. Y he aquí que el ladrillo tróceseles en piedra y el barro fue betún para ellos. Y dijeron: ‘Venid, edifiquemos para nosotros una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo, y hagamos nuestro nombre antes de ser dispersados sobre la faz de la tierra toda’. Y descendió el Señor a ver la ciudad que se habían puesto a edificar los hijos de los hombres. Y dijo el Señor: ‘Mira, una sola es la raza y uno solo el labio de todos y han comenzado a hacer esto, y ahora nada les faltará de cuanto esperan hacer. Venid, bajemos y confundamos allí su lengua para que ninguno pueda entender la voz de su vecino’. Y el Señor los dispersó desde allí sobre la faz de toda la tierra y cesaron de edificar la ciudad y la torre. Por eso la torre fue llamada Confusión, pues allí confundió el Señor los labios de la tierra toda y desde allí los dispersó el Señor sobre la faz de la tierra toda.” (Gen. XI, 1 a 9.)

οἱ μὲν δυσχεραίνοντες τῇ πατρίῳ πολιτείᾳ , ψόγον καὶ κατηγορίαν αἰεὶ τῶν νόμων μελετῶντες, τούτοις καὶ τοῖς παραπλησίοις ὡς ἂν ἐπιβάθραις τῆς ἀθεότητος αὐτῶν, οἱ δυσσεβεῖς, χρῶνται φάσκοντες· ἔτι νῦν σεμνηγορεῖτε περὶ τῶν διατεταγμένων ὡς τοὺς ἀληθείας κανόνας αὐτῆς περιεχόντων; ἰδοὺ γὰρ αἱ ἱεραὶ λεγόμεναι βίβλοι παρ᾿ ὑμῖν καὶ μύθους περιέχουσιν, ἐφ᾿ οἷς εἰώθατε γελᾶν, ὅταν ἄλλων διεξιόντων ἀκούητε.

2. II. Los que no ven con buenos ojos las instituciones de nuestros antepasados y se aplican constantemente a censurar y desacreditar nuestras leyes, hacen de estos pasajes y los otros semejantes a éstos, caminos de acceso, por así decir, hacia su ateísmo. Estos impíos dicen: ¿Hablaréis todavía ahora con veneración acerca de esas prescripciones como si contuvieran las normas de la verdad misma? Porque he aquí que los que vosotros llamáis libros sagrados contienen mitos que suelen causaros risa cuando los oís narrados por otros.

καίτοι τί δεῖ τοὺς πολλαχόθι τῆς νομοθεσίας ἐσπαρμένους ἀναλέγεσθαι ὥσπερ σχολὴν ἄγοντας καὶ ἐνευκαιροῦντας διαβολαῖς, ἀλλ᾿ οὐ μόνον τῶν ἐν χερσὶ καὶ παρὰ πόδας ὑπομιμνῄσκειν;

3. Y por cierto que no necesitamos reunir los ejemplos dispersos en todas las partes de la legislación como si el tiempo nos sobrara para emplearlo en señalar errores. Bastará con que señalemos los que tenemos a mano.

 εἷς μὲν οὖν ἐστιν ὁ ἐοικὼς τῷ συντεθέντι ἐπὶ τῶν ᾿Αλωειδῶν, οὓς ὁ μέγιστος καὶ δοκιμώτατος τῶν ποιητῶν ῞Ομηρος διανοηθῆναί φησι τρία τὰ περιμήκιστα τῶν ὀρῶν ἐπιφορῆσαι καὶ ἐπιχῶσαι ἐλπίσαντας τὴν εἰς οὐρανὸν ὁδὸν τοῖς ἀνέρχεσθαι βουλομένοις εὐμαρῆ διὰ τούτων ἔσεσθαι πρὸς αἰθέριον ὕψος ἀρθέντων· ἔστι δὲ τὰ περὶ τούτων ἔπη τοιαῦτα· ῎Οσσαν ἐπ᾿ Οὐλύμπῳ μέμασαν θέμεν, αὐτὰρ ἐπ᾿ ῎Οσσῃ Πήλιον εἰνοσίφυλλον, ἵν᾿ οὐρανὸς ἀμβατὸς εἴη, ῎Ολυμπος δὲ καὶ ῎Οσσα καὶ Πήλιον ὀρῶν ὀνόματα.

4. Uno de esos ejemplos, precisamente, es el similar a la fábula inventada sobre los hijos de Aloeo, los que, según Homero, el más grande y reputado de los poetas, planearon poner una sobre otra en una pila las tres montañas de mayor altura con la esperanza de que, elevadas éstas hasta la altura del éter, constituirían un fácil camino hacia el cielo para quienes quisieran ir hacia lo alto. Los versos que de esto tratan dicen así: “Deseaban ardientemente colocar el Osa sobre el Olimpo, y el Pellón, de agitado follaje, sobre el Osa, con el designio de que el cielo les fuera accesible.” 1 Olimpo, Osa y Pellón son nombres de montañas.

1 Odisea XI, 305 a 320 narra cómo los dos hijos de Aloeo e Ifimedia, Oto y Efialtes, cuyo verdadero padre era en realidad el dios Posidón, ambos de gigantesca estatura y extraordinaria fuerza pretendieron con precipitada osadía llevar la guerra contra las divinidades olímpicas, y, jóvenes aún, recurrieron al ingenioso expediente de apilar montañas para llegar a la mansión de los dioses. Zeus sin embargo acabó con ellos.

πύργον δὲ ὁ νομοθέτης ἀντὶ τούτων εἰσάγει πρὸς τῶν τότε ἀνθρώπων κατασκευαζόμενον θελησάντων ὑπ᾿ ἀνοίας ἅμα καὶ μεγαλαυχίας οὐρανοῦ ψαῦσαι. πῶς γὰρ οὐ φρενοβλάβεια δεινή; καὶ γὰρ εἰ τὰ τῆς συμπάσης μέρη γῆς ἐποικοδομηθείη προκαταβληθέντι βραχεῖ θεμελίῳ καὶ ἀνεγερθείη τρόπον κίονος ἑνός, μυρίοις τῆς αἰθερίου σφαίρας ἀπολειφθήσεται διαστήμασι, καὶ μάλιστα κατὰ τοὺς ζητητικοὺς τῶν φιλοσόφων, οἳ τοῦ παντὸς κέντρον εἶναι τὴν γῆν ἀνωμολόγησαν.

5. Pues bien, el legislador en vez de estas montañas presenta una torre fabricada por los hombres de entonces, los que en su insensatez y soberbia anhelaban alcanzar el cielo. ¿Y no es, acaso, esto una tremenda locura? La verdad es que, aunque se fijara una pequeña base y sobre ella se superpusiese una construcción hecha con los diferentes elementos de la tierra, toda erigiéndosela a manera de una única columna, ella estará separada por infinitas distancias de la esfera etérea, especialmente si es cierta la opinión de los filósofos que han investigado sobre estos problemas, los que están de acuerdo en que la tierra es el centro del universo.2

2 Aristóteles, Sobre el cielo II, 13, 293 a.

Read Full Post »

En su libro Alejandro Magno, Mary Renault escribe sobre Bucéfalo:

La divisoria natural entre la niñez y la adolescencia es el famoso episodio de la doma de Bucéfalo. Se trata de una anécdota trillada: el impetuoso corcel que le fue ofrecido a Filipo por un precio muy elevado no se dejó montar y fue rechazado por inútil; el niño insistió en que se desperdiciaba un magnífico caballo; el padre lo retó a que superara a sus mayores; apostaron que éste le compraría el caballo si Alejandro lograba domarlo y, en caso contrario, el joven tendría que pagarlo; el caballo sintió confianza en cuanto Alejandro lo tocó. La idea popular sigue rondando en torno a su encuentro de jóvenes animosos y lo cierto y más interesante es que Bucéfalo tenía doce años. En consecuencia, era indudable que el caballo estaba entrenado, sin duda para la guerra. Lo que ello suponía en la antigua Grecia es vívidamente descrito por Jenofonte en su tratado de equitación. Todavía no se conocían los estribos ni la silla de montar; el jinete montaba a pelo o sobre una manta. Así, la lanza no podía emplearse para una carga de impacto, como en la guerra medieval, sino para empujar (el propio Alejandro prefería el sable). Aun así, el jinete necesitaba un corcel bien disciplinado para seguir montado; salvo el apretón de las rodillas, el único control se ejercía a través del bocado y los ejemplos que sobreviven son espantosos. Además de firmeza en la batalla, esperaban que el corcel de categoría caracoleara al desfilar. En este punto Jenofonte, que amaba a los caballos, hace algunas advertencias reveladoras. “Algunos enseñan la corveta golpeando con una vara bajo los jarretes del caballo o haciendo que alguien corra a su alrededor con un palo y le dé en los cuartos traseros.” También desaprueba que simultáneamente se levante la cabeza del caballo, se lo espolee y se lo azote. Cabe la posibilidad de que el que intentó preparar a ese animal valiente y fogoso para un cliente de la realeza hubiese dado demasiados golpes. Arriano cuenta que, mientras vivió, Bucéfalo no se dejó montar por ninguna otra persona que no fuera Alejandro. Rufo Quinto Curcio añade que, por Alejandro, el caballo era capaz de bajar el cuerpo para ayudarlo a montar. Es el único incidente de la vida de Alejandro que Plutarco narra con tanto lujo de detalles que parece un auténtico recuerdo. Tal vez en las noches en que el conquistador del mundo se quedaba hasta altas horas bebiendo vino lo asaltaba “una especie de jactancia marcial” y narraba esa anécdota favorita, que algún escritor de memorias se aprendió al dedillo. De todos modos, su interés no sólo es histórico sino humano. Durante la batalla de Gaugamela, Alejandro -que tenía veinticinco años- cuidó de su corcel de veinticuatro años, que era lo bastante famoso para que quedara consignado. La flor de la vida de Bucéfalo se correspondió con los años de guerras juveniles de Alejandro, antes de que subiera al trono; sin duda ya se celebraban las hazañas de uno y de otro. Filipo compró el caballo tal como habían acordado y se mostró orgulloso del logro de su hijo.

Plutarco también recoge el episodio en su Vida de Alejandro, VI. Éste es el texto griego:

᾿Επεὶ δὲ Φιλονίκου τοῦ Θεσσαλοῦ τὸν Βουκεφάλαν ἀγαγόντος ὤνιον τῷ Φιλίππῳ τρισκαίδεκα ταλάντων, κατέβησαν εἰς τὸ πεδίον δοκιμάσοντες τὸν ἵππον, ἐδόκει τε χαλεπὸς εἶναι καὶ κομιδῇ δύσχρηστος, οὔτ᾿ ἀναβάτην προσιέμενος οὔτε φωνὴν ὑπομένων τινὸς τῶν περὶ τὸν Φίλιππον, ἀλλ᾿ ἁπάντων κατεξανιστάμενος, δυσχεραίνοντος δὲ τοῦ Φιλίππου καὶ κελεύοντος ἀπάγειν ὡς παντάπασιν ἄγριον καὶ ἀκόλαστον, παρὼν ὁ ᾿Αλέξανδρος εἶπεν· οἷον ἵππον ἀπολλύουσι, δι᾿ ἀπειρίαν καὶ μαλακίαν χρήσασθαι μὴ δυνάμενοι, τὸ μὲν οὖν πρῶτον ὁ Φίλιππος ἐσιώπησε· πολλάκις δ᾿αὐτοῦ παραφθεγγομένου καὶ περιπαθοῦντος, ἐπιτιμἀς σὺ ἔφη πρεσβυτέροις ὥς τι πλέον αὐτὸς εἰδὼς ἢ μᾶλλον ἵππῳ χρήσασθαι δυνάμενος; τούτῳ γοῦν ἔφη χρησαίμην ἂν ἑτέρου βέλτιον. ἂν δὲ μὴ χρήσῃ, τίνα δίκην τῆς προπετείας ὑφέξεις; ἐγὼ νὴ Δί᾿ εἶπεν ἀποτείσω τοῦ ἵππου τὴν τιμήν. γενομένου δὲ γέλωτος, εἶθ᾿ ὁρισμοῦ πρὸς ἀλλήλους εἰς τὸ ἀργύριον, εὐθὺς προσδραμὼν τῷ ἵππῳ καὶ παραλαβὼν τὴν ἡνίαν, ἐπέστρεψε πρὸς τὸν ἥλιον, ὡς ἔοικεν ἐννοήσας ὅτι τὴν σκιὰν προπίπτουσαν καὶ σαλευομένην ὁρῶν πρὸ αὑτοῦ διαταράττοιτο. Μικρὰ δ᾿ αὐτῷ παρακαλπάσας καὶ καταψήσας, ὡς ἑώρα πληρούμενον θυμοῦ καὶ πνεύματος, ἀπορρίψας ἡσυχῇ τὴν χλαμύδα καὶ μετεωρίσας αὑτόν, ἀσφαλῶς περιέβη. καὶ μικρὰ μὲν περιλαβὼν ταῖς ἡνίαις τὸν χαλινόν, ἄνευ πληγῆς καὶ σπαραγμοῦ προσανέστειλεν·  ὡς δ᾿ ἑώρα τὸν ἵππον ἀφεικότα τὴν ἀπειλήν, ὀργῶντα δὲ πρὸς τὸν δρόμον, ἀφεὶς ἐδίωκεν, ἤδη φωνῇ θρασυτέρᾳ καὶ ποδὸς κρούσει χρώμενος. τῶν δὲ περὶ τὸν Φίλιππον ἦν ἀγωνία καὶ σιγὴ τὸ πρῶτον· ὡς δὲ κάμψας ὑπέστρεψεν ὀρθῶς σοβαρὸς καὶ γεγηθώς, οἱ μὲν ἄλλοι πἀντες ἀνηλάλαξαν, ὁ δὲ πατὴρ καὶ δακρῦσαί τι λέγεται πρὸς τὴν χαράν, καὶ καταβάντος αὐτοῦ τὴν κεφαλὴν φιλήσας ὦ παῖ φάναι, ζήτει σεαυτῷ βασιλείαν ἴσην· Μακεδονία γάρ σ᾿ οὐ χωρεῖ.

Y ésta es la traducción, sacada de aquí.

VI. Trajo un Tésalo llamado Filonico el caballo Bucéfalo para venderlo a Filipo en trece talentos, y, habiendo bajado a un descampado para probarlo, pareció áspero y enteramente indómito, sin admitir jinete ni sufrir la voz de ninguno de los que acompañaban a Filipo, sino que a todos se les ponía de manos. Desagradóle a Filipo, y dio orden de que se lo llevaran por ser fiero e indócil; pero Alejandro, que se hallaba presente: “¡Qué caballo pierden- dijo-, sólo por no tener conocimiento ni resolución para manejarle!” Filipo al principio calló; mas habiéndolo repetido, lastimándose de ello muchas veces: “Increpas- le replicó- a los que tienen más años que tú, como si supieras o pudieras manejar mejor el caballo”; a lo que contestó: “Este ya se ve que lo manejaré mejor que nadie”. “Si no salieres con tu intento- continuó el padre- ¿cuál ha de ser la pena de tu temeridad?” “Por Júpiter- dijo-, pagaré el precio del caballo”. Echáronse a reír, y, convenidos en la cantidad, marchó al punto adonde estaba el caballo, tomóle por las riendas y, volviéndole, le puso frente al sol, pensando, según parece, que el caballo, por ver su sombra, que caía y se movía junto a sí, era por lo que se inquietaba. Pasóle después la mano y le halagó por un momento, y viendo que tenía fuego y bríos, se quitó poco a poco el manto, arrojándolo al suelo, y de un salto montó en él sin dificultad. Tiró un poco al principio del freno, y sin castigarle ni aun tocarle le hizo estarse quedo. Cuando ya vio que no ofrecía riesgo, aunque hervía por correr, le dio rienda y le agitó usando de voz fuerte y aplicándole los talones. Filipo y los que con él estaban tuvieron al principio mucho cuidado y se quedaron en silencio; pero cuando le dio la vuelta con facilidad y soltura, mostrándose contento y alegre, todos los demás prorrumpieron en voces de aclamación; mas del padre se refiere que lloró de gozo, y que besándole en la cabeza luego que se apeó: “Busca, hijo mío- le dijo-, un reino igual a ti, porque en la Macedonia no cabes”.

Read Full Post »

Greek no llegó a su casa. Dom Theodor lo dejó en la estación. Allí se sentó a esperar en los andenes al tren Alfa procedente de Megalópolis con destino a Neápolis. Mientras estaba sentado, Greek sacó un viejo periódico. Su fecha era el 27 de septiembre de 2085. En la página de internacional destacaba un titular:

Roban una estela del Museo del Ágora de Atenas

La noticia informaba de cómo, pese a las medidas de seguridad, una estela de mármol de 1’57 x 41 cm había sido robada. Era todo un misterio cómo los ladrones habían podido acceder al museo, cargar con la pesada pieza y salir de nuevo sin que sonaran las alarmas. Nunca se descubrió nada, ni se detuvo a los ladrones ni, mucho menos, se recuperó la estela. Hacía ya 110 años del hecho y ya casi nadie lo recordaba. El tren Alfa llegaba. Homer Greek plegó el periódico, tomó su maletín y subió al tren.

A esa misma hora Schadewaldt y Rhode comprobaban que Greek no estaba en su casa de Hierápolis y regresaron a la comisaría de Neápolis. Desde sendos automóviles les observaban dos personas: Denys Page y Ulrich von Wilamowitz.
Llegaron los tres a la capital de Pangea con una diferencia de veinte minutos.
Homer Greek se dirigió a la Avenida de los Campos Elíseos, sede del Instituto Superior de Arqueología. En la recepción preguntó por el despacho de Michael Ventris.

–    Sexta planta, despacho 14. Cuando salga del ascensor a la izquierda; la penúltima puerta del pasillo a mano derecha.
–    Muchas gracias.

Unos golpes en la puerta hicieron que el señor Ventris levantara la cabeza y dijera:
–    ¡Adelante!

El joven arqueólogo vio entrar a un anciano, de unos 80 años, tocado con un sombrero gris y con un maletín en su mano derecha. Llevaba gafas de montura metálica dorada que descansaban sobre una nariz bastante ancha, provista de dos orificios bastante considerables. Su cara era pequeña y redonda y sus ojos marrones claros y no demasiado grandes. Su escaso pelo era ya blanco, aunque estaba por completo ausente de su amplia frente.
No era muy alto y su complexión era más bien fuerte para su edad, aunque no se puede decir que fuera grueso. Vestía una gabardina de color crema que dejaba ver un traje gris y una pajarita verde turquesa, que destacaba por contraste con los colores crema y gris.
Las manos del anciano eran pequeñas, como pudo comprobar Ventris, cuando aquél se detuvo ante su mesa, tras recorrer con paso rápido la distancia que separaba ésta de la puerta. Una vez junto a la mesa, el viejo se quitó el sombrero, sonrió y preguntó:

–    ¿Es Usted el señor Michael Ventris?
–    Sí, señor. ¿En qué puedo ayudarle?
–    Tengo entendido que dirige Usted al equipo de arqueólogos que trabaja en las excavaciones de Paleópolis.
–    Sí, así es.
–    También sé que han hallado en ellas una estela con un texto escrito en griego, ¿no es cierto?
–    Bueno, lo cierto es que…
–    No hace falta que me esconda nada, porque estoy informado de todo.
–    Perdone, ¿de qué está Usted informado?
–    Pues de su hallazgo y de su incapacidad para traducir el texto; también sé que el Ministerio del Interior, por petición del de Instrucción Pública, ha iniciado, por medio de la policía de la comisaría central de Neápolis, la búsqueda de un profesor de griego que pueda traducir el texto. Sé que tienen programada una rueda de prensa para comunicar su descubrimiento, y que no pueden presentarse sin haber traducido la estela.
–    ¿Y Usted cómo sabe todo eso?
–    Pues porque soy el profesor de griego al que busca la policía; me temo que el último profesor de griego vivo.
–    ¡Así que es Usted Homer Greek!
–    En efecto.
–    Tenía entendido que la policía tenía problemas en encontrarlo.
–    Sí, hasta hace poco, aunque he decidido presentarme aquí para ayudarles voluntariamente en su descubrimiento.
–    ¡Qué bien! Se lo agradezco. Tengo aquí una copia del texto de la estela.
–    No hace falta que me la enseñe.
–    ¿Cómo dice?
–    Lo conozco perfectamente
–    ¿Conoce Usted el texto de la estela?
–    Por supuesto.
–    ¿ Y cómo?

–    Mire: el 26 de septiembre de 2085 unos ladrones robaron una estela del Museo del Ágora de Atenas. Nunca se pudo dar con su paradero, ni el de la estela ni el de los ladrones.
La estela contenía un texto. Se trataba del Decreto contra la tiranía, hallado en el peristilo bajo la Stoa de Átalo en 1952. Era una estela en mármol de 1’57 x 41 cm, que, como le he dicho, se conservaba en el Museo del Ágora de Atenas. Su número de catálogo era Agora I 6524. En la parte superior de la inscripción había un relieve con la Democracia coronando al pueblo (Demos); el relieve podría ser un reflejo de una pintura de Eufránor. La datación más probable es el 337-6 a. C.
–    Creo haber oído algo sobre ese robo. Me parece que se considera uno de los misterios de la arqueología moderna, o mejor, de la museística. Nunca se recuperó la estela, ¿verdad?
–    Completa, no.
–    ¿Cómo “completa, no”?
–    Se perdió el relieve de la coronación del Demos.
–    ¿Y el resto de la estela?
–    Apareció más tarde
–    ¿Dónde?
–    ¿Sabe Usted quién era Plato Menander?
–    Pues no
–    Fue el primer profesor de griego del colegio “Paideia”, desde su creación, en el 2104, y hasta el 2135. Le sucedió en el puesto Pindar Hesiod hasta el 2151, año de la eliminación de la materia de griego en la instrucción secundaria. Durante un curso, el 2140-2141, el doctor Hesiod estuvo de profesor de Historia Antigua en la universidad “Koiné” de Neápolis y en el “Paideia” le sucedió un joven profesor que es quien está ahora hablando con Usted.
–    ¿Y qué pintan aquí el profesor Menander, el doctor Hesiod y Usted?
–    Pues verá. Yo mantuve una muy buena relación con Pindar Hesiod, hasta el punto que me confió un secreto y me hizo un regalo. El secreto era que la parte con el texto de la estela robada en Atenas había llegado, no se sabe cómo, a manos del profesor Menander. Éste, a su vez, y antes de morir, se la dio a Pindar, para que la custodiara. Cuando el doctor Hesiod lo consideró oportuno hizo conmigo lo que Menander había hecho con él: me regaló la estela.

Read Full Post »

Finalizamos en este capítulo nuestra selección del De somniis de Filón de Alejandría.

 βραχὺς μὲν γὰρ ὁ βίος, ἔφη τις, ἡ δὲ τέχνη μακρά, ἧς ἄριστα καταλαμβάνει τὸ μέγεθος  ὁ ἀψευδῶς ἐμβαθύνων αὐτῇ καὶ ὥσπερ φρέαρ αὐτὴν ὀρύττων. διὸ καὶ τελευτῶντἀ τινα πολιὸν ἤδη καὶ ὑπέργηρων λόγος ἔχει δακρύειν, οὐ δι᾿ ἀνανδρίαν φόβῳ θανάτου, ἀλλὰ διὰ παιδείας ἵμερον ὡς νῦν πρῶτον εἰς αὐτὴν εἰσιόντα, ὅτε πανύστατ᾿ ἔξεισιν.

10. Es que, como ha dicho alguien 3, “la vida es corta, y el arte es largo“; y nadie capta mejor su grandeza que aquel que se interna con sinceridad en sus profundidades y excava en él como en una fuente. Es fama que, al morir, un hombre canoso ya y de avanzada edad lloró, no por un miedo cobarde hacia la muerte, sino por un ardiente deseo de instrucción, como si en esos instantes llegara a ella por primera vez, no obstante ser esa su despedida final de ella.

3 Hipócrates. “Arte” o saber práctico (τέχνη, thékne), en este caso la medicina, por oposición a la ciencia pura.

 ἀνθεῖ γὰρ ἡ ψυχὴ πρὸς ἐπιστήμην, ὁπότε αἱ τοῦ σώματος ἀκμαὶ χρόνου μήκει μαραίνονται. πρὶν οὖν ἡβῆσαι καὶ ἐννεάσαι τῇ τῶν πραγμάτων ἀκριβεστέρᾳ καταλήψει, χαλεπὸν ὑποσκελισθῆναι. τὸ δὲ πάθος τοῦτο κοινὸν ἁπάντων ἐστὶ τῶν φιλομαθῶν, οἷς νέα ἐπὶ παλαιοῖς ἀνίσχει καὶ ἀναλάμπει θεωρήματα, πολλὰ μὲν καὶ τῆς ψυχῆς, ὁπότε μὴ στεῖρα καὶ ἄγονος εἴη, τικτούσης, πολλὰ δὲ καὶ τῆς φύσεως ἀτεκμάρτως ἐκ ταὐτομάτου προφαινούσης τοῖς διάνοιαν ὀξυδορκοῦσι. τὸ μὲν οὖν ἐπιστήμης φρέαρ ὅρον καὶ τελευτὴν οὐκ ἔχον τοιοῦτον ἀπεδείχθη.

11. La verdad es que el alma alcanza su plenitud intelectual cuando la del cuerpo se marchita bajo el peso de los años; y es penoso, por lo tanto, que den con uno en tierra, como con una zancadilla, antes de que uno haya alcanzado la flor de la juventud y el pleno vigor para la aprehensión más detenida de las cosas. Esto lo han experimentado por igual todos los que gustan aprender, en los que nuevos estudios surgen y derraman su luz sobre los viejos conocimientos. Muchos de estos conocimientos son engendrados por el alma, cuando ésta no es estéril e infecunda; otros muchos, por la naturaleza, cuando ésta, sin previa señal y espontáneamente, los muestra a aquellos cuya inteligencia está dotada de aguda visión. Así pues, la fuente del conocimiento, la fuente sin límite ni fin, nos ha sido descripta de la manera señalada.

Διὰ τί δὲ ὅρκος ὠνομἀσθη (Γεν. 26, 33), λεκτέον· τὰ ἐνδοιαζόμενα τῶν πραγμάτων ὅρκῳ διακρίνεται καὶ τὰ ἀβέβαια βεβαιοῦται καὶ τὰ ἄπιστα λαμβάνει πίστιν· ἐξ ὧν ἐκεῖνο συνάγεται, ὅτι περὶ οὐδενὸς ἄν τις οὕτως βεβαιώσαιτο, ὡς περὶ τοῦ τὸ σοφίας γένος ἀπερίγραφον καὶ ἀτελεύτητον εἶναι.

12. Pero, hemos ahora de decir por qué ha sido llamada (Génesis 26, 33) “juramento”. Mediante el juramento se ponen en claro los asuntos dudosos, las cosas inseguras témanse seguras, y la desconfianza truécase en seguridad. De todo lo cual concluimos que de cosa alguna podríamos tener más seguridad que de lo ilimitado e inacabable de la sabiduría 4.

4 Es decir, de que es imposible alcanzar el saber completo y absolutamente seguro.

καλὸν μὲν οὖν καὶ ἀνωμότῳ διεξιόντι περὶ τούτων συνεπιγράφεσθαι· ὁ δὲ μὴ λίαν εἰς συναίνεσιν εὐχερὴς ἐνωμότῳ γενομένῳ συναινείτω. μηδεὶς δὲ ὀμνύναι τὸν τοιοῦτον ὅρκον  ἀναδυέσθω σαφῶς εἰδώς, ὅτι ἐν εὐόρκων γραφήσεται στήλαις. ἅλις μὲν δὴ τούτων.

13. Bueno es, pues, dar el asentimiento a quien discurre sobre estas verdades, aun cuando éste no hubiere prestado juramento; pero quien no esté dispuesto a dar fácilmente ese asentimiento, hágalo cuando el que habla haya jurado. Y nadie se niegue a prestar tal juramento, pues, no lo dude, su nombre aparecerá registrado en la estela de los juramentos verdaderos.
14. III. Sobre este punto basta con lo dicho.



Hasta aquí la selección del texto filoniano.

Y concluiremos con un ejemplo de otra obra de Filón, Sobre la confusión de las lenguas. Esto nos dice Juan Antonio López Férez en FILÓN DE ALEJANDRÍA: OBRA Y PENSAMIENTO. UNA LECTURA FILOLÓGICA, trabajo publicado en el volumen 16 de la revista Synthesis (2009).

13. De confusione linguarum (Conf.), Sobre la confusión de las lenguas.45

El escritor parte de las críticas que se habían hecho sobre la construcción de una torre para alcanzar el cielo, pues Homero ya explicaba algo parecido en el caso de los Alóadas. 46  Con respecto a la confusión de lenguas, se nos habla de otra explicación dada por los forjadores de mitos (μυθοπλαστῶν, mythoplastôn), según la cual todos los animales usaban al principio la misma lengua y eran capaces de entenderse todos entre sí, 47  de tal modo que pidieron la inmortalidad y la eterna juventud; fueron castigados por su audacia y resultaron incapaces en adelante de entenderse mutuamente, pues surgieron muchas lenguas en vez de la única que hasta entonces habían usado. 48
El autor recoge las críticas dirigidas por algunos contra Moisés respecto a la única lengua de la humanidad, pues ésos afirman que es un asunto mítico (μυθῶδες, mythôdes) (9); sostiene que la lengua común es más útil que perjudicial, y que los hombres que hablan varias lenguas gozan de prestigio especial. Ahora bien, considera alegorías la leyenda sobre el diluvio, la alianza contra Abrahán y el ataque de los habitantes de Sodoma contra los ángeles.

Cuando los patriarcas afirman ser hijos de un solo hombre, 49 éste es la recta razón. Por su lado, cuando los hombres malvados se dedican a la fabricación de ladrillos, eso quiere decir la preparación y formación de malos pensamientos (83-90). Que la torre pretende alcanzar el cielo alude al intento impío de ciertas falsedades teológicas que intentan negar las verdades celestiales (113-5). La frase “el Señor bajó a ver la ciudad y la torre” (Génesis 11. 5) insiste en la prioridad de la vista sobre el oído. El polígrafo añade por su cuenta, apoyándose en razones pretendidamente lingüísticas, que construir una torre tan alta es imposible, porque los hombres serían eliminados por el calor del sol (156-7). Los hombres dejaron de hacer tan quimérica torre, no porque la hubieran acabado, sino por la confusión de lenguas.
Les sucedió como a Balaán, el seguidor de prodigios y augurios, cuyo nombre significa “vano”, “estúpido” (μάταιος, mátaios). Cuando el texto sagrado nos dice “bajemos y confundamos allí sus lenguas” (Génesis 11. 7) ese plural quiere decir que Dios encarga algunas tareas a sus lugartenientes, los ángeles (168-75),50 a quienes les ordena la confusión de los impíos. Tal confusión (σύγχυσις, sýnchysis) indica, a la vez, destrucción y dispersión, pues si se hubiera tratado de una simple diferenciación de lenguas se habría usado otro término, como “separación” (διάκρισις, diákrisis), por ejemplo.

45 Comentario de Génesis 11. 1-9.

46 Los dos hijos de Posidón (dios del mar) y de Ifimedia; crecieron tanto que medían ya dieciséis metros de altura a los nueve años (Odisea 11;311; Cf. Apolodoro 1.7.4). Colocaron el monte Osa sobre el Olimpo y el Osa sobre el Pelio, con la intención de llegar hasta el cielo y atacar a los dioses. Según una versión extendida, Apolo los exterminó cuando todavía no habían llegado a la pubertad.

47 Lo leemos en Esopo (Fábula 302), donde encontramos el adjetivo ὁμόφωνος, homóphōnos, “que tiene, o usa, la misma lengua”. Precisamente Filón emplea ese término en 6 ocasiones (además de una en que aparece el sustantivo correspondiente: homophōnía, precisamente en esta ocasión), más que ningún otro autor griego hasta sus días.

48 En Génesis 11. 1, leemos: “toda la tierra era un solo labio (χεῖλος, cheîlos) y una única lengua (μία φωνή, mía phōnē) para todos”.

49 Génesis, 42.11.

50 Esa idea, presente en Op. 75, procede del Timeo platónico (41-42).

Read Full Post »

Vacantes VI

Se han publicado la Resolució de 29 de febrer de 2012, de la Subsecretaria de la Conselleria d’Educació, Formació i Ocupació, per la qual es determina el nombre de places i es fa pública la relació de vacants provisionals que poden estar ocupades amb carácter definitiu per funcionaris docents per al curs 2012/2013, que s’han de proveir en els centres públics pel procediment de provisió de places en els cossos de catedràtics i professors d’Ensenyança Secundària, professors tècnics de Formació Professional, catedràtics i professors d’escoles oficiáis d’idiomes, professors de Música i Arts Escèniques, i catedràtics, professors i mestres de taller d’Arts Plàstiques i Disseny, convocat perla Resolució de 15 de novembre de 2011.

Salvo error u omisión, como suele decirse, que puede haberse dado por lo dificultoso de la búsqueda, en los centros de secundaria de la Comunidad Valenciana hay 172 plazas de Latín, 159 de Cultura Clásica y 101 de Griego; en total 432 plazas de Clásicas.

De ellas quedan vacantes las siguientes:

Alicante

Latín

La Nucia

Libertas de Torrevieja

Griego

La Nucia

La Creueta de Onil

Cultura Clásica

El Pla de Alicante

Las Lomas de Alicante

Manuel Broseta de Banyeres de Mariola

Mediterrània de Benidorm

Callosa d’En Sarrià

Castalla

La Nucia

Enric Valor de Monòver

Serra Mariola de Muro d’Alcoi

Xebic de Ondara

La Canal de Petrer

Libertas de Torrevieja

Mediterráneo de Torrevieja

Hermanos Amorós de Villena

Xixona

Castellón

Cultura Clásica

Matilde Salvador de Castellón

Benigasló de La Vall d’Uixó

Gilabert de Centelles de Nules

Serra Espadà de Onda

Alfred Ayza de Peníscola

Sant Mateu

Torreblanca

Alfons XII de Vall d’Alba

Leopoldo Querol de Vinaròs

Valencia

Cultura Clásica

Ademuz

Fernando III de Ayora

Les Alfàbegues de Bétera

Moixent

La Canal de Navarrés de Navarrés

Jaume I de Ontinyent

La Sènia de Paiporta

Montdúver de Xeraco

En total, pues, hay las siguientes vacantes para ocupar en concurso de traslados:

2 de Latín, 2 de Griego y 32 de Cultura Clásica, es decir, 36. De ellas, debemos adelantar que se han concedido en la resolución provisional del concurso de traslados las de:

La Canal de Navarrés, Leopoldo Querol de Vinaròs, Les Alfàbegues de Bétera, Montdúver de Xeraco, La Sènia de Paiporta, Gilabert de Centelles de Nules, Matilde Salvador de Castellón y Mediterrània de Benidorm, todas de Cultura Clásica, por lo que, en teoría, quedan sólo 28 vacantes puras. Aunque, por otro lado, quienes han obtenido plaza en el concurso dejan su antigua plaza como nueva vacante. Éstas son:

Eduardo Primo de Carlet (Griego), Ramón Cid de Benicarló (Griego), que seguramente pasarán a Cultura Clásica en la resolución definitiva,  IES Laurona de Llíria (Latín), IES 8 de marzo de Alicante (Latín) y Torre del Rei de Orpesa (Cultura Clásica).

En otro orden de cosas, ha habido cambios en las plantillas de los centros respecto a la última resolución definitiva de plantillas publicada el 6 de junio de 2011.vacantsdef2011-2012AnexoI_def.

Se eliminan plazas de clásicas de las plantillas en los siguientes centros:

1 de Griego en el Figueras Pacheco de Alicante

1 de Cultura Clásica en la Sección del IES Historiador Chabàs de Dénia

1 de Latín en el Enric Valor de El Campello

1 de Latín en L’Assumpció de Elx

1 de Griego en el Thader de Orihuela

1 de Latín en el José Segrelles de Albaida

1 de Latín en el Francesc Gil de Canals

1 de Latín en Enguera

1 de Griego del Ausiàs March de Gandia

1 de Latín y 1 de Griego del Rodrigo Botet de Manises ¿?

1 de Latín y 1 de Griego de La Moreria de Mislata ¿?

1 de Cultura Clásica del Gregori Maians de Oliva

1 de Griego del nº 1 de Requena

1 de Latín del Clot del Moro de Sagunto

1 de Latín del Manuel Sanchis Guarner de Silla

1 de Latín del Tirant Lo Blanc de Torrent

1 de Latín del Barri del Carme de Valencia

1 de Griego del Jordi de Sant Jordi de Valencia

1 de Griego del Luis Vives de Valencia

1 de Cultura Clásica del nº 26 de Valencia

1 de Latín y 1 de Cultura Clásica en el Lluís Simarro de Xàtiva ¿?

En total, pues, se han eliminado 24 plazas de clásicas respecto a la anterior resolución de plantillas, que ya eliminaba, recordémoslo, bastantes plazas.

Por fortuna, se crean también las siguientes plazas:

1 de Latín y 1 de Griego en La Nucia

1 de Latín en el Libertas de Torrevieja

1 de Cultura Clásica en La Sènia de Paiporta

En total, pues, 4 plazas nuevas, que dejan en 20 las plazas de clásicas eliminadas en un solo curso.

Hay, finalmente, plazas de Latín o Griego que se reconvierten a Cultura Clásica (Serra Espadà de Onda, Matilde Salvador de Castellón, Leopoldo Querol de Vinaròs), en lo que es una tendencia de los últimos años, no sabemos con qué intención, o sí: ¿asimilar al departamento de Latín o Griego la plaza de Cultura Clásica y ahorrarse un complemento por Jefatura de Departamento?

Además hay centros en los que ya “sobraba” en la anterior resolución un profesor. Eso ocurría y sigue ocurriendo en los siguientes centros:

Beatriu Fajardo de Benidorm (Griego)

Gabriel Miró de Orihuela (Latín)

Azorín de Petrer (Latín)

Soler i Godes de Benifaió (Griego)

Nº 1 de Cheste (Latín)

Molí del Sol de Mislata (Griego)

Asimismo se ha publicado la resolución provisional del Concurso de Traslados. Siempre me ha gustado realizar un pequeño estudio de los movimientos de profesores de clásicas y de las vacantes que se cubren, amortizan o cambian de titular.

Pues bien, realizado el breve estudio tenemos lo siguiente:

26 personas concursaban por Griego. De ellas:

12 renunciaron durante el concurso.

8 han visto sus solicitudes denegadas.

6 personas obtienen destino definitivo: 2 en plazas vacantes de Griego y 4 en plazas de Cultura Clásica.

Las plazas de Griego obtenidas son por cambio de sus titulares a otra plaza. Son la del Enric Valor de Picanya, cuyo titular ha pasado a la plaza vacante de Cultura Clásica del Montdúver de Xeraco, y la del Francesc Badia de Foios, cuya anterior titular pasa a la plaza de Cultura Clásica de Les Alfàbegues de Bétera, que estaba también vacante. Quien obtiene la plaza de Foios consigue “huir”  de una plaza eliminada, la de Griego del Soler i Godes de Benifaió.

Los otros cuatro obtienen las plazas de Cultura Clásica del Leopoldo Querol, vacante, la del Mediterrània de Benidorm, vacante, y las ya citadas de Xeraco y Bétera. Hay que apuntar que la persona que obtiene la plaza del Mediterrània de Benidorm logra “escapar” de un centro (el Beatriu Fajardo de Benidorm), que había eliminado la plaza de Griego.

37 personas concursaban por Latín. De ellas:

7 renunciaron durante el concurso.

25 vieron sus solicitudes denegadas.

5 han obtenido plaza en los IES Honori Garcia de La Vall d’Uixò, Matilde Salvador de Castellón, La Canal de Navarrés de Navarrés (quien la obtiene “huye” de la plaza de latín eliminada en Enguera), La Sènia de Paiporta y Gilabert de Centelles de Nules.

Las cifras están ahí. Que cada uno saque sus conclusiones, pero se nos antojan demasiadas esas 20 plazas de clásicas eliminadas en un solo año. Confiemos en que, por el contrario, se saquen para las adjudicaciones de julio más que el curso pasado.

Read Full Post »

Seguimos con el texto del Pseudo-Calístenes y su traducción a cargo de Carlos García Gual en esta comparación que estamos estableciendo entre el texto latino y del Arcipreste León y el griego (recensión B) del citado Pseudo-Calístenes.

18. Μιᾷ οὖν τῶν ἡμερῶν εὗρεν εὐκαιροῦντα τὸν πατέρα αὐτοῦ ᾿Αλέξανδρος καὶ καταφιλήσας αὐτὸν εἶπεν· “πάτερ, δέομαί σου ἐπίτρεψόν μοι εἰς Πίσσας πλεῦσαι ἐπὶ τὸν ἀγῶνα τῶν ᾿Ολυμπίων, ἐπειδὴ ἀγωνίσασθαι βούλομαι.” ὁ δὲ Φίλιππος εἶπε πρὸς αὐτόν· “καὶ ποῖον ἄσκημα ἀσκήσας τοῦτο ἐπιθυμεῖς;” ὁ δὲ ᾿Αλέξανδρος εἶπεν· “ἁρματηλατῆσαι βούλομαι.” ὁ δέ φησιν· “τέκνον, ἐγὼ νῦν προνοήσομαί σοι ἵππους ἐκ τῶν ἐμῶν ἱπποστασίων ἐπιτηδείους. καὶ οὗτοι μὲν ἐπιμεληθήσονται, σὺ δέ, τέκνον, γύμναζε σεαυτὸν ἐπιμελέστερον. ὁ γὰρ ἀγὼν ἔνδοξός ἐστιν.” ὁ δὲ ᾿Αλέξανδρος εἶπεν· “πάτερ, σὺ ἐπίτρεψόν μοι ἀπελθεῖν ἐν τῷ ἀγῶνι. ἔχω γὰρ ἵππους ἐκ νέας ἡλικίας, οὓς ἐμαυτῷ ἀνέθρεψα.” καταφιλήσας δὲ αὐτὸν Φίλιππος καὶ θαυμάσας αὐτοῦ τὴν προθυμίαν φησὶ πρὸς αὐτόν· “τέκνον, εἰ τοῦτο βούλει, βάδιζε ὑγιαίνων.” ᾿Απελθὼν δὲ ἐπὶ τὸν λιμένα ἐκέλευσε ναῦν καινὴν κατασκευασθῆναι καὶ τοὺς ἵππους ἅμα τοῖς ἀρμασιν ἐμβληθῆναι. ἐπέβη δὲ ᾿Αλέξανδρος ἅμα τῷ φίλῳ αὐτοῦ ῾Ηφαιστίωνι, καὶ ἀποπλεύσας παραγίνεται εἰς Πίσσας. ἐξελθὼν δὲ καὶ λαβὼν ξένια πολλὰ ἐκέλευσε τοῖς παισὶ τὴν τῶν ἵππων ἄλειψιν γενέσθαι. καὶ αὐτὸς ἅμα τῷ φίλῳ αὐτοῦ ῾Ηφαιστίωνι ἐπὶ περίπατον ἐξῄει. καὶ ὑπήντησεν αὐτοῖς Νικόλαος υἱὸς ᾿Αρείου βασιλέως ᾿Ακαρνάνων, πλούτῳ καὶ τύχῃ, δυσὶ θεοῖς, φρυαττόμενος καὶ τῇ τοῦ σώματος δυνάμει πεποιθώς. καὶ προσελθὼν ἠσπάσατο τὸν ᾿Αλέξανδρον εἰπών· “χαίροις μειράκιον.” ὁ δὲ ἔφη· “χαίροις καὶ σύ, ὃς δ᾿ ἄν τις εἴης καὶ ὅθεν τυγχάνεις.” ὁ δὲ Νικόλαος εἶπε τῷ ᾿Αλεξθανδρῳ· “ἐγώ εἰμι Νικόλαος ὁ βασιλεὺς ᾿Ακαρνάνων.” ὁ δὲ ᾿Αλέξανδρος εἶπε πρὸς αὐτόν· “μὴ οὕτω γαυριῶ, Νικόλαε βασιλεῦ, φρυαττόμενος ὡς τὸ ἱκανὸν ἔχων τῆς αὔριον ζωῆς. τύχη γὰρ οὐχ ἕστηκεν ἐφ᾿ ἑνὸς τόπου. ῥοπὴ δὲ τοὺς ἀλαζόνας κατευτελίζει.” ὁ δὲ Νικόλαος ἔφη· “λέγεις μὲν ὀρθῶς, ὑπονοεῖς δὲ οὐχ οὕτως. τί δὲ παρεγένου ἐνταῦθα, θεατὴς ἢ ἀγωνιστής; ἔμαθον γὰρ ὅτι Φιλίππου εἶ τοῦ Μακεδόνος υἱός.” ᾿Αλέξανδρος εἶπεν· “ἐγὼ πάρειμι ἀγωνίσασθαί σοι τὸν ἱππαστικὸν ἀγῶνα μικρὸς ὢν τῇ ἡλικίᾳ.” Νικόλαος εἶπεν· “μᾶλλον παλαιστὴς ἢ παγκρατιῶν ἢ ἱμαντομάχος ἥκας.” ὁ δὲ ᾿Αλέξανδρος πάλιν ἔφη· “ἁρματηλατῆσαι βούλομαι.” ὑπερζέσας δὲ τῇ χολῇ Νικόλαος καὶ καταφρονήσας ᾿Αλεξάνδρου, θεωρήσας τὸ νέον τῆς ἡλικίας αὐτοῦ, οὐ μαθὼν δὲ τὸ τῆς ψυχῆς ἔκχυμα, ἐνέπτυσεν αὐτῷ εἰπών· “μηδέν σοι καλὸν γένοιτο. ὁρᾶτε εἰς τίνα ἐλήλυθε τὸ Πισσαῖον στάδιον.” ὁ δὲ ᾿Αλέξανδρος δεδιδαγμένος ὑπὸ τῆς φύσεως ἐγκρατεύεσθαι ἀπομαξάμενος τὸν ἐν ὕβρει σίελον καὶ μειδιάσας θανάσιμόν φησιν· “Νικόλαε, ἄρτι σε νικήσω καὶ ἐν τῇ πατρίδι σου ᾿Ακαρνάνων δόρατί σε λήψομαι.” καὶ ἀπέστησαν ἀπ᾿ ἀλλήλων διαμαχόμενοι.   

Con que, en uno de aquellos días, encontró Alejandro a su padre en buen momento y le dijo al darle el beso de saludo:
–    Padre, te ruego que me permitas navegar hasta Pisa para el certamen de los juegos olímpicos, porque quiero competir en ellos.
Filipo le contestó:
–    ¿Y en qué deporte te has ejercitado y deseas participar?
Alejandro dijo:
–    Quiero hacerlo en la carrera de carros.
Dice Filipo:
–    Hijo, ahora yo te procuraré caballos dispuestos de mis establos. Éstos te prestarán buen servicio; pero, tú, hijo, entrénate con el mejor cuidado. Que la competición es famosa.
Alejandro contestó:
–    Padre, tú permíteme ir a la competición. Pues tengo mis propios caballos que yo he criado desde mi infancia.
Filipo besó a Alejandro y, lleno de admiración por su coraje, le dijo:
–    Hijo, tú lo quieres. ¡Marcha con buen ánimo!

Dirigiéndose hacia el puerto, Alejandro ordenó que construyeran una nueva nave y que en ella embarcaran a sus caballos junto con los carros. Marchó en compañía de su amigo Hefestión, y al final del viaje se presentó en Pisa. Al arribar, después de recibir muchos regalos de hospitalidad, ordenó a los esclavos que se ocuparan de cuidar los caballos, mientras él, en compañía de su amigo Hefestión, salía a dar un paseo.
Allí se encontró con Nicolao, hijo de Andreas, el rey de los acarnanios, ensoberbecido por la riqueza y la fortuna, dos divinidades inestables, y confiado en su fuerza corporal. Acercóse a Alejandro y le saludó con las palabras:
–    ¡Hola, muchacho!
Él le contestó:
–    ¡Hola también tú, quienquiera que seas y de dondequiera que procedas!
Nicolao contestó a Alejandro:
–    ¡Yo soy Nicolao, hijo del rey de los acarnanios!
Alejandro le replicó:
–    No te jactes tanto, rey Nicolao, ni te envanezcas como si estuvieras seguro de vivir mañana. Porque la fortuna no se mantiene estable en ningún sitio, y un revés puede abatir a los soberbios.
Nicolao le dijo:
–    Hablas razonablemente, pero no lo pienses. ¿A qué has venido acá, como espectador o como participante? Ya me he enterado de que eres hijo de Filipo el macedonio.
Contestó Alejandro:
–    Estoy aquí para competir contigo en la carrera de caballos, aunque soy pequeño por la edad.
Nicolao dijo:
–    Mejor habrías venido como luchador de palestra, del pancracio o del boxeo.
Alejandro dijo:
–    Quiero hacer correr mi carro
Hirviendo de cólera Nicolao, y lleno de desprecio hacia Alejandro, porque veía lo joven de su edad y no conocía el temple de su alma, le escupió mientras decía:
–    ¡Que te vaya mal! ¡Mirad hasta quién se ha rebajado el estadio de Pisa!
Alejandro, enseñado por la naturaleza a dominarse, se enjugó con la mano el escupitajo ultrajante y luego, dirigiéndole una sonrisa mortal, dijo:
–    ¡Nicolao, dentro de poco te venceré, e incluso a tu patria de Acarnania subyugaré bajo mi lanza!
Y se apartaron uno de otro enemistados.

Read Full Post »

Older Posts »